Hacer ruido, vivir en él, ignorarlo por chillar

Publicado el

Ruidos sin intención, ruidos de cotidianeidad, ruidos para intentar convencer, ruidos descalificadores de los políticos, ruidos bufos en las redes sociales, ruidos aquí al lado y en el ancho mundo. ¡Cuánto más ruido más nos sentimos presentes! Vivir en un mundo ruidoso, es nuestro sino. Pero el ruido es el armónico perdido, por eso mucha gente quiere escapar de él. Ruido que vas y vienes, que te encuentras en celebraciones y peleas, pocas veces en sentimientos y duelos, allí donde las personas son más personas. Ruidos de muchedumbres, sordos entre ruidos. Ruidos que dañan y enferman, siempre son confusión no deseada. Ruidos cotidianos hasta que parece que ya no son ruidos. Ruidos inocentes junto a ruidos malvados. Ruidos enredados en la Red que llegan a ser algo más que ruidos. Casas de ruidos, porque las viviendas lo son. Los fabrican dentro y les entran de fuera.

¿Qué pensaría Taranis, el que dicen dios atronador de los celtas de nuestros ruidos? ¿Qué tal un día al menos para rebajar los ruidos?

Pongamos por ejemplo una gran ciudad como Madrid. La infografía de @ensgismau y otras personas que quieren silenciar los ruidos sirve de ejemplo. Imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia