Sociedad

La esclavitud de los pobres encadenada por los cultivos para los ricos: la entrada a su tragedia alimentaria

Publicado el

Los códigos socio ontológicos deberían servir para regular las relaciones entre países, productores con consumidores, empresas con trabajadores, etc., y también las de los ricos con los pobres. Hemos hablado aquí varias veces de la soberanía alimentaria, de la belleza de la frase y de la magnitud de sus significados. No deben perderse “La tierra esclava” de eldiario.es, en donde se realiza una clarificadora radiografía económica y humana de algunos productos que consumimos en el mundo rico -no disponemos de las condiciones necesarias para producirlos- procedentes de grandes plantaciones en las que manos pobres -que perdieron su soberanía alimentaria como personas y países- nos preparan, en condiciones penosas, nuestra mesa. Después de leer todo esto, y de reflexionar sobre el asunto de los cárteles del azúcar, de la explotación de niños con el cacao, las tierras robadas por los bananeros de Colombia y la agonía de su café, o la sustitución de los bosques por las plantaciones de palma, uno se pregunta qué es la globalización. Lo peor es que estos casos son solamente unos pequeños ejemplos. Por cierto, no se pierdan la ilustración de los flujos comerciales de estos productos.

P.D.: Un recuerdo para las personas que perdieron la vida en el incendio del Plaza Rana, en Bangla Desh. Cuatro años después las condiciones laborales de muchos países se siguen basando en la explotación en talleres de miseria.

Agua del futuro: menos disponibilidad y más necesidad de reutilización

Publicado el

El agua es vida, y también dinero; país/región con mucha agua equivale siempre a más riqueza potencial de los que no la tienen. El agua se almacena en los acuíferos, que van perdiendo progresivamente su capacidad. El agua se utiliza más, para generar PIB, en aquellos lugares en donde no se dispone de reservas; luego hay que transportarla. Por cierto, el 82% del agua utilizada en España se va a la agricultura, con una escasa recuperación de costes en algunos lugares; la industria lo hace mejor en unos sitios que en otros. Agua y valor añadido se unen a agua y supervivencia. Se extrae mucha agua y no llueve; así las cuencas hídricas se resienten: siete de cada diez de las cuencas fluviales con mayor estrés hídrico de la UE están en España. Solución posible: optimizar el uso del agua, recuperar para un segundo uso toda la que se pueda, reducir el consumo agrícola, etc. La España del agua esconde una gran crisis oculta, de la que alguna vez deberemos ocuparnos en serio. Porque ni el sistema político -los políticos solo la manejan para echársela a la cara a los contrarios- ni el social hablan del agua del futuro. ¿A qué esperan? No se pierdan el El País del domingo 2 de abril de 2017. Anímense, algunos opinan que la crisis del agua se puede solucionar.

Sin hacer ruido, apenas un minuto de silencio

Publicado el

Apenas un minuto de silencio para recordar que hoy dicen que pensemos en la contaminación acústica. ¿Para qué? Para disfrutar de los silencios, para poder escuchar a los otros, para trabajar sin perder salud, para circular por las calles sin tocar la bocina, para respetarnos. Lo cierto es que apenas se actúa ante este problema de salud pública, como denuncia Ecologistas en Acción. España es el país del ruido, Barcelona se ha puesto en marcha para sensibilizar a sus ciudadanos. Si quieren alguna idea para este día ahí van los consejos de la Sociedad Española de Acústica. Los jóvenes son ajenos al ruido, forma parte de ellos mismos, pero más de la mitad se exponen a niveles peligrosos. El periódico El País publicaba un interesante artículo allá por 2012 “Somos ruido“. Merece la pena volver a leerlo. La OMS hace tiempo que ha puesto su grito en el cielo, pero debe ser bajito porque apenas se le escucha.

P.D. : Si quieren conocer más cosas ahí tienen las propuestas del Cdmaz (Centro de Documentación del Agua y del Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza). Como siempre, sin hacer ruido, nos muestran la valía de su trabajo.

Infancias irrespirables traen muertes prematuras; la contaminación no cesa pese a las alertas

Publicado el

Hay que seguir insistiendo en este tema. Sócrates nos dijo: habla para que yo te conozca. Hablamos y escribimos, se publican cantidad de informes avisando de los riesgos por la calidad del aire pero no sabemos si la gente desconoce o no quiere conocer, o acaso no puede. A quienes hacen oído sordos –en particular a las administraciones que no son diligentes- los animaríamos a pensar y actuar con otra frase del filósofo: “Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia”. Si esta última es premeditada, recuerden el deterioro de salud y las muertes infantiles –son más vulnerables– provocadas por la contaminación del aire, cabe que la sociedad actúe en rebeldía. En un reciente comunicado, la OMS cuantifica en más de 1,7 millones las muertes infantiles relacionadas con la contaminación ambiental. No piensen que los suyos están exentos de estos peligros. ¡Protéjanlos y despierten en ellos una conciencia crítica acerca del aire que respiran! No dejen de leer La herencia de un mundo sostenible: Atlas sobre Salud Infantil y Medio Ambiente y también  ¡No contamines mi futuro! El impacto de los factores medioambientales en la salud infantil. No dejen de consultar el artículo de The Lancet que recoge la incidencia de la contaminación del aire en determinadas enfermedades que aceleran la muerte.

La ciencia vive en la eterna controversia: esplendores y dudas la hacen ser ella misma

Publicado el

Lo que hoy en un avance puede que mañana se quede viejo. Hace unos días nos confirmaron, ya lo supimos hace medio año, que puede haber un exoplaneta que contenga agua; “La guerra de las galaxias” en versión original es posible o la ONU de las galaxias. ¿Quién sabe? En los mismos días nos llegan los resultados de los pensamientos y supuestas certezas de los españoles con respecto a la ciencia. El Fecyt publica Percepción social de la ciencia y la tecnología 2014 en el que dice que muchos españoles creen en “la ciencia no ciencia”, lo cual ha puesto en pie de guerra a quienes defienden lo contrario. Además, crece el interés por la ciencia y la tecnología y la mayoría de los españoles rechazan la ciencia aplicada a la energía nuclear, la clonación y los transgénicos. Los ciudadanos perciben un déficit en su alfabetización científica, aunque esta ha mejorado algo. Sigan leyendo porque hay datos interesantes y comparen este informe con los precedentes.

El sábado 22 de abril fue el día señalado en 500 ciudades para marchar por la ciencia, con el pretexto tan sencillo y a la vez tan sublime de reformular la relación de la ciencia con la sociedad y la política, habida cuenta de los tremendos despistes de los políticos -no solo el negacionista Tump- y de la escasa dotación económica de la que disfruta la investigación. Al final, lo mejor es debatir en la sociedad por los tres asuntos que reclama el manifiesto por la ciencia: la pasión por la curiosidad y el método, una mejora de las dotaciones para hacer ciencia y la defensa del papel del conocimiento científico y humanístico en la opinión pública. Un par de pensamientos para el debate. Puede que Cervantes dijese Ninguna ciencia, en cuanto a ciencia, engaña; el engaño está en quien no sabe”, o que Da Vinci afirmase “La ciencia más útil es aquella cuyo fruto es el más comunicable“, o acaso que Pasteur opinase que “La ciencia es el alma de la prosperidad de las naciones y la fuente de todo progreso“. Aquí lo dejamos. Sigan ustedes, porque la controversia sobre lo que es o no es ciencia viene de lejos.

Habrá que pensar qué somos nosotros cuando hablamos de la Madre Tierra

Publicado el

Dicen que aquel 22 de abril de 1970 en el que 20 millones de norteamericanos unieron sus voces para denunciar la escasa conciencia de la fragilidad del planeta pudo ser el inicio del movimiento ecologista y del espíritu proteccionista. Treinta y siete años después, en el “Día Mundial de la Tierra” seguimos alzando voces en la misma dirección. Son más los que escuchan; muy pocos frente a los que callan. Este año tiene unos lemas diferentes según quienes los proponen, pero todos son atractivos, necesarios y concluyentes: “Alfabetización ambiental y climática” hemos leído en unos portales, “Salva el suelo” en otros. Lo del lema es lo de menos, importa difundir el mensaje por si hay gente a la escucha, porque falta mucho para hacer realidad los deseos. Porque la Tierra es un espacio físico y social; ambos son indisolubles y en estos momentos suman sus padecimientos. Hay que enverdecer la sociedad y la escuela, quizás empezando con una variada información, como se puede ver en la página “Planeta Tierra” de Huffintong Post. Después obrando en consecuencia, sin dilación. Prepárense, el día del comienzo puede ser mañana. Si quieren convencerse escuchen “Hermana Tierra” de Laura Pausini. O si lo prefieren quédense con el poema de Gloria Fuertes:

El corazón de la Tierra
tiene hombres que la desgarran.
La Tierra es muy anciana.
Sufre ataques al corazón
—en sus entrañas—.
Sus volcanes,
laten demasiado
por exceso de odio y de lava.
La Tierra no está para muchos trotes
está cansada.
Cuando entierran en ella
niños con metralla
le dan arcadas.

España en el podio europeo de la pobreza infantil. ¿Qué pensarán del asunto nuestros políticos?

Publicado el

Las ficciones morales pueden estar muy alejadas de las prácticas cotidianas de la política. De otra forma no se explica la situación de vulnerabilidad en la que se encuentra la infancia en España. Que nos encontremos en el tercer lugar de Europa según el reciente informe pobreza infantil de Unicef debería provocar una auténtica revolución ciudadana que obligase a los políticos, absortos en sus peleas, a pensar en el presente y futuro de esta sociedad. No nos sirve de consuelo que la crisis económica mundial haya afectado a un gran número de niños en los países ricos, que la pobreza infantil haya aumentado en muchos de ellos. Nos escandalizan estos hechos: crece la inequidad pues la pobreza severa ha aumentado en los hogares más pobres; los recortes en educación, salud y protección afectaron mucho más a las familias con hijos, etc. A pesar de esto, el asunto no figura entre las primeras preocupaciones de los españoles en los barómetros que publica el CIS. Échenle un vistazo a los de los últimos diez años. Siga leyendo opiniones, también del año anterior, que ya nos avisaban pero por favor: ¡Hagamos algo entre todos!

Ciudades descarbonizadas; en otro tiempo una quimera, ahora al alcance de los atrevidos

Publicado el

La European Green capital es un título que se otorga a proyectos de modificación urbana que buscan una plena gestión ambiental. Fue concedida a Hamburgo en 2011 por, entre otras cosas, comprometerse a una reducción en 2020 de un 40% de sus emisiones de CO2 y un 80% en 2050, a que sus ciudadanos tuviesen acceso al transporte público a una distancia de menos de 300 metros de su domicilio. Su proyecto “Tren de las ideas”  tenía siete vagones, cada uno mirando a un aspecto diferente de la vida en una ciudad verde, como la movilidad, la energía, la protección del clima, la naturaleza, la economía y el consumo. En 2014, Hamburgo lanzó el plan de desarrollo urbano Grünes Netz o “Green Network” para la completa sostenibilidad ambiental: movilidad verde, medidas innovadoras en el uso de energía limpia, promueve la reducción en la compra pública de productos contaminantes (botellas de plástico, cápsulas de café, etc.), reforzamiento de la eficiencia energética desde las instituciones. Hamburgo persigue la suspensión total del coche en el centro de la ciudad en el 2034. Sentimos sana envidia de esas ciudades, Vitoria fue reconocida en 2012, que piensan que la mejora de la vida de sus habitantes es el mejor proyecto que pueden poner en marcha. Por si acaso, ahí van unos cuantos consejos para reducir su huella de carbono.

La felicidad es un estado en el que la acumulación de momentos siempre es efímera

Publicado el

Hace unas semanas se publicó el “Informe Mundial de la Felicidad 2017”, el quinto ya. En él se clasifica a 155 países según una serie de indicadores, entre los cuales se pueden resaltar la renta per cápita, ayudas y apoyo social, esperanza de vida, percepción de la corrupción, prevalencia de generosidad y libertad para tomar decisiones, además de cuestiones de salud física y mental. Como casi siempre, los países del norte de Europa (con Noruega a la cabeza) ocupan 7 de los 10 primeros puestos; a la cola los del África central más Siria, Haití o Yemen. España se sitúa en el puesto 34. La felicidad siempre es relativa, si bien se puede acercar a una medición si se pregunta –varias veces- a mucha gente que dice poseerla. Dicen quienes de esto saben que para enterarse utilizan seis claves de lectura: si la gente tiene objetivos claros, lleva una vida saludable (en relación al ejercicio, nutrición y pautas de sueño), es optimista desde el realismo, se centra en las fortalezas de uno y no en las debilidades, aprovecha el presente, además de otros factores relacionados con las relaciones sociales. Preguntan si hay diferencias entre la casa y el trabajo. El Índice del planeta feliz que elabora la Fundación de Nuevas Economías (Nef) se hace a partir de la consideración de otras claves como la esperanza de vida, la experiencia personal de sentirse bien y la huella ecológica. Ahí los primeros van los costarricenses. Entre unas cosas y otras se nos había olvidado preguntarle si es feliz, si piensa que también lo es la mayoría de la gente.

La ambiental lectura crítica de la vida que a todos atañe y solo a unos pocos incomoda

Publicado el

Decía un reciente Ecobarómetro para España –investigación financiada por Endesa y suponemos que por eso prioriza la cuestión energética- podemos aventurar unas cuantas ideas colectivas, muy interesantes para acometer actuaciones ambientales. Primera y dolorosa: la preocupación ambiental no figura bien situada para la buena calidad de vida. Segunda: la buena información ambiental la proporcionan los científicos y las organizaciones ecologistas, muy lejos quedan los medios de comunicación y qué decir de los partidos políticos y de las administraciones. Tercera: algunas medidas pro ambientales (triaje de residuos, uso de bombillas de bajo consumo) están muy asentadas pero otras muy poco (reducción del uso del transporte privado, participación en actuaciones colectivas a favor del medio ambiente). Cuarta: una buena parte son conscientes de que deben cuidar la naturaleza y hacer más por ella. Conclusión del informe: La cultura ecológica vivida se puede considerar media baja, que la preocupación ambiental no ocupa un lugar central, que los cambios observados en los últimos 20 años son limitados, que los niveles de conocimiento son muy mejorables. ¿Identifican esta sociedad con la que le rodea? Anímense y dedíquenle un tiempo a leer el informe en detalle.

Martes de pasión en Siria; un recuerdo para los que sufren

Publicado el

La Semana Santa que celebra el mundo cristiano es tiempo de recogimiento espiritual, también de turismo y vacaciones. Hagamos un alto en el camino para acordarnos de los que sufren, de los que si tienen un día sin bombardeos, explosiones y hambre piensan que se encuentran en el paraíso. La comunidad internacional, ajena al sufrimiento, los ha abandonado. A la mayor parte de los occidentales poco nos preocupan. Siria en el pensamiento, para otros un maldito tablero de ajedrez. Reflexionen con las frases de Jean Paul Sastre “Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren”, Albert Camus “Para la mayoría de los hombres la guerra es el fin de la soledad. Para mi es la soledad infinita”, o Cicerón ” Preferiría la paz más injusta a la más justa de las guerras”. Mañana será ya tarde, siempre es tarde cuando se trata de evitar sufrimientos a los que nada pueden contra ellos. Piensen si se encuentran entre los ricos, si las guerras los sumen en soledades infinitas y si preferirían la paz aunque fuese injusta. Escuchemos cómo resume el holocausto sirio esta presentadora israelí.

Calor para los incrédulos, ahí quietos hasta que suene la campana de la agonía climática

Publicado el

Hoy se trata de recordar que hay muchos periódicos que tienen páginas especiales para hablar del calentamiento global y del consiguiente cambio climático. De la de “El independiente” llama la atención la contundencia de los titulares de las pestañas: 2016 el año más caluroso, el Ártico en estado líquido, París un acuerdo de manga ancha, revolución renovable. En torno a ellos, les proponemos debatir con alguien que tengan cerca en qué medida preocupan estos cuatro apartados. Si no se animan, échenle una ojeada a la página de la OMM. Piensen con detalle “Las cinco fases del cambio climático” de National Geographic. No solo es este diario el que incorpora información sobre la cuestión climática. Entre en la Web del periódico de su preferencia y encontrarán algo similar. Si el diario que siguen no la tiene, piensen en cambiarse a otro; no recoger el cambio climático, uno de los principales retos a los que nos enfrentamos es una manera de tener desinformados a sus lectores. Si se animan, envíenle una carta, redactada de forma educada pero contundente, al señor Trump, uno de los que lo niega con tanta rotundidad que casi hace dudar hasta a los crédulos.

Al paso que vamos, combatir el impacto de los desastres naturales va a ser una asignatura escolar

Publicado el

Las circunstancias de la vida nos abocan a continuos sobresaltos naturales; de los sociales hablamos en otros chispazos. Sucede por todo el mundo, cada año; el 2017 no va a ser una excepción. Hace un mes, la costa española del sur y sureste sufría inundaciones que destrozaban infraestructuras y bienes particulares. Recientemente, un Niño desbocado ha hecho de las suyas en Perú, llevando la destrucción y desolación a mucha gente desprotegida. Hace unos días, Australia se preparaba para hacer frente al mayor ciclón hasta ahora conocido allí. Colombia sufría en Mocoa unas devastadoras inundaciones con dos centenares de muertos o desaparecidos. En un contexto global, también a escala local, debemos aprender a convivir con estos eventos, que volverán a producirse porque hemos cambiado el ritmo de los tiempos. Por eso, hay que fomentar la cultura de la prevención para conseguir mitigar los seguros efectos. Una sociedad preparada también auxilia a otras que lo están menos; habremos de mejorar la solidaridad entre territorios. 

Hay que estar alerta: prevenir, preparar a la gente, responder rápidamente y con eficacia. El proyecto I-REACT, que durará 3 años, está financiado por el programa de Investigación e Innovación de la Unión Europea Horizonte 2020. Tiene 20 socios europeos de nueve países, entre ellos tres empresas españolas.

La escuela deambula en el empeño de formar cultura ecológica

Publicado el

La incorporación de los contenidos ambientales a los currículos se lleva a cabo en la Logse (1992). Desde entonces han aparecido, con más o menos acierto, en las sucesivas reformas educativas con las que han estudiado muchos jóvenes. Es por tanto interesante conocer lo que recuerdan sobre esta cuestión. Un reciente Ecobarómetro –investigación financiada por Endesa y suponemos que por eso prioriza la cuestión energética- recoge que más de la mitad de los encuestados (18-35 años) considera que el tratamiento de estos conceptos fue insuficiente cuando estudiaron y querrían haber conocido más aspectos, en particular los relacionados con afecciones graves al medio ambiente y las soluciones a estas (energías renovables, estilo de vida, cambio climático, etc.). También opinan que era bastante mejorable la preparación del profesorado, que descendía desde Primaria hasta la Universidad. Es significativo el resultado que arrojan los contextos metodológicos en los que se trabaja el medio ambiente -que requeriría proyectos de interpretación con una alta participación del alumnado-. Predominaba la enseñanza tradicional: son poco o nada habituales los proyectos prácticos hechos en grupo (16,6 y 29,1% respectivamente) y o entre varias clases (2,8 y 14,2), así como el uso de Internet (11,1 y 22,0%). Hubiéramos querido ver cambios desde entonces, porque no podemos permitirnos que los escolares de ESO acaben sin saber lo que significa el cambio climático, por ejemplo. La escuela construida de espaldas a la sostenibilidad. ¡Con la que nos está cayendo!

Cápsulas de café: el derroche ambiental y ecológico al alcance de un simple gesto

Publicado el

En Hamburgo han prohibido las cápsulas de café en los edificios gubernamentales; parece que detrás de esta ciudad van a ir otras. Aseguran los responsables del Departamento de medio ambiente de la ciudad alemana que: “Las cápsulas de café requieren innecesarios recursos para su fabricación y generan excesivos desechos. No pueden reciclarse fácilmente porque mezclan plástico y aluminio. Son 6 gramos de café y 3 gramos de envoltorio. Es un derroche”. Son cápsulas de mala conciencia porque cada minuto se producen unas 39.000 en el mundo, de las cuales apenas se recicla un 16%.

Como dicen los responsables de la política de desechos de la Oficina Europea de Medio Ambiente: “el tema no es que las cápsulas sean o no reciclables, sino de reducir este tremenda cantidad de envases innecesarios que tiramos cada día a la basura”. Habremos de preguntarnos por qué no reciclamos las cápsulas de café. Las pequeñas acciones y compromisos son importantes; animan la a(e)fectividad de la vida y no tienen efectos secundarios.

NOTA AÑADIDA: Ayer era el día señalado en muchos países latinoamericanos para recordar el Día Mundial del clima. Este año ha coincidido con las desastrosas inundaciones en Perú por el efecto “El Niño”, con los desastres de Mocoa en Colombia. Un día más, van tantos, para reflexionar sobre el cambio climático.