Educación

Cada día millones de maestras y maestros intentan dar valor a la educación. Necesitan el aliento social

Publicado el

Coincidiendo con el 5 de octubre -hace 70 años se firmaba la declaración Universal de los derechos Humanos, la educación entre ellos- se conmemoraba el Día Mundial de los Docentes por parte de la UNESCO, hasta Google nos lo recordaba. Hemos querido dejar pasar unos días para señalar que su trabajo está ahí, siempre atento a resolver las demandas del alumnado; aunque a veces no lo consigan del todo. Utilizan diariamente magia, acompañamiento, ilusión, creatividad, emoción, insistencia, crítica y otras muchas destrezas para animar a aprender. Olvidadas en el tiempo, en este oficio vital son más las mujeres, por la sociedades que tanto los necesitan, cada día; criticados quienes enseñan por déficits de aprendizaje de sociedades que planificaron mal su escuela. Maestros y maestras van y vienen en formatos diversos, con formaciones más o menos completas, con empujes continuados o no, con sus problemillas personales que siempre intentan dejar fuera de la escuela para dar lo mejor de sí mismos; a veces no lo consiguen. Necesitan sentir muchos días el aliento social para sentirse profesores de algo, más o menos científico o humano, para ayudar a hacer un mundo mejor. Por eso, este año el PNUD señala que “El derecho a la educación implica el derecho a docentes cualificados; que este llegue incluso a los resistentes escépticos, nos atreveríamos a decir. Escuchen sus palabras, atiendan sus demandas, animen a sus hijos e hijas a entender lo que quieren decir, dótenles de todos los recursos necesarios. Por cierto, por mucha tecnología que se emplee en educación siempre serán imprescindibles ellas y ellos; lo sabía Albert Camus, nos lo recordaba una y otra vez Freire y si dudan pregúntenle a Emilio Lledó, o a aquellos docentes que tienen cerca y sirven a sus hijos e hijas. 

Esto de recordar las celebraciones con retraso va bien pues permite reflexionar con más detalle sobre ellas. Por cierto, ¿se habían enterado de que ayer fue el Día Mundial de la Educación Ambiental? ¿Cómo piensa celebrarlo con su clase, en su centro?

La Comisión Ambiental tiene un papel trascendente en la escuela

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación

Una Comisión Ambiental encamina a la escuela hacia la sostenibilidad. Es necesario constituirla en todos los centros, grandes o pequeños, para que se encargue de impulsar la educación acerca del medio ambiente y/o la sostenibilidadPara acercarse a estos postulados sería necesario que el profesorado estuviese informado, creciese en su sabiduría y compromiso ambiental de tal forma que diese a su tarea un sentido transformador social, tanto dentro del contexto como con respecto al alumnado, para que este quedase habilitado para reconocer lo que sucede a su alrededor o más lejos. Así se conseguirá animar a quienes quieren participar desde el centro en aminorar un problema determinado o el conjunto ambiental, que en este momento se nos tambalea. Al final, seguro que si estos postulados son objeto de conversaciones entre los distintos actores educativos queda la convicción de que es necesario constituir una comisión ambiental que se encargue de impulsar la educación acerca del medio ambiente y/o la sostenibilidad.

Tiene evidentes ventajas: favorece la participación y hace grupo; es estimulante porque trabaja sobre valores colectivos, actitudes propias y ajenas; adquiere las características de un proceso formativo en el plano individual y colectivo; seguramente mejora los compromisos mediante la participación. Además, será viable sin grandes modificaciones de los quehaceres diarios pero a la vez es casi seguro que provoque cambios visibles en el día a día escolar.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación

Las olas de calor no entienden de vacaciones; van a su marcha, cada vez más atropelladas

Publicado el

Ahora mismo las sufren escolares de una parte de Europa, en este septiembre desmelenado en cuanto a sus ritmos climáticos y variables meteorológicas.

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación

El escritor y periodista Ramón Gómez de la Serna, pintó la vida de ocurrencias –greguerías las llamaba él–. En realidad, la vida es así: plena de idas y venidas de cosas que no entendemos aunque nos sucedan una y otra vez, ideas sobre la naturaleza y las personas que cambian con el tiempo, días fríos seguidos de calores y viceversa, jornadas de trabajo escolar seguidas de vacaciones. Las vacaciones se asocian al calor; que algunos lo sobrellevan con aparatos refrigeradores de aire o con simples ventiladores. Gómez de la Serna decía que el ventilador afeita al calor. Puede que sí, pero la cosa no funciona a escala global porque al calor se le han revuelto los pelos de la barba.

La temperatura global se ha desmelenado y las olas de calor no entienden de vacaciones; nos visitan todo el año. El pasado mayo leímos los resultados de una investigación de la NOA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE UU) que decía que desde 1977 hasta ahora todos los meses han sido más cálidos que la media del siglo XX salvo uno, diciembre de 1984. Los mayores aumentos de promedio se dieron en el sur de Sudamérica, Europa central, el este de Rusia y Australia donde las temperaturas fueron tres grados más altas que el promedio. 

Seguir leyendo en El Diario de la Educación

La etiqueta ecológica podría ser el distintivo de todo lo escolar

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación 

Cada año, con la vuelta al cole en septiembre, en muchos centros educativos españoles se expresa el mismo deseo: es imprescindible que la escuela sea cada vez más ecológica. La lucha y el compromiso por la protección ambiental y la sostenibilidad del planeta ha dejado de ser una ilusión de unos cuantos excéntricos naturalistas, para convertirse en una necesidad para el presente y de cara al futuro. Así lo manifiestan quienes de esto saben: desde los organismos de la ONU hasta las ONG, avalados por los informes que elaboran los científicos, que utilizan datos contrastados.

Sabemos que bastantes centros escolares viven inmersos en la búsqueda de su sostenibilidad ambiental. No lo decimos nosotros, se puede comprobar con una sencilla búsqueda en Internet. Por eso nos gustaría proponerles que declaren este curso como el de “La etiqueta ecológica”. Esta tiene al menos dos dimensiones: la una afecta a las personas mismas –cómo piensan y se comportan- y la otra a lo que usan y consumen –se decantan o no por los productos o materiales que están etiquetados como ecológicos-.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación

El impacto de las fotocopiadoras e impresoras en el medioambiente no decae

Publicado el

Cuando llegaron a nuestras vidas representaron la cara amable de la revolución doméstica y escolar. Poco a poco se han visto superadas por otros ídolos tecnológicos pero siguen manteniendo una presencia activa importante. Su uso incorrecto genera gastos energéticos importantes, más todavía si no tienen stand by pero además fagocitan toneladas de papel (árboles). Su correcto uso exige dedicación y mesura: no se debe imprimir nada de lo que no sea estrictamente necesario. Por otra parte, poca gente se da cuenta, que los consumibles tinta y tóner necesitan una gestión adecuada. Las tiendas en donde los usuarios adquieren los recambios están obligadas a recoger sus carcasas de las usados para reciclarlas, lo recuerda la OCU. Una pregunta indiscreta: ¿Acostumbra a llevar lo desechado a su proveedor o lo tira directamente a la basura? ¿A qué contenedor?  

Silencios educativos en un día de algarabías en la escuela de la pos verdad

Publicado el

En realidad, si fuera uno de los chicos y chicas que empiezan hoy las clases poco me importaría qué y cómo voy aprender. Estaría más preocupado en encontrarme con mis amistades, en saber con quiénes voy a compartir el próximo curso escolar y qué sector del profesorado me va a atender: los que entienden o no, quienes atienden a nuestras maneras de entender o no; algo mezclado o en realidad poco me importaría. No me molestaría en absoluto prolongar la emocionada algarabía de los primeros días.

Pero como ya dejé la escuela me da por pensar en este día: si será el comienzo de algo diferente, si los programadores políticos de nuestra vida tienen la escuela en sus agendas, si se preguntan o preguntan a quienes entienden sobre qué sería mejor conservar y aquello que habría que cambiar para que la escuela en España fuese escuela de vida, fortalecedora de capacidades y escenario de crecimiento generalizado, si el profesorado todavía guarda un poco de entusiasmo o se escuda en el “más de lo mismo”. Hubo un tiempo en el que se hablaba mucho de un posible Pacto educativo; algarabías me dicen quienes tratan de renovar la escuela porque opinan que las pos verdades educativas, por no llamarlas mentiras, rigen el ideario de quienes desde una y otra trinchera se lanzan silencios sobre el destino universal que sería diseñar una Educación de futuro. Para más desgracia, estamos en años de elecciones. Reparen en si los partidos exhiben más sus algarabías o sus silencios, educativos claro. A pesar de todo, ¡suerte y ánimo!, en particular a quienes trabajan por primera vez. Alguien dice por ahí que la educación se la inventan desde fuera pero si se hace realidad es desde dentro.

La vuelta a la escuela es algo más que una rutina. Necesitamos una educación global

Publicado el

Se acabaron las vacaciones. En algunos países las clases han comenzado ya; en otros lo harán enseguida. La escuela es un lugar de encuentro y un escenario de aprendizaje. Estos dos cometidos cabe hacerlos de maneras diferentes. Desde aquí proponemos que sea de una forma crítica, compartiendo intereses y recorriendo trayectos en los que se aprenda a vivir con los otros, a conocer sus dificultades, a reponer entre todos las desigualdades.

La escuela debería ser un escenario de debate en los que los pensamientos viajan y se conectan con los de los compañeros e intercambian ideas, energías y propuestas de cambio. No hace falta hablar de la quintaesencia de la vida; vale lo cotidiano: cómo se vive, qué problemas cercanos o lejanos afectan más, cómo resolver la convivencia colectiva en una sociedad de distintos intereses, si en la escuela hay desigualdades. Hay tiempo para ello en el horario escolar.

El profesorado no puede ser un mero transmisor de conocimientos. Debe ser consciente de que en todo el mundo se detectan señales de intransigencia, de exclusivismos, de desprecio hacia los diferentes. La escuela no puede huir del debate crítico sobre lo que hace y lo que sucede a su alrededor. ¡Refundemos la escuela entre todos! Entenderse a sí misma es reconocer su dimensión de globalidad, mucho más que cumplir lo que las autoridades educativas mandan en forma de contenidos que la mayoría se olvidan y bastantes no se sabe para qué sirven.

Educación para los migrantes; una apuesta con sentido

Publicado el

Acaba de publicarse Perspectiva Internacional de Migración 2018,  un informe de la OCDE que se centra en corrientes y políticas migratorias. Recoge que el año pasado una de cada diez personas que vivían en la OCDE había nacido en el extranjero y que las cifras se incrementarían pues se debían contabilizar 5 millones más de migrantes permanentes. Por cierto, no dejen de leer el último informe de la ACNUR  y la apuesta de GEM por la educación. Ante esto solo cabe mejorar para integrar: ayudarse a los niños a integrarse en el sistema educativo de cada país, mejorar el reconocimiento de las cualidades educativas de los adultos llegados, y un apoyo financiero para hacer de la educación un vehículo de integración.

Geografía para entender el medio ambiente

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación 

Para abarcar el medio ambiente es imprescindible moverse con soltura por la Geografía. Solamente nos cabe conocer la dimensión geográfica, también la física y social, de cada uno de los problemas que nos atañen para hacer posible la vida en la Tierra. La comprensión del medio ambiente global es una buena manera de entender lo que nos pasa cada día. Tenemos la idea de que un determinado territorio condiciona la vida que en él se desarrolla. Lo hemos estudiado muchas veces en la escuela. Allí se habla de que tanto las plantas como los animales no son otra cosa que indicadores de la posición y las características climáticas, que también justifican que la historia de los pueblos haya discurrido de una u otra forma. Lo dicen los libros de primaria y secundaria al hablar de climas o biomas; también los de historia.Tanto es así que en nuestra imagen del mundo vemos a los americanos del norte o del sur de una forma determinada, diferente a la de los asiáticos –a los que igualamos a pesar de ser tan diversos, y tantos–. Estos en nada se parecen a los europeos; los africanos suelen quedar unificados en su negrura y asociados a los desiertos; de los oceánicos casi nadie se acuerda. Pero esta simplificación de la vida y la historia podría ser calificada como una pérdida de tiempo… 

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

Humboldt se apunta a la conmemoración del Día del Medio Ambiente

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación 

Para entender la vida es necesaria la observación científica, la curiosidad y la intrepidez deben acompañarla siempre; hacen falta también unas grandes ganas de saber y experimentar. Estos postulados han movido a la humanidad en su camino hacia la cultura, deben estar presentes siempre en la escuela. Pocas personas los atesoran. Una de ellas fue Alexander von Humboldt (1769-1859), el gran naturalista berlinés. Como quiera que el año próximo se cumplen 250 años de su nacimiento, invitamos a los centros educativos de España y particularmente de América a que dediquen un tiempo a conocer qué hizo tan importante para figurar entre los sabios universales. De paso, a ver si descubren por qué no figura en casi ningún libro de texto con la importancia que se merece. A los profesores y profesoras les animaríamos a que rescaten alguna intención investigadora de su vida para llevarla a sus clases y que los chicos y chicas sean observadores, curiosos, intrépidos, ávidos de saber y experimentar.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

El consumo tiene atrapados a los jóvenes; la sociedad se desentiende de educarlos

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación 

Desde hace unas décadas las múltiples televisiones privadas irrumpieron en nuestras vidas para, supuestamente, hacérnoslas más amenas. Entremezclados con los multiplicados programas e informaciones en los medios audiovisuales llegaron infinidad de mensajes consumistas. Nos decían que estaban destinados a prestar un servicio completo al ciudadano que le permitiese mejorar su vida; nos mentían. Hoy, nos pueden llegar diariamente unos 3.000 mensajes sin solicitarlos –un millón al año si echamos cuentas–, a poco que estemos enganchados a redes y a la televisión; con solo unos 100 impactos de esta tenemos condicionada la vida.

Nuestros jóvenes son la diana publicitaria perfecta; los saben bien quienes gestionan las redes sociales. El consumo de los niños y jóvenes lo mueve hoy la mercadotecnia. Los eslóganes de las campañas explotan el hecho de que cuando se porta un estilo, en forma de ropa o complementos, lo que se desea es atraer con la imagen, al margen de sentirse cómodo o gratificarse personalmente.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación

Ecoescuelas sociales. ¡Sí, por favor!

Publicado el

El simple hecho de utilizar un libro, encender una luz o manejar una tablet enlaza una malla de consecuencias múltiples. Reconocer el entramado de la vida debería ser un argumento principal en la enseñanza escolar. Sin embargo, la tendencia de manejar los contenidos aislados hace que las distintas dimensiones que tiene la vida activa y pensada todavía se mantengan alejadas de los intereses curriculares. Pero el tiempo apremia; hay que actuar sin demora para que la escuela sea ecosocial.

No se trata de fomentar un adoctrinamiento nuevo sino de preparar ciudadanos críticos que sepan entender las problemáticas sociales y ambientales. Frente a la múltiple y variada crisis ecológica y social que tenemos planteada, ya son pocos los que la niegan, se necesitan chicos y chicas que se ejerciten en el pensamiento crítico para que hagan de este un argumento de vida. Anotemos algunos ámbitos de trabajo escolar que nos sugiere la Fundación FUHEM: la superación del antropocentrismo, el cambio climático, la energía y los materiales, la alimentación, el capitalismo y las economías alternativas, la ciudadanía y la desigualdad de género, los conflictos y valores ecosociales. Es tiempo de mudanza, de hacer de la escuela un escenario de vida real que necesitará considerables cambios metodológicos.

Los animales insultados merecen un desagravio razonado

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación

Seguro que a quienes amen la naturaleza les chirría cada vez que la escuchan. Vino a quedarse desde aquellos días aciagos, se cumplen ya diez años en los que las malditas hipotecas subprime tambalearon nuestras vidas; después empujaron los “Lehman Brothers y compañía” para decirnos que lo de la felicidad mundial por eso de la globalización era un cuento mal contado. Si buscan allí donde miran todos, en la Wikipedia, para conocer los entresijos del término no encontrarán ninguna justificación para semejante atropello lingüístico y conceptual hacia estas aves. Ellas, los buitres animales, no invierten en animales cercanos a la quiebra, ni especulan con nada; simplemente aprovechan los cadáveres para vivir, y de paso retornan a las redes tróficas una parte de lo que de ellas salió. Además nos “limpian” la naturaleza y favorecen el trabajo de otros descomponedores. Quizás el embrollo lingüístico que tanto nos desagrada a los naturalistas venga de la segunda acepción que le da el Diccionario de la RAE, que identifica a buitre como: “Persona que se ceba en la desgracia de otro”. ¡Mira que había posibilidades para identificar los atropellos dinerarios: fondos especulativos, aprovechados, estafadores, impíos, etc.! Sugerimos estudiar este asunto en la escuela.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

La contaminación por plásticos en el Día de la Tierra

Publicado el

Durante la semana pasada habremos leído noticias y loas sobre la necesidad de cuidar nuestra Madre Tierra. Amigos de la Tierra denuncia la creciente contaminación por plásticos que sufren cada día más los suelos, aguas y seres vivos. Justifica esta llamada en los datos aportados por el informe en el que ha colaborado Al desnudo. Los envases de plástico no evitan el despilfarro alimentario. Lea lo que en él se dice sobre el despilfarro de alimentos y entenderá si hay motivos de alarma o no. De paso revise los plásticos para contener alimentos que tiene por casa, llevan un símbolo en la parte inferior. Si los emplea mal, deséchelos. Por cierto, poco le cuesta hacerse amigo de la Tierra, pero sepa que adquiere varios compromisos, que habrá de ver cómo los ha cumplido pasado un tiempo.

 

El pensamiento crítico está vetado en educación, y en la vida

Publicado el

Los contenidos escolares son la verdad expuesta; ni el profesorado ni el alumnado los cuestionan: “Los traen los libros de texto”. Sin embargo, no todas las veces nos esclarecen la verdad, o nos cuesta aprenderla si no la enlazamos con nuestros intereses. La verdad es en sí misma cuestionable. Viene todo esto a cuento del escaso valor que se da al pensamiento crítico en las aulas, ¡qué decir en la vida! Cuando sacamos este tema con nuestros compañeros profesores y profesoras para defender currículos más abiertos, lecciones menos dogmáticas, menos teoría y más práctica en la escuela, etc., los detectores de la verdad nos acusan de estar proponiendo el “libre pensamiento”, acabar con la trascendencia de los saberes escolares; encaminar la escuela a la incoherencia. Puede ser, pero no me negarán que el pensamiento crítico es escaso entre el profesorado –es quien manda en la escuela- sobre lo que enseña y cómo lo hace y con respecto a lo que la administración educativa –esta huye del fomento del cuestionamiento de lo que ordena y acalla o no escucha la voces discordantes- le propone. Mientras tanto, ¿existe la verdad escolar?, de la otra no tenemos duda.