Descuidos peligrosos en tiempos difíciles

Publicado el

Puso la palabra adecuada, como siempre, Victoria Camps en un reciente artículo en la revista Ethic. Los descuidos tienen una repercusión multidimensional. Durante esta pandemia hemos oído muchas veces que la prevención es la mejor forma de evitar males mayores; la escucha no ha hecho efecto. Fallaron previsiones en los gobernantes, llegaron tarde quizás porque no sabían o están habituados a descuidos, dado que atienden de forma prioritaria a otras cosas, que es una manera de no comprometerse con lo importante porque suele costar más resolverlo. Pero ¿qué es lo importante hoy: cada uno de nosotros o los demás? Lo uno y lo otro combinados e interrelacionados, la salud colectiva o las cifras macroeconómicas.

Sorprende ver que por todo el mundo se generan situaciones de manifiesta irresponsabilidad en la actuación individual o colectiva frente a la pandemia; cuentan poco los cuidados que tiene otra mucha gente para que el peligro no se extienda. El lema «Cuídate para cuidar de los demás» no cala del todo. Será porque lo primero supone una cierta restricción y por eso se supedita a la libertad, a la expansión o al jolgorio. Tanto da una cosa como la otra. Quien puede proteger(se) y no quiere merece la crítica unánime. Pero ahí estamos: 13,5 millones de contagios y 584.000 víctimas.

Vivir en la zozobra pandémica es un ejercicio de temor continuado, con episodios de miedo, con riesgos y peligros; de los que costará recuperarse a mucha gente. Aquí estamos, sin poder hablar de otra cosa, consumiendo nuestras energías en repasar lo que se hace mal. Debemos aprender una lección que cada día la pandemia nos recuerda: nadie es independiente, ni está a salvo de lo que le pueden transmitir los demás; nadie puede usar la libertad para poner en peligro al colectivo. Cuesta decirlo, pero a quienes no lo entiendan habrá que explicárselo bien, incluso limitándole su autonomía, que no le es propia sino un préstamo colectivo. Los descuidos que entrañan peligros provocan enormes desperfectos en tiempos difíciles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecos de Celtiberia