La insuficiente disminución del aumento del CO2

Publicado el

La disminución de las emisiones de dióxido de carbono por la pérdida de actividad debida a la COVID-19 no borra las oscuras perspectivas, según la OMM (Organización Meteorológica Mundial). De hecho, este organismo prevé este año –los datos vienen acumulados de 2019– récords en la concentración de los gases que sobrecalientan el planeta (dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, entre otros). Bien que el aumento será menor, pero teníamos ya el aire muy cargado y esto no se arregla de la noche a la mañana. La desaceleración será similar a las que se producen otros años por causas diversas, las fluctuaciones naturales. 

La OMM avisa: «solo cuando las emisiones generadas por la quema de los combustibles fósiles se acerquen a cero se podrá empezar a reducir la concentración en la atmósfera de este gas de efecto invernadero». 

Ante semejante anuncio, los ciudadanos nos preguntamos qué hacer. Sería conveniente que nuestros gobernantes y quienes tienen responsabilidades en conducirnos la vida practicasen la pedagogía de lo posible antes que primar el transporte individual, como parece que van a hacer en España y Europa con subvenciones a las grandes compañías automovilísticas, o aerolíneas y similares, ante la pérdida de sus beneficios por la COVID-19. ¿No sería mejor idear la movilidad en base a la menor contaminación porque el transporte colectivo prima en buena parte de nuestros desplazamientos? Por ejemplo primando las redes de cercanías. El compromiso debe ser colectivo pues de otra manera no se alcanzarán los niveles adecuados para una vida saludable. Es una prioridad vivir mejor todos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia