El cuento de las macrogranjas no puede tener un final feliz

Publicado el

Lleva tiempo Greenpeace avisando a cualquiera que quiera escuchar que las macrogranjas suponen una práctica con agresiones múltiples (animales, suelo, agua, cultura global alimentaria, cambio climático, etc.). En fin un riesgo innecesario que tiene en vilo a los lugareños de enclave en donde se construyen, también en territorios limítrofes en donde el agua de los acuíferos empieza a sentir ya a los peligrosos nitratos y muchas más cosas.

Ahora mismo, el ejemplo de Caparroso (Navarra) con las vacas de protagonistas obligadas quiere extenderse a Noviercas (Soria), como poniendo en valor el modelo lechero norteamericano. Tal es el asunto que hasta ha merecido la atención de un Informe Semanal. Cuidado porque el proyecto supone la granja más grande de Europa y la quinta del mundo. El Moncayo, que envía sus aguas a Soria y Aragón, se estremece solo de escucharlo. Además, el modelo productivo, con la tecnología como estandarte, pone en cuestión buena parte de las pequeñas explotaciones que pueden vivir de su trabajo. Luego está el asunto de si el valor económico añadido de estos desperfectos se queda en el territorio que los soporta.

Qué ironía, la España vaciada sirve para ubicar las macrogranjas; quienes las defienden aluden a que ayudan a fijar población (sic) y a que contaminan más muchas granjas pequeñas, difíciles de controlar que una grande, sujeta en principio a protocolos más severos, según se cuenta en un artículo del Diario de Castilla y León, a propósito de «la fiebre de las macrogranjas de cerdos» y el poderío de las exportación al mercado  chino. Ante esto, solo cabe exigir el cumplimiento de las leyes, que las hay y de recorrido amplio. Ya ha habido algún partido político que quiere llevar al Congreso español el asunto, que no afecta solamente a España sino que es una estrategia productiva más presente en muchos países. 

La España vaciada se rebela contra las macrogranjas, decía el titular periodístico. Y no hemos dicho nada de las de pollos o gallinas. En el blog La Crónica verde de 20minutos.es pueden encontrar más información sobre las macrogranjas. El cuento no puede acabar bien, aunque le hubiéramos encargado un final romántico a Gustavo A. Bécquer, visitante temporal de Noviercas.

 

Un comentario sobre “El cuento de las macrogranjas no puede tener un final feliz

    Jesús dijo:
    13/04/2021 at 13:31

    El cuento de la lechera para los lugareños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia