Salud ambiental, entre la personal y la colectiva

Publicado el

Los males en la salud no son estancos. Van de un lado para otro sin respetar el pasado, ni si los damnificados son causa o efecto, o ambas cosas a la vez. La investigación científica, la educación y los avances sanitarios lograron mejorar la salud colectiva, más bien mucho la de algunos y algo en general la de todos. Pero la salud ambiental, especie de hospital donde se curan ciertos males y a la vez escenario en el que se contagian otros, empeora. Sufre dolencias varias, acrecentadas con nuestra forma de vivir.

Hoy, en el Día Internacional de la Salud, se recuerda que la OMS se ha propuesto que todas las personas del mundo puedan ejercer el derecho humano a una buena salud, en cualquier lugar. La salud universal será por un día reina efímera en los noticiarios de televisiones y portada en los medios informativos. Por ahora, tiene tantos males dispersos por todo el mundo que no es nada saludable en conjunto, como lo atestigua una y otra vez la gente que investiga. A los viejos síntomas se le añadieron tormentos nuevos: la mala calidad del agua y el aire, la pérdida de reservorios que dejaron escapar virus, la desnutrición por diversos avatares entre ellos el cambio climático, y un largo etcétera, que provocan cada año la muerte directa de más de una decena de millones de personas en el mundo. Luego están todas las afecciones silenciosas que no matan enseguida pero dañan patologías diversas. 

El lema de este año es «Construir un mundo más justo, equitativo y saludable». ¿A qué suena semejante buena intención? Si dudamos nos basta con preguntarle a la COVID-19. La salud particular, la salud colectiva y la salud ambiental evocan algo parecido que se gestiona de manera diferente. Pero es indudable que alguna relación tienen entre ellas. Este largo año de pandemia debería haber enseñado que han de abordarse con estrategias bien coordinadas, universales, generadoras de confianza, sanadoras, etc. Al final de todo cabe preguntarse tanto en su día internacional como siempre: ¿qué es la salud? Si es dirección o sentido, no lo es todo pero sin ella todo lo demás es nada -al estilo Schopenhauer, que le dedicó varios pensamientos al tema-.

En fin, algo más de salud para cada vez más gente en un medioambiente cada vez más saludable. ¡Y que no tarde demasiado!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia