Ética universal

image_pdfimage_print

No dejar a nadie sin agua para satisfacer sus necesidades básicas

Publicado el

Todos los años por estar fechas oímos burbujear al agua. Viene a decirnos que falta mucho para que sea un derecho humano, que compartirla es todavía una necesidad, que mientras unos la despilfarran otros 2.000 millones de personas ni la disfrutan para satisfacer las necesidades básicas. Pero el asunto va despacio, como nos recuerda este año UNESCO en su informe No dejar a nadie atrásEn él se habla del estado de los recursos hídricos del mundo, de los derechos humanos al agua y saneamiento en el horizonte 2030, de agua y ciudades o pobreza rural, y un poco de las dimensiones físicas y ambientales del agua. Por eso, el día de ayer debería servir también para recordar que el agua nos necesita a nosotros; lo claman los ríos y mares, hasta los lamentos del agua subterránea se escuchan en superficie. Hay que explorar la interacción agua y sociedad en todas sus dimensiones. Apunten unas cuantas razones. Estaríamos hablando de los ODS y de las Agendas 2030. Convertirlos en el eje de nuestras vidas es una necesidad; y el tiempo apremia.

P.D. : ¿Tendremos que cambiar el sistema de gestión del agua en España ante el cambio climático? No podemos seguir viviendo como si nada pasara.

Apoyo activo a la juvenil ansia reclimatizadora del 15 de marzo, para que la euforia se consolide en forma de cambios

Publicado el

Congratula ver a los jóvenes reclamar sus derechos de vida, mancillados durante tanto tiempo por los intereses económicos y políticos. La euforia que pueda surgir a partir de ahora no es un bálsamo reparador, sino que debe empujarlos a la insistente y continuada acción; en primer lugar hacia la búsqueda de más cómplices jóvenes. Han de evitar que los actos del día 15 actúen de placebo y enmascaren el largo camino que queda por recorrer. Esto complacería a empresas y gobiernos, que solo entienden el desarrollo acumulativo y confían en que el tiempo atempere la rebelión juvenil, por eso tratarán de despistarlos. 

Paso a paso, con contundencia y perseverancia, tendrán un futuro mejor, menos incógnito y contaminado del que ahora se adivina. Pero aunque ellos y ellas deben ser los protagonistas, necesitan nuestro comprometido apoyo para que aumente la sensibilidad vital en los rebeldes y en quienes pasaron del tema el 15 de marzo, esa rebelión ideológica y comprometida que ayude a superar las claves tan vacías que sustentan a la sociedad consumista y apócrifa en la que vivimos. Es necesario para que la ingenuidad o la mansedumbre no los confunda. Con ellos, los adultos podemos renovar nuestra rebeldía y capacidad de acción, que hace demasiado tiempo que nos pasan desapercibidas. Nos hace falta asediar con argumentos a quienes tienen el poder, pues el tiempo de respuesta se acorta cada vez más.

¡Gracias por estar ahí y suerte!

Revoltijo conceptual para mantenernos ocupados: libertad, utilidad, virtud, dinero, tiempo y necesidad

Publicado el

Si la libertad fuese lo primero cabría contrastarla con la virtud que vendría empujando en forma de necesidad. Si esa imprescindible virtud dominase sobre el resto de atributos sociales se haría visible en forma de meditados dinero y tiempo; así se podría poseer y usar ambos con libertad, y hacer de su uso una virtud. Pero ante todo, o sobre todo, habrá que ver la utilidad de la libertad, la virtud, del tiempo y de la necesidad del dinero en el mundo vivido y virtual de 2019. Todas estas hipótesis están escritas sin fundamento, ¿o con él?, para que las hablen en familia, con sus amistades o, incluso, para que engrasen sus pensamientos. Si es posible expliciten estos por escrito, aunque sea para uso personal. A veces la mano no sigue bien al cerebro y se trompica, o lo hacía ese al pensar. ¡Quién sabe! Manténganse ocupados en desentrañar las interacciones de esas ideas/ conceptos, tanto en el escenario personal como en el colectivo.

