Ecología

Las bicicletas no solo son para el verano. La mía está triste; la ciudad no las acoge bien

Publicado el

Dialogan las ciudades y las bicis; a veces coinciden, otras no porque sus interlocutores cambian. La gente motorizada y los peatones no comprenden, o insultan, a los ciclistas urbanos; hemos de reconocer que algunos de ellos actúan de forma poco respetuosa; los coches -que se hicieron dueños del espacio urbano- intoxican y agreden a los ciclistas. En realidad, las ciudades no se hicieron para sus habitantes, sino para ser ellas mismas en su complejidad. Las trazaron demasiadas veces intereses económicos o veleidades de los gobernantes, ausentes de prejuicios sociales. Cuesta imaginar la ciudad de las bicis, aunque se dediquen congresos a entenderla, porque conviven en un espacio público con otros intereses y eso siempre limita; en los pueblos las bicis son más felices. El futuro de la bicicleta en la ciudad se imagina como un distintivo de la vida sostenible. ¡No puede ser que todavía no conozca las ventajas de moverse en la ciudad en bicicletaHay más de un billón de estos artilugios móviles por el mundo, donde más en China, pero en la ratio por habitante gana Holanda. Un recuerdo especial a quienes dejaron de ser ciclistas a su pesar, en particular en las carreteras. No se pierdan la película “Muerte de un ciclista”, de Juan A. Bardem que ya en 1955 nos dejó una crítica melodramática sobre dos ruedas. Si pueden vean de nuevo “Las bicicletas son para el verano” de Jaime Chávarri  y F. Fernán Gómez.

Mentira inamovible: el automóvil amplía mi libertad en los desplazamientos urbanos

Publicado el

Empiece a dudar de lo que dicen los anuncios publicitarios: EL AUTOMÓVIL PROPIO ES SINÓNIMO DE LIBERTAD; CUÁNTO MÁS BONITO Y GRANDE MEJOR. Aunque es este tema no hay manera de ponerse de acuerdo. Unos dicen que tienen esa libertad, que les da el derecho a circular en su vehículo a la hora que quieran por donde quieran en su ciudad. Otros apuestan por restringir el paso del vehículo privado por las graves afecciones que causa al interés colectivo y a la salud. Reflexione sobre el siguiente artículo que nos habla de que Madrid está obligada a restringir el uso del vehículo particular si quiere sobrevivir, pues incumple los parámetros en ozono y otros óxidos letales en su exposición continuada. Piense si hay que sacar los coches de las ciudades, o al menos de determinadas calles; ¿Qué tal si deja el suyo en el garaje?  Se imagina cómo es el tráfico en la ciudad de México. ¿Qué opina sobre la intención de Barcelona de prohibir el tráfico de los coches más contaminantes? Aplique la ecuación del tiempo, dinero y salud en relación con libertad cuando vaya a conectar el motor de su coche para desplazarse dentro de su ciudad. ¿Qué resultado ha dado la incógnita?

Transporte colectivo en las ciudades del futuro; cómo, cuándo, dónde, por qué, para qué

Publicado el

Podríamos hablar de muchos argumentos a favor del transporte colectivo: más barato, menos contaminante, más rápido si no se le obstaculiza, más social, etc., pero mejor que nosotros lo que dice Facua. Todos hablan de que pueden ser la solución del futuro para evitarnos ruidos y contaminación, cuidarnos la salud. Sin embargo ahí está: malviviendo en muchas ciudades. En otras se potencia su uso con recorridos bien estudiados, reducción de precio en los abonos, utilización de vehículos poco contaminantes, uso habitual por parte de los regidores públicos, redestribución de los flujos circulatorios, identificación de itinerarios preferentes. Quienes desconfían de él aluden a que sus frecuencias pueden ser una pesadilla a la hora de desplazarte por la ciudad. No se lo piense más; aprovéchese de las ventajas de los medios de transporte público y no motorizados. Su salud, su bolsillo y su ciudad se lo agradecerán, todavía más si hay mucha gente que hace como usted. Por curiosidad, ¿Cuántas veces lo utilizó durante la semana pasada? ¿Y la gente con la que vive o trabaja?

Una semana más planteándonos si el modelo de movilidad urbana es inamovible

Publicado el

Pensar en el interés colectivo ya es difícil, pero actuar cuesta todavía más pues nos hemos apelotonado demasiado. No lo tuvieron en cuenta nuestros antepasados del Neolítico. Empieza hoy la semana de la movilidad urbana en la Unión Europea. Todos los ayuntamientos grandes de Europa han elaborado sus planes para que sea menos difícil convivir para quienes quieren desplazarse por la ciudades. Van consiguiendo pequeños logros pero chocan muchas veces con la incomprensión ciudadana, movida por las individualidades que forman la ciudad, que es difícil regular si todas quieren pasar a la misma hora por el mismo sitio. Los rectores de ciudades y estados dicen que quieren una movilidad limpia y que “Compartir te lleva más lejos”, que es el lema de este año. Imaginamos que compartir significa buscar intereses comunes, entre ellos disminuir la contaminación urbana para dejar de causar problemas a los demás: en su salud y en su bienestar global. El asunto preocupa, incluso hay periódicos que le dedican una sección especial a la movilidad urbana en el mundo, que es muy diferente en una ciudad grande y pequeña, europea o americana; no digamos nada de algunas de Asia o África. Llevamos ya diez años en Europa con esta iniciativa. Pero se sigue potenciando el transporte contaminante y las redes públicas adolecen de reformas que las adapten a los nuevos tiempos, incluso dejan de existir. Cuente usted mismo cuántos fueron sus desplazamientos la semana pasada en su ciudad, cómo los hizo y por qué. Entérese de las intervenciones que ha preparado su ayuntamiento durante esta semana y participe con espíritu positivo. ¡Bienvenida la semana!, pero se acaba tan pronto.

P.D.: Si quiere saber más lea la completa guía que han elaborado en el CDAMA del Ayuntamiento de Zaragoza.

Inundaciones por todo el mundo; los signos del tiempo, la fuerza del destino o la despreocupación colectiva

Publicado el

Tiempos que traen nuevos retos, o amplifican los que ya teníamos. Las zonas costeras van a sufrir las inclemencias de agua y viento, sean azotados por los huracanes o los ciclones. Pasarán y la gente se olvidará de ellos, como lo hizo anteriormente. Las sociedades en su conjunto desafían a la naturaleza: se instalan allí donde saben que hay riesgos, convencidos en su dominio sobre toda la naturaleza. Se equivocan. Harvey a Irma se lo acaban de demostrar en América Central y del Norte, los monzones azotan Asia una y otra vez, las ciudades africanas están siendo atacadas por el mar, los ríos europeos no tardarán en mostrar su garras. Los países ricos tardarán en reponer sus infraestructuras y reparar los daños particulares, los pobres no lo conseguirán nunca. Unos y otros seguirán hacinando millones de personas en territorios frágiles. Ante esto cabe preguntarse: ¿Es sabia la humanidad?, cuando prefiere retar al cambiante e imprevisto riesgo climático. “Es la fuerza del destino”, dijo un mesiánico que no sabía leer el tiempo.

Réquiem/elegía por las posidonias mediterráneas, víctimas del turismo y la contaminación, a pesar de ser hijas del Dios del mar

Publicado el

Cuentan por ahí que Poseidón, el señor de las aguas, de los mares y los océanos, anda cabizbajo por el Olimpo. Cuando se repartió –lo cuenta Homero- con Zeus y Hades el dominio del mundo no se imaginaba cómo llegaría a estar su reino. Anda triste porque el Mediterráneo que baña la inmortal Grecia está convirtiéndose en el cementerio de las posidonias, esas plantas –que no algas- cuyo nombre le resulta tan familiar y merecerían ser hijas de los dioses. Se merecerían una elegía permanente, incluso de las gentes que vivimos en el interior, como todos los seres que todo lo dan y nada nos piden, solo un respeto. La Posidonia oceánica, qué curioso que sea endémica del Mediterráneo, reflejan como nadie los niveles de contaminación del Mare Nostrum, que es una construcción/destrucción más nuestra que nunca. Las praderas del pulmón mediterráneo, así lo titulan unos, se mueren por la contaminación y el turismo, según atestiguan los investigadores. ¡Qué Poseidón –Neptuno para los romanos- venga y las auxilie! De paso que nos enseñe el tridente para ver si reaccionamos. 

La sequía generalizada (extendida y aumentada) debería obligarnos a pensar qué hacemos con el agua

Publicado el

Aseguran los expertos que tenemos mucho que aprender todavía en la gestión del agua. También dicen que parece muy posible que las precipitaciones disminuyan, que no lleguen con regularidad allí dónde y cuándo se necesitan. La sequía que padecemos actualmente en España (meteorológica, agrícola, hidrológica y socioeconómica) debería hacernos reaccionar ya, tanto a los gestores del agua como a los usuarios. En el mundo, cada año, por junio, nos avisan de que la falta de agua está provocando continuas sequías y desertificaciones irreversibles. Ahora mismo, en España los embalses están al 43% de su capacidad. ¿Y si es cierto que tendremos que vivir con menos agua? Lo más probable es que la cifra de 250 millones de personas que sufren sequías severas se incremente, que el dichoso cambio climático acelere y desordene los procesos de desertificación. Tuve un sueño: el Sáhara se extendía hasta casi los Pirineos; me vino a la memoria un poco de su posible historia.

Vaya mierda con las dichosas toallitas. No se crean lo que dice en el envase. Nada de tirarlas en el inodoro

Publicado el

La gente sigue usando el inodoro como la papelera universal, en la creencia de que el tubo sin fin todo lo traga y lo lleva al limbo universal que todo lo limpia. ¡Ojos que no ven…! Las toallitas higiénicas, que los fabricantes siguen imponiendo a los usuarios y presentándolas como inocuas en sus envoltorios, constituyen un peligro público, al menos una carga ambiental y económica que no debemos permitirnos. Millones de ellas atascan desagües y depuradoras. ¿Tanto les cuesta llevarlas al cubo de la basura?, o directamente lavarse con agua y dejarla correr, que es algo mucho más natural y cuesta menos; la OCU calculaba hace un par de años que eliminarlas nos costaba 1.000 millones al año. Las depuradoras se lo agradecerían; los ayuntamientos no digo y el medio ambiente los felicitará por ser inteligentes. Lean el artículo “El monstruo que atasca las cloacas

En el bingo del horizonte 2020 todos nos jugábamos mucho; el cambio climático nos ha cambiado los cartones

Publicado el

Los juegos de azar son un pasatiempo en el que se mezclan deseos e intereses, a veces económicos. El bingo es un juego muy extendido, apasionado para unos pero denostado por otros que prefieren ir por caminos más seguros en la búsqueda de la seguridad económica. Echen un vistazo al proyecto BINGO, uno de los 3 de la UE que se tratarán en la Conferencia Europea sobre Adaptación al Cambio Climático 2019, junto con Rescue y Placard, dentro del Programa de la UE “Horizonte 2020“. Sequías e inundaciones –presentes siempre en la vida del Planeta- vienen arrastradas, empujadas y sobredimensionadas por los efectos del cambio climático, que trae más fichas peligrosas. Esa es al menos la percepción generalizada, pero los proyectos como Bingo (estudia sitios de pruebas en seis países –España entre ellos-, para presentar un pronóstico detallado a diez años sobre los posibles efectos del cambio climático en Europa, incluyendo el impacto en la agricultura –control natural en las plagas de cultivos– , la industria, el turismo y otros sectores de la economía). Lo que buscan los investigadores es hacer visible la tremenda incógnita climática de forma razonada, y así alertar a gobiernos y ciudadanos. ¿Se apunta a jugar o prefiere estudiar antes las posibilidades de ganar? Recuerde que hay muchos jugadores y a veces cambian los cartones sin avisar. Dejar toda nuestra vida a lo que traiga el azar es una posibilidad pero tiene sus riesgos en forma de sequías e inundaciones principalmente. Por cierto, ahora ya nos avisa el Horizonte 2030 en cuestiones de clima y energía. ¿Llegaremos a tiempo?

La contaminación lumínica nos deslumbra pero mantiene demasiadas sombras

Publicado el

Si quiere puede conocer como de iluminado está su país, su ciudad, aunque sea un pueblo recóndito del mundo, en este mapa interactivo podrá hacerlo. Puede cambiar las variables y tener una lámpara más exacta, tanto en Europa como en América, a donde llegan también estos Chispazos. Detrás de esas luces hay sombras, las que nos marcan no solo los lugares despoblados sino también las masificaciones de poblaciones. Nos invitan a preguntarnos si esos claroscuros son convenientes o no; también cómo se genera la energía -suele hacerse en lugares alejados de donde se consume-, qué supone su uso en contaminación lumínica y otras sombras como la contaminación del aire que genera y el agotamiento de recursos. ¿Por qué nos atrae tanto la luz?, ¡ni que quisiésemos ser todos luciérnagas! Hemos de saber que el consumo eléctrico puede ser más o menos (in)sostenible. Por cierto, las ciudades españolas son las “más iluminadas” de Europa. Habrá que pensar si eso es un progreso o tiene algo de despilfarro, porque la factura eléctrica atenaza a los ayuntamientos y maltrata a los ciudadanos.

¿Y si Harvey, y sus sucedáneos, fuesen el modelo del futuro tiempo climático?

Publicado el

Se repiten con frecuencias situaciones climáticas extremas: permanentes sequías conviven con destructoras descargas de agua que provocan cuantiosas inundaciones. Harvey va dejando en Texas, Tennessee y Luisiana un reguero de calamidades en la naturaleza y en las gentes -44 muertos a añadir a los heridos, desplazados y cientos de miles de damnificados-. Pero por los días que eclosionó, India, Nepal y Bangla Desh –países cuyas catástrofes siempre son olvidadas en el occidente rico- sufrían el impacto de los monzones, más destructores que en otras ocasiones –se contabilizan ya más de 1.200 fallecidos y dos millones de desplazados y 40 de damnificados-. La tormenta Lidia llegaba a las costas californianas y ponía en alerta a las autoridades mexicanas. Por los mismos días, una masa de aire frío se detenía en la península Ibérica generando en su contacto con masas cálidas unas lluvias torrenciales que se arracimaban por minutos y provocaban caos e inundaciones. Si como parece se repiten las situaciones meteorológicas extremas, habremos de empezar a pensar si no nos espera un clima extremo del que el ciclón Harvey es solo el principio; esa preocupación expresa la OMM (Organización Meteorológica Mundial). Si mantenemos esa hipótesis, aunque solamente sea unos días, quizás nos encamine a adaptarnos a la situación y mitigar todas las responsabilidades que tengamos en la cogeneración del despiste climático. Anticiparnos al posible futuro climático sería una muestra de inteligencia colectiva.

¿Y si un día todos los automóviles fuesen Tesla? Nikola sentiría que había merecido la pena ser tan eléctrico

Publicado el

Dicen que el Tesla será un coche eléctrico accesible para la mayor parte de las economías domésticas. Además, al no estar sujeto a los vaivenes de precios, producciones y contaminaciones de los combustibles fósiles –habrá que estar atentos a las maniobras de las compañías suministradoras de electricidad-, va a permitirnos movernos sin la culpabilidad –económica y ambiental- que ahora experimentamos. Dicen que está al rodar, que quieren vender un millón de unidades del Tesla 3 en 2020, dado el ritmo actual de reservas que se acerca a 1.800 diarias. Pero es que además algunos lo han llamado ya el coche fantástico porque llevará un ordenador a bordo capaz de guiarnos sin que nosotros movamos un dedo, además de muchas cámaras para hacer segura la conducción. Suponemos que si lo viera Nikola Tesla, el científico serbio-estadounidense al que le hicieron toda serie de tropelías los Edison y compañía para ningunearlo –no todo lo que se dice es verdad o mentira-, sentiría como suyo el invento. Seguro que los más jóvenes no vieron la serie televisiva de los 80 “El coche fantástico” en la que Michael era la envidia de todos nosotros al poder interaccionar mentalmente con el coche inteligente y parlante, que lo salvaba en múltiples aventuras. Tesla murió en 1943 y todavía la aventura del coche eléctrico, barato y universal no se ha hecho realidad. Pero sería fantástico que un día todos los coches, al menos una mayoría, fuesen eléctricos.

Por si se nos olvida un dato de hace unos años: entre unas 90 empresas nos contaminan totalmente la vida

Publicado el

Quienes nos gobiernan la vida no son elegidos, no sean tan cautos. Pertenecen al mundo de los negocios y cuando alguien se dedica a ese asunto se ve abocado a amontonar beneficios, olvidando que los demás también existen. Se las conoce con el nombre de multinacionales. Busquen en cualquier ranking y sabrán quienes son. De las que nos contaminan la vida sabemos poco, o mucho, según se mire. Hace unos años circulaba un titular por ahí que decía “90 empresas son responsables del calentamiento global”, o sea las que nos ennegrecían el aire y de paso la vida, pues se supone que las moverán intereses económicos a veces poco respetuosos con la cuestión social. Cabe preguntarse si siguen siéndolo o han adoptado protocolos para mejorar su actividad. Ahora “The Guardian” acaba de actualizar la lista. Un amigo dice que con obligarles a reducir sus emisiones daríamos una vuelta a la contaminación. ¿Quién sabe cómo convencerlas/obligarlas?  Si conoce alguna de ellas vigílela, sepa si tiene sede o está ubicada en su país; entérese si consume alguno de sus productos.

El Ebro se cuenta entre los ríos que padecen atropellos; la sequía los pone en evidencia

Publicado el

Leíamos la noticia una y otra vez y no acertábamos a creerla:Acuamed planeó sepultar 120.000 toneladas de lodo tóxico en el Ebro“. Querían poner una malla en el fondo y cubrirla de grava y decir que se los habían llevado ya, según consta en investigaciones policiales. El asunto no es nuevo, pero lo traemos hoy aquí porque no sabemos que curso han llevado los acontecimientos. Queríamos recordar que durante casi un siglo, el embalse de Flix recibió vertidos químicos descontrolados, sobre todo por la planta química de Ercros, ante la dejadez de las administraciones competentes y el silencio casi colectivo. No se pierdan el artículo de La VanguardiaUna bomba tóxica bajo los pies en FlixEs reciente. Por cierto, el Ebro, el río que se decía más caudaloso de España baja casi seco y muestra una parte de sus feos residuos.

Por el mundo mundial los ríos sufren variados atropellos. Algunos como los de esta lista de los diez del mundo más castigados morirán pero con ellos acabará una parte importante de la vida.

La ciudad bosque de Alphonse Daudet camino de reeditarse en China

Publicado el

Seguro que si Alphonse Daudet saliera de su tumba se asombraría de lo que quieren hacer en China: una ciudad bosque. No es como la suya en Wood’stown pero al menos se le parece en la intención verdeDicen que estará lista en 2020 y albergará 40.000 árboles, más que habitantes. Liuzhou Forest City se localizará al sur de China. Tendrá bosques sobre las fachadas, en los tejados, cerca y lejos; en fin, todo un deseo de cualquier naturalista. Todo será verde para luchar contra la contaminación del aire, que mata actualmente a unos 4.400 chinos cada día. Se podrían haber dado cuenta antes si hubieran analizado con detalle aquella frase famosa de Howard Hughes, el ricachón  y excéntrico americano que dijo alguna vez: “Siente lo invisible para hacer lo imposible”. Las autoridades no sintieron la que querían creer invisible contaminación durante mucho tiempo, cejados por el crecimiento económico ilimitado, y ahora deben hacer a marchar forzadas lo imposible: limpiar sus contaminadas ciudades. Por cierto, por aquí algún amigo incrédulo dice que esta noticia es una serpiente de verano. Habrá que estar atentos a su materialización. Mientras tanto un consejo: a contaminar todos menos.