Sociedad

Un nuevo “trumpazo”, esta vez le ha tocado a la Unesco que, aunque imperfecta, ha rescatado muchos abandonos

Publicado el

Acostumbrados como estamos a no sorprendernos de nada de lo que haga el mandatario norteamericano, la noticia del abandono de la Unesco por parte de EE.UU. el 31 de diciembre de 2018 ha sido recogida de forma más o menos escueta por los medios de comunicación. Bien es cierto que el señor Obama ya le había dado una patada en el trasero en 2011 al retirarle aportación económica. Los motivos en ambos casos han sido similares: “la supuesta politización de la Unesco que se empeña en ver cultura aunque sea en Palestina”. La inquina norteamericana hacia Unesco no es nueva, lean esta noticia de 1984. La Unesco (“United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization”; Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) ha desempeñado desde 1945 una luz activa en la defensa del Patrimonio mundial, de la cultura, de apoyo a la educación,  en busca de la paz y desde hace unos años es una atrevida defensora de un desarrollo diferente, más apoyado en la sostenibilidad social y ambiental. Ha pasado por periodos más o menos brillantes, no ha estado exenta de algunas actividades cuestionables, quizás ha pecado de “funcionarismo” pero de no haber sido por su impulso el mundo sería hoy mucho más pobre por tener menos cultura, menos educación y, en consecuencia, ser mucho más injusto. Pulse aquí si quiere conocer en qué se gastan los dineros. Por cierto, no todos los países están al corriente de los pagos comprometidos. La sociedad civil no podemos permitir que el acoso que está recibiendo Unesco quede en el olvido para la mayoría de la gente, despreocupada porque los daños no son tan visibles como los destrozos de la bombas asesinas que caen por el mundo. Pero si la Unesco se perdiera el daño social sería tremendo en países en desarrollo y en sectores humanos desprotegidos; la cultura de las minorías y el patrimonio universal serían un recuerdo.

Las zonas periglaciares europeas desaparecerán. ¿Estaremos preparados?

Publicado el

En este asunto ni siquiera cabe el beneficio de la duda. Los científicos que investigan el asunto saben con casi plena certeza que la disminución de estas zonas será drástica en 2050 y casi total en 2100. Estas situaciones tendrían un gran impacto en los paisajes y en la biodiversidad actual pero además podrían provocar “reacciones” climáticas complejas, procesos que pueden amplificar o disminuir, cerca o lejos, los efectos del cambio climático. Por cierto, ocurrirán independientemente de lo que hagamos ahora en la reducción de gases de efecto invernadero; el mal ya está hecho. ¿Y después? Algo habrá que hacer para mitigar los efectos y adaptar al conjunto social de los nuevos tiempos. Por cierto, todavía hay gente que lucha contra la evidencia del cambio climático. ¿Qué hacer para convencerlos? ¿Decirles que también los glaciares de Asia se derriten por el cambio climático? No sé si eso les hará entrar en razón. 

Cada vez hay más españoles que respiran aire ozonizado. ¿Lo desconocen? No será por no insistir

Publicado el

No se sabe si lo conocen y les da igual, o desconocen los daños que pueden sufrir si respiran aire con altos niveles de ozono. Actualmente, más del 81% de los españoles se mueven en este escenario. Da lo mismo que Ecologistas en Acción diga año tras año que la situación empeora, que ahora ya son 38 los millones de españoles que respiran aire con niveles de ozono superiores a los que recomienda la OMS. Se sabe que el ozono troposférico se forma por la combinación de otros contaminantes a causa del tráfico rodado, las centrales termoeléctricas y determinadas industrias –siguen a lo suyo, los unos utilizando cada vez más sus coches, los otros quemando carbón o sin limpiar sus aires-. Además la meteorología, cada vez con veranos y primaveras más cálidos, empeora la situación; mucho más en determinados lugares. Sin embargo, poco efecto tienen las denuncias de que faltan planes nacionales que luchen contra el aumento de este ozono. Aquí seguimos esperando que pase el tiempo, protestando si algún ayuntamiento como Madrid limita el tráfico; mientras, doce comunidades autónomas siguen sin planes de mejora de la calidad del aire. Ciudadanos: ¿Para cuándo la disminución del tráfico rodado para dejar de morir viviendo?

Los pobres españoles mudan de apariencia y de nacionalidad, mientras se dice que la economía crece

Publicado el

 

Decir que casi 13 millones de personas se encuentran en riesgo de exclusión en España parece un sacrilegio; mucha gente nos mira mal y nos llama alarmistas y antiespañoles, falseadores de datos. Menos mal que están por ahí los de EAPN y nos muestran los detalles en su 7º Informe Arope 2017 (At-Risk-Of Poverty and Exclusion), analizado del año 2008 al 2016. Los nuevos pobres ya no son extranjeros (17,9%); además trabajan con sueldos míseros, estos son de tal calidad que quienes tienen la “suerte” de cobrarlos malviven por las ciudades de España. La pobreza es similar entre hombres y mujeres; por edades, los jóvenes entre 16 y 29 1ños son los más castigados, detrás los menores de 16 años. Anoten otro desastre: El 53,3% de los hogares monoparentales con 1 o más hijos a cargo están en situación de AROPE, cifra que desciende al 28,5% en los hogares con dos adultos y niños/as a cargo.

El monte se quema, herido por unos y olvidado por la incompetencia de todos

Publicado el

Arden California, Portugal y Galicia. La imágenes nos sobrecogen por unos momentos, o días. Nos preguntamos si muchos de los fuegos han sido provocados y no encontramos calificativos para la gente que prende la mecha. Después vendrá la rutina que apagará los rescoldos de la indignación. Volveremos a olvidar que, al margen de los que provocan los pirómanos, los incendios son una evolución natural. Pero muchos los atiza la dejadez de la administraciones, que reduce los recursos preventivos, y de los ciudadanos -olvidamos que vivir rodeados de monte tiene sus riesgos; también que lo que es de todos merece una atención individualizada-. Se nos pasará por alto que la meteorología hace tiempo que dejó de hacernos caso, despistada todavía más por la contaminación del aire y la transgresión de las corrientes marinas. Ni siquiera episodios como estos, que no se vea Galicia desde el cielo o que la gente no pueda salir a la calle, nos despiertan del sueño complacido del dominio de la naturaleza. Seguiremos colonizando territorios y construyendo nuevas urbanizaciones a la sombra de los bosques o buscaremos el aire reparador que estos fabrican. Nuevos incendios vendrán si vuelven a coincidir calor, sequía, vientos y eucaliptus como ha sucedido en Galicia; aunque se persiga a los pirómanos que no les importa que todo muera. Nos echaremos las culpas los unos a los otros; al final todo seguirá igual y nos reconfortará el pensamiento de que la sequía que padecemos en la península Ibérica es un castigo bíblico, y ante ella poco podemos hacer, salvo mirar al cielo y rezar para que no pase a nuestro lado.

NECROLÓGICA DOLOROSA, DE OTRO MUNDO, DESCONOCIDO: 315 muertos en Somalia y más de 300 heridos tras los atentados terroristas del sábado en la capital. ¿Se habían enterado? Pilla lejos y los medios de comunicación occidentales tienen otras prioridades. 

Educación para la Sostenibilidad, el penúltimo intento de aprender de la crisis planetaria

Publicado el

El pasado martes 10 de octubre fue presentado en la Fundación Alternativas el informe Educación para la Sostenibilidad en España. Reflexiones y propuestas en el que hemos hecho un repaso rápido del tránsito desde la Educación Ambiental hasta la Educación para la sostenibilidad (EDS). Queremos llamar la atención de que en la situación de emergencia planetaria en la que nos encontramos no valen ya las componendas más o menos ambientalistas; se necesita, además de otras muchas actuaciones, un cambio fundamental en los sistemas educativos de la enseñanza no universitaria y universitaria. En la primera proponemos una apertura de los currículos a los problemas del mundo, buscando la participación de toda la comunidad educativa en la acción proactiva; incluso nos atrevemos a sugerir la configuración de una asignatura “Ciudadanía para la sostenibilidad”, Sus contenidos serían abiertos, flexibles, progresivos, construidos en trabajos colaborativos, esenciales para restañar las profundas heridas ambientales y sociales, comprensivos con el territorio y sus elementos, críticos con los modelos de vida, y más cosas. Para la segunda resaltamos la necesidad de que todos los universitarios cursen una materia similar, pues quienes han de manejar desde administraciones y empresas el futuro deben replantearse el contexto que ahora mismo lo prepara; también pedimos que la universidad se aproxime a los problemas de sostenibilidad y se acerque a la sociedad para explicárselos. En la mesa redonda que acompañó a la presentación, el profesor Ángel Gabilondo animó la intención transformadora de la EDS apelando a que “con Educación no sabemos si será posible, sin ella estamos seguro de que es imposible”.

Dame la lata y te haré con ella un poema de la vida, pues lo pequeño también puede ser hermoso

Publicado el

Si les digo que resisten sin degradarse más de cien años, según su composición; que albergan alimentos de todo tipo en líquidos áureos como el aceite de oliva; que cuando dejan de ser y caen en el contenedor adecuado se recuperan sus materiales en un 85%, por eso son las reinas del reciclaje; que son universales y en muchas regiones valen para muchos usos; que es una de las reinas del supermercado; que alguna es tan delgada que casi valdría para ilustrar un ejemplo del ahorro de materiales; que hay quien os utiliza para entender la historia; que las galletas danesas vienen en cofres de lata. Seguro que Peter Durand estaría a gusto siendo enlatado. ¿Acaso no hemos escrito un breve poema sobre la vida? Una curiosidad: ¿Sería capaz de decir cuántas latas hay en su casa? Coja una y llevésela a Andy Warhol para que la pinte de tomate rojo.

Los animales marinos viajan en sus barcas plastificadas huyendo de los tsunamis

Publicado el

La gran migración marina dejó de ser patrimonio de las corrientes, porque los océanos está tan revueltos que puede que sus dioses deban cambiarles hasta el nombre y borrar de la mitología tantos amores y veleidades, como las que debían disfrutar las ninfas del mar.  Se sabe ahora que el terrible tsunami que soportó Japón en marzo de 2011 provocó una de las mayores migraciones marinas de la historia, tanto que alrededor de 300 especies japonesas han sido localizadas en las costas americanas, imaginen las que habrán quedado por el camino. Pero, y aquí viene lo más extraordinario, lo han hecho sobre plásticos arrancados por el maremoto. Atentos a los secretos que todavía nos deparan nuevas investigaciones sobre la composición de los mares. Empiecen a tachar lo que se dice en sus libros. ¡Si Jacques Cousteau nos visitara seguro que regresaría allá dónde esté!

Hoy solo un poema dirigido a España y Catalunya, esperando que la tarde no lo declame

Publicado el

Tengo miedo (Pablo Neruda)

Tengo miedo. La tarde es gris y la tristeza
del cielo se abre como una boca de muerto.
Tiene mi corazón un llanto de princesa
olvidada en el fondo de un palacio desierto.

Tengo miedo -Y me siento tan cansado y pequeño
que reflejo la tarde sin meditar en ella.
(En mi cabeza enferma no ha de caber un sueño
así como en el cielo no ha cabido una estrella.)

Sin embargo en mis ojos una pregunta existe
y hay un grito en mi boca que mi boca no grita.
¡No hay oído en la tierra que oiga mi queja triste
abandonada en medio de la tierra infinita!

Se muere el universo de una calma agonía
sin la fiesta del Sol o el crepúsculo verde.
Agoniza Saturno como una pena mía,
la Tierra es una fruta negra que el cielo muerde.

Y por la vastedad del vacío van ciegas
las nubes de la tarde, como barcas perdidas
que escondieran estrellas rotas en sus bodegas.

Y la muerte del mundo cae sobre mi vida.

Cuéntame el agua, dime que nunca me abandonará; llueva o no llueva, cante o no “La Virgen de la Cueva”

Publicado el

Los años hidrológicos nos cuentan el agua que ha caído entre el uno de octubre de un año y el siguiente. Contar es una adición pero también una interpretación. Los datos de lluvias se recogen en boletines hidrológicos mensuales. Estos nos han ido avisando de que durante el año pasado las cosas no han salido a nuestro gusto, tanto que el año hidrológico pasado ha sido el más seco de los últimos cinco años, con una disminución de lluvias del 14%. Llueve menos, no lo hace cuando es debido, no se distribuye el agua de manera regular en el tiempo pues muchas veces llega de forma torrencial. Son los signos de los tiempos, las cuentas del agua, ante los cuales deberemos reaccionar. Lo políticos hacen mal las cuentas con el agua y nos cuentan cuentos inverosímiles, prometiendo embalses y caudales que saldrán de la nada infinita. El asunto dejará de ser actualidad mediática mañana pero habremos de sobrellevarlo todo el año, y el siguiente. Nos prepararemos mejor, podremos contarlo, si se hace un uso más racional de las cada vez más escasas lluvias. La sociedad debe reparar en que el agua cuenta muchas cosas cuando va y viene, si falta o cae a trompicones. Mientras tratamos de entenderla leamos con los más pequeños cosas del agua; las traen muchos cuentos, aquellos que una vez recopilamos en “Cuéntame el agua” una iniciativa del CDAMA (Centro de Documentación del Agua y del Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza).

Internet nos cablea tanto que nos coloca entre el riesgo de la sobreexposición y el aprendizaje crítico

Publicado el

España era hace un año uno de los países donde más uso se hacía de Internet. Nuestros chicos y chicas, jóvenes adolescentes, manifiestas que no estar conectados un día a las redes supone una grave decepción existencial. A la vez, algunos pueden estar interactuando con sus terminales hasta 6 horas diarias; lo confiesan alguno de mis alumnos y alumnas. Si es bueno o malo depende de qué y cómo lo hagan. Seguramente el asunto le interesaría a don Santiago Ramón y Cajal; ya lo imagino recibiendo otro Nobel por sus estudios. Si lo valoramos en porcentaje de la vida enganchados a la red desde aquí lo vemos excesivo. Será más saludable comunicarse con la persona de al lado, realizar actividades conjuntas, practicar algún deporte, leer un buen libro, participar en ilusiones colectivas y, si sobra tiempo, darle al dedo digital; a no ser que se utilice para el aprendizaje crítico y el fomento de la inteligencia emocional, que parece que no sucede en la mayoría de las ocasiones. En cualquier caso, esta sociedad debería preocuparse por la intromisión desaforada de las tecnologías en la vida de los jóvenes, debería pensar si el asunto se nos está yendo de las manos. Pero, ¿Quiénes forman la sociedad?

La crónica de una muerte anunciada acaba de editarse en el Parque Nacional de Doñana

Publicado el

El texto hace días que estaba escrito; se esperaba a incluir las aportaciones del tiempo, de la gente que va y viene, de las autoridades que ni van ni vienen, de la opinión de los animales que migran o habitan allí. Ahora ya se han recogido: La vida está maltratada en Doñana, una de las joyas naturales de España, la gallina de los huevos de oro la titulaba un documental de Jordi Évole. ¡Qué pena! El agua, la vena de salud que lo nutre, es escasa y está contaminada pero su principal desgracia es la sobreexplotación que sufre en su entorno. ¿Quién se apunta a parar su defunción general, no la de tal o cual especie? Hace un año publicamos un Chispazo sobre este mismo tema si bien nuestra influencia es escasa, pero seguiremos en el intento. Por cierto, hay otros humedales en España que siguen la misma trayectoria.

El peatón, sufrido ciudadano, debe estar a lo que hay que estar si transita

Publicado el

Escuchen lo que dice Leo Harlem.Es que pelearse con bicis, coches, ruidos y humos es cada día una aventura, más todavía si sigue secuestrado por los dispositivos electrónicos.  Pero no se desanimen, ni enfaden. Ser peatón permite ver la ciudad en distintos planos, encontrarse con gente, intercambiar saludos, pasear o correr, sentarse en un plaza y disfrutar de todo o no pensar en nada. Las ciudades y los peatones deben amarse. Desde aquí reivindicamos una ciudad más amable con los peatones. Por cierto, no se sienten en terrazas de bares y cafeterías al lado de calles con una continuada circulación. Su salud se lo agradecerá. Aquí acabamos la semana de la movilidad, el resto de lo dejamos a ustedes. ¡Suerte¡

Las bicicletas no solo son para el verano. La mía está triste; la ciudad no las acoge bien

Publicado el

Dialogan las ciudades y las bicis; a veces coinciden, otras no porque sus interlocutores cambian. La gente motorizada y los peatones no comprenden, o insultan, a los ciclistas urbanos; hemos de reconocer que algunos de ellos actúan de forma poco respetuosa; los coches -que se hicieron dueños del espacio urbano- intoxican y agreden a los ciclistas. En realidad, las ciudades no se hicieron para sus habitantes, sino para ser ellas mismas en su complejidad. Las trazaron demasiadas veces intereses económicos o veleidades de los gobernantes, ausentes de prejuicios sociales. Cuesta imaginar la ciudad de las bicis, aunque se dediquen congresos a entenderla, porque conviven en un espacio público con otros intereses y eso siempre limita; en los pueblos las bicis son más felices. El futuro de la bicicleta en la ciudad se imagina como un distintivo de la vida sostenible. ¡No puede ser que todavía no conozca las ventajas de moverse en la ciudad en bicicletaHay más de un billón de estos artilugios móviles por el mundo, donde más en China, pero en la ratio por habitante gana Holanda. Un recuerdo especial a quienes dejaron de ser ciclistas a su pesar, en particular en las carreteras. No se pierdan la película “Muerte de un ciclista”, de Juan A. Bardem que ya en 1955 nos dejó una crítica melodramática sobre dos ruedas. Si pueden vean de nuevo “Las bicicletas son para el verano” de Jaime Chávarri  y F. Fernán Gómez.

Mentira inamovible: el automóvil amplía mi libertad en los desplazamientos urbanos

Publicado el

Empiece a dudar de lo que dicen los anuncios publicitarios: EL AUTOMÓVIL PROPIO ES SINÓNIMO DE LIBERTAD; CUÁNTO MÁS BONITO Y GRANDE MEJOR. Aunque es este tema no hay manera de ponerse de acuerdo. Unos dicen que tienen esa libertad, que les da el derecho a circular en su vehículo a la hora que quieran por donde quieran en su ciudad. Otros apuestan por restringir el paso del vehículo privado por las graves afecciones que causa al interés colectivo y a la salud. Reflexione sobre el siguiente artículo que nos habla de que Madrid está obligada a restringir el uso del vehículo particular si quiere sobrevivir, pues incumple los parámetros en ozono y otros óxidos letales en su exposición continuada. Piense si hay que sacar los coches de las ciudades, o al menos de determinadas calles; ¿Qué tal si deja el suyo en el garaje?  Se imagina cómo es el tráfico en la ciudad de México. ¿Qué opina sobre la intención de Barcelona de prohibir el tráfico de los coches más contaminantes? Aplique la ecuación del tiempo, dinero y salud en relación con libertad cuando vaya a conectar el motor de su coche para desplazarse dentro de su ciudad. ¿Qué resultado ha dado la incógnita?