La captura del tiempo como aventura evanescente

Publicado el

Desde que la pandemia atropelló nuestras vidas hemos tenido dificultades para dimensionar el paso del tiempo, y manejar los tiempos propios. Casi nada se mide como antaño. Dudamos si esperar a que el tiempo pase o empujar al tiempo para que transcurra a una velocidad de vértigo; a ver si así llega antes la salvadora vacuna que nos libre de tantos males. ¡Qué ganas tenemos de vivir con relativa tranquilidad cada uno de nuestros días!

Todo ha transcurrido tan deprisa, o despacio, que no sabemos si decir que nada entendemos. A la vez, han desaparecido de nuestros tiempos sociales y de los gobiernos muchas de la preocupaciones ambientales o sociales que antes nos mantenían ocupados: cambio climático, restricciones de biodiversidad, desigualdades de todo tipo, hambre, pobreza, etc. El tiempo eran momentos o logros, ahora no se sabe qué. Por más que se haya intentado poner metas en el calendario; de lo contrario las esperanzas se difuminan. Mala cosa esta de la engrandecida duda.

Sobre todo esto, y de algo más, reflexionamos en nuestra entrada «Perseguir el tiempo es una aventura quebradiza» del blog La Cima 2030 de 20minutos.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia