Todos a la escuela del etiquetado energético, y de la eficiencia

Publicado el

El pasado 1 de marzo entró en vigor el nuevo etiquetado energético de la UE para aparatos electrodomésticos (frigoríficos y congeladores, aparatos refrigeradores para bebidas o vino, lavadoras y secadoras, lavavajillas, las  pantallas electrónicas (monitores, televisiones..). Además se contempla para las fuentes de iluminación (lámparas), pero en este caso a partir del 1 de septiembre. Otra cosa, desparecen todos los pluses (+) que llevaba la A y sigue la nomenclatura hasta la G, que serían los aparatos menos eficientes. Pero a pesar de entrar en vigor la normativa, se seguirán vendiendo los electrodomésticos más o menos derrochadores de energía hasta final de año. Imaginamos que a partir de ahora los comercios emprenderán una campaña educativa (sic) además de un esfuerzo especial por «colocar» a los consumidores todas las existencias. El etiquetado incorpora otras novedades, además del código QR que permitirá conocer más información y normativa de la UE.

Entre los electrodomésticos más usados están el frigorífico y la lavadora. Los hay, según marcas y modelos, más o menos eficientes. Además de la etiqueta energética, que se debe adherir en lugar bien visible para recordarnos que somo consumidores energéticos, deberían portar sencillos manuales de instrucciones y no los tochos en diversos idiomas que traen. A la vez, los consumidores deberíamos ser más exigentes, también con nosotros mismos. Dar un buen uso a los aparatos electrodoméstico exige acudir a varias sesiones en la escuela ecológica, o comprometernos a una autoformación exigente. Porque recordemos que en el aparato electrodoméstico que gasta energía en su fabricación y distribución, pero el porcentaje es mínimo si lo comparamos con su uso. Así pues, no nos sintamos eficientes solamente por comprar el producto con la mejor etiqueta.

Por cierto, en el nuevo etiquetado han dejado libre la A, esperando que los fabricantes se esmeren en reducir sus consumos. Se me olvidaba, el próximo 5 de marzo ha sido declarado Día Mundial de la Eficiencia Energética. Quizás se pueda concretar algo sobre eficiencia conectándose a esta página del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia