Inodoro para unos, retrete para otros; nada para demasiados

Publicado el

El pasado 19 de noviembre se celebraba el Día Mundial del Retrete. La posesión de una zona saludable para evacuar, que  para ciertas personas es un lujo con múltiples y sofisticados componentes añadidos, es una necesidad para otras en forma de un simple retrete. Tan complicada está la cosa hoy día que incluso ni siquiera es de uso familiar, sino colectivo. En algunas zonas rurales y grandes urbes del mundo proporciona ‘servicio’ –cabría preguntarse por qué en España llamamos así al retrete o cuarto de baño, aseo o excusado- a todo un edificio o barrio.

Por eso se entenderá que la ONU se empeñe en dedicar un Día Mundial al Retrete. No va descaminada pues se calcula que más de 4.000 millones de personas carecen de servicios de saneamiento gestionados de forma segura. El empeño de la ONU va en garantizar disponibilidad de agua y saneamiento para todos con el horizonte del año 2030, aquí al hito lo hemos titulado cima. En el año 2017 el portal de iagua incluyó para la fecha una serie de entradas que no debe perderse quien tenga un mínimo interés por entender el derecho universal al saneamiento. Allí se recogen deseos y pretensiones que pueden parecer sorprendentes para los que miramos el mundo desde la terraza de los ricos.

En algunos países como la India el problema es grave. De este asunto trataba la película made in Bollywood estrenada en 2017 Toilet: A Love Story. La recién casada protagonista deja la casa de su marido al descubrir que esta no tiene baño. Ocurren más asuntos, como la reivindicación del protagonista de que cambien las cosas. Dicen que está basada en una historia real. Para la gente curiosa existe una síntesis en Ecos de Asia, donde han traducido su título y dice Sin retrete no hay amor. 

Leer el artículo completo en  La Cima 2030 de 20minutos.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia