Sociedad

image_pdfimage_print

El prodigioso vidrio tiene muchas vidas si la gente colabora. ¿Cómo lo hace usted?

Publicado el

De Ecoescuela abierta en El Diario de la Educación.

Seguro que en algún momento nos han atraído las botellas de vidrio, más ahora que las fabrican de tantas formas y colores. Como muchos de los antiguos adelantos, su historia es apasionante desde que aparecieron en Egipto o Mesopotamia hace unos 3.000 años. A partir de ahí llegó la revolución, primero se emplearon para guardar cosmética; después los antiguos romanos adoptaron esas vasijas para servir sus vinos en la mesa de los ricos. Quizás estas dos funciones (ser contenedores de perfumes y vino), además de su transparencia, estuvieron en el origen de la alta consideración que las botellas de vidrio han tenido siempre. 

Pocos dudan hoy que la sociedad tiene que volverse ecologista, a la vez realista, y no puede malgastar materias primas ni energía. Recoger el vidrio para darle una segunda vida, y muchos más usos, supone la no emisión de millones de toneladas de gases de efecto invernadero y se evita la extracción de millones de toneladas de materias primas. El vidrio de ida y vuelta emite destellos de una sociedad coherente, en forma de botellas y envases de distintos tipos y colores, que parece que están diciéndonos: úsame de nuevo o llévame al contenedor verde. Semejante logro daría sentido a lo que en nuestra sociedad es una tarea pendiente: la economía circular, de la que hay gente que “no ha oído hablar”. Hay que educar a los ciudadanos en este nuevo modelo de producción y vida.

De esto se debe hablar en las escuelas, al alumnado de cualquier edad. Uno de los temas del desarrollo curricular de muchos cursos trata de los materiales en la vida diaria. Por cierto, no estaría de más conocer qué materias primas y cantidad de energía se emplean para fabricar inicialmente el vidrio –junto con las emisiones que conlleva–, y cuáles si se hace mediante el reciclado de los frascos y botellas triturados.

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta.

 

La semana contra la pobreza energética se alarga para algunos a todos el año

Publicado el

La pobreza energética acecha a muchas familias. El alto coste económico de disponer de una energía que garantice al derecho humano que es vivir impide a bastante gente lleva una vida digna. En esta semana de “La pobreza energética” interesa conocer la realidad española, también la europea y la del mundo en donde hay muchas personas en semejante situación. Debemos ser conscientes del problema, saber lo que se está haciendo por disminuirlo, por si queremos apuntarnos a semejante reto. Visite esta página de la Asociación de Ciencias Ambientales y se enterará por qué se eligió esta semana; mi padre hablaba cada vez que las temperaturas eran muy bajas durante días seguidos del duro febrero de 1956 en Los Monegros aragoneses, que no fue tan horrible como en 1891 pero casi. No deje de visitar Ecodes para saber mucho de lo que supone y se hace en este cometido, tampoco estaría de más que leyese algunos artículos de la página especial de El País. Hemos de conseguir entre todos que no haya ningún hogar sin energía, el chispazo ético que no ayudará a acometer más proyectos colectivos. Por cierto, ¿ha hecho cuentas de cuánto gasta en energía eléctrica o para la calefacción un año entero en su casa? Divídalo por semanas o días. ¿Qué le parece?

Episodios meteorológicos extremos, recurrentes; ¿La evidencia del cambio climático?

Publicado el

Recuerden los finales de enero y principios de febrero, cuando las televisiones nos traían imágenes de temperaturas invernales extremas en EE.UU. y Canadá -un vórtice polar que dicen no tiene relación con el cambio climático-, o nos hablaban de los elevados calores veraniegos de Australia. La diferencia de temperaturas entre algún lugar de un país y otro puedo estar en el mismo día en 100 ºC. Vale, pensemos que ha sido una casualidad -nos da pie a tonterías como la que expresó esos días Donald Trump-, pero los científicos aseguran, ya no solo opinan, que esta polarización meteorológica/climática irá en aumento. ¿Recuerdan The day after tomorrow (El día de mañana)? Claro que las cosas no suceden igual por todo el mundo, que hay regiones más “tranquilas” que otras. En casi todas hay un creciente número de periodos anormalmente cálidos al comienzo de la primavera, con los consiguientes efectos en el ciclo biológico de las plantas que no utilizan el fotoperiodo para regular sus floraciones, con los despistes vitales del resto de las criaturas. ¡Qué decir de los efectos en las personas! The Lancet publicó que en 2017 había acontecido más de 712 fenómenos climáticos extremos, que costaron, entre otras cosas, unos 285.000 millones de euros. Imaginen lo que sufrirían las personas y el resto de los seres vivos. ¿Estamos dispuestos a que siga el carrusel? Pues eso.

La escuela olvida a menudo el escenario habitado, que es muy diferente de lo que se estudia en ella

Publicado el

La enseñanza reglada habla poco del mundo cercano que nos rodea, o al menos no logra interconectar lo cotidiano y lo escolar. Así es difícil la motivación continuada, encontrar sentido a lo que se aprende. Lo que interesa al alumnado a menudo no coincide con lo que cada materia necesitaría para ser bien aprendida como tal. Cada persona construye muchos aprendizajes, de forma particular, en la vida, y sin embargo la escuela es muchas veces despersonalizada; todo el alumnado de un curso concreto debe aprender de manera similar y con parecidos argumentos lo que dicen los currículos y llegar juntos a la meta. ¡Hay que encontrar sentido a lo que obligamos a aprender en la escuela! Hay que buscar qué parte de lo que se enseña es trascendente, para las diversas materias y para el alumnado de una determinada edad que las disfruta o soporta. No todo lo que es conveniente saber se aprende en la escuela, no solo se aprende en la escuela; por eso hay que lanzar una mirada hacia los contenidos del escenario cotidiano.

CODA: Un par de preguntas para sincerarse, pertenezcan o no al ámbito profesional de la educación: ¿Cuándo iban a la escuela dudaban alguna vez de si les servían o no los contenidos que les obligaban a aprender? ¿Cuánto tardaron en olvidar una buena parte? Pues eso; los conocimientos son una construcción personal motivada. ¡Nuevos currículos ya!, pero dejando una parte importante a la opcionalidad.

Antártida en deshielo acelerado; presagio de problemas globales

Publicado el

De Ecoescuela abierta en El Diario de la Educación.

La Antártida apenas tiene cabida ni en la vida ni en la escuela, tanto que mucha gente duda si es un continente o no. Está tan lejos y es tan desconocida que solo sabemos de ella por fotos, y porque hace más de 100 años Scott y Amudsen se lanzaron a recorrerla. Pero tiene una importancia trascendental en el presente y en el futuro. El también llamado desierto helado –por la escasez de precipitaciones básicamente– resulta ahora un poco más cercano porque cada año lo visitan varias expediciones científicas en los meses de enero y febrero; allí es verano como en el mayor parte de América del Sur; cuesta explicar esto en clase pues los argumentos científicos chocan con las ideas desordenadas que el alumnado -la gente normal también- utiliza para interpretar la esfericidad de la Tierra y sus movimientos elípticos. Quienes están allí ahora, algunos compañeros de quien esto escribe, científicos de la UAM, rastrean marcas que sirvan para entender el pasado, que saben que está conectado con el futuro, pues conocen que el hielo acumulado atrapó restos, semillas, granos de polen, etc., a lo largo de tiempos remotos. También se asombran de la pérdida de una buena parte de su hielo.

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta 

¿La hora climática de los jóvenes?; en ellos estará la esperanza si se movilizan y cambian sus hábitos

Publicado el

En los ámbitos ecologistas y sociales ha llamado la atención la protesta de los jóvenes belgas –no solo había jóvenes sino también de todas las edades- ante la dejadez de sus dirigentes para atajar de verdad una parte de los efectos del cambio climático. A esa protesta social, el Primer ministro Michel respondía en Le Soir que se ha hecho mucho contra el cambio climático pero quizás no se ha explicado bien. Quizás hay que escuchar con más atención la contundente crítica de la adolescente sueca Greta Thunberg en el sentido de que se está robando el futuro de la gente que viene detrás y por eso anima a la “Huelga climática, Climate Strike” – , no yendo los viernes a clase, para que el problema climático forma parte de la acción colectiva. ¿Qué deberíamos dejar de hacer los demás para recordarnos a nosotros mismos que el asunto es serio? Sin duda arrimarnos al fuego que pretende calentar el debate climático en Europa. Cada día que permanezcamos impasibles, los niños y jóvenes lo sufrirán en sus vidas.

El calentamiento de los océanos va más rápido de lo que se pensaba

Publicado el

Uno quería empezar el año dando una buena noticia sobre el cambio climático. Pues no. Ahora resulta que el calentamiento global de los océanos todavía es mayor de lo que se pensaba, según publica recientemente (el 11 de enero) Science. Los científicos han utilizado nuevos sistemas de medición (balizas Argo que recogen cambios en los 2000 primeros metros) para asegurarse de que es verdad lo que ahora cuentan. Previenen de que ese más elevado calentamiento, y también su distribución espacial no homogénea, van a intensificar la intensidad de las precipitaciones, va a suponer un aumento del nivel del mar con el consiguiente efecto en las zonas costeras, la destrucción de los arrecifes de coral va a extenderse. Al calentarse más, los océanos contendrán menos niveles de oxígeno con las consiguientes afecciones a la vida. Y uno de efectos más graves del calentamiento global que ya todos conocemos: la disminución de las capas de hielo, bien sean glaciares o  casquetes en las regiones polares. ¿Hay por ahí alguien que no sea consciente? Por lo que se ve, dirigentes de varios países sí, como se ha podido comprobar con el fracaso de Katowice; ¿No será que las apetencias económicas impiden cualquier acuerdo?

Las toallitas húmedas tienen un lugar principal en el rutilante escenario del consumo contaminante

Publicado el

De Ecoescuela abierta en El Diario de la Educación

Imaginemos que los estudiantes de primaria y secundaria realizan tareas caseras de compra, aunque sea como acompañantes. Pregúnteles si han visto en las estanterías a las reinas de la higiene personal; sí, estamos refiriéndonos a las toallitas húmedas, que son “lo más plus”. Han colonizado nuestros cuartos de baño y por ellos expanden su glamour; tienen un gran poder de seducción. Por eso no debe sorprendernos que en un colegio de una gran ciudad española el papel higiénico haya sido sustituido por las toallitas húmedas. Así me lo contó una compañera entusiasmada (sic). Normal que así pase pues en cualquier supermercado se pueden encontrar de diversas marcas y calidades. Parece que nos dicen: ¡Cómprame, soy lo mejor que te puedes encontrar! Pero tienen bastantes peros. Su primera paradoja existencial es que su vida útil es efímera: duran unos segundos, se cargan de cosas sucias y enseguida se tiran. La segunda es que en el envase pone que son biodegradables, que se pueden tirar al inodoro directamente; gran mentira, y si no que se lo pregunten a las depuradoras, a donde llegan casi intactas. Algunos de sus componentes tardan 500 años en desaparecer.

Indaguen entre el alumnado de su clase si se conocen, si en su casa las emplean, si hay alguien que las utiliza, o, incluso, si hay alumnas o alumnos que las portan en la mochila…

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta

La vida en las megalópolis deja de ser vida para mucha gente; y su futuro viene lleno de incógnitas

Publicado el

Ya resulta difícil para los pobres vivir en una ciudad grande, incluso en el mundo rico. Imaginen lo que será hacerlo en las megalópolis como Kinshasa, Lagos o Nueva Delhi. Pero es que la perspectiva dice que estas, y otras ciudades del mundo menos favorecido, van a crecer hasta superar los límites de convivencia y gobernabilidad –en muchos casos ya lo han hecho- de aquí a 2050. No se pierdan el artículo de La Vanguardia. Cuenta las previsiones, muestra mapas por países (Nigeria, Congo, India) que convierten a estos en una incógnita de futuro. Pues uno se sigue preguntando qué ventajas o inconvenientes tiene vivir tanta gente junta: protección, acceso al trabajo, la salud y la vivienda, o acaso problemas de convivencia, desigualdades y marginalidad. ¡Qué difícil es ordenar las relaciones sociales para que la mayoría de la gente viva mejor!

Si quieren saber muchos más, si trabajan en la enseñanza y quieren trabajarlo en sus clases, no pueden perderse World Urbanization Prospects 2018, la web de la ONU donde se ve retratada la población mundial,  su presente y su futuro, con datos actualizados por países.

Hay un diálogo entre medioambiente y sociedad expresado en la pintura

Publicado el

De Ecoescuela abierta en El Diario de la Educación. 

El medio ambiente ha condicionado el devenir de las civilizaciones y estas, a su vez, lo han marcado desde siempre y, sobre todo ahora, tienen un impacto importante en cómo es o puede ser. El reconocimiento de cómo ha podido desarrollarse la interacción sociedad-territorio cabe hacerlo mediante estudios científicos o también de la mano del arte, más bien de una serie de pinturas que muestran una parte de los ritmos de la sociedad junto con la naturaleza. 

Los frescos murales del Panteón Real de la Colegiata de San Isidoro de León que representan el calendario agrícola sugieren que el medio dominaba la vida social, marcaba los ritmos; sin duda, la agricultura y la ganadería empezarían a hacer mella en los primitivos bosques. Unos siglos más tarde, Pieter Brueghel mostraba con sus cuadros que la vida había adquirido algo de dominio social, sus escenas del quehacer cotidiano resultan ilustrativas. Por aquellos tiempos, el pintor italiano Giuseppe Archimboldo creó cabezas fantásticas compuestas con los vegetales de cada estación, también las hizo con animales. 

Seguir leyendo  en Ecoescuela abierta.

Treinta años ya del Protocolo de Montreal, un acuerdo básico para la vida

Publicado el

En ocasiones triunfa el sentido común, incluso en las relaciones entre países, y se conciertan iniciativas globales para proteger a la gente y a la compleja biosfera en la que esta vive. El Protocolo de Montreal -negociado largo tiempo antes tuvo su antecedente en el Convenio de Viena para la Protección de la capa de ozono y fue firmado en 1987- entraba en vigor del 1 de enero de 1989, al ser ratificado por los países necesarios. Supuso un hito en las relaciones internacionales, un ejemplo que podría haberse seguido en otras muchas problemáticas ambientales y sociales, una lección para la lucha contra el cambio climático. Después se han hecho correcciones que han mejorado estrategias y compromisos. La realidad es que se ha salvado la capa de ozono, tan importante para nuestra vida. De la destrucción de la capa de ozono ahora casi nadie habla, pero hace cuarenta años las perspectivas eran muy sombrías. Si no las recuerda, si quiere saber más, aquí tiene dónde mirar.

Acabar con la pobreza severa infantil parece un objetivo del Gobierno de España

Publicado el

De ser cierto supondría un salto importante. Primero hay que ser consciente del problema, después creer en que tiene remedio si existe una verdadera implicación, a continuación organizar políticas que activen los derechos de la infancia -sea un proyecto de Estado como propone UNICEF– y saquen de la pobreza severa a cada vez más niñas y niños –un 7,5 % se encuentran en esta situación, un 28,3 % en pobreza moderada, según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE-. Si la mejora llega a ser realidad o no, el tiempo dirá. Por ahora debemos considerar como muy positivo que un Gobierno de España -se nota ya la acción del Alto Comisionado para la Pobreza Infantil-, por fin tras tantos años de inacción y de aumento de las desigualdades entre los niños hijos de los ricos y los de las familias más vulnerables, ponga la mirada y recursos en la infancia, quiera sacar de la pobreza severa a más de 82.000. Pero alguien que mira el dinero presupuestado ya avisa de que se quedará muy corto. Estaremos atentos para ver si es posible y quién o quiénes se lo impiden.

“The Ecologist” se asoma al mundo despoblado para rescatar sus pequeños detalles

Publicado el

Hay publicaciones que se dedican a ponernos delante los detalles que dan argumento a la vida; The Ecologist es una de esas. En este caso aborda la despoblación y explora caminos para salir de ella. ¿valdrán para el caso de España? A lo largo de los años nos presenta argumentos para cuestionar la vida atropellada en la que nos hemos (han) metido, sin saber realmente hacia dónde vamos (nos llevan). Merece la pena leer de vez en cuando  (cada día más) palabras críticas, pensamientos razonados, denuncias de atropellos, etc., para entender que la visión del mundo no solo admite miradas forzadas, que es mejor el pensamiento lento y compartido para retomar algo sencillo que nos permita vivir mejor en conjunto y retomar una parte de la satisfacción personal; quizás un poco de la vida más sana que está por llegar si todos nos empeñamos.

Por cierto, ¿qué opinan del anuncio que vende un pueblo abandonado? Mejor lean el artículo completo. Tiene miga.

La contaminación del aire cabalga sin rumbo en las conversaciones de la gente, a la vez que daña la salud y tiene autoría

Publicado el

Quién contamina el aire es corresponsable de la pérdida de salud y las vidas de mucha gente; lo sabe hasta el más ignorante voluntario. Sin embargo, gobiernos y ciudadanos vivimos en el elixir de la nula conciencia, o de la vagancia ignorante y egoísta. El caso de Nueva Delhi es paradigmático pues la contaminación de partículas tóxicas en el aire es unas 35 veces las recomendadas. En esta ciudad vive gente: más de 20 millones. Pero el aire mortífero lo padecen también 14 ciudades de la India, que figuran entre las más contaminadas del mundo y en las que viven otros 20 millones de personas. 

No vayamos tan lejos y miremos a Oviedo, Gijón o Avilés , o las restricciones por las mismas causas en otras muchas grandes ciudades. Anímense a leer lo que sucede en Madrid. Por lo que se ve es más sencillo invertir en gastos sanitarios y vidas que en limitar la contaminación. ¿Qué pensaría de nosotros Sócrates, que se preguntaba hacia dónde iba la sociedad de su tiempo? O simplemente Mafalda, que también le daba mucho al coco ante la insensatez del mundo mundial. Ambos encontrarían la autoría de semejantes estupideces colectivas.

Por cierto, ¿respira la vida?

Historias de futuro, deseadas para una sociedad compleja

Publicado el

Dicen que en la vida corriente, ahora mismo, aquí cerca o más lejos, hay mucha historia. En unos casos su presencia se escribe con mayúscula, cuando se habla de monumentos, gestas o personas célebres, símbolos o banderas, venerados todos para engrandecer la patria. Aseguran que es una forma de reafirmar las raíces de la gente en el territorio. Sin embargo, la historia es en buena parte la realidad posible, mucho más próxima y con minúscula; está formada por retazos de las personas. Estas van dejando una serie de deseos y afectividades en su círculo social, en las cosas y en el territorio.

Las historias del pasado son utilizadas para imaginar futuros y atraer a la gente. Lo comprobarán si leen los periódicos o escuchan la radio. Asómense a los medios nacionales o internacionales. No tardarán en comprobar que se utiliza lo glorioso que se fue –ahora en forma de nacionalismos fronterizos y de verdades inventadas– y lo que se posee en el presente para construir lo que se quiere ser, por más que mucha gente quede al margen.Hay que asegurar historias de futuro multidiversas entre todos.

Seguir leyendo en Heraldo de Aragón.