Me lo sugirió Michael J. Sandel.

Menores migrantes en tránsito permanente: otra lamentable desidia social

Publicado el

UNICEF denuncia con fuerza, otras muchas ONG también, la lamentable gestión política de un asunto que podría ser de grandeza ética y es de vergüenza colectiva:  la “acogida” de unos 13.000 niños y jóvenes migrantes sin familia. Según Acnur unos 13.000 son los menas que transitan por España en silencio social cómplice. Envueltos en mil inseguridades, esperan un plan Estado-CCAA que los atienda, una política integral y coordinada de todos los niveles de gobierno. Unicef denuncia que desde que traspasan la frontera  por el sur (Ceuta, Melilla o Andalucía) “prácticamente no cuentan con asistencia jurídica gratuita ni representación letrada en los procesos en los que sus derechos están en juego”. Además, se producen “demoras injustificadas” en los procedimientos de tutela y en la gestión de los permisos de residencia. Y cuando cumplen los 18 años empieza lo peor.

Atentos: el problema acaba de empezar, a no ser que haya mucha voluntad política, que en periodo electoral no se la espera. Aunque palabras sí que puede que escuchemos alguna, incluso más de una éticamente perniciosa. 

La semana contra la pobreza energética se alarga para algunos a todos el año

Publicado el

La pobreza energética acecha a muchas familias. El alto coste económico de disponer de una energía que garantice al derecho humano que es vivir impide a bastante gente lleva una vida digna. En esta semana de “La pobreza energética” interesa conocer la realidad española, también la europea y la del mundo en donde hay muchas personas en semejante situación. Debemos ser conscientes del problema, saber lo que se está haciendo por disminuirlo, por si queremos apuntarnos a semejante reto. Visite esta página de la Asociación de Ciencias Ambientales y se enterará por qué se eligió esta semana; mi padre hablaba cada vez que las temperaturas eran muy bajas durante días seguidos del duro febrero de 1956 en Los Monegros aragoneses, que no fue tan horrible como en 1891 pero casi. No deje de visitar Ecodes para saber mucho de lo que supone y se hace en este cometido, tampoco estaría de más que leyese algunos artículos de la página especial de El País. Hemos de conseguir entre todos que no haya ningún hogar sin energía, el chispazo ético que no ayudará a acometer más proyectos colectivos. Por cierto, ¿ha hecho cuentas de cuánto gasta en energía eléctrica o para la calefacción un año entero en su casa? Divídalo por semanas o días. ¿Qué le parece?

¿Habrá todavía niños refugiados en condiciones penosas? Casi nadie habla de ellos

Publicado el

Suponemos que sí, aunque las noticias los ninguneen, hablando de cosas más asumibles, de escarceos políticos dentro y fuera de las fronteras particulares. Sepan que Unicef viene denunciando la tragedia helada de los niños sirios. Pero además interesa que conozcan estos datos de ACNUR, de 2017. Dan para una reflexión muy crítica sobre lo que deberíamos hacer y no hacemos. Después pueden argumentar lo que quieran si hablan en casa o en el trabajo de asuntos como justicia, desigualdad, universalidad, ayuda, futuro, libertad, ética, moralidad, política global, etc., que también son asuntos que importan en la vida.  Pueden consultar fuentes diversas para enriquecer sus debates, o cuáles son los principales países receptores de migrantes o desplazados y perseguidos. Si de toda esas hipotéticas conversaciones han sacado alguna conclusión, póngase en marcha. ¿Cómo? ¡Allá cada cual!, pero sepan que hay ONG e instituciones a las que se pueden agarrar para empujar.

Medioambiente y escuela se interpelan en clave de sostenibilidad

Publicado el

De Ecoescuela abierta en El Diario de la Educación.

