Sociedad

image_pdfimage_print

Las abejas vuelan y no vuelven; la escuela de la vida debe protegerlas

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA de El Diario de la Educación

En los textos sagrados de varias religiones la miel, su producto más valorado, se asemeja al conocimiento que empuja a la felicidad humana. En la mitología griega la abeja está asociada a la diosa del amor, Afrodita, (Venus, en la mitología romana), y también a Deméter (diosa de la agricultura), como símbolo de fecundidad. Sin duda, el mundo hubiera sido diferente sin la cera y la miel de las abejas, como ya supieron apreciar los pobladores neolíticos; no es extraño que hasta don Quijote ensalzase a las abejas por ofrecer sin interés alguno la fértil cosecha de su trabajo. Más recientemente, su sabiduría provocó la admiración de los científicos. Tanto que la interpretación de sus códigos de comunicación para explorar el territorio le valió al naturalista austriaco Karl von Frisch el Nobel de Fisiología en 1973.

No es extraña esa adoración secular, pues estos insectos provocan la fecundación de muchas especies vegetales. Cada primavera árboles frutales, leguminosas forrajeras, plantas silvestres y todos los cultivos hortícolas lanzan desde sus flores COV (compuestos orgánicos volátiles) para atraerlas; esperan ansiosos la incesante actividad polinizadora de las diosas aladas. Su poder fecundante llega hasta la economía: la UE les asigna un rédito anual de 15.000 millones de euros por su influencia en las producciones agrarias. Desde el PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) se recuerda que limitan el hambre en el mundo pues de las cien especies de cultivos que proporcionan el 90% de la alimentación mundial, un 70% son polinizados por las abejas.

Pero están en peligro…

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

CDAMAZ, un oasis ambiental que irradia compromiso y esperanza

Publicado el

Quizás las siglas le digan poco, pero el Centro de Documentación del Agua y Medio Ambiente de Zaragoza cumple 15 años. Empezó casi como una utopía necesaria: soñar que desde la información y la selección de recursos ambientales se podrían mejorar nuestras relaciones con el entorno. Durante estos años ha conseguido dar contenido a la acción ambiental pues ha generado cantidad de información relevante, ha servido de punto de encuentro, de lugar de reflexión, de búsqueda de caminos nuevos hacia la sostenibilidad, etc. Todo ello ha sido posible porque el Equipo de personas que lo dirige y construye cada día creen en un mundo diferente, más sostenible y son inasequibles al desánimo; también hay que agradecer el espíritu que llevó al Ayuntamiento de Zaragoza a crearlo y su mantenimiento a pesar de las crisis presupuestarias. El CDAMAZ es un ejemplo para otras muchas ciudades y países. Merece la consideración de todos los ambientalistas y de los ciudadanos de Zaragoza. ¡Feliz cumpleaños! Os necesitamos.

Paradoja anticlimática; desde donde el carbón reina (Polonia) se quiere descarbonizar la vida global

Publicado el

Durante estos días se reúnen en Katowice (Polonia) –un enclave carbonizado en un país poco activo en la lucha anticlimática– la Cumbre climática que debe evitar que los acuerdos de París 2012 se volatilicen y nos dejen desprotegidos a todos. Por lo que uno ha visto estos años, ya se ha dejado como entelequia la mitigación, excepto los pesados de los ecologistas, y se apuesta más por la adaptación. Decimos esto porque las restricciones al carbón se restringen cada día en algunos países, porque el transporte con vehículos eléctricos va retrasando su año de generalización, porque la gente no llega a creerse que la contaminación urbana del aire va contra la salud y las limitaciones al tráfico son irreversibles. Se hablará de transición energética; ya veremos si puede más el mantenimiento del puesto de trabajo de unos pocos frente a la salud de todos. La seguridad ambiental debería ser una aspiración universal, unánime, y sin embargo se queda en ideas expresadas que pocas veces llevan a planteamientos razonados. Durante estos días, no sé cómo, habría que lograr que toda la gente debatiese sobre lo que supone París 2012, de que mirase hacia Katowice, y de que empezase a creer de una vez que esto del cambio climático y los desastres asociados es algo más que una ocurrencia de unos cuantos ecologistas desocupados. Apoyemos la paradoja, quizás comprobar el desastre nos impulse a actuar. Solo nos queda una Europa convencida frente a Trump y sus seguidores.

Transición ecológica: un peregrinaje no exento de dificultades, pero necesario

Publicado el

Durante estos días se celebra en Madrid el Congreso Nacional de Medio Ambiente, CONAMA 2018, algo así como la reunión de la gente que ve oscuros nubarrones en el porvenir global junto con otros que llevan propuestas de cambio para que la vida saludable de los ecosistemas y la gente sea posible en el año 2030. El Gobierno actual configuró un Ministerio de Transición Ecológica. Estos detalles son solamente una puesta en valor de que es imprescindible un gran cambio colectivo para mitigar las problemáticas ambientales y/o adaptarse a ellas. Sin embargo, cuando se propone la mínima transición hacia modelos más ecológicos, véase el ejemplo de las ciudades sostenibles o la desaparición del carbón como fuente energética en España o la subida de los carburantes en Francia, la gente -más todavía los políticos- va a lo suyo, buscando su parcela de bienestar y olvidando que vive en un mundo de futuro incógnito. La transición ecológica necesita mucha fe ética, consolidada por ideas sencillas que hay que hacer llegar inmediatamente a la gente, poco creyente. Los partidos políticos, los medios de comunicación, las empresas, los agentes sociales y muchos más podrían hacer bastante más para llegar en condiciones menos lamentables a 2030.

Incluso en el Conama hay algo de representación y postureo, político y comercial. Menos mal que transitan por allí unos cuantos convencidos del poder de la participación: mujeres y hombres ambientalistas que quieren unir a mucha gente a la transición ecológica. Una pregunta bienintencionada dirigida a quienes consumen estas páginas: Ha empezado ya su transición?, aunque nada más sea en algunos detalles. Dese prisa.

Hoy no digo casi nada, estoy observando como la gente consume “Black Friday”

Publicado el

Solo que cuesta entender algunos tics sociales. Va alguien por ahí que dice que algo es estupendo/moderno y la gente se lanza en tropel para conseguirlo; aunque solo sea derrochar el dinero.  Pero hoy no digo nada, me refugio en mis reflexiones de raro social. Consumo, consumo, consumo, … luego existo. Tantos millones de personas no deben estar equivocados; el tonto soy yo, bueno también unos cuantos individuos extraños y antisociales que se oponen al asunto. No digo nada: me quedo pensando lo que propone Greenpeace.

 

¿Y si no estuviéramos tan mal?

Publicado el

Hace unos meses Bill Gates regalaba a todos los nuevos graduados de su país que lo querían un ejemplar de Factfulness, una optimista lectura sobre el estado del mundo. En él presentaba argumentos para levantar el pesimismo generalizado que nos hace ver la situación del mundo (y la humanidad que lo compone) cada vez peor. Recoge que demasiadas veces, tanto los expertos como los políticos o la gente común, opinamos a la ligera sobre cómo va la cosa mundial, sin apoyarnos en datos fiables; no apreciamos el progreso -en concreto la universalización de la vacunación infantil o la reducción global de la pobreza severa-, aunque sea lento.

En este blog solemos hacer hincapié en alertas sociales o ambientales; nos preocupan más la amenazas que las satisfacciones (se desvanecen pronto). Quizás escribimos así porque dudas y temores sobre el adecuado camino global dan vueltas una y otra vez en nuestra cabeza. Puede que en demasiadas ocasiones llamemos la atención sobre la poca finura y destreza a la hora de abordar medidas sociales, educativas o ambientales. Por eso, habrá que pedir disculpas por esta versión de denuncia que aquí prima. Digamos en mayúsculas: NO ESTAMOS TAN MAL, aunque más de uno pensamos que podríamos estar mejor. Referido a España, quizás ese estado de insatisfacción se debe a que nos faltan líderes, como apuntaba Manuel Vicent en El País del pasado día 18, y, por qué no decirlo, tampoco abundan los líderes éticos en el mundo. 

 

“¡Desplastifiquémonos!”, aprovechando la alerta de la Unión Europea

Publicado el

Parece que esta vez va en serio. El Parlamento Europeo ha iniciado una batalla contra una serie de plásticos que, aunque temporalmente sean útiles, dañan la vida futura. El desastre ambiental, económico y de cultura colectiva que supone el “usar y tirar” debe acabarse ya. En este asunto fallan estrepitosamente los modelos de producción y consumo. En la primera lista aparecen plásticos que suponen el 86 % de los de usar y tirar. Anoten: cubiertos, platos, pajitas para sorber, bastoncillos de algodón, recipientes de comida rápida, vasos, botellas de bebida, y unos cuantos más que usted y yo utilizamos cada día. Pero podemos vivir sin ellos; hay alternativas. Primero usar cada vez menos, después sustituirlos por otros. Reflexione sobre lo que cuenta el vídeo de Euronews. Coméntelo con su familia, en el trabajo, a las amistades.¡Hagan algo, por favor!

Objetivos de Desarrollo Sostenible: mucho margen de mejora en poco tiempo

Publicado el

A pocos se les escapa que España va a incumplir los ODS, pero parece que no pasa nada. Bueno no, se celebran reuniones para presentar dónde estamos en 2018; imaginamos que para coger carrerilla y empezar a cambiar el andamiaje social y ecológico. Es más, España acaba de crear un Alto Comisionado para la Agenda 2030. Los que somos ignorantes y queremos participar en lograr los objetivos necesitamos más información y algo o alguien que nos impulse. Ya hemos visitado REDS para estar al tanto del asunto, lo recomendamos. También nos hemos enterado de los temas en los que España retrocede y obtiene notas muy bajas: pobreza, obesidad, empleo juvenil y desigualdad. Seguro que ahora le suena un poco el asunto. Si después de haber leído esto todavía tiene dudas, de no ser que dispusiese de información anterior y ganas de participar, puede leer lo que dicen los expertos que hay que hacer para activar los compromisos. ¡Ánimo!

Utopía educativa; siempre encontraremos algo valioso en el camino

Publicado el

Ambas palabras son grandiosas y complejas. Pronunciar la palabra primera en una conversación es como ver caer una losa; lo más probable es que surja un silencio atronador, acompañado de bastantes miradas o muecas escépticas, incluso que se escuche algún razonamiento inhabilitador. Si la acompañamos de educativa se nos tachará de ilusos. Más de uno dirá que casan mal ambas palabras, por más que en cierta forma siempre hayan ido de la mano; ¿qué es si no educar a alguien en algo que no conoce, ni se está seguro si lo sabrá después, ni siquiera si le sirve para algo? Para mucha gente, docentes o no, la escuela es simplemente un engranaje entre enseñar y aprender. Pero la escuela es imperfecta y no evita la posibilidad de fracaso. Sin embargo, tras un empeño renovador siempre podrán extraer algo. habrá que conseguir que el profesorado acepte que la anómala realidad también puede ser un acicate para levantar el pesimismo que reina en algunos centros educativos. Lo peor es perder la esperanza de ayudar al conjunto, a personas o colectivos desfavorecidos. Piensen en algo que parece utópico en su escuela, busquen complicidades sobre el asunto, inténtelo y sientan si se han acercado. Quizás ya lo hayan hecho y así están reactivando el sentido crítico de la utopía educativa y rehabilitando el papel emancipador que la educación debería tener, dando recorrido a esos sueños que surgieron tras pensar en un mundo menos desigual. Aunque la práctica pueda ser pesimista, la voluntad ha de ser optimista. ¿Qué todavía tienen dudas? Visiten utopías educativas y disfruten.

  • Una parte de este chispazo nació como artículo en El Escolar, de Heraldo de Aragón (7/8/2018)

La pobreza se enmaraña en la sociedad rica, que ha perdido el hilo de la moralidad

Publicado el

Solamente así se explica que en España, año 2018, un reciente informe de la Fundación La Caixa “Bienestar económico y material” asegure que la vulnerabilidad económica afecta a un 32,6% de la población española; y un 8,8% sufre pobreza monetaria y material; de hecho, “en más de uno de cada cinco ciudadanos, la renta disponible del hogar está por debajo del umbral de riesgo de pobreza”, que el 14,5 % de los españoles lleva tres años en situación de penuria y muchas más graves desigualdades. No se pierdan estos artículos de eldiario.es o de La Vanguardia. Entresaquen lo relevante para comentarlo en familia o en el trabajo. ¿Es esta la sociedad que queremos? Atentos a qué dicen o prometen los partidos políticos sobre el grave asunto en las próximas campañas electorales. Escuchen bien si se comprometen a ponerse de acuerdo con los adversarios para reducir esta lacra.

Odisea del plástico, tejiendo hilos sin parar

Publicado el

Pensemos que es verdad la noticia, que 250 grandes empresas se unen para reciclar todo el plástico en 2050, para evitar que cada año acaben, sucede ahora, unos 8 millones de toneladas de plástico en el mar. Lo han llamado algo así como El bautizado como New Plastics Economy Global Commitment (Compromiso Global por la Nueva Economía de los Plásticos). El plástico, su generación y gestión constituyen uno de los más graves problemas ambientales a los que no enfrentamos ahora mismo, ¿Quién sabe lo que sucederá? en el futuro. Por eso, las organizaciones ecologistas exigen medidas urgentes y no acaban de creérselo, como hace Greenpeace. Mientras los ciudadanos viéndolas venir y sin sustituir bolsas de un solo uso o cosas parecidas; no pueden desprenderse de este material que revolucionó la vida. Son más fieles incluso que Penélope, que esperó 20 años a Ulises a pesar de que pretendientes no le faltaron.

Climatizar la escuela para atemperar la incertidumbre

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación

Las puertas de la escuela siempre deben estar abiertas a recoger opiniones y percepciones de los escolares, aunque sean controvertidas, y tratarlas de forma dialogada, para aventurar lo que supone cada deseo de las personas en la aldea global en la que vivimos. En esta ocasión, se trata de algo menos continuado, por eso escasamente perdurable en la preocupación curricular, pero suponemos que más importante: escuchar y entender desde las aulas el clima y sus vaivenes locales o globales, a la vez que prepararnos y comprometernos para aprehenderlo mejor y así actuar todos los días. Si se logra este propósito, se ayudará a limitar las incertidumbres meteorológicas, que las habrá siempre, de distinta intensidad y afectando a más o menos gente; esta última idea debe quedar clara entre los escolares pues la experimentarán en la vida adulta. Porque, no lo olvidemos, el clima ya no es lo que era: lo manifiestan de forma subjetiva los más mayores, lo corroboran de forma objetiva los científicos.

Los recientes episodios meteorológicos ocurridos en España, también en Francia, como sucede cada mes en casi todos los países del mundo, han tenido graves repercusiones en el medio natural y en la vida de muchas personas, tanto que han sido objeto de una enorme atención mediática. Pregunten en su clase cómo el alumnado ha percibido estos episodios, quizás ni siquiera se hayan enterado. Avancen con los escolares las causas y consecuencias que han tenido, intenten situar las localidades o regiones afectadas en el mapa y buscar alguna relación entre las pulsiones de la naturaleza y el bienestar y las necesidades de las poblaciones. 

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

RESCLIMA es una parte de la resistencia a la inacción social, provista de estrategias educativas para limitar lo (ir)reversible

Publicado el

Esas gentes son incombustibles. En cierta manera se parecen a aquellos galos de la aldea minúscula que luchaban contra todo un gran imperio -ahora mismo hay muchos imperios políticos comerciales y políticos que quieren acabar con los “pesados climapensantes” o simplemente los desprecian-. Estos irreductibles modernos, ahora reunidos en el extremo noroeste de Hispania, otra similitud curiosa, utilizan la pócima mágica de la ética global elaborada por ellos a partir de los ingredientes de millones de científicos, que operan como druidas.  Mujeres y hombres que se preguntan sobre el modo correcto de vivir, que permanecen en la duda socrática sobre si esta es la sociedad global deseada. También tienen algo de Mafalda y Quino que hace años ya nos avisaron con gracia y sarcasmo del asunto climático a todos; solo unos pocos lo quisimos entender y por eso nos llamaron “cargantes”, y un poco de Lisa Simpson, que una y otra vez recordaba a quienes le rodeaban que hay una válvula de escape -la educación- para atemperar el desarreglo colectivo y en eso se empeñaba. Hoy mismo, una parte de quienes creen que otra educación ambiental es posible -que hay respuestas educativas y sociales al cambio climático- se reúnen en Santiago de Compostela (España) en Resclima. Un colectivo heterogéneo, como lo es el sistema clima, del que forman parte varias universidades y grupos de investigación, que trata de relacionar ciencia y cultura, cuestión climática y representaciones sociales, y se propone hacerlo mediante la educación y la comunicación; loable atrevimiento al que pocos se suman, y menos en estos momentos de falta de respeto social.

El sistema clima -pasado y actual- va a su marcha, pero nosotros -profesoras, profesores y centros educativos- viajamos con él y podemos ejercer de retardadores de sus velocidades y fuerzas: sus hechos, nuestras percepciones y emociones, también los deseos y las maniobras de todo tipo de nuestro alumnado y de la gente despistada o negacionista forman parte del clima objetivo y subjetivo, y admiten prácticas educadoras ahora y pasado mañana -a pesar de la lacra de los desarrollos curriculares-. Aun así, siempre hay diferencias entre lo que uno ve, o cree firmemente, y aquello que efectivamente ocurre, lo que enseña y lo que se puede aprender, que no siempre coinciden. 

La gente de Resclima sabe que el asunto siempre estará abierto, algo así nos susurraría Mario Benedetti; conoce que aunque se crean tener todas las respuestas al cometido de armonizar un poco más cambio climático y educación -no es el caso todavía para mucha gente-, enseguida aprecia que han cambiando muchas de las preguntas; ahora mismo les estará sucediendo en su encuentro. Ellas y ellos reconocen también que cuando esto no se sienta así, hay que escuchar al pálpito social que nos recuerda que el final de un proyecto ambientalizador (re)climático siempre es el comienzo de otro nuevo. Cada día la escuela necesita pensar u hablar sobre los meteoros perceptivos, y la sociedad todavía más. ¡Qué decir de los medios de comunicación y sus noticias episódicas! Pero siempre quedará el compromiso de grupos de acción (Resclima, Comunidad #PorElClima, Greenpeace, Ecologistas en Acción, Escaparate #PorElClima, Global Climate Change, IPCC, etc.) que utilizan el cambio climático para desenmascarar a aquellos “imbéciles o ignorantes con poder, pues sus actuaciones dificultan nuestra vida”, hubiera dicho con seguridad el filósofo y profesor Emilio Lledó; y si no, lo decimos desde aquí. ¡Ánimo a quienes combaten la ignorancia y la dejadez climáticas!

 

La pobreza energética acosa la vida de muchos españoles. ¿Hasta cuando?

Publicado el

La pobreza energética es un mal que suponemos afectará a muchas personas en el mundo. En España hace varios años que maltrata la vida de muchas familias pues los precios de electricidad y otras necesidades energéticas han aumentado sin control y se han debilitado los recursos económicos de mucha gente, incluso si tienen trabajo. El Gobierno actual ha decidido atacar el problema y ha ideado un plan en seis meses para hacerle frente. Pero claro, el asunto está subordinado a la disposición presupuestaria y aquí tenemos el problema. No se sabe si habrá dinero para los casos más urgentes o para todos los necesarios -se atenderá primero a su vulnerabilidad y zona climática-. Hay otras medidas que le interesa conocer, aunque no sufra pobreza energética. Ecodes lo concibe como “un primer paso de un largo camino hacia un nuevo modelo energético”. Piense si está de acuerdo con lo que propone esta ONG que tanto tiempo lleva ocupándose de la cuestión y si aprobaría lo que sugiere para un hipotético parlamento ciudadano.

“Earth Overshoot Day”, o cuándo nos acabamos lo que el sistema Tierra genera cada año

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación

La realidad compartida se acercará a la constatación de que cada día, año o curso realizamos una serie de acciones que vienen marcadas en el calendario personal que, en cierta manera, es un reflejo del ritmo social impuesto. Para pasar de manera adecuada ese cada día se obtienen del sistema Tierra (aquí entran también océanos y atmósfera) una serie de recursos que viajan hasta nosotros y aprovechamos de forma distinta. Cada jornada que vivimos generamos individual y colectivamente unos cuantos rastros en el suelo, el aire y el agua; visibles también en la vida diversa. Esos peajes inducidos no tienen medida común de tiempo: unos permanecen siempre, otros van y vienen, algunos son reversibles, los hay fácilmente reparables. En realidad, la gente no se preocupa y tiene la sensación generalizada de que siempre se reponen; otra forma de equivocarse al medir el tiempo. Pero la principal característica de esos efectos es la interrelación que, aunque no aparente, planea entre todos ellos y empuja la vida del conjunto del medio ambiente, incluidos nosotros, hacia uno u otro lado, o dando vueltas en espiral sobre sí mismo. Además, otra travesura el tiempo, afecta a distintas generaciones y de modo diferente.

Cada año que pasa consumimos antes los recursos globales que puede generar la Tierra en todo el año. En este 2018 vivimos en parte de lo ahorrado en millones de años. Hace 30 años, lo que generaba el medio ambiente global anualmente nos duraba hasta el 15 de octubre, hace 10 años se acababa el 15 de agosto.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación