Infancia

Hubo un país llamado Siria; y vivía gente como nosotros

Publicado el

El olvido es un antídoto contra el sufrimiento pero también una manera de esconderse de las responsabilidades, o desdeñar los afectos. Hace 7 años empezó la guerra en Siria; un desastre humanitario que no ha dejado de crecer. Un país roto en el sufrimiento de los muertos, desplazados, damnificados y que ya no será una comunidad. Hace unos años, una foto del niño ahogado en la playa nos conmocionó, pero eso no ha sido suficiente para lograr el milagro de restituir una parte de lo perdido. Ahora los gobiernos de los países que acogen a millones de sirios les invitan a volver a lo que queda del que fue su país, pero tienen miedo. Tan cerca pero tan lejos. La presión internacional habrá tenido sus efectos pero dudamos de su eficacia. Los niños y niñas sirios, como los otros niños refugiados que hay por no se sabe dónde, suponemos que volverán a la improvisadas escuelas en los campamentos de acogida después del verano. ¡Presionemos a nuestros gobiernos para que no olviden que Siria existió alguna vez! Pues hemos escuchado que no es imposible que haya una nueva explosión de migrantes siriostras la que se espera sea la batalla definitiva de Idlib.

Aviso de los pediatras: la degradación ambiental llegará en forma de enfermedades

Publicado el

La Asociación Española de Pediatría (AEP) acaba de dar la última alarma: en 2050 uno de cada tres españoles sufrirá enfermedades debidas a la degradación ambiental. En la situación actual, los niños y niñas son los más vulnerables, también avisan de que muchas de estas enfermedades se larvan en los primeros 20 años de vida. Apunten esta frase pronunciada en su último congreso: “Si queremos mejorar la salud de sociedades futuras, el tiempo de cambio es ahora”.  No es necesario comentar mucho más; que cada uno piense y actúe en consecuencia, pero la herencia es peligrosa.

Atesorar pobreza afecta gravemente a la salud. Quienes mandan ni siquiera la huelen, para no contaminarse

Publicado el

Ser pobre erosiona la salud, un día sí y casi otro también. Así se acumula la vida, entre deseos y carencias. La revista médica The Lancet publicó recientemente un estudio –se puede descargar en pdf- , la muestra alcanzaba a 1,7 millones de personas, en el cual se afirmaba que la pobreza acorta la vida casi tanto como el sedentarismo y mucho más que la obesidad, la hipertensión y el consumo excesivo de alcohol. Estos asuntos sí que son tenidos en cuenta por las autoridades sanitarias de los países para acomodar a ellos programas de salud pero la pobreza no cuenta como factor de alto riesgo, tampoco para la OMS para el plan 2025. Menos mal que alguien que se olvidó de incluirla como factor de alto riesgo en los ODM ahora ha considerado parte de su virulencia en los ODS. En la salud de los niños la ecuación es clara: la pobreza genera problemas de salud y desarrollo que permanecen a lo largo de la vida.

Una duda metódica en el mundo enredado: ¿Es trascendental estar tan comunicado?

Publicado el

El 5G empieza a asustarme, aunque no tengo ni idea de lo que supone. Si uno atiende a los titulares que ha proporcionado el MWC 2018 celebrado recientemente en Barcelona quienes somos usuarios de la red, casi todo el mundo, nos encaminamos a un futuro sinuoso, como esos bucles que debe describir las redes para llevarnos en décimas de segundos todos los deseos imaginables. Negar los favores que nos procura el mundo virtual sería de necios, o de incrédulos resistentes. Pero claro, si quienes saben mucho de esto cada vez avanzan más, los que somos prácticamente analfabetos corremos el riesgo de ser dominados y encaminados hacia no sabemos dónde. Mientras nos preparamos a entender un poco de lo que llegará, leamos la entrevista a Bauman, que se manifestaba habitar en el mundo offline, en El Mundo. El título no puede ser más sugerente: “En el mundo actual todas las ideas de felicidad acaban en una tienda”. ¿Será verdad? Parece que la sociedad debería empezar a prepararse para esta nueva adicción. Por cierto, la Plataforma Estatal Contra la Contaminación Electromagnética (PECCEM) se ha quejado de que en el MWC 2018 no haya habido una llamamiento al uso responsable de los dispositivos, al menos dirigida a la infancia. 

No se cuenta la verdad sobre la desnutrición infantil

Publicado el

Una de las esperanzas mundiales para 2030 era la erradicación de la desnutrición infantil. Un estudio del Instituto de Métricas y Evaluación Sanitaria de la Universidad de Washington (Estados Unidos) publicado en la revista Nature ha puesto de manifiesto lo mucho que queda por hacer, a pesar de los avances logrados. De ello da cuenta el diario El País. Parece que en muchos países no se van a cumplir las metas globales de nutrición que marcaba la OMS. Unicef –nos detalla las causas, consecuencias, prevención y tratamiento de la desnutrición infantil-  viene reclamando ayuda para los casi 200 millones de niños que padecen desnutrición crónica. La desnutrición infantil supone una condena de por vida. ¿Podemos permanecer impasibles en los países ricos?

Receta educativa: alimente cuerpo y mente de sus hijos-as con naturaleza y juegos al aire libre; pero en ambientes saludables

Publicado el

Los pediatras se han puesto de acuerdo para recetar a la mayoría de niños y niñas que cambien un tiempo de su mirada a los televisores y demás dispositivos electrónicos por el disfrute de la naturaleza; en este asunto no importa la edad. Dicen también que solo uno de cada cuatro niños tiene relación diaria con el medio natural, cuando las mejoras son evidentes para el control de enfermedades crónicas y en la ayuda de ciertas adicciones; también favorece el desarrollo neurocognitivo y dulcifica la conducta. Pero también avisan que se necesita que el ambiente sea saludable en sí mismo para evitar el aumento del asma y enfermedades respiratorias, actualmente un 10% de los escolares lleva en su mochila un broncodilatador. Incluso los pediatras hablan de una especie de “cartilla verde” para revisar la salud ambiental de niños y jóvenes. La OMS hace tiempo que viene denunciando la relación entre el deterioro ambiental y la salud infantil, ante la pasividad de muchos gobiernos y ciudadanos.

La Convención sobre los Derechos de los Niños es un primer paso; merece la pena seguir el camino

Publicado el

Quien tiene derechos puede llegar a disfrutarlos; quien no los tiene estará siempre en la oscuridad, al albur de aquellos que organizan la vida y el mundo. La Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) fue aprobada en una Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989; se transformó en un documento jurídicamente vinculante en septiembre de 1990, después de su ratificación por 20 Estados. Lo que viene a decir parece una obviedad para cualquiera que piense: todos los niños y niñas tienen los mismos derechos. Pero la realidad desmiente hasta las metáforas como la que sigue: “No hay causa que merezca más alta prioridad que la protección y el desarrollo del niño, de quien dependen la supervivencia, la estabilidad y el progreso de todas las naciones y, de hecho, de la civilización humana”. Lo decía el Plan de Acción de la Cumbre Mundial a favor de la Infancia, 30 de septiembre de 1990. Quedan muchos pasos por recorrer, a pesar de que las ONG y muchos Gobiernos empiezan a creerse la necesidad de actuar ante la desigualdad dentro del mismo país, en el mundo.  En España también nos falta camino por andar, quizás de la mano de la inclusividad educativa para frenar los casos de exclusividad, que están presentes según cuenta Unicef en un reciente Informe

Conozcan el plan puesto en marcha en Nepal.

Las infancias robadas constituyen un delito de proporciones desmesuradas escuchado mínimamente

Publicado el

El titular de Save the Children lo dice todo “Uno de cada cuatro niños del mundo no puede disfrutar de su infancia”. Eso supone unos 700 millones de niños y niñas, más aun estas, que se ven formados al matrimonio, al trabajo en semiesclavitud (en Camerún puede llegar al 47% de los niños, en Somalia el 49%, en Guinea-Bissau el 51%, en Benín el 53% o en Malí el 56%.o a la guerra. ¿Qué podemos hacer desde aquí ante esta tragedia? Al menos estar informados y pensar si otro mundo es posible, para que poco a poco presionemos a nuestros gobiernos a actuar, ellos sí que pueden presionar y adoptar políticas de ayuda humanitaria, de la de verdad. ¿O nos da igual y vamos a abandonarlos a su suerte? Si quiere convencerse todavía más solamente debe leer El estado mundial de la infancia 2016 de Unicef, que reclama una oportunidad justa para cada niño-a.

La exclusión educativa en España es algo que mucha gente intuye pero casi nadie lo reconoce

Publicado el

Muchos se niegan admitirlo pero lo de igualdad de oportunidades en los países ricos es una mentira, una media verdad si lo prefieren. Lo dicen, lo demuestran, varios institutos de investigación y más de una ONG. Lean simplemente el “Estado mundial de la infancia 2016” de Unicef. Claro que reconocer esto sonroja, por eso se entiende el silencio de las administraciones que son las responsables de no hacer realidad el derecho universal a una educación digna, sin exclusividades. Por Europa manejan el asunto según países, en España en particular la gente no se lo debe creer, pues de otra forma habría una protesta masiva; bueno, quizás no, la gente tarda en reaccionar ante los problemas colectivos. Lean “Los factores de la exclusión educativa en España. Mecanismos, perfiles y espacios de intervención. Entresacamos algunas frases: “Nuestro actual sistema educativo, desde las políticas hasta las dinámicas en el aula, tiene poca capacidad de incluir a los “diferentes”, de generar pertenencia, corresponsabilidad o un vínculo sólido con el proceso educativo.” “La inclusión educativa que se está llevando a cabo es ineficaz”.  ¡Algo habrá que hacer! La tarea no solo es cosa de las administraciones, los ciudadanos tenemos voz y voto; ¡No nos autoexcluyamos!

Contar por millones los menores de 18 años que se encuentran por debajo del nivel de la pobreza es un atentado ético

Publicado el

Que en la España del siglo XXI el Gobierno, escueto siempre a la hora de reconocer los problemas, admita que casi 2,5 millones de niños y jóvenes se encuentran por debajo del nivel de la pobreza debería hacer saltar todas las alarmas sociales y políticas. Pero no, este país como conjunto no sabe escuchar cuando se trata de repensar qué es la vida. Está más ocupado en la diversión propia y en celebrar masivamente la gesta de sus ídolos deportivos. Pero es que ya somos el tercer país de la UE en pobreza infantil, solo por detrás de Rumanía y Grecia. Dese una vuelta por la infancia en datos y comprobará que el asunto de la desigualdad sí es un problema para sonrojarse y ponerse del lado de los desfavorecidos. Siempre habrá alguien de los gobiernos diciendo que la pobreza severa baja, pero hay que recordarles que la desigualdad no se corrige apenas, más bien aumenta.

El bienestar infantil es una especie de nebulosa de la cual huyen los políticos españoles para evitar el contagio

Publicado el

Cuando uno escucha de algunos políticos españoles los grandes avances económicos y sociales de los últimos años y gira la vista hacia esos niños y jóvenes que viven en hogares en los que nadie puede ejercer el derecho al trabajo siente una profunda pena ética. La sociedad, qué palabra tan desdibujada, no puede permanecer impasible ante el estado general que resalta Unicef en su último Construyendo el futuro. La Infancia y la Agenda del Desarrollo Sostenible en España 2030 .  Unos pocos resultados están por encima de la media europea en relación con los Objetivos del Desarrollo Sostenible; otros muy por debajo. Anoten que los niños y jóvenes (entre 0 y 17 años) españoles están en segundo lugar en pobreza monetaria relativa, que un 13,4 % viven en hogares en los que nadie tiene acceso al trabajo (4º lugar en la OCDE), que el 12,1 % ni estudian ni trabajo (5º lugar), que la tasa de desigualdad es de las más altas (4ª), y así un penoso etcétera, del que apenas se salvan unos pocos indicadores. Todos debemos suspender al señor Rajoy y su Gobierno en pobreza infantil. Pero también esperamos que todos los partidos políticos -demasiado ocupados en defender “su corralito”, según se pudo comprobar en la reciente moción de censura- hagan llegar a la sociedad su preocupación por estas cuestiones y la embarquen en acabar con la lacra social que ahora padecemos. Unicef nos da unas cuantas claves para detener esta sangría social: compromiso político al más alto nivel, papel protagonista de Cortes y parlamentos en la generación del cambio y en el seguimiento de las actuaciones, diseño y aplicación de una estrategia de los ODS para 2030 e impulso de los mecanismos de participación. ¡En manos de todos está la aventura de mejorar “la marca España! Ahora muy sonrojada de vergüenza, parapetada detrás de lo que parece ser una nebulosa tóxica.

El cambio climático golpea especialmente a la infancia en España, más todavía si es pobre

Publicado el

Unicef acaba de presentar su informe “El impacto del cambio climático en la infancia en España” elaborado por ecodes. Un acierto tratar este tema porque, a pesar de que nuestros políticos y mucha gente pase del asunto, en España, un país rico, también es un problema. ¡Imagínense en los países pobres! La misma organización ya alertaba del que era una tragedia para muchos niños en el mundo en su informe “Nuestro clima, nuestros niños, nuestra responsabilidad: las consecuencias del cambio climático para la infancia del mundo” puede consultarse (en inglés), y elaboró un dossier hace unos 10 años. El informe actual recoge una primera aproximación sobre lo que supone el cambio climático aquí y ahora, el impacto de este en la infancia y sugiere una serie de políticas para que la infancia y sus derechos estén en el centro de la agenda climática. No pueden perdérselo.

Infancias irrespirables traen muertes prematuras; la contaminación no cesa pese a las alertas

Publicado el

Hay que seguir insistiendo en este tema. Sócrates nos dijo: habla para que yo te conozca. Hablamos y escribimos, se publican cantidad de informes avisando de los riesgos por la calidad del aire pero no sabemos si la gente desconoce o no quiere conocer, o acaso no puede. A quienes hacen oído sordos –en particular a las administraciones que no son diligentes- los animaríamos a pensar y actuar con otra frase del filósofo: “Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia”. Si esta última es premeditada, recuerden el deterioro de salud y las muertes infantiles –son más vulnerables– provocadas por la contaminación del aire, cabe que la sociedad actúe en rebeldía. En un reciente comunicado, la OMS cuantifica en más de 1,7 millones las muertes infantiles relacionadas con la contaminación ambiental. No piensen que los suyos están exentos de estos peligros. ¡Protéjanlos y despierten en ellos una conciencia crítica acerca del aire que respiran! No dejen de leer La herencia de un mundo sostenible: Atlas sobre Salud Infantil y Medio Ambiente y también  ¡No contamines mi futuro! El impacto de los factores medioambientales en la salud infantil. No dejen de consultar el artículo de The Lancet que recoge la incidencia de la contaminación del aire en determinadas enfermedades que aceleran la muerte.

España en el podio europeo de la pobreza infantil. ¿Qué pensarán del asunto nuestros políticos?

Publicado el

Las ficciones morales pueden estar muy alejadas de las prácticas cotidianas de la política. De otra forma no se explica la situación de vulnerabilidad en la que se encuentra la infancia en España. Que nos encontremos en el tercer lugar de Europa según el reciente informe pobreza infantil de Unicef debería provocar una auténtica revolución ciudadana que obligase a los políticos, absortos en sus peleas, a pensar en el presente y futuro de esta sociedad. No nos sirve de consuelo que la crisis económica mundial haya afectado a un gran número de niños en los países ricos, que la pobreza infantil haya aumentado en muchos de ellos. Nos escandalizan estos hechos: crece la inequidad pues la pobreza severa ha aumentado en los hogares más pobres; los recortes en educación, salud y protección afectaron mucho más a las familias con hijos, etc. A pesar de esto, el asunto no figura entre las primeras preocupaciones de los españoles en los barómetros que publica el CIS. Échenle un vistazo a los de los últimos diez años. Siga leyendo opiniones, también del año anterior, que ya nos avisaban pero por favor: ¡Hagamos algo entre todos!

La crisis global ha raspado el significado de la palabra “humanitaria”; hay que quitarla del diccionario

Publicado el

Cuesta entender que en otro tiempo ese adjetivo significase que tiene la finalidad de aliviar los efectos que causan la guerra u otras calamidades en las personas que la padecen, como decía la RAE. Incluso se ha perdido el matiz de benigno, caritativo o benéfico, que también portaba. Qué decir de aquella otra acepción que postulaba todo aquello que mira o se refiere al género humano. Decimos esto con tristeza, mientras escuchamos la enésima llamada de la ONU -qué debería hacer más, nos preguntamos- ante la situación que se está cronificando en Sudán del Sur, Yemen, Somalia o una parte de Nigeria. La indiferencia mata más que el subdesarrollo, incluso la guerra. Cuesta reconocer que no se haga nada para detener esa catástrofe que ha llevado a la inanición a millones de personas. Los titulares son dramáticos: “El mundo padece la hambruna más grave de los últimos 70 años” dice El Periódico. “La hambruna ataca en Sudán del Sur” titula El País. Como “Catástrofe humanitaria” lo califica la revista mexicana Siempre. “No los mató la guerra, pero los está ahorcando el hambre” dice eldiario.es. Cuesta entender que como sociedad no presionemos a nuestro gobierno para que presione en la esfera internacional y se detenga el holocausto que está en marcha. Acostumbrarnos a ver los padecimientos de los demás –vean el noticiario de la cadena colombiana-, aunque sean negros y vivan lejos, es uno de los motivos por los que hay que borrar del diccionario la palabra humanidad. ¡Cómo es posible que aumente la producción de alimentos y mueran más personas de hambre!, muchos de ellos niños. Reflexionemos sobre lo que dice este documental de DW. Recordemos mientras tanto el descenso de las ayudas de España y otros muchos países para socorro internacional. Una anécdota: cuenten el tiempo y el espacio que le dedican los medios de comunicación hoy mismo a este asunto y compárelo, por ejemplo, con el que emplean para desgranar pequeñeces de eventos o competiciones deportivas del fin de semana. Es un decir. 

ÚLTIMA HORA: Por lo que se conoce, el Gobierno español NO se plantea enviar ayuda urgente.