Se trata realmente de rescatar la posible trascendencia de la escuela en la mejora o el deterioro del escenario ambiental y social, y de sus múltiples expresiones. Ahora mismo, la escuela puede ser un laboratorio de participación en torno a lo que es la vida, a cómo una parte de las sociedades han llegado a ser ecológicas, a debatir de qué forma se puede mitigar las complejas problemáticas ambientales o compartir si simplemente nos queda adaptarnos a ellas. Para lograrlo, la escuela debe llevar a cabo una revisión crítica de sus currículos, una buena parte de ellos obsoletos y marcadamente epistemológicos. Además, debe ser en sí misma sostenible, como institución formada por personas que se relacionan con distintos intereses: la gestión de los recursos, la generación de residuos, el uso de la energía, los planes de movilidad que aconseje al alumnado y al profesorado, etc.  Aunque todo salga bien, siempre hay que tener presente que cuando se crea disponer de todas las respuestas a las problemáticas socioambientales, después de un trabajo bien hecho, seguro que aparecerán nuevas preguntas; eso es el diálogo vivo entre medioambiente y escuela: (en)clave de sostenibilidad.

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta

La vida en las megalópolis deja de ser vida para mucha gente; y su futuro viene lleno de incógnitas

Publicado el

Ya resulta difícil para los pobres vivir en una ciudad grande, incluso en el mundo rico. Imaginen lo que será hacerlo en las megalópolis como Kinshasa, Lagos o Nueva Delhi. Pero es que la perspectiva dice que estas, y otras ciudades del mundo menos favorecido, van a crecer hasta superar los límites de convivencia y gobernabilidad –en muchos casos ya lo han hecho- de aquí a 2050. No se pierdan el artículo de La Vanguardia. Cuenta las previsiones, muestra mapas por países (Nigeria, Congo, India) que convierten a estos en una incógnita de futuro. Pues uno se sigue preguntando qué ventajas o inconvenientes tiene vivir tanta gente junta: protección, acceso al trabajo, la salud y la vivienda, o acaso problemas de convivencia, desigualdades y marginalidad. ¡Qué difícil es ordenar las relaciones sociales para que la mayoría de la gente viva mejor!

Si quieren saber muchos más, si trabajan en la enseñanza y quieren trabajarlo en sus clases, no pueden perderse World Urbanization Prospects 2018, la web de la ONU donde se ve retratada la población mundial,  su presente y su futuro, con datos actualizados por países.

Treinta años ya del Protocolo de Montreal, un acuerdo básico para la vida

Publicado el

En ocasiones triunfa el sentido común, incluso en las relaciones entre países, y se conciertan iniciativas globales para proteger a la gente y a la compleja biosfera en la que esta vive. El Protocolo de Montreal -negociado largo tiempo antes tuvo su antecedente en el Convenio de Viena para la Protección de la capa de ozono y fue firmado en 1987- entraba en vigor del 1 de enero de 1989, al ser ratificado por los países necesarios. Supuso un hito en las relaciones internacionales, un ejemplo que podría haberse seguido en otras muchas problemáticas ambientales y sociales, una lección para la lucha contra el cambio climático. Después se han hecho correcciones que han mejorado estrategias y compromisos. La realidad es que se ha salvado la capa de ozono, tan importante para nuestra vida. De la destrucción de la capa de ozono ahora casi nadie habla, pero hace cuarenta años las perspectivas eran muy sombrías. Si no las recuerda, si quiere saber más, aquí tiene dónde mirar.

Historias de futuro, deseadas para una sociedad compleja

Publicado el

Dicen que en la vida corriente, ahora mismo, aquí cerca o más lejos, hay mucha historia. En unos casos su presencia se escribe con mayúscula, cuando se habla de monumentos, gestas o personas célebres, símbolos o banderas, venerados todos para engrandecer la patria. Aseguran que es una forma de reafirmar las raíces de la gente en el territorio. Sin embargo, la historia es en buena parte la realidad posible, mucho más próxima y con minúscula; está formada por retazos de las personas. Estas van dejando una serie de deseos y afectividades en su círculo social, en las cosas y en el territorio.

Las historias del pasado son utilizadas para imaginar futuros y atraer a la gente. Lo comprobarán si leen los periódicos o escuchan la radio. Asómense a los medios nacionales o internacionales. No tardarán en comprobar que se utiliza lo glorioso que se fue –ahora en forma de nacionalismos fronterizos y de verdades inventadas– y lo que se posee en el presente para construir lo que se quiere ser, por más que mucha gente quede al margen.Hay que asegurar historias de futuro multidiversas entre todos.

Seguir leyendo en Heraldo de Aragón.

Qué significa migración segura, ordenada y regular; para quiénes y a dónde

Publicado el

Durante estos días se ha desarrollado en Marrakech la Conferencia Intergubernamental para adoptar el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular Bien hecho; ya es hora de que se hable sin tapujos de un asunto problemático, con múltiples aristas que pinchan cada vez a más gente. Las actuales corrientes migratorias nos dificultan la comprensión del mundo con los criterios que siempre nos sirvieron. Pocos dudan de que es necesario un pacto global sobre migraciones y refugiados que aborde un enfoque integral de la movilidad humana y una mayor cooperación a nivel mundial, que la haga segura para quienes se ven obligados a migrar, ahora expuestos a múltiples calamidades. Imaginemos que algo se pacte; después hay que desarrollarlo. Hará falta mucha insistencia desde los organismos proponentes para que los dirigentes y habitantes, sobre todo de los países ricos, afinen las dimensiones de segura, ordenada y regular. Ahora todavía más, cuando la xenofobia y los nacionalismos excluyentes brotan por toda Europa, un antiguo espacio de acogida.

Derechos Humanos Universales que no llegan a demasiada gente después de 70 años

Publicado el

Las ideas universales, los derechos humanos lo son, tardan en hacerse realidad. Palabras diversas, bonitas, redactadas con cuidado, deseos y sentimientos van y vienen por la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Han pasado 70 años desde entonces; algunas ideas han tenido más suerte que otras, desaparecieron esclavitudes y se ha dignificado la vida de la gente. Sin embargo, todavía muchas personas miran al cielo para ver si por allí llegan sus derechos; incluso millones de ciudadanos del mundo no han oído hablar de ellos o los olvidaron porque la realidad no se lo recuerda cada día. En el mundo pobre escasean; en el rico se encuentran amenazados por fundamentalismos absurdos o privilegios excluyentes. No queremos importunar a nadie, pero ¿ha pensado que va a hacer hoy para que los derechos humanos sean realidad? No estaría de más que convirtiera el día de hoy en el de “Humanos sin plenos derechos”. Dese una vuelta por el mundo de la mano de Amnistía Internacional y lo comprobará. Una pregunta necesaria: ¿Será que a Europa, a muchos de sus habitantes, no les gustan los Derechos Humanos?, como dice el titular de eldiario.es. Suponemos que los de los otros.

El cambio climático avanza más rápido que nosotros; pongámosle la zancadilla

Publicado el

La primera parta de esa contundente y alarmante frase no es nuestra; fue pronunciada por el secretario general de la ONU Antonio Guterres.  Frente a las alarmas de unos, la apatía de otros. Así el tiempo, el que mide el reloj, pasa rápidamente; el otro, el meteorológico, nos despista cada día y despotricamos contra él porque deteriora nuestras posesiones y vidas. Da igual que nos traigan imágenes como la de una Venecia inundada, hoteles de la costa española que se los lleva el agua, que nos digan que el cambio climático nos va a costar miles de millones -a Europa unos 240.000 millones cada año- si no reparamos un poco nuestra forma de vivir. El mundo se está volviendo anormalmente estúpido. Pero, ¿quién es el mundo? No solo el palurdo del señor Trump que no se cree los informes que elabora su propio gobierno. Por cierto, España será uno de los países más afectados, especialmente la zona mediterránea, este y sur. Saque tiempo de su vida y lea lo que dice el último informe del IPCC. Hágase un ligero examen de sus acciones del último mes para detener el cambio climático. Por si no lo sabe, el último informe del IPCC pronostica que los efectos del cambio climático serán peores de lo previsto. ¡Actúe ya!

La educación en el mundo en el contexto de migraciones y desplazamientos

Publicado el

La UNESCO acaba de publicar  el informe “Migración, desplazamiento y educación. Construyendo puentes, no muros” como parte del seguimiento de la educación de cara a la consecución de ODS 4. En él trata de demostrar la limitaciones educativas que sufren los niños, niñas y adolescentes que migran o se desplazan, por voluntad propia o empujados por el hambre, las guerras o la miseria.  Básicamente trata de responder a tres preguntas: ¿Cómo inciden los movimientos de población en el acceso y la calidad de la educación? ¿Cuáles son las consecuencias a nivel individual, para los migrantes y refugiados?¿Cómo puede la educación cambiar la vida de las personas que migran y de las comunidades que las acogen? Entérese de como marca la migración interna en este mundo cada vez más urbanizado, en qué medida las migraciones mejoran o no la educación de los llegados a entornos más o menos favorables, si la llegada de los migrantes plantea o no problemas en los sistemas educativos de las zonas de acogida, etc. Y reflexione en particular sobre qué situación educativa padecen los millones de niños, niñas o adolescentes migrantes. Un dato para empezar: 1 de cada 5 alumnos de 15 años son migrantes de primera o segunda generación en los países de la OCDE.

Salvar la Amazonía debería ser un empeño de todas las escuelas del mundo

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA de El Diario de la Educación

Nombrar Amazonas no es solo decir agua, es hablar de la Amazonía que comprende territorios de 9 países sudamericanos –unos 6,7 millones de km2, casi 12 veces la península Ibérica– y se identifica con la selva tropical por excelencia. Además de ser el hogar de casi el 10% de la biodiversidad conocida, entre otras unas 40.000 especies de plantas y 2.500 de peces fluviales, también de singulares invertebrados; seguro que guarda muchas especies desconocidas. Por otra parte, captura cientos de miles de millones de toneladas de óxido de carbono y libera parte de sus equivalentes de oxígeno. Es el gran pulmón del aire, de la vida global; la evapotranspiración de sus plantas es fundamental para la dinámica climática de todo el planeta. Es la casa de más de 30 millones de personas, además del refugio de más de 300 grupos indígenas –entre ellos los Yanomami y los Kayapó, nombrados en varios documentales por su oposición a las tropelías de los nuevos colonizadores de la selva–.

Los científicos aseguran que la Amazonía –la magnífica reserva de la biosfera– está en peligro. Interesaría plantear en la escuela un debate sobre a quién pertenece la Amazonía: a los gobiernos de los países que engloba, a los habitantes indígenas que viven dentro de ella o, por los beneficios que reporta, a todo el mundo, se podría decir que es un patrimonio global; por eso la Unesco la habrá nombrado Patrimonio Natural de la Humanidad. Esta figura de protección plantea una serie de beneficios pero a la vez conllevaría otros tantos compromisos o más para conservarla. Los periódicos de la zona se lo preguntan a menudo; para comprobarlo solamente hace falta realizar una búsqueda en internet. Si lo dejamos en manos de aquellos países, pueden hacer con ella lo que quieran; incluso talarla del todo, lo cual deja a la intemperie a sus habitantes y maltrechos a los pueblos indígenas. Nosotros lo notaremos enseguida: el clima y nuestras vidas cambiarán mucho. Si pensamos que es propiedad colectiva habremos de implicarnos en su protección. ¿Cómo podemos hacerlo desde la escuela?