Diario escolar, de autoría universal

Publicado el

Seguro que alguien, por todo el mundo, va anotando cómo es su día a día escolar. Por sus páginas transitarán prevenciones junto a despreocupaciones, dificultades frente a logros, emociones y disimulos, reprimendas y recomendaciones, acogimientos o descuidos de inclusividad, demandas satisfechas o no, sonrisas y llantos. 

Seguro que en muchas páginas se verán retratados el profesorado y el alumnado, en forma de anécdotas o posturas firmes. La escuela enseña con el ejemplo pero también con los acuerdos, con las pautas convenidas, con las esperanzas frustradas, con los deseos por encima de todo. 

La escuela es una maravillosa maraña de emociones, era y lo seguirá siendo cuando todos nos libremos de estas ataduras que no entendemos bien. Por eso, la escuela debe reflexionar sobre el momento, aprender cada día a construirse a sí misma con formatos diferentes a los que la inercia anterior nos tenía acostumbrados. Estaría bien que cada centro llevase su diario escolar. En este cometido no debe faltar la autoría de nadie: profesorado, alumnado, familias y administración.

A la vez, la escuela puede aprovechar el momento para reinventarse, para rescatar del olvido ilusiones no satisfechas. también emergen en el día a día y merecen que se tome nota de ellas. A la vez, las discusiones de una ley educativa en cualquier parlamento deben servir para acordar aquello que es mejor para el conjunto, para buscar la incorporación de la finura en el tratamientos de los más vulnerables. Las peleas partidistas que están tramitando los políticos españoles no hablan bien de la escuela universal. Más de uno de quienes resuelven estos días problemas críticos en las aulas se escandalizaría si leyese en el Diario de las sesiones colectivas, o en el de las Comisiones de las Cortes o en los respectivos parlamentos autonómicos, lo que allí se dice.

Cuando todo esto pase, ¡Ojalá sea el curso 2021-2022!, deberíamos poner en común nuestros diarios. Habría que buscar una semana del año para reflexionar en todos los centros educativos acerca de las lecciones aprendidas. Por supuesto que deberían participar, en niveles de igualdad, los responsables políticos y educativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia