Lecciones para resolver pronto: Reciclamos poco y mal

Publicado el

Llevamos ya tantos años practicando que todos dábamos por aprendida la lección del reciclaje, pero no. Habremos ganado en eso de separar unos residuos de otros pero de ahí a recuperar materiales para posteriores usos la cosa cambia. Pasa en muchos lugares, en ciudades y países más o menos responsables con el despilfarro de recursos. Y es que la vida es tan compleja que a veces nos puede la desidia o ignorancia. 

Hace ya muchas décadas que nos creímos lo de que que consumir y tener más nos daba confortabilidad vivencial y hasta emocional. Alguien lo supo expresar muy bien en el Homo consumus. Así pasamos a un derroche de recursos que va y viene sin parar. La fabricación acelerada de casi todo lo impulsó, como nos cuenta de Annie Leonard en la estupenda lección La historia de las cosas. Hace un tiempo nos encariñábamos con tal o cual objeto aunque no le diésemos uso; ni siquiera nos deshacíamos de él cuando ocupaba un espacio que nos era vital. Lo guardábamos en el trastero por su carga afectiva o porque creíamos que volvería a acompañarnos en la vida. Los desvanes se convertían en libros de historia.

Tal está las cosas en este momento que hasta lo objetos más familiares y cercanos han perdido singularidad; son “no-cosas”. Antes se hablaba de mi… (pongámosle el producto que queramos) como denotando una cierta familiaridad por la cercanía o el uso práctivo. Ahora se habla de “el o un” lo que sea, ya no ocupa un lugar en la existencia personal. Es algo así como el vaquero de Toy Story  que va y viene, perdiendo parte de su existencia afectiva.

Pero no todo está perdido; nos puede ayudar el reciclaje bien entendido pues el mismo concepto o ideal emocional nunca deja de tener algún uso. Una pregunta indiscreta: ¿Qué diez cosas (objetos o productos) has llevado al contenedor de residuos respectivo esta semana pensando que tendrán seguro posteriores usos, totalmente o en parte? Seguir leyendo en el blog La Cima2030

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia