Infancia

image_pdfimage_print

Disfrutar del canto de los pájaros desde nuestras temporales jaulas

Publicado el

De “Actividades para vivir el medioambiente desde casa”

Es difícil encontrar algo más bello que el poema Pájaro del agua de Juan Ramón Jiménez. Dice así: Pájaro del agua/ ¿qué cantas, qué encantas?/ A la tarde nueva/ das una nostalgia/ de eternidad fresca,/ de gloria mojada./ El sol se desnuda/ sobre tu cantata./ ¡Pájaro del agua!/ Desde los rosales/ de mi jardín llama/ a esas nubes bellas,/ cargadas de lágrima./ Quisiera en las rosas/ ver gotas de plata./ ¡Pájaro del agua!/ Mi canto también/ es canto de agua./ En mi primavera,/ la nube gris baja/ hasta los rosales/ de mis esperanzas./ ¡Pájaro del agua!/ Amo el son errante/ y azul que desgranas/ en las hojas verdes,/ en la fuente blanca./ ¡No te vayas tú,/ corazón con alas!/ Pájaro del agua/ ¿qué encantas, qué cantas?

Todos sabemos que en una ribera nunca faltan los sonidos de los pájaros. Se puede oír sin más o realizar una escucha atenta. Incluso hay alguien que logrará identificarlos. Quien lo desee puede viajar sin moverse de casa hasta el Museu del Ter para conocer a los pájaros del río, para identificar alguno, para disfrutar de sus cantos e incluso competir con quienes nos acompañan en casa para identificarlos. Pero la riqueza interactiva de este museo no acaba ahí. Los ríos son como la paleta de una artista llamada naturaleza. Al Ter también le pintó una variada vegetación de ribera, en la que colocó múltiples macroinvertebrados, bastantes peces, varios anfibios y algunos mamíferos. Esta Web es muy interesante. Hay que detenerse a mirar. Habla de los pájaros invernantes, estivales, residentes todo el año. Por cierto, se puede descargar el contenido en PDF.

Más de una vez nos habremos preguntado qué querrán decir los pájaros con sus cantos. Imaginémoslo: se contarán lo que hicieron el día de antes, o los planes que tienen para ese día. Otras veces emitirán llamadas de aviso, de búsqueda, o se sentirán contentos simplemente y querrán que el resto lo sepan. En más de una ocasión advierten a otros colegas de que están en territorio privado, o eso creen, pues en la naturaleza no hay fronteras. Escucha el canto de algunos de estos pájaros; y juega en familia a adivinar lo que quieren decir es un placer que nadie se debería perder. Con ellos se podría componer una bella sinfonía que titularíamos “La naturaleza alada habla”. Para quien no lo sepa, los pájaros son protagonistas en la música clásica como se explica Julio Andrade en este artículo; quién lo desee, seguro que enlazará fácilmente con las obras citadas. Por ahora facilitamos la entrada a la soberbia interpretación de Emmanuelle Bertrand de El canto de los pájaros de Pau Casals, símbolo de la paz y libertad en todo el mundo, de la cual también se puede disfrutar en otras versiones orquestadas. También a El lenguaje de los pájaros de Jean Sibelius por la NHK Shympony Orchestra.

Quienes amen la literatura no pueden perderse el poema El vuelo de Pablo Neruda, y el relato El príncipe feliz de Oscar Wilde. El multiforme canto de los pájaros, que sin duda expresa tanto esperanzas como temores, se expresa de muchas maneras.

Disfrutar de los pájaros sin salir de nuestra jaula/casa, por ahora. 

Ver artículo completo en Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

El Covid-19 contagia gravemente a la educación en el mundo

Publicado el

No te rindas que la vida es eso,/ continuar el viaje, /perseguir tus sueños,/ destrabar el tiempo,/ correr los escombros y destapar el cielo. Nos dijo Benedetti.

DECIMOTERCER DÍA DEL ESTADO DE ALARMA EN ESPAÑA, Y EL MUNDO TAMBIÉN SE ESTREMECE

Tal es así que ha expulsado de las aulas a más de 1.300 millones de estudiantes, lo cual supone el 80 % de la población estudiantil mundial. Este hecho, en unos casos dura más que en otros, supone un grave quebranto para ellos, sus familias y cada país en su conjunto. La UNESCO alerta en su último trabajo GEM de que las respuestas son muy diferentes en unos países y en otros. En unos casos se ha fortalecido la educación a distancia, en otros se ha hecho mediante MOOC o por televisión. Pero hay muchos niños y niñas, incluso estudiantes universitarios que no tienen pantallas, ni si quiera disponen de electricidad en sus casas. Siempre los pobres se llevan la peor parte de todo. Padecen la fatiga anticipada de la negación educativa, que destruye la humana ambición de huir de la miseria, que siempre resulta más fuerte si es iletrada.

El cierre de las escuelas no solo trastoca los calendarios escolares, que serán adaptados mejor o peor según se alargue la pandemonia. En las familias pobres impide el acceso a comidas nutritivas que les proporcionaba la institución escolar. El aislamiento social que supone la reclusión lleva pareja una sobrecarga de familias y cuidadores, muchos de los cuales no pueden/saben ayudar en las tareas sustitutivas que les mandan los centros escolares. No se sabe la duración de estos cierres; sí se puede intuir que el curso escolar ha acabado ya en algunos sitios. ¿Consecuencias visibles? El tiempo dirá. Seguro que los países ricos saben encontrar cuidados paliativos. Vaya desde aquí el homenaje a tantos profesores y profesoras empeñados en no romper los lazos educativos a través de la red.

En estos momentos en los que pocos se siente a gusto en su piel, en estos episodios de cierre escolar, hemos de acordarnos de todos esos niños y niñas refugiados y desplazados de Siria, Afganistán, Yemen; Eritrea o el África subsahariana, etc., para los cuales la escuela es un simulacro, como denunciaba UNESCO hace unos meses; cifraba en más de 250 millones los niños y jóvenes privados de escuela. Lo más probable es que el Covid-19 no tenga en cuenta desgracias previas y también se cebe con sus familias y con ellos. Nadie los protegerá de la posible hecatombe.

Hace falta un concierto mundial que ayude a la humanidad entera al cambio de era.

Cambio climático y consumo se alían contra la salud infantil

Publicado el

“El mundo no está ofreciendo a los niños una vida saludable ni un clima adecuado para su futuro”. Así se encabezaba la nota de prensa que la Organización Mundial de la Salud y Unicef, en base a un estudio realizado y publicado en The Lancet, lanzaron hace unos días de forma conjunta. Si se piensa con detenimiento, cuesta creer que nos encontremos en el año 2020 con amenazas planetarias varias, en particular las motivadas por la dejadez de las distintas sociedades, religiones y grupos colectivos, cuyo final supone el castigo a quienes más dicen querer: sus niños y jóvenes, eso que supone el porvenir de sus esperanzas como colectivo. Así limitan su potencia en el entramado futuro mundial. Es más, cuesta imaginar que una buena parte de las familias, lo podemos comprobar en algunas que tenemos al lado, permanezcan inconstantes en sus cuidados y consiguientes peticiones para la protección global de la salud de sus hijos. ¡Qué se puede demandar a quienes gobiernan si ellas mismas se despistan a menudo en la salvaguarda de la salud de sus hijos e hijas!

La nota aludida más arriba era muy seria, alertaba de catástrofes sociales. Seguir leyendo en La Cima 2030, de 20minutos.es.

La educación de calidad, ODS Núm. 4, es el camino para un futuro compartido, más justo

Publicado el

La escuela de los ricos tiene que mirar fuera de sí misma, darse una vuelta por la educación en el mundo, para ver si esta palpita o no, para ver su propia imagen comparada con la de otros, para poder compartir esperanzas sin fronteras y sentirse parte de un medioambiente común.

La lectura del mundo actual tiene que ser forzosamente ecosocial para entender lo que en él acontece. Las múltiples interacciones entre las personas y el lugar donde viven es lo que constituye el medioambiente: un espacio sin fronteras espaciales ni temporales, multidimensional, por donde circulan afectos y compromisos, encuentros y competencias, desidias y acciones positivas.

Ese medioambiente sin fronteras es también emocional, pues transfiere y aporta llamadas a los sentidos que empujan a la gente a ser y actuar de una u otra manera, en cualquier lugar del mundo. Por eso, cómo los grupos sociales gestionan sus intereses, sus deseos e incertidumbres, supone un argumento principal. En este artículo, dedicado a mirar la educación de calidad en el mundo, intentamos llamar la atención sobre el hecho de que esa forma parte indisoluble del medioambiente del futuro. Con ese mismo sentido se concreta en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), un sueño que necesita mucho de todos para servir de algo a casi todos. Por eso, le abrimos aquí la puerta de la escuela de par en par.

En la anterior entrada hacíamos alusión a la reciente publicación del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo  por parte de la UNESCO. ODS núm 4. Educación de calidad.

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

El pin sostenible se viraliza

Publicado el

Los flamantes Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) han provocado una cantinela generalizada. Se los han aplicado por todos los lados: desde los calendarios y las marcas de coches hasta el turismo; en la última Fitur celebrada en Madrid incluso vendían destinos de aire sostenible (sic). Qué decir de los recientemente celebrados Premios Goya del cine español. Se ha hecho público que Aenor los certifica como evento cero emisiones lo mismo en el consumo energético que en el transporte y alojamiento de invitados, también en el consumo de agua y en la gestión de residuos, el merchandising, la seguridad y otras cosas; incluso algunas invitadas al evento han reutilizado vestidos de otras personas. Dice la nota de prensa emitida que la compensación se ha llevado a cabo mediante los mecanismos establecidos por la ONU; pero no los especifica. Algo se mueve todo para dar valor al ODS. Núm. 11, Acción por el clima.

Sea postureo o no, empieza a sonar el hecho de que la vida tal cual la llevamos es insostenible, que el pin sostenible debe ser visible permanentemente para recordárnoslo; lo más conveniente es portarlo en el interior de nuestro pensamiento, pero mientras tanto… Nos gustó que lo exhibiese el actor Jesús Vidal, o el director Javier Fresser, premiados por la excelente película “Campeones” en la entrega de los goyas del año pasado.

Seguir leyendo en La Cima 2030 de 20minutos.es.

Educación de calidad vs ODS 4. Los progresos no llegan igual a todos

Publicado el

Las escuelas de todo el mundo acogieron con expectación disimulada, dada la experiencia previa tan llena de olvidos, la formulación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), esos que buscan que ninguna persona se quede atrás en el camino hacia una vida digna en relación amistosa con el medioambiente que es el planeta y sus moradores. Algunos actores del mundo educativo, de forma interesada las escuelas que desde Latinoamérica nos siguen, mirarían con más detalle lo que venía a decir el ODS. Núm. 4; en general suelen tener más carencias a la vez que esperanzas. Su mismo enunciado “Educación de calidad” ya dice algo, pero cada una de sus metas merece la lectura e interpretación reposada; diríamos que sacude un poco las adormecidas ilusiones de cambiar el paso errático del mundo a través de la educación. Los ODS están pensados para las personas; la educación también. Este axioma se olvida a menudo. La educación lo es cuando mejora el pensamiento y la vida de las personas, hoy y mañana, cerca y lejos; poca trascendencia adquiere para sí misma como no sea su cordura.

Ahora acaba de conocerse el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, publicado por la UNESCO. Se detiene de forma especial en cinco escenarios fundamentales para conocer qué debemos hacer en nuestro ámbito si queremos mantener la ilusión educativa global: acceso, equidad, aprendizaje, calidad y financiación.

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta, de El Diario de la Educación. 

El negacionismo contaminante reduce la salud y daña la vida colectiva

Publicado el

Tras las muchas evidencias científicas, la OMS las recuerda una y otra vez, que relacionan la contaminación del aire inspirado con la pérdida de calidad de vida, con el asma y las alergias, con riesgos añadidos en los nacidos, con la muerte de unas 10.000 personas en España y millones en el mundo, llega una política y las niega. Esa postura menoscaba las alertas de los científicos y los sanitarios, puede provocar una cierta desatención ciudadana a sus hábitos reductores de contaminación y, al final, dañar la salud colectiva y aumentar considerablemente los gastos en salud colectiva. ¿Existe alguna figura en el derecho universal o español que persiga ese tipo de manifestaciones? ¿No merece el caso siquiera una reprobación política? Los neumólogos ya han respondido. Pues eso. 

Por cierto, la infancia y las personas mayores están más expuestos que nadie. Suponemos que pronto habrá un rectificado, unas disculpas y una acción en sentido contrario de la “responsable” política, que ha empezado 2020 con mal pie.

La infancia y juventud en la diana del cambio climático. Unicef alerta

Publicado el

LA CUMBRE DEL CLIMA CHILE MADRID SIGUE SU CURSO

Los más débiles serán quienes salgan más perjudicados. El estropicio climático, que por ahora es acumulativo, llegará con más fuerza a mediados de siglo. Si así fuera, ojalá nos equivoquemos, una inmensa mayoría de niños y jóvenes de hoy verán mermada su salud mañana, deberán enfrentarse a dolencias antes impropias de jóvenes adultos. No es extraño que desde UNICEF se hayan impulsado lecciones de vida real, alarmas de futuro, para llamar la atención. Jóvenes activistas, apoyados solo por algunos gobiernos (Chile, Costa Rica, Fiji, Luxemburgo, Mónaco, Nigeria, Perú, Suecia y España), lanzaron su voz en forma de manifiesto. La Declaración sobre los Niños, Niñas, Jóvenes y la Acción Climática tiene un alto contenido reivindicativo; la vida lo merece. Lea la declaración, piense en qué está de acuerdo y actúe en consecuencia. No olvide que la infancia y la adolescencia es la mayor riqueza que una sociedad posee. ¿Por que se menosprecia tanto su futuro? Vuelva a disfrutar de las tiras de Mafalda de Quino, o de los dibujos de Frato. Seguro que a partir de ahí se convierte en activista por la infancia y la adolescencia.

La Convención de los Derechos de la Infancia y Adolescencia (CDN); el día después

Publicado el

Ayer fue un día de celebraciones. Hace 30 años que nació la Convención de los Derechos del Niño (CDN) impulsada por la ONU. Ayer, por todo el mundo se recordó -se supone que en Estados Unidos alguien también lo haría aunque como país no hayan ratificado la Convención- que los niños y adolescentes son sujetos de derecho, no meros individuos que merecen una protección por su vulnerabilidad. Ayer cientos de escolares de todo el mundo expresaron su deseos de que se hagan realidad unas condiciones de vida digna para la infancia en todo el mundo. Hicieron consejos de infancia, actos reivindicativos, salieron a hablar en los medios de comunicación. Nos procuraron la sensación de que el mundo se mueve hacia posiciones más éticas.

Hoy ya no es ayer, ni lo será mañana. No sabemos como recordarían la efemérides los cientos de miles de niños sirios desplazados, las niñas y niños del Yemen, aquellos abandonados en las megalópolis africanas, o en zonas de guerras; esos otros muchos que deambulan por las desmesuradas urbes americanas y asiáticas en busca de un cuscurro para comer, de un hogar para dormir, de una escuela a la que ir; y tantos otros que no caben en ninguna relación, olvidados de las estadísticas.

En el primer mundo, privilegiado, también hay muchos niños que tendrían poco que celebrar y bastante que demandar. Ayer, el Presidente de Unicef España, recordaba en un artículo de El País, “Lo que le queda a España por hacer con sus niños“. Merece la pena leer despacio el artículo y reflexionar sobre lo que dice. Anotemos solo lo fundamental: 

Los recursos destinados a la infancia, la no discriminación, la violencia contra menores de edad en régimen de acogimiento, la pobreza, la educación y los solicitantes de asilo no acompañados son las grandes asignaturas pendientes del Estado.

En los países ricos, viven muchos niños por debajo de los índices de pobreza, en España casi un tercio. ¡Qué pena y a la vez que gran vergüenza deberíamos sentir! ¡Qué desfachatez que algún partido político quiera atender solo a los niños nacidos en su país, pasa en Europa y en España! Nos preguntamos si lo habrán votado madres y padres de los niños que ayer clamaban en los centros escolares por las mejoras universales, y qué les contarán a sus hijos. ¡Qué vergüenza que el resto de los partidos no hagan causa común contra esas posiciones racistas y consensúen políticas de las de verdad!

Ayer ya no es hoy, mañana puede que se hayan apagado los ecos y el olvido nos anule los deseos. Larga vida y acompañamiento al Alto Comisionado para la Pobreza Infantil, figura relevante ahora y en el futuro de los niños de España. Por todo esto, hemos de pelear contra quién sea para que día ayer de la infancia lo sea siempre. Seguro que este deseo lo suscribirán muchas personas. Deben aliarse para hacerlo realidad. En suma, como razona Pau Marí-Klose en el Huffintong Post, los derechos de la infancia son un muro de contención contra la barbarie.

A los niños y niñas olvidados del mundo les sonaría este poema de Mario Benedetti.

Ayer pasó el pasado lentamente
con su vacilación definitiva
sabiéndote infeliz y a la deriva
con tus dudas selladas en la frente

ayer pasó el pasado por el puente
y se llevó tu libertad cautiva
cambiando su silencio en carne viva
por tus leves alarmas de inocente

ayer pasó el pasado con su historia
y su deshilachada incertidumbre/
con su huella de espanto y de reproche

fue haciendo del dolor una costumbre
sembrando de fracasos tu memoria
y dejándote a solas con la noche.

 

Con la salud infantil no se juega; la crisis climática lo hace cada vez más

Publicado el

Queda al margen de toda discusión que la desidia colectiva es el rasgo que recogerán los libros de historia para comentar ciertos usos de la sociedad global de finales del XX y principios del XXI. Una sociedad dirigida por unas élites a las que los científicos avisan de que los vectores relacionados con la crisis climática está dañando muchas cosas. De forma especial la salud de todos, pero en particular de los más jóvenes, tanto que la emergencia climática es principalmente social. Decir crisis climática es hablar de lo que gobiernos, empresas y ciudadanos estamos haciendo mal, muy mal, sin importarnos demasiado sus consecuencias. Los dirigentes se empeñan en celebrar conferencias sobre el clima, empezaron bien en París 2015 y revisaron sus deberes en Nueva York en 2019 pero avanzan poco, los ciudadanos ricos apenas cambiamos cuatro bombillas de bajo consumo, nos compramos unos pocos coches híbridos y echamos los plásticos en un contenedor para que al final no se reciclen apenas. Van mal y despacio, la mayoría incumple hasta la última palabra que pronuncia; así no hay forma de ilusionar a la ciudadanía, vacilante y perezosa de por sí. Mira que hace días que se conoce la relación entre cambio climático y salud infantil, también en España. Unicef elaboró un informe sobre el asunto pero ahora saltan nuevas alarmas. Por cierto, no se pierdan el último estudio sobre la relación contaminación/cambio climático y salud publicado en The Lancet. Protejan a sus hijos y no los expongan a entornos contaminados, que en las ciudades son muchos.

 

Malnutrición y obesidad infantil en España: un fracaso social

Publicado el

Anoten unas cuantas afirmaciones del informe  de UNICEF El Estado Mundial de la Infancia 2019: Niños, alimentos y nutrición, al menos 1 de cada 3 niños menores de cinco años –o más de 200 millones– está desnutrido o sufre sobrepeso. Pero sigan y valoren lo que dice la separata elaborada por UNICEF Comité Español,  en colaboración con la Gasol Foundation, titulada Malnutrición, obesidad infantil y derechos de la infancia en España.  Aquí, un 35% de los niños de 8 a 16 años tiene exceso de peso debido a causas como la ingesta de una dieta inadecuada o hábitos no saludables como no hacer ejercicio de forma habitual o pasar demasiado tiempo frente a pantallas. Cada vez hay más evidencia que relacionan la obesidad y el sobrepeso con la pobreza en los hogares, como se demuestra en el informe. En cuanto a los derechos, la correcta alimentación lo es, bueno, pues así. Nada es de nuestra cosecha; copiamos de los informes citados.

Seguimos: España es uno de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con mayores tasas de sobrepeso y obesidad, ya que se sitúa en el puesto 10 de 41. Esto supone que 1 de cada 3 niños y adolescentes está en una situación de riesgo para su salud, puesto que el exceso de peso está estrechamente ligado a enfermedades como la diabetes o afecciones cardiovasculares y respiratorias. A mayor tasa de pobreza más riesgo de obesidad; algo que se debe analizar en profundidad. ¿Será la educación de las familias la manera de salir del bucle? Habrá que explorar por qué Navarra tiene los porcentajes tan bajos. Mientras nos enteramos, menos pantallas y más ejercicio saludable.

Buceen despacio en ambos informes. Hablen de ello, ya que nuestros políticos no lo hacen. Si lo hicieran podrían empezar por acordar la limitación de la publicidad de alimentos sobreprocesados y multiazucarados, incluso prohibir su venta a la población infantil. Dicen por ahí que ayer, 16 de octubre, era el Día Mundial de la Alimentación.

Libros de texto a la carta, el pulso de la educación en España

Publicado el

Los libros de texto son el vehículo en el que viajan la mayor parte de las enseñanzas que marcan los aprendizajes en las aulas; desde hace décadas condicionan casi todo el quehacer que el profesorado despliega. Las editoriales que los sirven, que negocian con ellos, vienen quejándose hace años de que los cambios normativos les impiden adaptarlos a tiempo a las nuevas formalidades que se les exigen. Seguramente tienen razón, también cuando hace un mes lamentaban la postura de los políticos que mandan en cada comunidad, pues les piden maquillar “determinados contenidos que no ensalzan la cultura reciente de los territorialismos identitarios”. Esperemos que esos asuntos, como otros que denuncia la ANELE en su informe balance publicado recientemente, no mermarán la calidad del producto final. 

Los libros de texto son caros y, según bastantes profesores, bastante mejorables en varios aspectos. Por eso, no estaría de más cuestionarse si son necesarios en todos los niveles educativos y en cualquier materia, si sirven en los formatos actuales o deberían contener otras presentaciones: más propositivas y creativas, apoyadas en metodologías más incentivadoras de búsquedas para el profesorado y el alumnado. Quizás así, expurgando también su contenido, valdrían para varios años, independientemente de las normativas y de las apetencias del mandamás educativo de turno. Habrá que ver si son mejores los de papel o los que fluyen por Internet. Sabemos que no es sencillo cambiar inercias en la producción y uso de materiales, pero por proponer estilos diferentes nos atrevemos a formular un deseo: más maestros, mejor capacitados y con tiempos suficientes para preparar sus clases; y menos apego a los muchos libros de texto, que suponen un elevado coste para las familias y para los presupuestos de las administraciones que los subvencionan.

Tras unos días memorables, hay que cuidar la resaca climática

Publicado el

Por todo el mundo se dijo muy fuerte a los poderes públicos y empresariales que ya basta de no hacer nada, que su necesaria acción por el clima puede asegurar el futuro. Pancartas y consignas hablaron de esperanza, de compromisos, de demandas a quienes mandan, que son los que más pueden hacer por mitigar los efectos de esta emergencia climática.

Ahora viene el día después; ese en el que hay que mantener la presión, como en el siguiente y todos los demás hasta que llegue la COP25 de Chile, que debería ser el arranque verdadero de políticas reclimatizadoras. Las noticias sobre el clima y sus efectos se evaporarán pronto, puede que los compromisos se relajen. Por eso, ahí debemos estar quienes estos días levantamos nuestras voces.

No podemos callar, debemos demandarnos nosotros mismos más compromiso para decir y vivir en consonancia con lo que pedimos. Para que no nos atrape la complacencia por el éxito en la convocatoria del 27 de septiembre, que quedará en los calendarios globales como el día en el que empezó todo; para apoyar el creciente interés de los jóvenes y pedirles que conserven su compromiso. Porque, si, todo o una parte, viene seguido del progresivo silencio, será utilizado por los gobiernos negacionistas o despistados, por las gentes incrédulas o perezosas para recordarnos lo que nos han dicho muchas veces: ¡No se puede hacer nada ante el devenir de los tiempos!

Por si se relaja, o desfallece, no deje de releer United in Science

El cambio climático se ceba mucho más con la gente de los países pobres

Publicado el

Todo lo que no mejora puede empeorar; adagio que se puede aplicar perfectamente al cambio climático, lo malo es que lo haga rápidamente. No estamos referiéndonos a una serie de parámetros físicos que introduzcamos en un programa simulador de futuro. Hablamos de personas, de su vulnerables vidas individuales y colectivas, que están cercenadas todavía más por la imparable transformación climática que soportan actualmente el planeta y sus habitantes. Los países pobres cercanos al Ecuador son cada vez más pobres debido al cambio climático. Mientras, paradoja injusta, algunos países ricos como Canadá y Noruega ven mejoradas sus economías. No se desanimen, sigan luchando por retener la esperanza colectiva en que esto cambie si todos ponemos algo de nuestra parte. Eleven sus quejas y demandas a sus gobiernos, empujen para que se declare la emergencia climática, pero de verdad, no como hacen algunos gobiernos que no asignan ningún recurso a conseguirla. Entérense de más dudas, peligros potenciales o riesgos reales, debidos a los trastornos climáticos en Inside Climate newsEn este asunto es conveniente conocer las responsabilidades nacionales, para no echar la culpa siempre a los demás.

Mientras los GEI van y vienen colgados en la aérea interconexión multiturística y exótica, la OMS avisa de que la vida de nuestros hijos y nietos empeorará

Publicado el

Cada vez más vuelos, para más gente que ve en los desplazamientos a lugares lejanos uno de los anhelos existenciales, bien vendidos por las agencias turísticas o por los programas televisivos. El turismo largo –parece que quién no ha viajado a distancia de 10 000 no puede contar nada- gana la batalla al desplazamiento corto, según demuestran la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA por sus siglas en inglés) y la EASA (European Union Aviation Safety Agency). Lo exótico triunfa de tal forma que mucha gente “disfruta” de un lugar pintoresco en lo social y ambiental, puede enviar centenares de fotos por whatsapp para dar envidia- pero a la vez que desconoce los maravillosos enclaves que tiene a unos kilómetros de su casa o los que puede disfrutar sin moverse de su país –sus fotos no llaman tanto la atención-. Ahora mismo, se habla de la “España vaciada”, la gran desconocida para la mayoría de los españoles que no viven en ella. Merece la pena acercarse a valorar a sus gentes, a disfrutar de los enclaves que atesora; así disminuirá el tráfico de los millones de aviones que surcan nuestros cielos y aumentan casi un 5 % las emisiones de dióxido de carbono. Tomen nota: Ryan Air ya figura entre los diez mayores contaminantes del mundo, y otras líneas aéreas no están muy lejos. Urge un nuevo cambio de tendencias si de verdad queremos amortiguar el cambio climático; los gobiernos europeos deben poner restricciones.

PUBLICIDAD GRATUITA: ¡Consuma turismo lento, de proximidad, de temporada multiforme y disfrute de cada minuto! Es una forma de rellenar la España vaciada, si nos apura la Europa vaciada.

HELP: Dicen que se acaban de medir las mayores concentraciones de CO2 jamás conocidas. También que la OMS, en palabras de su directora de Salud Pública y Determinantes Ambientales y Sociales de la Salud, avisa de que Es probable que nuestros hijos vivan menos que nosotros.