Maestras y maestros empeñados en aflorar capacidades de otros

Publicado el

Cuando quien esto escribe era docente el 27 de noviembre suponía un día celebrado; hasta nos daban fiesta. Ya no es así pero da lo mismo. Imaginémoslo. Durante este día adquieren un sencillo protagonismo, si se quiere más por la efemérides que por lo que intentan. Algunos se empeñan en mostrar que los conocimientos son necesarios para la vida, la mayoría saben que el destino de su trabajo no es otro que enseñar al alumnado a «aprenderse», eso que se consigue cuando alguien utiliza sus capacidades para conducirse sin ayuda, adquiere el desempeño de la autonomía en la búsqueda de los saberes, útiles en ese momento para quienes desean adquirirlos.

Si pudiera ser siempre verdad, maestros y maestras habrían de poner al alcance del alumnado esperanzas que consiguieran encender la imaginación para transitar por caminos que hicieran placenteros los aprendizajes; aprende quien logró interesarse. Algunas veces lo consiguen, cuando quitan la vista de los libros y dirigen sus pensamientos y emociones a quienes deben enseñar; cuando se empeñan en enseñar a pensar más que en qué pensar, cuando consiguen despertar algo que cada niño o niña lleva dentro: sus capacidades.

Muchos de quienes pasaron por sus aulas los recuerdan en más de una ocasión a lo largo de sus vidas, nombran más a las personas que a sus métodos o técnicas, a su proximidad emocional tanto o más que a su sabiduría, porque no es lo mismo saber que saber enseñar dijo Aristóteles y repitieron otros muchos. Porque si algo late en la educación es el corazón de aquellos maestros y maestras que hacen de su trabajo una vocación desprendida.

Quizás valdría como resumen/homenaje a tantos maestros y maestras recordarles que a la larga, máxime en estos días en los cuales dan lo mejor de si mismos en la educación «pandemiada», sabiendo que el alumnado transita tantos años por la escuela y la universidad, aquellas palabras del gran maestro Emilio Lledó: «El aprendizaje no es importante, sobre todo ahora que tenemos tantos medios de conocimiento e información; lo importante es crear libertad intelectual y capacidad de pensar»

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia