Educación

Educación para los migrantes; una apuesta con sentido

Publicado el

Acaba de publicarse Perspectiva Internacional de Migración 2018,  un informe de la OCDE que se centra en corrientes y políticas migratorias. Recoge que el año pasado una de cada diez personas que vivían en la OCDE había nacido en el extranjero y que las cifras se incrementarían pues se debían contabilizar 5 millones más de migrantes permanentes. Por cierto, no dejen de leer el último informe de la ACNUR  y la apuesta de GEM por la educación. Ante esto solo cabe mejorar para integrar: ayudarse a los niños a integrarse en el sistema educativo de cada país, mejorar el reconocimiento de las cualidades educativas de los adultos llegados, y un apoyo financiero para hacer de la educación un vehículo de integración.

Geografía para entender el medio ambiente

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación 

Para abarcar el medio ambiente es imprescindible moverse con soltura por la Geografía. Solamente nos cabe conocer la dimensión geográfica, también la física y social, de cada uno de los problemas que nos atañen para hacer posible la vida en la Tierra. La comprensión del medio ambiente global es una buena manera de entender lo que nos pasa cada día. Tenemos la idea de que un determinado territorio condiciona la vida que en él se desarrolla. Lo hemos estudiado muchas veces en la escuela. Allí se habla de que tanto las plantas como los animales no son otra cosa que indicadores de la posición y las características climáticas, que también justifican que la historia de los pueblos haya discurrido de una u otra forma. Lo dicen los libros de primaria y secundaria al hablar de climas o biomas; también los de historia.Tanto es así que en nuestra imagen del mundo vemos a los americanos del norte o del sur de una forma determinada, diferente a la de los asiáticos –a los que igualamos a pesar de ser tan diversos, y tantos–. Estos en nada se parecen a los europeos; los africanos suelen quedar unificados en su negrura y asociados a los desiertos; de los oceánicos casi nadie se acuerda. Pero esta simplificación de la vida y la historia podría ser calificada como una pérdida de tiempo… 

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

Humboldt se apunta a la conmemoración del Día del Medio Ambiente

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación 

Para entender la vida es necesaria la observación científica, la curiosidad y la intrepidez deben acompañarla siempre; hacen falta también unas grandes ganas de saber y experimentar. Estos postulados han movido a la humanidad en su camino hacia la cultura, deben estar presentes siempre en la escuela. Pocas personas los atesoran. Una de ellas fue Alexander von Humboldt (1769-1859), el gran naturalista berlinés. Como quiera que el año próximo se cumplen 250 años de su nacimiento, invitamos a los centros educativos de España y particularmente de América a que dediquen un tiempo a conocer qué hizo tan importante para figurar entre los sabios universales. De paso, a ver si descubren por qué no figura en casi ningún libro de texto con la importancia que se merece. A los profesores y profesoras les animaríamos a que rescaten alguna intención investigadora de su vida para llevarla a sus clases y que los chicos y chicas sean observadores, curiosos, intrépidos, ávidos de saber y experimentar.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

El consumo tiene atrapados a los jóvenes; la sociedad se desentiende de educarlos

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación 

Desde hace unas décadas las múltiples televisiones privadas irrumpieron en nuestras vidas para, supuestamente, hacérnoslas más amenas. Entremezclados con los multiplicados programas e informaciones en los medios audiovisuales llegaron infinidad de mensajes consumistas. Nos decían que estaban destinados a prestar un servicio completo al ciudadano que le permitiese mejorar su vida; nos mentían. Hoy, nos pueden llegar diariamente unos 3.000 mensajes sin solicitarlos –un millón al año si echamos cuentas–, a poco que estemos enganchados a redes y a la televisión; con solo unos 100 impactos de esta tenemos condicionada la vida.

Nuestros jóvenes son la diana publicitaria perfecta; los saben bien quienes gestionan las redes sociales. El consumo de los niños y jóvenes lo mueve hoy la mercadotecnia. Los eslóganes de las campañas explotan el hecho de que cuando se porta un estilo, en forma de ropa o complementos, lo que se desea es atraer con la imagen, al margen de sentirse cómodo o gratificarse personalmente.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación

Ecoescuelas sociales. ¡Sí, por favor!

Publicado el

El simple hecho de utilizar un libro, encender una luz o manejar una tablet enlaza una malla de consecuencias múltiples. Reconocer el entramado de la vida debería ser un argumento principal en la enseñanza escolar. Sin embargo, la tendencia de manejar los contenidos aislados hace que las distintas dimensiones que tiene la vida activa y pensada todavía se mantengan alejadas de los intereses curriculares. Pero el tiempo apremia; hay que actuar sin demora para que la escuela sea ecosocial.

No se trata de fomentar un adoctrinamiento nuevo sino de preparar ciudadanos críticos que sepan entender las problemáticas sociales y ambientales. Frente a la múltiple y variada crisis ecológica y social que tenemos planteada, ya son pocos los que la niegan, se necesitan chicos y chicas que se ejerciten en el pensamiento crítico para que hagan de este un argumento de vida. Anotemos algunos ámbitos de trabajo escolar que nos sugiere la Fundación FUHEM: la superación del antropocentrismo, el cambio climático, la energía y los materiales, la alimentación, el capitalismo y las economías alternativas, la ciudadanía y la desigualdad de género, los conflictos y valores ecosociales. Es tiempo de mudanza, de hacer de la escuela un escenario de vida real que necesitará considerables cambios metodológicos.

Los animales insultados merecen un desagravio razonado

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación

Seguro que a quienes amen la naturaleza les chirría cada vez que la escuchan. Vino a quedarse desde aquellos días aciagos, se cumplen ya diez años en los que las malditas hipotecas subprime tambalearon nuestras vidas; después empujaron los “Lehman Brothers y compañía” para decirnos que lo de la felicidad mundial por eso de la globalización era un cuento mal contado. Si buscan allí donde miran todos, en la Wikipedia, para conocer los entresijos del término no encontrarán ninguna justificación para semejante atropello lingüístico y conceptual hacia estas aves. Ellas, los buitres animales, no invierten en animales cercanos a la quiebra, ni especulan con nada; simplemente aprovechan los cadáveres para vivir, y de paso retornan a las redes tróficas una parte de lo que de ellas salió. Además nos “limpian” la naturaleza y favorecen el trabajo de otros descomponedores. Quizás el embrollo lingüístico que tanto nos desagrada a los naturalistas venga de la segunda acepción que le da el Diccionario de la RAE, que identifica a buitre como: “Persona que se ceba en la desgracia de otro”. ¡Mira que había posibilidades para identificar los atropellos dinerarios: fondos especulativos, aprovechados, estafadores, impíos, etc.! Sugerimos estudiar este asunto en la escuela.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

La contaminación por plásticos en el Día de la Tierra

Publicado el

Durante la semana pasada habremos leído noticias y loas sobre la necesidad de cuidar nuestra Madre Tierra. Amigos de la Tierra denuncia la creciente contaminación por plásticos que sufren cada día más los suelos, aguas y seres vivos. Justifica esta llamada en los datos aportados por el informe en el que ha colaborado Al desnudo. Los envases de plástico no evitan el despilfarro alimentario. Lea lo que en él se dice sobre el despilfarro de alimentos y entenderá si hay motivos de alarma o no. De paso revise los plásticos para contener alimentos que tiene por casa, llevan un símbolo en la parte inferior. Si los emplea mal, deséchelos. Por cierto, poco le cuesta hacerse amigo de la Tierra, pero sepa que adquiere varios compromisos, que habrá de ver cómo los ha cumplido pasado un tiempo.

 

El pensamiento crítico está vetado en educación, y en la vida

Publicado el

Los contenidos escolares son la verdad expuesta; ni el profesorado ni el alumnado los cuestionan: “Los traen los libros de texto”. Sin embargo, no todas las veces nos esclarecen la verdad, o nos cuesta aprenderla si no la enlazamos con nuestros intereses. La verdad es en sí misma cuestionable. Viene todo esto a cuento del escaso valor que se da al pensamiento crítico en las aulas, ¡qué decir en la vida! Cuando sacamos este tema con nuestros compañeros profesores y profesoras para defender currículos más abiertos, lecciones menos dogmáticas, menos teoría y más práctica en la escuela, etc., los detectores de la verdad nos acusan de estar proponiendo el “libre pensamiento”, acabar con la trascendencia de los saberes escolares; encaminar la escuela a la incoherencia. Puede ser, pero no me negarán que el pensamiento crítico es escaso entre el profesorado –es quien manda en la escuela- sobre lo que enseña y cómo lo hace y con respecto a lo que la administración educativa –esta huye del fomento del cuestionamiento de lo que ordena y acalla o no escucha la voces discordantes- le propone. Mientras tanto, ¿existe la verdad escolar?, de la otra no tenemos duda.

La escuela ha hecho tantos (re)cambios que necesita (re)inventar su esencia; lo justifica muy bien Tonucci

Publicado el

Lo viene diciendo desde hace mucho tiempo; lo acaba de repetir en una reciente entrevista publicada en Público: “Las reformas educativas han cambiado todo, menos la esencia misma de la escuela”. Y claro, con la esencia viene pegada la existencia, que no significa solo qué sucede sino qué se hace cada día y a qué principios éticos y con qué estrategias pasan los minutos escolares. Quien fuera el impulsor en 1991 de La ciudad de los niños ve la diversidad como un valor y no como problema, por eso acusa a la escuela de ir en contra de la Constitución. La administración escolar que se preocupa por las calificaciones y desdeña los progresos ha pensado que a golpe de reformas cambiaba a las escuelas y maestros; craso error repetido una y otra vez. Merece la pena leer la entrevista completa. ¿Acaso comparten su afirmación de que lo escolar tiene muchas similitudes en esencia y existencia con tiempos pretéritos como en los que algunos estudiamos? Eso sí, un poco más coloreada y con mensajes tecnológicos. De vez en cuando hay que retomar estos pensamientos para confirmar o rebatir si necesitamos otra escuela. Por cierto, no se pierdan la idea de educar que defiende Francesco Tonucci. Desde aquí nuestro homenaje al gran maestro/dibujante/pedagogo.

La escuela grita; será que los decibelios la han ensordecido

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación 

Las escuelas hablan, cantan, ríen y lloran en una mezcla no programada. Dentro de ellas fluyen voces diversas que muestran episodios concretos y comportamientos consolidados; tanto es así que podrían ser magníficos centros de investigación sobre el sonido y la comunicación en nuestra sociedad. Sonidos que van y vienen, a veces sin escucha; unos suenan mejor que otros, algunos mandan más. Los más numerosos los emiten preferentemente los escolares. Los hay graves y agudos pero dominan estos últimos debido a la longitud de las cuerdas vocales de los más pequeños; en los centros de Secundaria la cosa cambia. La coincidencia de tantos sonidos –de frecuencias, volúmenes y tonos tan diferentes– convierte las conversaciones en murmullo, incluso en ruido, que es más o menos el sonido no deseado. La escuela es ruidosa por naturaleza mientras en las clases se anhela el silencio; así opinan muchos profesores.

Pero los ruidos llegan a la escuela desde todos los lados. Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

Armamento educativo para hacer las escuelas españolas más patriotas

Publicado el

Algunos dudamos cuando los medios de comunicación recogieron que se había elaborado el proyecto “Conocimiento de la Seguridad y la Defensa Nacional en los centros educativos (Educación Primaria)”; pensamos que era un globo sonda. Pero no, las 240 páginas del documento de una asignatura optativa para Educación Primaria, bien que borrador, están llenas de “petardos” hacia el quehacer pedagógico. Pocos profesores-as en activo sabrán adaptar esta propuesta (Unidad didáctica incluida) para el trabajo en las escuelas, aunque se suponga la buena intención de quienes por encargo del Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa (CNIIE) han redactado el borrador. Hemos rescatado algunas sugerencias de este que sometemos a la consideración de quienes esto lean: el cuestionario para demostrar si niños y niñas valen para ser militares y que se les otorgue el carnet de defensor de la paz en el cole, la degustación de los valores militares viendo un desfile, el canto de los himnos del ejército o el tres en raya con los emblemas de las Fuerzas Armadas, etc., la correcta entonación del pasodoble La Banderita, además de cuestiones discriminatorias varias que no reproducimos. Si esta es la idea/enfoque que el Ministerio de Educación y el de Defensa entienden sobre el papel social que debe cumplir la escuela habremos de convenir que es extraordinario el nivel de nuestros escolares con semejantes (despistados en lo que se llama valores, interesados, desconocedores de la escuela, etc.) dirigentes. Las Fuerzas Armadas y el resto de las instituciones del Estado, así como los símbolos colectivos, merecen un respeto, pero que se adquiere de otras formas. ¿Seguro que lo del borrador va en serio? Lo dejamos en suspenso, pero si tienen interés pueden descargarlo de aquí.

P.D.: A quienes durante la Dictadura estudiamos la Primaria con la Enciclopedia Álvarez el asunto nos trae recuerdos muy confusos. Tanto que estamos releyendo El florido Pensil, para muchos la satírica memoria nacional católica del franquismo.

Un viaje a las Galápagos en busca de conocimiento y aventura tras los pasos de Darwin

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación 

Hacer un viaje virtual, vía Internet, a las Galápagos, puede ser un buen enganche para el alumnado, para hablar del currículo. También para tratar temas como el turismo y su impacto en el medio ambiente.

Siempre me han atraído esas islas, desde chico; será por el nombre tan llamativo que tienen, porque no es normal llamar a una isla como un animal. Por eso en mis años de escuela me entretenía en buscar las de este estilo en los topónimos. Así encontré las caribeñas Caimán, Anguila, Alcatraz y Tortuga –después he sabido que hay otra Tortuga costarricense en el Pacífico–, y así otras más.

La maestra decía que el archipiélago de las Galápagos estaba situado en las proximidades del Ecuador; otro misterio para los primerizos estudiantes de la geografía. Nuestra comprensión se limitaba a imaginar una línea (o algo) tan grande que dividía el Planeta en dos mitades similares, que luego comprobábamos que no se parecían del todo. Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

Desigualdades educativas en el mundo: suma y sigue para restar la esperanza

Publicado el

Durante un tiempo se dijo que la nueva cultura social había hecho suyo el compromiso de proporcionar bienes públicos mundiales para la educación, como una muestra de solidaridad emocional. Sin embargo, la realidad es que los bienes disponibles son escasos, están mal financiados y rara vez se coordinan; ni siquiera se hace una correcta búsqueda de datos, ni se destina el dinero necesario para ello. ¿Se acuerdan de aquella ilusión del ODS 4 para 2030? El gasto público en educación cada vez es más asimétrico, la brecha ricos pobres se ahonda. Además, para algunos la estafa no es solo que los pobres puedan ir o no a la escuela; es que allí no aprenden lo que realmente les sería útil para remontar una parte de su desigualdad social.

El último que salga que apague la luz; mañana también se tiene que alumbrar el planeta

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación 

Dicen que ayer 25 de marzo fue la Hora del planeta, cuando este se apaga un poco para pensar. Cada cierto tiempo la NASA publica una foto nocturna, que es muy reproducida, con las zonas terrestres más iluminadas. La imagen atrae; es plástica y sugerente. Sin duda porque señala puntos de luz y esta se asocia a vida, también a señal de esperanza. Por lo que sea, la más pequeña luminaria ejerce sobre nosotros una seducción especial. Seguramente este hecho tendrá raíces culturales que se sustenten en la mitología -como puede ser el dios Ra egipcio, la influencia de Heindall en el norte de Europa-, la luz divina de la religión cristiana o el Sol de los aztecas o mayas. Esa claridad supone en muchos casos la salida de las tinieblas y la resolución de lo incógnito. El “hágase la luz” viene ya del Génesis y ha tenido un largo recorrido; normal que se la relacione con la sabiduría. Sea por lo que fuere, la presencia de la luz acuna nuestros sentimientos y nos disimula la cotidianeidad de las cosas. Además, durante mucho tiempo –ahora se cuestiona- el consumo de luz y energía se asoció a la mejora de las condiciones de vida, incluso hoy es una de las variables económicas para demostrar si un país marcha o se encuentra en recesión.
Por eso no es extraño que también en los centros educativos se rinda un pequeño homenaje a luz: cuantas más lámparas y fluorescentes haya activados mejor. Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

Una lectura socioecológica de los bosques de la mano de Thoreau y Daudet

Publicado el

Sugerencia para esta semana, coincidiendo con el Día Internacional de los Bosques; mejor para siempre.

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación 

Se acercaba el 21 de marzo, Día Internacional de los Bosques. A una profesora de mi instituto de Secundaria, harta de explicarlos mediante aspectos morfológicos y clasificaciones espaciales, se le ocurrió celebrarlo leyendo un par de libros. Quería acercar a sus chicos y chicas la idea de que los bosques son el resultado de los tiempos construidos en interacción entre las condiciones ambientales y la apropiación social. Buscaba que entendiesen los bosques en clave de sostenibilidad porque notaba que buena parte del alumnado mira este asunto y lo ve complejo; aprecia los contenidos ambientales como cerrados y estáticos, quizás porque en las clases de Conocimiento del medio y Ciencias naturales así se estudian. La maestra empleaba a veces la imaginación literaria para abrir los compartimientos estancos escolares. En ese momento, la literatura se convierte en un espacio abierto de reflexión participativa, crítica y motivadora, que nunca se llena.

En 1854 Henry D. Thoreau publicaba Walden. La vida en los bosques, en donde exaltaba el valor de la naturaleza y la necesidad de salvarla de la explotación. Quería demostrar que la vida en ella está sometida a la libertad impuesta por la convivencia del escenario, ajena a los avatares de la sociedad que cuando el autor vivió se industrializaba.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.