Educación

image_pdfimage_print

Disfrutar del canto de los pájaros desde nuestras temporales jaulas

Publicado el

De “Actividades para vivir el medioambiente desde casa”

Es difícil encontrar algo más bello que el poema Pájaro del agua de Juan Ramón Jiménez. Dice así: Pájaro del agua/ ¿qué cantas, qué encantas?/ A la tarde nueva/ das una nostalgia/ de eternidad fresca,/ de gloria mojada./ El sol se desnuda/ sobre tu cantata./ ¡Pájaro del agua!/ Desde los rosales/ de mi jardín llama/ a esas nubes bellas,/ cargadas de lágrima./ Quisiera en las rosas/ ver gotas de plata./ ¡Pájaro del agua!/ Mi canto también/ es canto de agua./ En mi primavera,/ la nube gris baja/ hasta los rosales/ de mis esperanzas./ ¡Pájaro del agua!/ Amo el son errante/ y azul que desgranas/ en las hojas verdes,/ en la fuente blanca./ ¡No te vayas tú,/ corazón con alas!/ Pájaro del agua/ ¿qué encantas, qué cantas?

Todos sabemos que en una ribera nunca faltan los sonidos de los pájaros. Se puede oír sin más o realizar una escucha atenta. Incluso hay alguien que logrará identificarlos. Quien lo desee puede viajar sin moverse de casa hasta el Museu del Ter para conocer a los pájaros del río, para identificar alguno, para disfrutar de sus cantos e incluso competir con quienes nos acompañan en casa para identificarlos. Pero la riqueza interactiva de este museo no acaba ahí. Los ríos son como la paleta de una artista llamada naturaleza. Al Ter también le pintó una variada vegetación de ribera, en la que colocó múltiples macroinvertebrados, bastantes peces, varios anfibios y algunos mamíferos. Esta Web es muy interesante. Hay que detenerse a mirar. Habla de los pájaros invernantes, estivales, residentes todo el año. Por cierto, se puede descargar el contenido en PDF.

Más de una vez nos habremos preguntado qué querrán decir los pájaros con sus cantos. Imaginémoslo: se contarán lo que hicieron el día de antes, o los planes que tienen para ese día. Otras veces emitirán llamadas de aviso, de búsqueda, o se sentirán contentos simplemente y querrán que el resto lo sepan. En más de una ocasión advierten a otros colegas de que están en territorio privado, o eso creen, pues en la naturaleza no hay fronteras. Escucha el canto de algunos de estos pájaros; y juega en familia a adivinar lo que quieren decir es un placer que nadie se debería perder. Con ellos se podría componer una bella sinfonía que titularíamos “La naturaleza alada habla”. Para quien no lo sepa, los pájaros son protagonistas en la música clásica como se explica Julio Andrade en este artículo; quién lo desee, seguro que enlazará fácilmente con las obras citadas. Por ahora facilitamos la entrada a la soberbia interpretación de Emmanuelle Bertrand de El canto de los pájaros de Pau Casals, símbolo de la paz y libertad en todo el mundo, de la cual también se puede disfrutar en otras versiones orquestadas. También a El lenguaje de los pájaros de Jean Sibelius por la NHK Shympony Orchestra.

Quienes amen la literatura no pueden perderse el poema El vuelo de Pablo Neruda, y el relato El príncipe feliz de Oscar Wilde. El multiforme canto de los pájaros, que sin duda expresa tanto esperanzas como temores, se expresa de muchas maneras.

Disfrutar de los pájaros sin salir de nuestra jaula/casa, por ahora. 

Ver artículo completo en Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

El Covid-19 contagia gravemente a la educación en el mundo

Publicado el

No te rindas que la vida es eso,/ continuar el viaje, /perseguir tus sueños,/ destrabar el tiempo,/ correr los escombros y destapar el cielo. Nos dijo Benedetti.

DECIMOTERCER DÍA DEL ESTADO DE ALARMA EN ESPAÑA, Y EL MUNDO TAMBIÉN SE ESTREMECE

Tal es así que ha expulsado de las aulas a más de 1.300 millones de estudiantes, lo cual supone el 80 % de la población estudiantil mundial. Este hecho, en unos casos dura más que en otros, supone un grave quebranto para ellos, sus familias y cada país en su conjunto. La UNESCO alerta en su último trabajo GEM de que las respuestas son muy diferentes en unos países y en otros. En unos casos se ha fortalecido la educación a distancia, en otros se ha hecho mediante MOOC o por televisión. Pero hay muchos niños y niñas, incluso estudiantes universitarios que no tienen pantallas, ni si quiera disponen de electricidad en sus casas. Siempre los pobres se llevan la peor parte de todo. Padecen la fatiga anticipada de la negación educativa, que destruye la humana ambición de huir de la miseria, que siempre resulta más fuerte si es iletrada.

El cierre de las escuelas no solo trastoca los calendarios escolares, que serán adaptados mejor o peor según se alargue la pandemonia. En las familias pobres impide el acceso a comidas nutritivas que les proporcionaba la institución escolar. El aislamiento social que supone la reclusión lleva pareja una sobrecarga de familias y cuidadores, muchos de los cuales no pueden/saben ayudar en las tareas sustitutivas que les mandan los centros escolares. No se sabe la duración de estos cierres; sí se puede intuir que el curso escolar ha acabado ya en algunos sitios. ¿Consecuencias visibles? El tiempo dirá. Seguro que los países ricos saben encontrar cuidados paliativos. Vaya desde aquí el homenaje a tantos profesores y profesoras empeñados en no romper los lazos educativos a través de la red.

En estos momentos en los que pocos se siente a gusto en su piel, en estos episodios de cierre escolar, hemos de acordarnos de todos esos niños y niñas refugiados y desplazados de Siria, Afganistán, Yemen; Eritrea o el África subsahariana, etc., para los cuales la escuela es un simulacro, como denunciaba UNESCO hace unos meses; cifraba en más de 250 millones los niños y jóvenes privados de escuela. Lo más probable es que el Covid-19 no tenga en cuenta desgracias previas y también se cebe con sus familias y con ellos. Nadie los protegerá de la posible hecatombe.

Hace falta un concierto mundial que ayude a la humanidad entera al cambio de era.

No sé qué decir frente al contagio del patógeno humano

Publicado el

UNDÉCIMO DÍA DEL ESTADO DE ALARMA EN ESPAÑA

Ante el naufragio vírico que nos está castigando no cabe sino protegerse de sus impactos. La descontrolada irrupción del COVID-19 ha puesto en cuarentena la multiforme economía mundial, derrotando incluso al dinero. ¡Quién lo iba a decir! Pero además ha limitado las libertades personales, ¿Dónde ha dejado tantas luchas sociales?; y está haciendo estragos en la sanidad colectiva, el gran logro universal del siglo XX. ¿Qué se puede argumentar ante semejante cataclismo? De tal calibre ha sido el envite, que algunos se sintieron dentro de un nuevo “apocalipsis bíblico”. Parecía una cosa remota cuando empezó, lo veíamos como imposible de llegar hasta nuestras súper protegidas sociedades. Quienes sufrieron al comienzo vivían tan lejos, eran tan diferentes a nosotros. Sin embargo, la distancia se hizo nada y el tiempo se constriñó. En estos momentos Italia y España se han colocado en el epicentro del coronavirus, donde más golpea. Los servicios sanitarios no dan abasto para limitar sus efectos; a pesar de ello, decenas de miles de personas enfermarán y demasiadas morirán.

No sé si lo que otros dicen me sirve; hay tantos mensajes que se superponen unos a otros que lo más que logran es acrecentar agonías;los avisos se convierten en necrológicas si alguien se engancha a los continuos informativos televisivos.

Seguir leyendo en La Cima 2030 de 20minutos.es.

La brecha de género en educación todavía no tiene fecha de caducidad

Publicado el

Los países más pobres serán aquellos que no consideren que la educación de las niñas es el mejor recurso para la mejora social, también para su economía. No lo decimos nosotros; es una afirmación documentada del informe GEM en su edición “Los diez países más pobres en cuanto a la educación de las niñas”. Recoge la Base de Datos Mundial sobre la Desigualdad en la Educación, WIDE (por sus siglas en inglés), del GEM y el Instituto de Estadística de la UNESCO, que la influencia del género es poderosa, pues su intrínseca importancia se combina con otros factores como la etnia y la ubicación en un territorio o zona urbana determinada. Solamente entre estas premisas, aun hay alguna más que se deja ver en unas zonas y no en otras, desempeñan un papel importante, digamos que trascendental. El mundo será otro dentro de unas décadas, seguro que mucho mejor, si se dan oportunidades de educación a las niñas. Nadie lo dude: cambiarán su vida con respecto a la que tuvieron sus madres y abuelas, con ese bagaje transformarán su sociedad próxima, y a poco que las dejen las de sus países.

Cuesta creer sin sonrojarse algunas afirmaciones del Informe, como esa que asegura que en nueve países del mundo, las niñas más pobres de allí pasan de promedio menos de dos años en la escuela. El asunto no se queda ahí, se lacera con otro tan grave o más: en 10 países, ninguna de las niñas más pobres ha terminado la enseñanza secundaria superior. Seguro que ya se imaginan que casi todos esos lugares se localizan en el África Subsahariana: Burundi, Chad, Costa de Marfil, Guinea, Malí, Senegal, la República Unida de Tanzania y Zimbabwe; los otros dos son Belice y Nepal.

¿Por qué la desgracia se cebó de tal forma en África?

Relanzar la educación obligatoria como operación de alto riesgo

Publicado el

Otra vez se anuncia una nueva Ley que va a regular la educación obligatoria y post. Otra vez se preparan los contendientes para defender lo suyo, que, por mucho que lo digan, nunca es lo de todos. Una ocasión más en la que se va a perder la oportunidad de hacer renacer la esperanza educativa. Porque sí, enseñantes y no, todos estamos hartos de que se peleen por algo que no es suyo. Nos pertenece porque les pagamos entre todos su puesto de vigías sociales. A los Gobiernos indudablemente, a los políticos también. Para la contienda recuperarán su viejas armas: privilegios, ideologías, fantasías, etc. Se olvidarán de lo básico: hacer más creíble un sistema educativo que busque enseñar a aprender, que saque de la vida los contenidos que se enseñan, que consiga que todos lleguen sin distanciarse demasiado hasta el final, que elimine del quehacer social el llamado fracaso educativo, que elija y forma al mejor profesorado, que se evalúe a sí mismo y no solo al alumnado, que evite de verdad que la segregación social no se transfiera a las aulas como sucede ahora. etc. En fin, se podrían decir tantas cosas. Habrá tiempo. Por cierto, ayer fue presentado por la señora Celaá el proyecto de Ley Orgánica de modificación de la LOE (Lomloe), que acabará, por fin, con la Lomce. No decimos suerte, que sí la deseamos, preferimos reclamar constancia, acuerdos, rigor, cuestionamiento de la distribución curricular, resistencia y escucha al profesorado, que tiene mucho que aportar y nunca es consultado. Lo que en otros países puede resultar fácil aquí es una operación del alto riesgo. Ya verán como enseguida salen los francotiradores a eliminar lo que no les interesa. No lo olviden: la educación es de todos y para todos.

La educación debe circular impulsando la justicia social de los ODS

Publicado el

Se ha puesto de moda hablar de la economía circular, esa que busca un sistema más sostenible y humano. Imaginemos por un momento que, como propaga en su página el Parlamento Europeo, la economía del mundo se basa en un modelo de producción y consumo cuyo lema es usar los ajustados recursos materiales o energéticos para hacerlo lo mejor posible. Necesariamente, habrá que compartir usos, reutilizar máquinas y materiales, reparar utensilios y destrozos, renovar procesos para usar menos y reciclar una y otra vez materiales y productos existentes, de tal forma que se logre darles un valor casi infinito; en algunos casos se puede. Si así se obra, el ciclo de vida de los productos se extiende; incluso los beneficios llegarán a las personas, más baratos y mejores, y al medio ambiente.

Repasemos estas ideas, tanto en la escuela como en la vida que es escuela sin pupitres. Comparémoslas con el modelo económico que domina en este momento: “usar y tirar”, referido no solo a lo material sino a lo aprendido dentro y fuera de las aulas. Si es aprendido, la mayor parte se desvanece una vez ha perdido el estímulo, o se ha pasado con éxito el examen o la eficacia del momento particular. La educación es un escenario social; no entenderlo así nos encamina al fracaso.

Se podría hablar mucho de este asunto en la escuela, del derecho a tener y compartir, a reutilizar lo que se tiene, a que el beneficio de los recursos convierta las relaciones económicas en convivencia entre iguales, a que impere la justicia social. Por eso, vamos a intentar emerger el poder no aprovechado de la educación circular.

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

La educación de calidad, ODS Núm. 4, es el camino para un futuro compartido, más justo

Publicado el

La escuela de los ricos tiene que mirar fuera de sí misma, darse una vuelta por la educación en el mundo, para ver si esta palpita o no, para ver su propia imagen comparada con la de otros, para poder compartir esperanzas sin fronteras y sentirse parte de un medioambiente común.

La lectura del mundo actual tiene que ser forzosamente ecosocial para entender lo que en él acontece. Las múltiples interacciones entre las personas y el lugar donde viven es lo que constituye el medioambiente: un espacio sin fronteras espaciales ni temporales, multidimensional, por donde circulan afectos y compromisos, encuentros y competencias, desidias y acciones positivas.

Ese medioambiente sin fronteras es también emocional, pues transfiere y aporta llamadas a los sentidos que empujan a la gente a ser y actuar de una u otra manera, en cualquier lugar del mundo. Por eso, cómo los grupos sociales gestionan sus intereses, sus deseos e incertidumbres, supone un argumento principal. En este artículo, dedicado a mirar la educación de calidad en el mundo, intentamos llamar la atención sobre el hecho de que esa forma parte indisoluble del medioambiente del futuro. Con ese mismo sentido se concreta en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), un sueño que necesita mucho de todos para servir de algo a casi todos. Por eso, le abrimos aquí la puerta de la escuela de par en par.

En la anterior entrada hacíamos alusión a la reciente publicación del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo  por parte de la UNESCO. ODS núm 4. Educación de calidad.

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

El pin sostenible se viraliza

Publicado el

Los flamantes Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) han provocado una cantinela generalizada. Se los han aplicado por todos los lados: desde los calendarios y las marcas de coches hasta el turismo; en la última Fitur celebrada en Madrid incluso vendían destinos de aire sostenible (sic). Qué decir de los recientemente celebrados Premios Goya del cine español. Se ha hecho público que Aenor los certifica como evento cero emisiones lo mismo en el consumo energético que en el transporte y alojamiento de invitados, también en el consumo de agua y en la gestión de residuos, el merchandising, la seguridad y otras cosas; incluso algunas invitadas al evento han reutilizado vestidos de otras personas. Dice la nota de prensa emitida que la compensación se ha llevado a cabo mediante los mecanismos establecidos por la ONU; pero no los especifica. Algo se mueve todo para dar valor al ODS. Núm. 11, Acción por el clima.

Sea postureo o no, empieza a sonar el hecho de que la vida tal cual la llevamos es insostenible, que el pin sostenible debe ser visible permanentemente para recordárnoslo; lo más conveniente es portarlo en el interior de nuestro pensamiento, pero mientras tanto… Nos gustó que lo exhibiese el actor Jesús Vidal, o el director Javier Fresser, premiados por la excelente película “Campeones” en la entrega de los goyas del año pasado.

Seguir leyendo en La Cima 2030 de 20minutos.es.

Educación de calidad vs ODS 4. Los progresos no llegan igual a todos

Publicado el

Las escuelas de todo el mundo acogieron con expectación disimulada, dada la experiencia previa tan llena de olvidos, la formulación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), esos que buscan que ninguna persona se quede atrás en el camino hacia una vida digna en relación amistosa con el medioambiente que es el planeta y sus moradores. Algunos actores del mundo educativo, de forma interesada las escuelas que desde Latinoamérica nos siguen, mirarían con más detalle lo que venía a decir el ODS. Núm. 4; en general suelen tener más carencias a la vez que esperanzas. Su mismo enunciado “Educación de calidad” ya dice algo, pero cada una de sus metas merece la lectura e interpretación reposada; diríamos que sacude un poco las adormecidas ilusiones de cambiar el paso errático del mundo a través de la educación. Los ODS están pensados para las personas; la educación también. Este axioma se olvida a menudo. La educación lo es cuando mejora el pensamiento y la vida de las personas, hoy y mañana, cerca y lejos; poca trascendencia adquiere para sí misma como no sea su cordura.

Ahora acaba de conocerse el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, publicado por la UNESCO. Se detiene de forma especial en cinco escenarios fundamentales para conocer qué debemos hacer en nuestro ámbito si queremos mantener la ilusión educativa global: acceso, equidad, aprendizaje, calidad y financiación.

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta, de El Diario de la Educación. 

La tabla periódica invita a la Educación Ambiental para la Sostenibilidad

Publicado el

Así dicho suena raro, pero sí. Pongamos que la naturaleza es una mezcla de elementos diversos, de los cuales solamente reparamos habitualmente en los más nombrados: carbono, oxígeno, hidrógeno, nitrógeno, oro, plata, hierro y unos pocos más. Estos, como el resto, están por ahí combinados con otros y dan forma y propiedades a todo lo que vemos o utilizamos. Casi seguro que el medioambiente es eso. De ahí que haya que hablar de ellos, poco a poco, sin grandes aventuras, simplemente leyendo, viendo, oliendo, tocando y, cuando se despierte el interés, investigando. En la vida son omnipresentes (cualquier roca, el agua que se mueve, los animales que podamos encontrar en la naturaleza, las cosas que cada día vemos o utilizamos, el aire que nos trae lluvias y sequía, etc.); en la escuela ya aparecen sin darles importancia, pero a veces sí, inundan en los cursos más altos el mundo de la química, que es el mundo real: las experiencias de cada día.

Dicen quienes saben de esto que un objeto tan corriente ahora como es un móvil puede estar fabricado, contener, más de 30 elementos distintos. También hemos leído por ahí que el cuerpo humano podría llegar casi a 60. Más asombro todavía: por la vida circulan unos 120 elementos diferentes, que se sepa hasta ahora. La lista no ha hecho sino crecer desde que los primitivos humanos apreciaron las propiedades del hierro, cobre u otros metales, allá por la Prehistoria; en el siglo XIX aparecían identificados poco más de 60.

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

Todos tenemos un primo en Sevilla que niega el cambio climático

Publicado el

Hace unos años, esta frase, pronunciada por el Presidente del Gobierno de entonces sirvió para justificar la incredulidad y la acción de los gobiernos frente/contra el cambio climático que ya era evidente para los científicos y línea de acción preferente de las organizaciones ecologistas. Pasados unos años, el presidente de los EE.UU Trump afirmaba sobre el asunto que era “un cuento chino“. Es bien cierto que los chinos son parte importante de la generación del cambio climático, que ahora mismo los tiene en parte atrapados, quebrando la salud colectiva y haciendo toser a su economía y la sociedad que la soporta. Ahora, cuanto todo el mundo empieza a ver que el problema es grave, es tal la emergencia que algunos científicos nos ven cerca del apocalipsis, uno se pregunta, ante la falta de acción colectiva, frente a la política contradictoria de gobernantes y gobernados, si cada uno no tendremos un primo en Sevilla susurrándonos que la cosa no es tan grave, que no hay que tener prisa y se puede seguir viviendo descuidadamente, que la naturaleza es muy sabia y ya repondrá los desajustes que a algunos hacen dudar de lo que dicen los primos.

Los gobiernos y los empresarios, algunos trabajadores, dicen estar muy preocupados pero a la vez no quieren saber casi nada de lo que algunos llaman transición ecológica justa, y manifiestan la imposibilidad de llevar a cabo las intenciones de la actual Ministra de cambiar el ritmo de la energía y hacer transiciones acordes con el problema que tenemos encima. En conciencia: ¿Se cree lo del primo o no? Si es que no, empiece a demostrarlo.

El mundo invisible de los gases transita por la escuela

Publicado el

Cada día, en la escuela se habla mucho de la materia que no se ve en toda la vida pero que es importante para toda la vida. Primer mensaje educativo que se debe lanzar más de una vez: lo que no se ve también existe. Sabemos que mucha gente anda despistada con este asunto; incluso algunos libros de texto se olvidan de que la naturaleza o la vida corriente son algo más que objetos, rocas, animales, o plantas. Los gases son, a pesar de su relevancia, unos protagonistas olvidados o, como mínimo, poco queridos. Basta recordar el “gran evento de oxidación” que ocurrió en la marina Tierra hace unos 2.000 años.

Los gases que intervienen en la respiración son los primeros que se citan en la escuela, aparecen ya en los cuadernillos de los cursos de educación infantil. El nombre de esos gases ya tiene algo de misterio: oxígeno (que genera ácido desde tiempos de Lavoisier) y dióxido de carbono (ya está presente de manera natural en el aire aunque en proporciones mínimas, lo cual dificulta la comprensión de la importancia que le reconocemos, y tiene). En realidad, estos dos gases se entienden, simplificando en exceso, como el derecho y el revés del aire que necesitan los seres vivos; las personas también. Prueben a comprobarlo en su clase.

La escuela debe ocuparse de hacer presente una parte del relato de lo desconocido, que también es real…

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

La escombrera educativa crece sin parar en España

Publicado el

En España, el sistema educativo se utiliza en ocasiones para menospreciar el sentido común, cuando menos. Da igual la cuestión sobre la que se hable. Ahora ha sido el deseo de limitar lo que debería ser básico: el tratamiento de los variados temas de la vida real mediante una programación bien hecha, sustentada en la ley vigente, con la intención de fomentar el pensamiento crítico; luego cada estudiante construirá su argumentario y lo aplicará con mayor o menor acierto en cada episodio de su vida.
Es tal el escenario de confrontación que ya no se distinguen las utopías educativas, aquellas que asignaban a la educación un papel colectivo, un medio de tránsito hacia el bienestar personal, un camino de superación de dudas y de aprovechamiento de oportunidades. Mucho de lo bueno, la educación es un tesoro de convivencia vino a decir Delors, quedará sepultado por los escombros dialécticos de las palabras huecas, por las andanadas de unos y otros. Además, lanzar controversia de baratija a un esfuerzo colectivo como es la educación como tesoro común tendrá sus consecuencias en el futuro.
Esta vez el tumulto ideológico-partidario propone que las familias, a título particular, veten tal o cual contenido de las actividades complementarias, aprobadas en Consejo Escolar. La siguiente invención puede ser una ocurrencia que limite la cultura literaria enseñada, como en tiempos en los que algunos estudiamos; quizás después venga otra que encamine la geología o la biodiversidad hacia la idea de la Creación, o la supresión de las dificultades matemáticas porque a los hijos de alguien no les gustan. A este paso, cada estudiante portará a su entrada en la escuela un “vademécum familiar” con lo que se le puede enseñar y no. Nos tememos que, en realidad, de lo que se trata es de enlodar la enseñanza obligatoria para reforzar el enfrentamiento entre dos escuelas, la pública y la concertada, o la de todos y la de unos cuantos. De esto son responsables todos los partidos, unos más y otros menos, de antes y de ahora, y los lobis que los enzarzan. Entre unos y otros llegarán a convertir la educación en su chiringuito, más o menos enlodado. !
Cuándo hay tantas cosas que merecen ser atendidas/enseñadas de forma colectiva en este incierto siglo XXI!

¡Dejen en paz al profesorado los profetas políticos! Recuerden que nadie es especialista de todo, pues la vida es exageradamente compleja. En síntesis, la educación nunca deja de ser una hipótesis que cada persona construye a lo largo de su vida. En España le iría bien un Pacto Educativo generoso y transformador.

Coincidiendo con el día de la Educación Ambiental, las escuelas se hacen ecosociales

Publicado el

EL 26 DE ENERO SE CELEBRA EL DÍA MUNDIAL DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL

La gente corriente tenemos cada vez más dificultades para entender el día a día. Imaginemos que queremos llevar a la escuela alguna noticia de contenido ecológico y social para un debate en clase. Elegiremos alguna que nos asombre, que afecte a todo el mundo o que traiga un asunto cercano. La escuela no trabaja suficientemente el hecho de que la mayor parte de las cuestiones de la vida (sobre todo las que evidencian la relación entre sociedad y medio ambiente), incluso las más sencillas, tienen enlaces con territorios, sociedades y futuros diversos o lejanos. La escuela, empezando por los administradores educativos, pasa bastante de la Educación Ambiental, o se limita a verdear un poco lo que hace.

Nos preguntamos de qué sirve si la escuela del año 2020 y sucesivos si no es mucho más ecosocial. ¡Y podría serlo con compromiso! Pongamos  en conocimiento del alumnado que el simple hecho de disponer de libros y cuadernos, encender una luz, llevar a nuestra boca un determinado producto, desplazarnos cerca o lejos para llegar a clase, o manejar un móvil, enlaza una malla de consecuencias ambientales y sociales múltiples; dialogar sobre estas cuestiones abre su percepción del mundo, que en estos tiempos no hace sino ensancharse.

El titular de este Chispazo quiere hacer una llamada a la ilusión escolar, en forma de Educación Ambiental para la Sostenibilidad…

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta, de El Diario de la Educación.

¿Rehenes de los ODS o liberadores? Una experiencia formativa ilusionante para ser maestro-a

Publicado el

El asunto de los ODS es extremadamente complejo. Nunca sabe uno si está generando parte de un problema de los que tratan los Objetivos de Desarrollo Sostenible o podría ser parte de su solución, al menos en la esfera próxima. Trabajar este asunto en la educación reglada cuesta, tiene sus dificultades intrínsecas por el currículo y no motiva por ahora mucho ni al profesorado ni al alumnado. Llevar la experiencia “odsana” a la enseñanza universitaria todavía se nos antoja más complicado. Sin embargo, en la Facultad de  Educación de la Universidad de Zaragoza se esta consolidando un grupo que busca liberar a los ODS para que se expandan por las conciencias propias y las de los demás, para que ayuden a percibir la complejidad del mundo. El grupo gravita alrededor de la mención de Educación Física, lo cual puede parecer a muchos aventurado; pero creer es poder, aseguran las profesoras que incentivan el compromiso. No les decimos más. Lean esta reseña de “La voz del rehén para liberar a los 17 ODS” en heraldo.es y verán de qué se trata.

Por cierto la lucha, la ilusión y el compromiso “odsianos” continúan. Ahora, estos 63 chicos y chicas marchan a las escuelas para enseñar practicando el reto de dar vida a los ODS. Un placer haber representado con ellos el papel de “El Profesor”, que los anima al fortalecimiento del pensamiento crítico, a cuestionar el enrevesado sistema económico, social y ambiental que no busca el valor de lo colectivo para laminar desigualdades, que ha convertido la vida en un complejo laberinto que solo se puede superar en compañía transformadora. 

Sépanlo todos: su energía, compromiso y acción colectiva cambiarán el mundo escolar, seguro; en el año 2030 muchos de ellos estarán dando clase y ejemplo. ¡Ojalá lleguen a tener algo de lo que Albert Camus alababa en su maestro cuando recibió el Premio Nobel de Literatura!