La nutrición universal tiene serias carencias

Publicado el

La especie humana, sujeta a la búsqueda de alimentos como el resto de los seres vivos, no ha logrado resolver sus necesidades nutricionales a pesar de sus continuos avances científicos y tecnológicos en siglos y siglos de historia. Resulta sorprendente, más bien daña enormemente la ética colectiva, comprobar que una buena parte de las personas que habitan junto a nosotros o lejos pasa hambre: no come lo suficiente o lo que come no sirve para estar bien nutrida. O lo que es peor, a pesar de la cultura y convivencia acumuladas es incapaz de repartir mejor los alimentos y los nutrientes imprescindibles.

Así, la pretendida equidad, figura presente en el ideario de muchas religiones y culturas es la que más sufre los impactos del hambre; por cierto, sigue muy vapuleada  en este siglo XXI. Qué pena que después de tantos años no se haga verosímil aquello que decía Hipócrates (s. V y IV a. C.) de que nuestra comida debería ser nuestra medicina y viceversa; seguro que estaba pensando en el poder saludable de los nutrientes, no solo en comer más o menos cantidad. Dado que mejor nutrición y su papel como medicina para la salud todavía no van de la mano, ni en países pobres ni en sectores vulnerables de los países ricos, podemos afirmar con rotundidad que bien entrado el siglo XXI la nutrición está desnutrida. 

Bien es cierto que  se ha experimentado un tímido progreso en el reparto de beneficios, pero no es suficiente para cumplir con las metas mundiales de nutrición para 2025. Quizás ayudaría a mejorar la situación la integración de la nutrición en la cobertura sanitaria universal.

En este asunto no acertamos a saber lo que querría decir don Francisco de Quevedo y Villegas con aquello de que “El rico come, el pobre se alimenta”. ¿Serviría para definir nuestros tiempos o ni siquiera se da lo segundo?

Ver al artículo completo en el blog La Cima 2030, de 20minutos.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia