Educación

image_pdfimage_print

Todos tenemos un primo en Sevilla que niega el cambio climático

Publicado el

Hace unos años, esta frase, pronunciada por el Presidente del Gobierno de entonces sirvió para justificar la incredulidad y la acción de los gobiernos frente/contra el cambio climático que ya era evidente para los científicos y línea de acción preferente de las organizaciones ecologistas. Pasados unos años, el presidente de los EE.UU Trump afirmaba sobre el asunto que era “un cuento chino“. Es bien cierto que los chinos son parte importante de la generación del cambio climático, que ahora mismo los tiene en parte atrapados, quebrando la salud colectiva y haciendo toser a su economía y la sociedad que la soporta. Ahora, cuanto todo el mundo empieza a ver que el problema es grave, es tal la emergencia que algunos científicos nos ven cerca del apocalipsis, uno se pregunta, ante la falta de acción colectiva, frente a la política contradictoria de gobernantes y gobernados, si cada uno no tendremos un primo en Sevilla susurrándonos que la cosa no es tan grave, que no hay que tener prisa y se puede seguir viviendo descuidadamente, que la naturaleza es muy sabia y ya repondrá los desajustes que a algunos hacen dudar de lo que dicen los primos.

Los gobiernos y los empresarios, algunos trabajadores, dicen estar muy preocupados pero a la vez no quieren saber casi nada de lo que algunos llaman transición ecológica justa, y manifiestan la imposibilidad de llevar a cabo las intenciones de la actual Ministra de cambiar el ritmo de la energía y hacer transiciones acordes con el problema que tenemos encima. En conciencia: ¿Se cree lo del primo o no? Si es que no, empiece a demostrarlo.

El mundo invisible de los gases transita por la escuela

Publicado el

Cada día, en la escuela se habla mucho de la materia que no se ve en toda la vida pero que es importante para toda la vida. Primer mensaje educativo que se debe lanzar más de una vez: lo que no se ve también existe. Sabemos que mucha gente anda despistada con este asunto; incluso algunos libros de texto se olvidan de que la naturaleza o la vida corriente son algo más que objetos, rocas, animales, o plantas. Los gases son, a pesar de su relevancia, unos protagonistas olvidados o, como mínimo, poco queridos. Basta recordar el “gran evento de oxidación” que ocurrió en la marina Tierra hace unos 2.000 años.

Los gases que intervienen en la respiración son los primeros que se citan en la escuela, aparecen ya en los cuadernillos de los cursos de educación infantil. El nombre de esos gases ya tiene algo de misterio: oxígeno (que genera ácido desde tiempos de Lavoisier) y dióxido de carbono (ya está presente de manera natural en el aire aunque en proporciones mínimas, lo cual dificulta la comprensión de la importancia que le reconocemos, y tiene). En realidad, estos dos gases se entienden, simplificando en exceso, como el derecho y el revés del aire que necesitan los seres vivos; las personas también. Prueben a comprobarlo en su clase.

La escuela debe ocuparse de hacer presente una parte del relato de lo desconocido, que también es real…

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

La escombrera educativa crece sin parar en España

Publicado el

En España, el sistema educativo se utiliza en ocasiones para menospreciar el sentido común, cuando menos. Da igual la cuestión sobre la que se hable. Ahora ha sido el deseo de limitar lo que debería ser básico: el tratamiento de los variados temas de la vida real mediante una programación bien hecha, sustentada en la ley vigente, con la intención de fomentar el pensamiento crítico; luego cada estudiante construirá su argumentario y lo aplicará con mayor o menor acierto en cada episodio de su vida.
Es tal el escenario de confrontación que ya no se distinguen las utopías educativas, aquellas que asignaban a la educación un papel colectivo, un medio de tránsito hacia el bienestar personal, un camino de superación de dudas y de aprovechamiento de oportunidades. Mucho de lo bueno, la educación es un tesoro de convivencia vino a decir Delors, quedará sepultado por los escombros dialécticos de las palabras huecas, por las andanadas de unos y otros. Además, lanzar controversia de baratija a un esfuerzo colectivo como es la educación como tesoro común tendrá sus consecuencias en el futuro.
Esta vez el tumulto ideológico-partidario propone que las familias, a título particular, veten tal o cual contenido de las actividades complementarias, aprobadas en Consejo Escolar. La siguiente invención puede ser una ocurrencia que limite la cultura literaria enseñada, como en tiempos en los que algunos estudiamos; quizás después venga otra que encamine la geología o la biodiversidad hacia la idea de la Creación, o la supresión de las dificultades matemáticas porque a los hijos de alguien no les gustan. A este paso, cada estudiante portará a su entrada en la escuela un “vademécum familiar” con lo que se le puede enseñar y no. Nos tememos que, en realidad, de lo que se trata es de enlodar la enseñanza obligatoria para reforzar el enfrentamiento entre dos escuelas, la pública y la concertada, o la de todos y la de unos cuantos. De esto son responsables todos los partidos, unos más y otros menos, de antes y de ahora, y los lobis que los enzarzan. Entre unos y otros llegarán a convertir la educación en su chiringuito, más o menos enlodado. !
Cuándo hay tantas cosas que merecen ser atendidas/enseñadas de forma colectiva en este incierto siglo XXI!

¡Dejen en paz al profesorado los profetas políticos! Recuerden que nadie es especialista de todo, pues la vida es exageradamente compleja. En síntesis, la educación nunca deja de ser una hipótesis que cada persona construye a lo largo de su vida. En España le iría bien un Pacto Educativo generoso y transformador.

Coincidiendo con el día de la Educación Ambiental, las escuelas se hacen ecosociales

Publicado el

EL 26 DE ENERO SE CELEBRA EL DÍA MUNDIAL DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL

La gente corriente tenemos cada vez más dificultades para entender el día a día. Imaginemos que queremos llevar a la escuela alguna noticia de contenido ecológico y social para un debate en clase. Elegiremos alguna que nos asombre, que afecte a todo el mundo o que traiga un asunto cercano. La escuela no trabaja suficientemente el hecho de que la mayor parte de las cuestiones de la vida (sobre todo las que evidencian la relación entre sociedad y medio ambiente), incluso las más sencillas, tienen enlaces con territorios, sociedades y futuros diversos o lejanos. La escuela, empezando por los administradores educativos, pasa bastante de la Educación Ambiental, o se limita a verdear un poco lo que hace.

Nos preguntamos de qué sirve si la escuela del año 2020 y sucesivos si no es mucho más ecosocial. ¡Y podría serlo con compromiso! Pongamos  en conocimiento del alumnado que el simple hecho de disponer de libros y cuadernos, encender una luz, llevar a nuestra boca un determinado producto, desplazarnos cerca o lejos para llegar a clase, o manejar un móvil, enlaza una malla de consecuencias ambientales y sociales múltiples; dialogar sobre estas cuestiones abre su percepción del mundo, que en estos tiempos no hace sino ensancharse.

El titular de este Chispazo quiere hacer una llamada a la ilusión escolar, en forma de Educación Ambiental para la Sostenibilidad…

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta, de El Diario de la Educación.

¿Rehenes de los ODS o liberadores? Una experiencia formativa ilusionante para ser maestro-a

Publicado el

El asunto de los ODS es extremadamente complejo. Nunca sabe uno si está generando parte de un problema de los que tratan los Objetivos de Desarrollo Sostenible o podría ser parte de su solución, al menos en la esfera próxima. Trabajar este asunto en la educación reglada cuesta, tiene sus dificultades intrínsecas por el currículo y no motiva por ahora mucho ni al profesorado ni al alumnado. Llevar la experiencia “odsana” a la enseñanza universitaria todavía se nos antoja más complicado. Sin embargo, en la Facultad de  Educación de la Universidad de Zaragoza se esta consolidando un grupo que busca liberar a los ODS para que se expandan por las conciencias propias y las de los demás, para que ayuden a percibir la complejidad del mundo. El grupo gravita alrededor de la mención de Educación Física, lo cual puede parecer a muchos aventurado; pero creer es poder, aseguran las profesoras que incentivan el compromiso. No les decimos más. Lean esta reseña de “La voz del rehén para liberar a los 17 ODS” en heraldo.es y verán de qué se trata.

Por cierto la lucha, la ilusión y el compromiso “odsianos” continúan. Ahora, estos 63 chicos y chicas marchan a las escuelas para enseñar practicando el reto de dar vida a los ODS. Un placer haber representado con ellos el papel de “El Profesor”, que los anima al fortalecimiento del pensamiento crítico, a cuestionar el enrevesado sistema económico, social y ambiental que no busca el valor de lo colectivo para laminar desigualdades, que ha convertido la vida en un complejo laberinto que solo se puede superar en compañía transformadora. 

Sépanlo todos: su energía, compromiso y acción colectiva cambiarán el mundo escolar, seguro; en el año 2030 muchos de ellos estarán dando clase y ejemplo. ¡Ojalá lleguen a tener algo de lo que Albert Camus alababa en su maestro cuando recibió el Premio Nobel de Literatura!

La infancia y juventud en la diana del cambio climático. Unicef alerta

Publicado el

LA CUMBRE DEL CLIMA CHILE MADRID SIGUE SU CURSO

Los más débiles serán quienes salgan más perjudicados. El estropicio climático, que por ahora es acumulativo, llegará con más fuerza a mediados de siglo. Si así fuera, ojalá nos equivoquemos, una inmensa mayoría de niños y jóvenes de hoy verán mermada su salud mañana, deberán enfrentarse a dolencias antes impropias de jóvenes adultos. No es extraño que desde UNICEF se hayan impulsado lecciones de vida real, alarmas de futuro, para llamar la atención. Jóvenes activistas, apoyados solo por algunos gobiernos (Chile, Costa Rica, Fiji, Luxemburgo, Mónaco, Nigeria, Perú, Suecia y España), lanzaron su voz en forma de manifiesto. La Declaración sobre los Niños, Niñas, Jóvenes y la Acción Climática tiene un alto contenido reivindicativo; la vida lo merece. Lea la declaración, piense en qué está de acuerdo y actúe en consecuencia. No olvide que la infancia y la adolescencia es la mayor riqueza que una sociedad posee. ¿Por que se menosprecia tanto su futuro? Vuelva a disfrutar de las tiras de Mafalda de Quino, o de los dibujos de Frato. Seguro que a partir de ahí se convierte en activista por la infancia y la adolescencia.

La desidia contaminante nos hará mucho daño

Publicado el

CARTAS AL FUTURO EN LA SEMANA PREVIA A LA COP25 CHILE-MADRID

La especie humana, en su conjunto, no se caracteriza por su cordura; en la cuestión ambiental podríamos decir que raya la estupidez, sin paliativos. Una y otra vez, los científicos marcan el camino a seguir. Los países se llevan el mapa pero enseguida lo abandonan. Las personas parece que queremos pero no podemos o sabemos. ¿Qué ha generado semejante dejadez? Unos lo achacan al desarrollo, otros justifican cualquier desatino en el deseo de crecer más y mejor; dicen que da confortabilidad a la vida, aunque en realidad mata la salud. Mientras la gente preocupada espera ansiosa los resultados de la COP25 de Chile-Madrid conoce que se ha incrementado la emisión de gases que condicionan el cambio climático. De aquello de no superar 1,5 ºC ya casi nadie habla, porque parece imposible. Solamente la ONU se desgañita, pero ni caso. Cabe preguntarse ¿Qué somos y hacia dónde vamos? En fin, que París da la sensación que cada vez se nos aleja camino de perderse en alguna galaxia emocional ignota.

En la escuela de la vida faltan las mariposas. ¿Será por el cambio climático?

Publicado el

CARTAS AL FUTURO EN LA SEMANA PREVIA A LA COP25 CHILE-MADRID

La semana próxima el mundo, al menos una parte, estará pendiente de la COP25 Chile-Madrid. También deberían moverse las escuelas. Lo tienen complicado, pues en ese mundo de la naturaleza estática que los currículos presentan no emergen finales abiertos, incógnitos, si bien unos y otros tipos son causa y consecuencia de lecciones de vida. El clima es poco más que un conjunto de seguridades que sirven para clasificarlos y decir qué tiempo hará a lo largo del año. Así no hay manera que la gente piense en dimámicas vivas, alteraciones bruscas, repercusiones varias. Vamos hablar del cambio climático con la ayuda de las mariposas, muy afectadas por las incógnitas globales.

Podría ser un día cualquiera en un curso indeterminado. Alguien, en su clase, sentiría cierta insatisfacción sobre el complejo asunto de la naturaleza escolar; no estaría seguro de que sus alumnos lo entendiesen. Por eso, se le ocurriría abrir una ventana en su aula para que entrasen mariposas, de las de verdad; si bien, lo que pudo ser sencillo en otros tiempos ahora le resultaría difícil.

Cada vez hay menos mariposas; perdieron el reloj del tiempo de tal forma que ni siquiera interactúan con las plantas; sustento y fin de su corta vida. Antes, al decir de Pablo Neruda, uno podía contemplar su marcha volante, como una llamarada. Una y otra vez se posaban en las flores, libando el néctar necesario; pero al final la Mariposa de otoño del chileno se desvanecía.

Estos insectos no han recibido el reconocimiento fecundador que se merecen, siempre oscurecido por los ropajes de colores que portan la mayoría; acaso las antiguas culturas centroamericanas han sido una excepción, en el arte europeo revolotean en Mariposas y amapolas de Van Gogh. Este olvido a pesar de que su poder polinizador, tanto de las mariposas diurnas como nocturnas, que beneficia a las plantas que aseguran su existencia construyendo semillas, y a los animales que aprovechan sus frutos. Qué decir de lo que aportan en la generación de nuestra dieta diaria, y en la salud colectiva.

No dejen de escuchar a Luis Pastor y Lourdes Guerra cantar a la mariposa Violeta Parra. Me lo susurró el amigo Paco, la dulzura de la poética de un profesor implicado en atender a los más vulnerables, como las mariposas.

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta, de El Diario de la Educación.

Da Vinci y Humboldt, también Bunge, de completa actualidad

Publicado el

La escuela se nutre, como la vida, de las enseñanzas que dejaron en el tiempo personas y hechos. Por eso, en muchos momentos se celebran días o semanas dedicadas a algo especial. Sin duda, esas fechas sirven para medir el tiempo vivido, lo hecho o no en un año; pero también para recordar deseos, conjeturas o avances sociales, para reconocer qué hay detrás de muchas ideas, de algunos eventos y al lado de personajes. Siempre, en años o días concretos, en momentos más o menos críticos, es conveniente pararse a imaginar lo que hubiera sido del mundo sin determinados eventos o celebraciones; también sin las ideas de personajes plagados de espíritu crítico y creatividad, con deseos renovadores, globales, etc.

Hay años de suerte, como este 2019, en el que se cumplen 500 de la muerte de Leonardo da Vinci, y 250 del nacimiento de Alexander von Humboldt. Entre los artilugios e ideas que transmitió el primero y los viajes e investigaciones del segundo cambiaron la historia universal y la ciencia aplicada. 

Puestos a recordar efemérides hay que felicitar al filósofo argentino Mario Bunge, que este 2019 cumple 100 años, que nos ha legado reflexiones trascendentes: entre ellas, la importancia de la originalidad del pensamiento -cuando la verdad poco importa, atropellada por el éxito- y la solución de los problemas inversos, que ayudarían a entender mejor el mundo actual; para desarrollar nuestra capacidad de vivir lo cotidiano. Contrasten lo que piensan en ese momento con la preocupación de Bunge, expresada hace varias décadas, de que “los grandes males de la Humanidad eran el belicismo, la contaminación ambiental, la explotación de recursos y una superpoblación que nos aboca a un excesivo consumo de los recursos naturales”. ¿Les suena a ODS? Hay tema para el debate.

Para leer el artículo completo visiten el blog Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

Palabras del medioambiente y ética para ensordecer silencios

Publicado el

El medioambiente habla, cada vez más y con más fuerza; en ocasiones se desespera y grita, en otras castiga nuestros silencios. Aunque no tenga palabras asimilables a nuestro vocabulario, hay muchas voces que hablan sobre él. Le piden prestadas su desvelos e imágenes y las convierten en susurros o lamentos, también en esperanzas. Algunos medios de comunicación quieren ecocomunicar. Hay muchos, seguro que quienes esto leen podrían hablarnos de ellos. Si lo desean, póngalo en un comentario. Mientras nos llegan, queremos recordar que la revista Ethic, en un compendio de resonancia crítica y actual sobre temas que comentamos constantemente aquí: medioambiente y sociedad sobre todo. No dejen de moverse por ella con curiosidad, anoten sus informes, caminen con ella hacia el futuro más compartido, anótense a sus compromisos y, al final, hagan llegar a otros lo que aquí vieron, aprendieron y sintieron. 

Hablando de ética: Qué siente cuando oye hablar de la tantas veces silenciada Guerra del Yemen?

¿Sabían que hoy es el Día Mundial de Hábitat?

Publicado el

Esto de los días internacionales o mundiales es una forma de tenernos al corriente de algo pendiente, al menos por un día. Unos son muy conocidos y celebrados; otros pasan sin pena ni gloria.

La ONU ha elegido para la celebración del Día del Hábitat de este año el urbano, que es mucho hábitat para muchísima gente.  El tema de reflexión es “Tecnologías punteras como herramientas innovadoras para transformar los residuos en riqueza y prosperidad“; ahí es nada. El asunto va de gestionar mucho mejor los residuos urbanos que, por ahora, tiene demasiados puntos oscuros. Parece sorprendente que tras tantos años de recoger y separar residuos todavía se realice mal. En ese cometido falla la administración, no ayudan los ciudadanos, y a la mayor parte de las empresas generadoras de residuos -cuenten aquí las que sobre empaquetan, muchas veces plastificados, sus productos-. Se sabe lo que hay que hacer y cómo hacerlo, tal cual se puede ver en la página del MITECO. Pero parece, o eso segura Greenpeace, que España suspende en la gestión de residuos. Por cierto, como va en su casa y entre sus conocidos el asunto. ¿Acaso es tema de conversación alguna vez en las tertulias? La mente junto con el deseo proactivo es una herramienta puntera: ¡Hágase con una de estas!

Libros de texto a la carta, el pulso de la educación en España

Publicado el

Los libros de texto son el vehículo en el que viajan la mayor parte de las enseñanzas que marcan los aprendizajes en las aulas; desde hace décadas condicionan casi todo el quehacer que el profesorado despliega. Las editoriales que los sirven, que negocian con ellos, vienen quejándose hace años de que los cambios normativos les impiden adaptarlos a tiempo a las nuevas formalidades que se les exigen. Seguramente tienen razón, también cuando hace un mes lamentaban la postura de los políticos que mandan en cada comunidad, pues les piden maquillar “determinados contenidos que no ensalzan la cultura reciente de los territorialismos identitarios”. Esperemos que esos asuntos, como otros que denuncia la ANELE en su informe balance publicado recientemente, no mermarán la calidad del producto final. 

Los libros de texto son caros y, según bastantes profesores, bastante mejorables en varios aspectos. Por eso, no estaría de más cuestionarse si son necesarios en todos los niveles educativos y en cualquier materia, si sirven en los formatos actuales o deberían contener otras presentaciones: más propositivas y creativas, apoyadas en metodologías más incentivadoras de búsquedas para el profesorado y el alumnado. Quizás así, expurgando también su contenido, valdrían para varios años, independientemente de las normativas y de las apetencias del mandamás educativo de turno. Habrá que ver si son mejores los de papel o los que fluyen por Internet. Sabemos que no es sencillo cambiar inercias en la producción y uso de materiales, pero por proponer estilos diferentes nos atrevemos a formular un deseo: más maestros, mejor capacitados y con tiempos suficientes para preparar sus clases; y menos apego a los muchos libros de texto, que suponen un elevado coste para las familias y para los presupuestos de las administraciones que los subvencionan.

Tras unos días memorables, hay que cuidar la resaca climática

Publicado el

Por todo el mundo se dijo muy fuerte a los poderes públicos y empresariales que ya basta de no hacer nada, que su necesaria acción por el clima puede asegurar el futuro. Pancartas y consignas hablaron de esperanza, de compromisos, de demandas a quienes mandan, que son los que más pueden hacer por mitigar los efectos de esta emergencia climática.

Ahora viene el día después; ese en el que hay que mantener la presión, como en el siguiente y todos los demás hasta que llegue la COP25 de Chile, que debería ser el arranque verdadero de políticas reclimatizadoras. Las noticias sobre el clima y sus efectos se evaporarán pronto, puede que los compromisos se relajen. Por eso, ahí debemos estar quienes estos días levantamos nuestras voces.

No podemos callar, debemos demandarnos nosotros mismos más compromiso para decir y vivir en consonancia con lo que pedimos. Para que no nos atrape la complacencia por el éxito en la convocatoria del 27 de septiembre, que quedará en los calendarios globales como el día en el que empezó todo; para apoyar el creciente interés de los jóvenes y pedirles que conserven su compromiso. Porque, si, todo o una parte, viene seguido del progresivo silencio, será utilizado por los gobiernos negacionistas o despistados, por las gentes incrédulas o perezosas para recordarnos lo que nos han dicho muchas veces: ¡No se puede hacer nada ante el devenir de los tiempos!

Por si se relaja, o desfallece, no deje de releer United in Science

!Bien venido Humboldt, adiós Leonardo!

Publicado el

Las fechas sirven para medir el tiempo, sin duda. También para reconocer ideas, eventos y personajes. Siempre, en años o días concretos, es bueno pararse a imaginar lo que hubiera sido del mundo sin eventos concretos, sin las ideas de personajes plagados de ideas creativas, renovadoras, globales, etc., que tanto han cambiado la historia universal y la ciencia aplicada. Hay años de suerte, como este 2019, en el que se cumplen 500 de la muerte de Leonardo da Vinci, y 250 del nacimiento de Alexander von Humboldt. 

¿Qué sabe de ellos? Del primero se podrían decir tantas cosas que hablarían de su genio que no cabrían en este blog; nos quedaremos con su percepción sistémica del mundo y su acercamiento a la botánica. Del segundo habría que resaltar su anticipación a la comprensión de las variaciones climáticas, de su amor por la naturaleza -ya hemos alabado su figura en este blog- y las consecuencias de sus pulsiones.

Lean cosas de ellos, sumérjase en su tiempo y traigan al actual sus pensamientos. Comenten en sus tertulias lo que dijeron sobre asuntos científicos/ecológicos, pero también hablen de cuestiones del pensamiento práctico moral que son clave de la vida actual. Leonardo nos legó aquello de que “El placer más noble es el júbilo de comprender”; de Humboldt podríamos anotar “No hay razas inferiores, todas ellas están destinadas a alcanzar la libertad”.

La cultura colectiva los necesita, 500 o 250 años después, para deambular por el complejo mundo en el que vivimos, en el que crisis ambientales, sociales y económicas nos mantienen temerosos de algún colapso.

Entre las DANA y los calores ilustran la crisis climática que la escuela debe entender

Publicado el

Empecemos emitiendo una hipótesis: Si la escuela permanece adormecida, resignada, ante el complejo mundo exterior, no es escuela, sino un lugar por el que se pasa; de ahí su permanente levedad.

Habrá que reflexionar si sirve la escuela tradicional; la de hoy debería ser ya el escenario de lo deseable para la vida, donde se comparta experiencia y búsqueda de lo cotidiano, pero también el lugar en el que se cuestionen definitivamente bastantes abstracciones con poco recorrido, como no sea para justificar las viejas materias curriculares. Para vigorizarse debería recoger más y mejor la trama de la vida y dejarse de los contenidos poco útiles, por inservibles u obsoletos. Pero no puede hacerlo por sí sola; necesita el comprometido impulso de las autoridades educativas, junto con el incentivo y el acompañamiento de la sociedad que la sostiene, de ha de despertar de su despreocupación. 

Es evidente que la vida se construye en interacción personal y colectiva con el mundo exterior. De esa relación surgen los temas de interés personal y social, que podrían ser también los del trabajo escolar. Cuando en todo el mundo gente se revuelve ante la crisis global que padece el planeta, solo cabe que la educación emerja como escenario múltiple y diverso, tanto en la educación informal o no formal como en las escuelas. Por desgracia, la mayoría de estas permanecen calladas o levemente alerta, ocupadas en el estricto cumplimiento de los mandatos curriculares, muy vigilados por los departamentos de Educación respectivos, que sin embargo ni siquiera atienden a las demandas de la imprescindible gestión ambiental que les formulan desde sus centros.

¿Quién sabe si los argumentos para la hipótesis son ciertos? Lo que parece probable es que si las escuelas hablasen más de los asuntos de la vida, los escolares (ciudadanos del mañana mismo) sabrían afrontar mejor asuntos como la repetición de los fenómenos atmosféricos, sobre todo adaptándose a los nuevos tiempos y tratando de mitigar sus efectos.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.