salud

image_pdfimage_print

No dejar a nadie sin agua para satisfacer sus necesidades básicas

Publicado el

Todos los años por estar fechas oímos burbujear al agua. Viene a decirnos que falta mucho para que sea un derecho humano, que compartirla es todavía una necesidad, que mientras unos la despilfarran otros 2.000 millones de personas ni la disfrutan para satisfacer las necesidades básicas. Pero el asunto va despacio, como nos recuerda este año UNESCO en su informe No dejar a nadie atrásEn él se habla del estado de los recursos hídricos del mundo, de los derechos humanos al agua y saneamiento en el horizonte 2030, de agua y ciudades o pobreza rural, y un poco de las dimensiones físicas y ambientales del agua. Por eso, el día de ayer debería servir también para recordar que el agua nos necesita a nosotros; lo claman los ríos y mares, hasta los lamentos del agua subterránea se escuchan en superficie. Hay que explorar la interacción agua y sociedad en todas sus dimensiones. Apunten unas cuantas razones. Estaríamos hablando de los ODS y de las Agendas 2030. Convertirlos en el eje de nuestras vidas es una necesidad; y el tiempo apremia.

P.D. : ¿Tendremos que cambiar el sistema de gestión del agua en España ante el cambio climático? No podemos seguir viviendo como si nada pasara.

Los eructos de las vacas aceleran el cambio climático; pero, ¿a quién sirven las vacas?

Publicado el

Coincidiendo con el Día sin carne.

De Ecoescuela abierta en El Diario de la Educación.

Los animales domésticos ocupan un lugar importante en nuestras lecturas. Los encontramos tanto en los primeros cuentos infantiles como en los libros empleados en los primeros cursos de primaria. Además, disfrutan de una atención continuada en nuestras vidas. Nos acompañan, nos dan cariño y también muchos servicios.

Con el tiempo, la ganadería se industrializó. Podíamos estudiar si eso está bien o mal desde el punto de vista de los derechos de los animales –asunto importante para debatir–, pero en este caso vamos a hacerlo desde la vertiente contaminante de las granjas intensivas. Utilizan mucha agua, necesitan una enorme cantidad de materias primas para la alimentación y producen muchos residuos sólidos, líquidos y gaseosos.

Hemos de decir, en primer lugar, que la culpa de estas enormes emisiones no la tienen los animales, que se limitan a vivir, sino aquellos que los crían y aprovechan. Por supuesto que las emisiones no son solo de las vacas –en particular sus eructos–, como dice el titular del artículo. A esos seres tan simpáticos que salen en muchos cuentos, que además nos dan leche, se añaden los pedos de otros muchos animales como caballos, ovejas y cerdos (estos últimos son hoy día la mayor fuente de carne del mundo a pesar de su prohibición en algunas religiones), son básicamente los que están acelerando de forma significativa el cambio climático

Nuestro gran consumo de carne ha disparado la ganadería industrial y con ella diferentes problemas que podemos debatir en clase: gases de efecto invernadero, derechos de los animales, utilización de antibióticos de manera masiva y preventiva… 

Seguir leyendo en El Diario de la Educación

 

Episodios meteorológicos extremos, recurrentes; ¿La evidencia del cambio climático?

Publicado el

Recuerden los finales de enero y principios de febrero, cuando las televisiones nos traían imágenes de temperaturas invernales extremas en EE.UU. y Canadá -un vórtice polar que dicen no tiene relación con el cambio climático-, o nos hablaban de los elevados calores veraniegos de Australia. La diferencia de temperaturas entre algún lugar de un país y otro puedo estar en el mismo día en 100 ºC. Vale, pensemos que ha sido una casualidad -nos da pie a tonterías como la que expresó esos días Donald Trump-, pero los científicos aseguran, ya no solo opinan, que esta polarización meteorológica/climática irá en aumento. ¿Recuerdan The day after tomorrow (El día de mañana)? Claro que las cosas no suceden igual por todo el mundo, que hay regiones más “tranquilas” que otras. En casi todas hay un creciente número de periodos anormalmente cálidos al comienzo de la primavera, con los consiguientes efectos en el ciclo biológico de las plantas que no utilizan el fotoperiodo para regular sus floraciones, con los despistes vitales del resto de las criaturas. ¡Qué decir de los efectos en las personas! The Lancet publicó que en 2017 había acontecido más de 712 fenómenos climáticos extremos, que costaron, entre otras cosas, unos 285.000 millones de euros. Imaginen lo que sufrirían las personas y el resto de los seres vivos. ¿Estamos dispuestos a que siga el carrusel? Pues eso.

La salud planetaria necesita un cambio de dieta urgente

Publicado el

Por si no había reparado en ello, las dietas humanas están totalmente vinculadas con la sostenibilidad ambiental. Es indudable que el incremento de la producción de alimentos en los últimos 50 años ha contribuido a mejorar la reducción del hambre severa y la esperanza de vida pero también ha generado cambios de dieta poco saludables. Las tradicionales dietas –basadas más en alimentos de origen vegetal- han cambiado hacia  un “modelo alimentario de estilo occidental” – un alto consumo de calorías, alimentos altamente procesados, bastantes azúcares añadidos, sodio y grasas no saludables- procedentes buena parte de productos animales. Todo esto está tendiendo sus impactos en la salud humana, a escala personal y colectiva, con elevados gastos sanitarios pero también es insostenible a escala ambiental. La producción actual de alimentos ya está impulsando el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la contaminación y demasiados cambios drásticos en los usos del suelo y el agua. Si quieren más fundamentación de esta cuestión, lean el artículo Plate and the Planet de Harvard Chan; no tiene desperdicio ese plato del planeta. Alíñenlo con La dieta perfecta para salvar el planeta y la salud del ser humano, publicado en El País. Y mantengan siempre en la despensa EAT Fundation, que se titula como la plataforma mundial basada en la ciencia para la transformación del sistema alimentario.

Treinta años ya del Protocolo de Montreal, un acuerdo básico para la vida

Publicado el

En ocasiones triunfa el sentido común, incluso en las relaciones entre países, y se conciertan iniciativas globales para proteger a la gente y a la compleja biosfera en la que esta vive. El Protocolo de Montreal -negociado largo tiempo antes tuvo su antecedente en el Convenio de Viena para la Protección de la capa de ozono y fue firmado en 1987- entraba en vigor del 1 de enero de 1989, al ser ratificado por los países necesarios. Supuso un hito en las relaciones internacionales, un ejemplo que podría haberse seguido en otras muchas problemáticas ambientales y sociales, una lección para la lucha contra el cambio climático. Después se han hecho correcciones que han mejorado estrategias y compromisos. La realidad es que se ha salvado la capa de ozono, tan importante para nuestra vida. De la destrucción de la capa de ozono ahora casi nadie habla, pero hace cuarenta años las perspectivas eran muy sombrías. Si no las recuerda, si quiere saber más, aquí tiene dónde mirar.

La contaminación del aire cabalga sin rumbo en las conversaciones de la gente, a la vez que daña la salud y tiene autoría

Publicado el

Quién contamina el aire es corresponsable de la pérdida de salud y las vidas de mucha gente; lo sabe hasta el más ignorante voluntario. Sin embargo, gobiernos y ciudadanos vivimos en el elixir de la nula conciencia, o de la vagancia ignorante y egoísta. El caso de Nueva Delhi es paradigmático pues la contaminación de partículas tóxicas en el aire es unas 35 veces las recomendadas. En esta ciudad vive gente: más de 20 millones. Pero el aire mortífero lo padecen también 14 ciudades de la India, que figuran entre las más contaminadas del mundo y en las que viven otros 20 millones de personas. 

No vayamos tan lejos y miremos a Oviedo, Gijón o Avilés , o las restricciones por las mismas causas en otras muchas grandes ciudades. Anímense a leer lo que sucede en Madrid. Por lo que se ve es más sencillo invertir en gastos sanitarios y vidas que en limitar la contaminación. ¿Qué pensaría de nosotros Sócrates, que se preguntaba hacia dónde iba la sociedad de su tiempo? O simplemente Mafalda, que también le daba mucho al coco ante la insensatez del mundo mundial. Ambos encontrarían la autoría de semejantes estupideces colectivas.

Por cierto, ¿respira la vida?

Descarbonizar, se hizo célebre en 2018 por necesidad

Publicado el

Era una de las palabras nominadas a la celebridad por la Fundeu en este 2018 que acaba hoy. Mañana empieza la maniobra para cerrar las explotaciones de carbón, combustible que tiene una parte de la culpa de la notoriedad de la palabra. El cierre de las minas provoca un desastre de empleo y vida en algunas poblaciones. Los administradores de lo público lo sabían y poco o nada han hecho; habrá que actuar con premura para devolver la esperanza a la gente de esos territorios, que la hay fuera del carbón.

Pero descarbonizar puede ser tan famosa o más en el año que mañana comienza; queda pendiente una  transición energética que reduzca los combustibles fósiles en la movilidad, que fomente las energías renovables y vaya elininando de nuestras vidas la dependencia de las fósiles. Un consejo: celebre la entrada del año nuevo con el propósito de descarbonizarse a partir del 1 de enero, para acabarlo con un futuro menos negro. Su salud se lo agradecerá.

¡Ojalá disfrutéis de la vida casi descarbonizada, incluso del transporte, en 2050!

Publicado el

Uno piensa en sus hijos y nietos, en aquellos chicos y chicas a quienes dio clase y mareó con aquello del cambio climático y de la necesidad de descarbonizar la movilidad; así los animaba a venir al instituto en transporte público o en bicicleta. Uno debe reconocer que le costaba creer que eso sería posible, como le hacían ver los estudiantes escépticos, en realidad la cosa no les inquietaba mucho, excepto a unos pocos, la mayoría chicas. Pero mira por donde, las cosas parece que empiezan a cambiar y algo habremos conseguido entre todos los insistentes; de hecho, ahora pueden verse más de cien bicis aparcadas a la entrada del centro. La UE se propone, cuesta mucho decir se compromete, a que el transporte esté descarbonizado en 2050. Si la apuesta llega a ser verdad, disfrutaréis de un aire más saludable, significará que las personas han recuperado el espacio urbano, que las ciudades son más amigables. Debemos congratularnos porque parece que, ahora sí, los gobiernos se ponen en marcha y los grandes grupos de transporte también, según nos cuenta Transport & Environment ¡Feliz viaje! Desde aquí animaremos cuando la velocidad sea la adecuada o criticaremos los parones mientras podamos.

Paradoja anticlimática; desde donde el carbón reina (Polonia) se quiere descarbonizar la vida global

Publicado el

Durante estos días se reúnen en Katowice (Polonia) –un enclave carbonizado en un país poco activo en la lucha anticlimática– la Cumbre climática que debe evitar que los acuerdos de París 2012 se volatilicen y nos dejen desprotegidos a todos. Por lo que uno ha visto estos años, ya se ha dejado como entelequia la mitigación, excepto los pesados de los ecologistas, y se apuesta más por la adaptación. Decimos esto porque las restricciones al carbón se restringen cada día en algunos países, porque el transporte con vehículos eléctricos va retrasando su año de generalización, porque la gente no llega a creerse que la contaminación urbana del aire va contra la salud y las limitaciones al tráfico son irreversibles. Se hablará de transición energética; ya veremos si puede más el mantenimiento del puesto de trabajo de unos pocos frente a la salud de todos. La seguridad ambiental debería ser una aspiración universal, unánime, y sin embargo se queda en ideas expresadas que pocas veces llevan a planteamientos razonados. Durante estos días, no sé cómo, habría que lograr que toda la gente debatiese sobre lo que supone París 2012, de que mirase hacia Katowice, y de que empezase a creer de una vez que esto del cambio climático y los desastres asociados es algo más que una ocurrencia de unos cuantos ecologistas desocupados. Apoyemos la paradoja, quizás comprobar el desastre nos impulse a actuar. Solo nos queda una Europa convencida frente a Trump y sus seguidores.

La extracción y utilización del carbón tuvo, tiene, muchos lados oscuros que van más allá del mineral

Publicado el

El visionado del documental El lado oscuro del carbón de Greenpeace debería hacer reflexionar a la gente, en especial a aquellos que abogan por el mantenimiento de su uso para la generación masiva de energía eléctrica, incluidos gobernantes y ciudadanos, que argumentando la pérdida de empleos están dispuestos a quemar más y más carbón. El futuro saludable de nuestros hijos y nietos se construye en el presente; merece la pena encontrar vías alternativas a la quema de combustibles fósiles. Las hay al alcance de nuestra mano. Infórmese, posiciónese y convenza a quienes le rodean. Póngale fecha de caducidad al uso del carbón, a la generación de energía a partir de su combustión. En otros países ya lo han hecho.

El lado oscuro del carbón se presenta de muchas formas, la principal su incidencia en la salud colectiva. Los trabajadores de las minas y centrales deben entenderlo; lo harán más rápido si se les facilitan empleos alternativos. Todos los gobiernos, estatal y autonómicos, deben implicarse en la resolución de este asunto.

En las ciudades, la próxima década terminará sin coches, o sin salud. En su mano está la cuestión

Publicado el

Si es urbanita utilice la balanza vital y ecológica que tiene en su pensamiento. Ponga en un platillo la contaminación y en el otro su propia salud y la de los demás. Intente que este platillo supere al otro. No olvide que cuanto más carga el uno más sube el otro. Es este caso ascender no representa mejoría. Escuche los consejos de los “balancistas” profesionales, gente de medicina y ecología principalmente que dicen que la próxima década será en las ciudades sin coches o sin salud y no se deje llevar por los voceros mercantiles, políticos o económicos que lo quieren despistar; la contaminación de las ciudades españolas es real. De hecho quienes hicieron deporte en zonas verdes de Madrid sufrieron una carga en su salud demasiado contaminante, según denuncia Ecologistas en Acción. Que se lo pregunten también a cualquier habitante de Gijón o Avilés, que están sufriendo continuadas emergencias. Un consejo: no olvide a los urbanitas que vivirán más tarde que usted, hijos y nietos. Aunque nada más sea por curiosidad, entérese de cómo actúan algunos regidores de ciudades para que pese más el platillo de la salud colectiva. 

Por cierto, el día 3 se presentó en Madrid El aire que respiras: la contaminación atmosférica en las ciudades“, elaborado por el Observatorio de Salud y Medioambiente de DKV | ECODES. Échele un vistazo y verá la gravedad de la situación. Tómeselo muy en serio.

Las olas de calor no entienden de vacaciones; van a su marcha, cada vez más atropelladas

Publicado el

Ahora mismo las sufren escolares de una parte de Europa, en este septiembre desmelenado en cuanto a sus ritmos climáticos y variables meteorológicas.

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación

El escritor y periodista Ramón Gómez de la Serna, pintó la vida de ocurrencias –greguerías las llamaba él–. En realidad, la vida es así: plena de idas y venidas de cosas que no entendemos aunque nos sucedan una y otra vez, ideas sobre la naturaleza y las personas que cambian con el tiempo, días fríos seguidos de calores y viceversa, jornadas de trabajo escolar seguidas de vacaciones. Las vacaciones se asocian al calor; que algunos lo sobrellevan con aparatos refrigeradores de aire o con simples ventiladores. Gómez de la Serna decía que el ventilador afeita al calor. Puede que sí, pero la cosa no funciona a escala global porque al calor se le han revuelto los pelos de la barba.

La temperatura global se ha desmelenado y las olas de calor no entienden de vacaciones; nos visitan todo el año. El pasado mayo leímos los resultados de una investigación de la NOA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE UU) que decía que desde 1977 hasta ahora todos los meses han sido más cálidos que la media del siglo XX salvo uno, diciembre de 1984. Los mayores aumentos de promedio se dieron en el sur de Sudamérica, Europa central, el este de Rusia y Australia donde las temperaturas fueron tres grados más altas que el promedio. 

Seguir leyendo en El Diario de la Educación

La Cumbre de París despertó la conciencia climática, pero esta es muy vaga y huidiza en gobiernos y ciudadanos

Publicado el

En particular cuando se trata de poner en marcha desde los gobiernos lo acordado en la Cumbre de París en 2015. Ahora la Eurocámara eleva la reducción de la emisiones de dióxido de carbono hasta el 45 % para 2030, en comparación con los reales en 2012. Los fabricantes de coches han hecho llegar sus gritos hasta la estratosfera. A ver, un asunto sencillo de entender: hago algo que perjudica la salud y la de todos, que día tras día tiene peor solución y a pesar de eso sigo. No acabamos de encontrar las respuestas a esta situación crítica, se nos acumulan las preguntas, propias y de los demás. ¿Será la condición humana? Mientras, el tiempo del compromiso parisino se contrae.  De hecho, hasta el Tribunal de Cuentas de la UE acaba de echar la bronca por los retrasos en limitar la contaminación del aire. ¿Llegará a tiempo el Gobierno español y los autonómicos, que también andan muy oscuros, en cumplir lo comprometido? El día 1 de enero de 2019 empezará a despejarnos algunas dudas; aunque nos tememos que el asunto está feo, máxime estando el presidente Trump tan beligerante y con gobiernos esperando a secundarle en el desapego anti contaminante. Por cierto, varias grandes ciudades del mundo, Madrid y Barcelona entre ellas, ya han reducido sus emisiones manteniendo la misma actividad económica. ¡Hay que querer!

Calor y salud; una mezcla nada saludable que hay que prevenir

Publicado el

Llevamos unos días en los que el calor extremo provoca muertes en toda Europa. Aseguran quienes de esto saben que se incrementarán los fallecimientos por esta causa en los próximos años, que los episodios de temperaturas elevadas serán más largos y afectarán a más gente. Lo dicen quienes han participado en una investigación en 412 ciudades de 20 países. En ella se recoge una proyección que estudia la mortalidadentre los años 2031 y 2080 debido al calor extremo, en función de cómo se mueven distintas variables: emisiones de gases invernadero, capacidad de adaptación y densidad demográfica. Échenle un vistazo al artículo de La Vanguardia, merece la pena. Si quiere conocer más cuestiones sobre cómo el calor extremo afecta a la salud, pásese por la página de ISGlobal (Instituto de la salud Global de Barcelona).

¡Qué humanidad es esta que aun con estos indicadores no se mueve para mitigar el cambio climático!

El incremento de los GEI cuestiona la supuesta lucha contra el cambio climático

Publicado el

El hecho y la noticia deberían dejar al mundo mundial temblando, pero hay mucha gente sorda y los ricos del Hemisferio Norte están de vacaciones. Nos referimos a que la concentración de los GEI (Gases de Efecto Invernadero) – incluidos el dióxido de carbono, el metano y el óxido de nitrógeno- alcanzó el año pasado la cifra de 405 partes por millón que quizás no nos diga mucho a los que no entendemos pero seguro que nos haremos más idea del desastre si comparamos que hace una década eran 385, que los expertos científicos y las ONG recomendaban que este año fuesen 350. De forma paralela, la temperatura promedio del planeta se situó entre 0,38 y 0,48 grados por encima de la media. El informe del que sale todo esto, es de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE UU), dice también que el nivel del mar fue el más alto conocido, con una subida que llega a 7,7 centímetros con respecto a 1993. Ante todo esto, ¿Cómo es posible que haya tanta gente que no haga nada por mitigar su influencia en el cambio climático? Se me olvidaba: estamos en vacaciones.