Ética universal

Las lecciones de vida natural y social de H.D. Thoreau traen todavía hoy reflexiones críticas para debatir en compañía

Publicado el

Tal día como hoy comenzaba su vida (1817-1862), que suena casi contemporánea a pesar de haber transcurrido dos siglos. Durante ella dejó frases memorables que traían pensamientos útiles y profundos; hoy de plena actualidad. Ahí van unos cuantos articulados en forma de propuesta de vida en común: La vida ciudadana son millones de seres viviendo juntos en soledad, quizás porque no encuentran un Planeta saludable donde instalar su casa. Porque ningún ser humano querrá conscientemente matar a alguna criatura que mantiene su vida de la misma tierra que él. No olvidemos que hacen falta dos para decir la verdad; uno que hable y otro que escuche. Si no logras convencer al otro de lo malo que está haciendo, procura hacer entonces lo bueno. Muchas veces la gente cree sólo lo que ve. Adéntrate en los bosques si quieres vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos de la vida y ver si se puede aprender lo que ella puede enseñar. Hay momentos en que toda la ansiedad y el esfuerzo acumulados se sosiegan en la infinita indolencia y reposo de la naturaleza, acaso escuchando la vida salvaje. Ahí seguimos, con sus lecciones de vida, para sostener debates colectivos.

¿Ser o no ser refugiado?; una cuestión candente en la Europa apátrida, alentada por palabras como las del señor Zoido, que culpa a las ONG

Publicado el

Hay muchas europas en una sola: la de los que son por derecho, la de los que buscan alcanzar ese derecho y la de los que se lo niegan, como debe ser el señor Zoido su ministro de Interior culpa a las ONG de alentar la llegada de refugiados. Demoledor el “Informe 2017. Las personas refugiadas en España y Europa” de la CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado” publicado hace un mes. Mientras el Gobierno de España -a punto de borrar de su ideario la vergüenza social- mira para otro lado. Día a día la crisis humanitaria aumenta en Italia por la masiva llegada diaria de refugiados. Francia y Alemania le van a echar una mano, esperemos que no se únicamente para maquillar un poco las cifras que denuncia Lenius. Estos días se desarrolla la reunión bianual de la FAO para tratar de erradicar el hambre, una de las impulsoras de las migraciones masivas. Pero qué significa ser refugiado-a. Tratemos de imaginarnos que somos uno de ellos, un día tras otro, pasando minutos y horas amargas y con pocas esperanzas. Estas historias pueden servir de ejemplo.

La máquina del tiempo en versión climática; ahora en riesgo de acelerones y colisiones múltiples

Publicado el

Insistimos por el asunto por su gravedad, y porque la gente tiende a olvidarse de las cosas en verano. Échenle un vistazo a esta Web de la NASA Global Climate Change. Pónganse al volante de la máquina del tiempo (en inglés y en español) para viajar al hielo marino, al mar oscilante y creciente en sus niveles, al dióxido de carbono o a la temperatura global (tremendo el dominio de los colores rojos que queman en los otros tres asuntos que antes hemos señalado). Piense lo que ve que hacen los demás y usted mismo para desacelerar la máquina, para evitar las colisiones presentes en olas de calor complicadas con sequías en unos sitios e inundaciones en otros. Mientras lo hace escuche lo que hablan y hacen los gobiernos. No se olvide del negacionista Trump y sus secuaces, de las empresas que se ríen del cambio climático. Un consejo respetuoso: Conviértase en activista en el futuro de sus hijos y nietos, que ya se hace presente. ¿A qué espera? ¿No siente como se acelera y revuelve el tiempo?

Profecía climática: incumplir París 2015 supondrá expulsar al exilio a 250 millones de personas

Publicado el

No lo pronostica cualquier ecologista exagerado sino Jean-Claude Juncker. Ya nos habían avisado hace un año el Internal Displacement Monitoring Centre ( IDMC) y el Norwegian Refugee Council en su excelente informe Global Estimates 2015 People displaced by disasterspero hace diez se pronosticaba que los desplazados podrían ser mil millones en 2050ya nos pareció entonces una barbaridad. No solo son impactantes las cifras actuales, que pueden llegar a confirmarse o no, sino la transgresión ética global que supone que muchos millones de personas se vean impelidas a abandonar sus territorios y someterse a todo tipo de incertidumbres. Los migrantes y desplazados por el calentamiento global son los parias entre los parias, porque los desastres ecológicos no son considerados episodios bélicos y no alcanzan las pocas protecciones que los otros “disfrutan”. No tienen dónde buscar asiloTambién ACNUR muestra su preocupación. No se pierdan el artículo de New York Times y el mapa de TravelRisk. Mientras tanto el mundo como entidad global calla, aquí en España el Gobierno no dice nada; tampoco los ciudadanos andamos muy espabilados y la misma UE no debe escuchar lo que dice su jefe.

Hablar de refugiados y migrantes encoge el alma pero no es suficiente; hay que actuar

Publicado el

Sentir un poco de pena es bueno pero de poco les sirve a quienes sufren todo tipo de penurias por tener que huir de su casa, empujados por las miserias humanas. Hace un par de días se recordaba la tragedia de los refugiados con reportajes en donde se personalizaba el calvario que sufren. Todos los medios de comunicación hablaban del tema; hoy casi ninguno lo hace. Españacon una política nefastaha acogido apenas un millar de los 16.000 comprometidos. ¡Qué vergüenza! Una pequeña parte de la sociedad se moviliza, quiere poner en práctica su sentido ético universal. Cada día los desplazados serán más pues el mundo alarga los conflictos. Hoy ACNUR habla de 65,6 millones. La crisis de los refugiados es una bofetada ética que nos golpea cada día, es nuestra crisis. Habrá que presionar más al Gobierno, y ayudar a las ONG que luchan por rescatar la dignidad de los seres humanos: la de los migrantes y refugiados y la nuestra.

UN DESEO: Que la concesión del Premio Princesa de Asturias a la Unión Europea sirva de espoleta para cumplir su compromiso ético con quienes llegan a ella en busca de protección y ayuda; que por ahora poco concorda. 

Palestina cumple 50 años en una jaula; vivir allí supone perder cada día una parte de los derechos humanos

Publicado el

Lo de menos es conocer quién tiene la razón, porque esta se escapa por vericuetos incomprensibles. Lo realmente penoso es que mucha gente vive desde hace 50 años en unas condiciones lamentables, sin los básicos derechos humanos. Son vidas marcadas por las restricciones propias de los contendientes –sin agua para lo más básico, con la sanidad y la educación maltratadas, sin esperanzas de trabajo, etc.- y mantenidas por los impúdicos intereses de las grandes potencias, supuestamente implicadas en hacer el mundo (su mundo) más habitable. La economía está hundida, como la vida y acaso la esperanza. Encima de todo planea además lo peor de los fundamentalismos religiosos. Pero hay que recordar que allí viven personas, niños y jóvenes entre ellos que serán los más castigados. Merece la pena leer despacio los artículos de Huffintong Post y reflexionar sobre lo que supone recluir a millones de personas en contra de su voluntad años y años. Tan cerca y a la vez tan lejos; pocas veces salen en los medios de comunicación. Países donde sus habitantes carecen de los derechos humanos básicos hay muchos: Afganistán, Yemen, Sudán del Sur, etc. ; sigan ustedes la lista. 

Niños y jóvenes que no sobrepasarán los 50 años por trabajar en penosas condiciones. ¿Y si fueran a la escuela?

Publicado el

La historia se repite con casos recientes: niños trabajando como esclavos acabarán pagando con la vida. Ya sean buscadores del maldito coltán para nuestros móviles en R.D. del Congo, refugiados sirios en Turquía para elaborar ropa de marca, en Indonesia para extraer el aceite de palma. Ahora conocemos que los niños curtidores de Bangladesh no cumplirán los 50 años. ¿Por qué lo permitimos? Porque cambiamos de móvil con ligereza, nos gusta pasearnos por las pasarelas de la moda, comemos cantidad de alimentos preparados que otros nos envenenan y el cuero nos seduce, sin saber de dónde viene. La nómina de las maldiciones infantiles no acaba aquí. Otros son reclutados a la fuerza para ser soldados. ¿En qué mundo vivimos? Hipótesis indemostrable por ahora: ¿Qué sería del mundo si todos estos niños y niñas fueran a la escuela durante muchos años? Dicen que hoy es el Día Mundial contra el trabajo infantil. Conozcamos las estrategias que propone Unicef para eliminar esta lacra global.

Ciudades es expansión; el mundo urbano -medio ambiente complejo y masivo- necesita revisar su presente y futuro

Publicado el

SEMANA PARA ESCUCHAR AL MEDIO AMBIENTE

Las ciudades que imaginó Ítalo Calvino se repiten por todo el mundo. Unas más entrañables, otras inhumanas. El mundo crece en ciudades: más de la mitad de la población mundial vive ya en aglomeraciones de más de 300.000 habitantes. Eso es bueno y malo a la vez: dicen que genera riqueza, asegura mejores servicios público –no en todos sitios- pero puede ocasionar muchos problemas. Porque en las ciudades conviven ricos y pobres, barrios elitistas y suburbios degradados. Pero además, en los países en desarrollo la urbanización ha irrumpido con desmesura, atrapando en bucles de marginalidad a mucha gente, a donde han acudido millones de personas que vivían en el mundo rural. El Fondo de Población de la ONU publicaba hace un par de años una reflexión interesante: “Ciudades sostenibles para todas las edades”, porque la ciudad no la viven de la misma forma niños que adultos o viejos. Échenle un vistazo al mapa de la urbanización 1950-2030 y muévase por él. No hace falta esperar los resultados del Programa Hábitat de la ONU; el problema nos atropella.

Los del G-7 olvidan anticipadamente el Día Mundial de Medio Ambiente; el negacionista americano les ha dado la excusa

Publicado el

Era la crónica de un olvido anticipado; nos referimos a la reunión previa que mantuvieron los ministros del G-7 hace mes y medio: “Estaban reservándose su posición”. “Las manecillas del reloj del Día de Juicio Final cada vez están más cerca de las 12”; más o menos a unos 30 segundos, afirma un grupo de científicos americanos que adelantaron el reloj cuando vieron que llegaba Trump a la presidencia de su país. Al final, la Cumbre de Taormina sirvió para que los siete grandes y la UE firmasen un papelito acordando ser más duros con Corea de Norte y con el terrorismo. Nada se pudo comprometer sobre esa dejación terrorífica hacia el medio ambiente -se habla de desmarcarse de Paris 2016- que predica una y otra vez el magnate americano. “Se lo tiene que pensar” se ve que dijo. ¡Será…! El resto de los callados dirigentes da marcha a los del Día del Juicio Final, si bien todos los mandatarios saben que esta era una de las últimas oportunidades para vincular las políticas pendientes con acciones contundentes para frenar el cambio climático. Los de Greenpeace están muy enfadados y así se lo hicieron ver a los mandatarios. Eso sí, estos han acordado que haya una nueva reunión ministerial en Bolonia sobre medio ambiente los días 11 y 12 de junio. ¡A ver si para entonces…!

Armas disparando flores; con el 2,5% del presupuesto militar mundial se salvaría la biodiversidad

Publicado el

No es exagerado decir que ha aumentado enormemente la superficie protegida en el mundo –alrededor del 15% de la terrestre y un 3% de la marina- , esa que guarda celosamente el tesoro que es la biodiversidad. Pero es obligado avisar que esos espacios pierden cada vez más calidad. El rendimiento y potencial de las áreas protegidas se publicó hace un par de años en Nature. En él los científicos constataban que cantidad es muy diferente a calidad, que a veces tener más espacios protegidos se convierte en un problema porque se destina el mismo dinero –o menos- para atender a más necesidades, además de que los políticos y gobiernos ya se ven satisfechos con declarar protegida una zona y la desatienden, aunque los Organismos Internacionales les amenacen con retirarles la distinción de enclave de biodiversidad, como está sucediendo en Doñana y en otros muchos lugares. En el mismo artículo, los científicos aseguraban que dedicar un 2,5 % del gasto anual en material bélico en el mundo supondría asegurar la salud de los enclaves protegidos y esparcir los beneficios ambientales por todo el mundo. Uno se pregunta si la humanidad se ha olvidado de su sabiduría; no querríamos pensar que el mañana no tiene retorno, pero ya empezamos a dudar. Por cierto, por aquellas fechas España gastaba tres veces menos que Europa en protección de la biodiversidad (49 € frente a 172). Así seguimos; así nos irá. Mientras, bueno anteayer mismo, la UNESCO lanzaba un ultimátum a España por la conservación del Parque Nacional de Doñana.

Acción global para las personas migrantes y refugiadas: conveniente e imprescindible

Publicado el

Hoy 11 de mayo es el día marcado por Amnistía Internacional y Oxfam Intermón (ver su propuesta Conectando mundos: derechos sin fronteras) para que en muchos centros educativos de toda España se desarrolle una acción simbólica que llame la atención sobre la necesidad de apoyo hacia las personas migrantes y refugiadas. Consistirá en derribar un muro de tetrabriks construido previamente. Pero ese muro estará plagado de mensajes en los que chicas y chicos de esas escuelas habrán colgado palabras de denuncia para defender los derechos de las personas migrantes y desplazadas. Para quienes no puedan construir el muro, aquí van una serie de propuestas para trabajar en las aulas. No estaría de más construir puentes como recomiendan organizaciones que luchan por los refugiados y migrantes.

Por cierto, Oxfam Intermón denuncia que el Gobierno de España, como sucede en Europa, incumple sus compromisos de acogida (17.387 comprometidos; faltan por acoger 16.083). La ONG nos demanda la adhesión a esta campaña y a otras que denuncien la situación. Infórmese. Aquí la tiene por si quiere colaborar.

Quisimos hacernos verdes y en eso estamos. ¡Éramos tan jóvenes! Ahora somos todavía más necesarios

Publicado el

El movimiento ecologista es una esperanza que nunca llega al final de sus deseos. El escenario de la vida cambia tan rápidamente que obliga a una continua readaptación: ¡Éramos y estábamos tan verdes! Éramos muchos muy jóvenes cuando empezamos a mirar la naturaleza, porque ella fue nuestro gran amor, de una manera diferente: quererla por ser ella misma, no por servirnos a nosotros. El movimiento anti nuclear, junto con espíritus naturales como el de Félix Rodríguez de la Fuente, Cousteau o Sagan estuvieron en el origen y posterior desarrollo del movimiento ecologista español. La televisión nos acercó el planeta. Apetece recordar aquellos momentos en este documental de Rtve: Corazón verde. No se lo pueden perder; enséñenlo a su amigos, a sus hijos.

Ahora lo verde, apelativo que nos vino perfecto, ha cambiado a lo global, a lo sostenible, se ha adornado de una participación más razonada impulsada por Greenpeace, Ecologistas en Acción, WWF y muchos otros que harían interminable la lista. Quisimos hacernos verdes; después de tantos años todavía necesitamos creer que es posible conseguir los Objetivos del Desarrollo Sostenible. No nos podemos parar. Desde aquí un recuerdo y homenaje a quienes han puesto una parte de su vida en entender la ecología en su interacción natural y social. De su nacimiento y desarrollo se han escrito bastantes libros, hasta tesis doctorales. Aunque todavía hay mucha gente que los mira con mala cara, que los acusa de ir contra el “desarrollo”; también contra eso deben luchar. No cejan en su empeño. Saben que la Tierra solo seguirá siéndolo si hay muchas personas aquí y en todo el mundo que piensan y actúan como ellos.

La lucha contra el hambre necesita más dinero, pero no solo eso. Nos espera a nosotros

Publicado el

Necesita nuestra permanente denuncia y una verdadera implicaciónNo hay dinero para luchar contra el hambre, denuncia el Programa Mundial de Alimentos porque la tragedia humanitaria se ha hecho crónica en Sudán del Sur, Yemen, Nigeria, Somalia y en otros lugares escondidos por las noticias. El ciclo infernal de la desnutrición elimina las posibilidades de futuro a mucha gente.  Normal que esto suceda cuando el 1% de la población tiene el mismo patrimonio que el 99%, y el 70% de la población pobre son mujeres. Pero para resolver esta lacra colectiva no solo se necesita dinero. En la página 617 de su libro El hambre, un par antes del final, Martín Caparrós dice: “Sería bueno separar la acción de los resultados de la acción. No hacer lo que quiero hacer por la posibilidad del resultado sino por la necesidad de la acción: porque no me soporto si no hago”. En el epígrafe de introducción a su libro recoge una frase de Samuel Beckett: “Intenta de nuevo, falla de nuevo, falla mejor”. Hay una idea “en común” que fluye desde que la humanidad se hizo tal, es decir, se socializó. Figura en cada lugar del planeta, se olvida a cada instante. Es la paradoja de vivir: todos y uno somos lo mismo, pero nos empeñamos en olvidarlo. Hay alguien que nos recuerda que nuestro futuro será en común o no existirá. Demos ya un paso hacia adelante y hagámonos partícipes de la mejora. Reconforta, seguro.

Desarrollo (casi) humano para (casi) todas las personas; ¡No hay manera de hacerlo universal!

Publicado el

Las prioridades globales del desarrollo siguen dejando atrás a las personas más marginadas del planeta. Lo afirma el PNUD | UNDP en su último informe “Desarrollo humano para todas las personas”. Mira que estamos contentos de que en los últimos 25 años las cosas, globalmente, hayan ido a mejor: se ha reducido la pobreza extrema, ha habido una mejora en el acceso a la educación, la salud y el saneamiento y las mujeres y niñas han visto ampliadas sus posibilidades de ser ellas mismas. Pero la media global esconde que “Las mujeres y las niñas, los habitantes de las zonas rurales, los pueblos indígenas, las minorías étnicas, las personas con discapacidad, los migrantes y refugiados y la comunidad de personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) se encuentran entre los grupos excluidos de manera sistemática por obstáculos que no son simplemente económicos, sino también políticos, sociales y culturales”. Podemos completar la información, encontrar las razones de los desafíos que tenemos pendientes, en los nubarrones que planean sobre la cooperación internacional. Nos falta bastante para cumplir los objetivos; lo ha dicho hace unos días la OCDE.

Elogio del inodoro, delante del cual todos nos damos cuenta de que somos iguales, ¿o no?

Publicado el

Mientras el hombre fue nómada, el campo fue su lugar de expansión intestinal. Pero se hizo sedentario y las deposiciones en calles y sitios públicos estropearon el tránsito cotidiano, y además eran acumulativas. Por eso se empezaron a construir letrinas, retretes, wáteres o inodoros, con diferentes versiones en cada lugar y país. Dicen que las primeras estancias para deposiciones controladas estuvieron en el valle del Indo, o en Chipre, y que fueron los romanos quienes proporcionaron “latrinae” compartidas a sus ciudadanos. Pero llegaron tiempos malos y en Europa se perdieron esos buenos usos y cada uno se las arreglaba como podía. Los arroyuelos de agua sucias eran comunes en las urbes y en ocasiones el ”agua va” regaba a los transeúntes. Hubo que esperar al siglo XVI para que se fabricase un aparato especial, “el Áyax” para la reina Isabel I de Inglaterra, aunque las malas lenguas de aquellos tiempos aseguran que no lo utilizaba mucho. No fue hasta 1755 cuando un relojero inglés le puso un sifón que evitase las emanaciones de olores: nació el inodoro, que tardó bastante en hacerse universal. Tanto que todavía no lo es en muchos lugares del mundo, como en algunas zonas de la India. Por eso, aunque aquí parezca llamativa la noticia de que en el distrito de Delhi Sur las autoridades obligan a que los hoteles y restaurantes faciliten el libre acceso a sus baños a toda la gente que sienta estos menesteres, allí mejorará la salud pública y protegerá a las mujeres que sufren agresiones cuando salen fuera de las viviendas para hacer sus necesidades. 

GREGUERÍA AÑADIDA: “La taza del inodoro, demasiada taza para tan poco chocolate.” (Ramón Gómez de la Serna)