Esa humanidad que comparti(ría)mos

Publicado el

Amnistía Internacional cumple 60 años. Lo señala resaltando el hecho de que se esfuerza por compartir humanidad. Esta intención no es universal. Parece una nebulosa social, especialmente para decepción de quienes tienen claro qué significa mirar siempre en el espejo de los otros, diferentes y extraños la mayor parte de las veces, para verse uno mismo o sus allegados. Humanidad es reclamar un mundo ideológico sin fronteras con pinchos, en donde todos los seres humanos puedan ser y estar con unos niveles de dignidad humana. Eso tiene valor en el contexto de sociedades menos desiguales, sin castigos lacerantes por ejercer la capacidad humana de pensar y expresarse.

Sesenta años clamando a los poderes y religiones por los olvidados y perdedores, por las mujeres castigadas por el hecho de tener asignada una humanidad disminuida, por todas las personas que sufren persecución por su raza, religión o simplemente por pronunciar palabras críticas. Tantos años prestando palabras y argumentos a quienes no tienen voz en países de sordera selectiva, en regímenes de privación de casi todo que no sea aplaudir a quienes mandan o profesan la religión verdadera. Tantos años levantando la voz por personas marginadas dan valor a lo hecho. A la vez su mensaje reclama lo que queda por hacer.

Humanidad que compartimos, dice su lema. Aunque no están solos,  seguro que tanto las personas que pertenecen al núcleo central próximo a la acción directa y quienes les acompañan siendo socios, desearían compartirla con mucha más gente. Humanidad que buscan con otras ONG y se la hacen ver a esas religiones que se han deshumanizado. Pero qué es humanidad? Cuánto tiene de humanismo o humanitario? Vayamos pensando en la vida de otros si queremos darle un matiz universalista, existencialista, empírico u otros. En cualquier caso, desentrañemos de forma colectiva aquello que se dice en El Principito: veo humanos pero no veo humanidad, por si debemos cambiar algo la idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia