Ecología

image_pdfimage_print

CDAMAZ, un oasis ambiental que irradia compromiso y esperanza

Publicado el

Quizás las siglas le digan poco, pero el Centro de Documentación del Agua y Medio Ambiente de Zaragoza cumple 15 años. Empezó casi como una utopía necesaria: soñar que desde la información y la selección de recursos ambientales se podrían mejorar nuestras relaciones con el entorno. Durante estos años ha conseguido dar contenido a la acción ambiental pues ha generado cantidad de información relevante, ha servido de punto de encuentro, de lugar de reflexión, de búsqueda de caminos nuevos hacia la sostenibilidad, etc. Todo ello ha sido posible porque el Equipo de personas que lo dirige y construye cada día creen en un mundo diferente, más sostenible y son inasequibles al desánimo; también hay que agradecer el espíritu que llevó al Ayuntamiento de Zaragoza a crearlo y su mantenimiento a pesar de las crisis presupuestarias. El CDAMAZ es un ejemplo para otras muchas ciudades y países. Merece la consideración de todos los ambientalistas y de los ciudadanos de Zaragoza. ¡Feliz cumpleaños! Os necesitamos.

Paradoja anticlimática; desde donde el carbón reina (Polonia) se quiere descarbonizar la vida global

Publicado el

Durante estos días se reúnen en Katowice (Polonia) –un enclave carbonizado en un país poco activo en la lucha anticlimática– la Cumbre climática que debe evitar que los acuerdos de París 2012 se volatilicen y nos dejen desprotegidos a todos. Por lo que uno ha visto estos años, ya se ha dejado como entelequia la mitigación, excepto los pesados de los ecologistas, y se apuesta más por la adaptación. Decimos esto porque las restricciones al carbón se restringen cada día en algunos países, porque el transporte con vehículos eléctricos va retrasando su año de generalización, porque la gente no llega a creerse que la contaminación urbana del aire va contra la salud y las limitaciones al tráfico son irreversibles. Se hablará de transición energética; ya veremos si puede más el mantenimiento del puesto de trabajo de unos pocos frente a la salud de todos. La seguridad ambiental debería ser una aspiración universal, unánime, y sin embargo se queda en ideas expresadas que pocas veces llevan a planteamientos razonados. Durante estos días, no sé cómo, habría que lograr que toda la gente debatiese sobre lo que supone París 2012, de que mirase hacia Katowice, y de que empezase a creer de una vez que esto del cambio climático y los desastres asociados es algo más que una ocurrencia de unos cuantos ecologistas desocupados. Apoyemos la paradoja, quizás comprobar el desastre nos impulse a actuar. Solo nos queda una Europa convencida frente a Trump y sus seguidores.

Mapas multimensionales para soñar desde la escuela hacia el futuro

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA de El Diario de la Educación

Los mapas tienen actualmente una existencia ambigua en la escuela; se ven bastante pero sitúan poco. Sin embargo, mapa es una palabra inequívoca; señala algo importante plasmado en una superficie de apoyo. Es algo universal, casi nadie podrá decir que no ha utilizado varios en su vida. La palabra que los marca viene del latín y designaba, más o menos, un pañuelo sobre el que se podía dibujar un plano. Seguro que en la escuela se sabe que los intentos de entender el mundo y de aprehenderlo mediante símbolos vienen de antiguo: los babilonios hace casi 4000 años y los griegos posteriormente se ocuparon de plasmar en una lámina el mundo conocido. 

En cierta manera, todos los mapas, hasta los más científicos que podamos ver hoy, implican cierto grado de invención. Líneas y colores sirven a sus autores para dar forma a resúmenes y localizaciones del espacio; a los demás nos guían para encontrar lo buscado o descubrir lo recóndito, o simplemente nos dejan viajar con la imaginación. Por eso, la escuela -escenario de aventuras formativas en un mundo global- debe asignarles un protagonismo diario, ahora que Google Maps u otros sistemas cartográficos nos lo ponen más fácil.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

El cambio climático avanza más rápido que nosotros; pongámosle la zancadilla

Publicado el

La primera parta de esa contundente y alarmante frase no es nuestra; fue pronunciada por el secretario general de la ONU Antonio Guterres.  Frente a las alarmas de unos, la apatía de otros. Así el tiempo, el que mide el reloj, pasa rápidamente; el otro, el meteorológico, nos despista cada día y despotricamos contra él porque deteriora nuestras posesiones y vidas. Da igual que nos traigan imágenes como la de una Venecia inundada, hoteles de la costa española que se los lleva el agua, que nos digan que el cambio climático nos va a costar miles de millones -a Europa unos 240.000 millones cada año- si no reparamos un poco nuestra forma de vivir. El mundo se está volviendo anormalmente estúpido. Pero, ¿quién es el mundo? No solo el palurdo del señor Trump que no se cree los informes que elabora su propio gobierno. Por cierto, España será uno de los países más afectados, especialmente la zona mediterránea, este y sur. Saque tiempo de su vida y lea lo que dice el último informe del IPCC. Hágase un ligero examen de sus acciones del último mes para detener el cambio climático. Por si no lo sabe, el último informe del IPCC pronostica que los efectos del cambio climático serán peores de lo previsto. ¡Actúe ya!

Transición ecológica: un peregrinaje no exento de dificultades, pero necesario

Publicado el

Durante estos días se celebra en Madrid el Congreso Nacional de Medio Ambiente, CONAMA 2018, algo así como la reunión de la gente que ve oscuros nubarrones en el porvenir global junto con otros que llevan propuestas de cambio para que la vida saludable de los ecosistemas y la gente sea posible en el año 2030. El Gobierno actual configuró un Ministerio de Transición Ecológica. Estos detalles son solamente una puesta en valor de que es imprescindible un gran cambio colectivo para mitigar las problemáticas ambientales y/o adaptarse a ellas. Sin embargo, cuando se propone la mínima transición hacia modelos más ecológicos, véase el ejemplo de las ciudades sostenibles o la desaparición del carbón como fuente energética en España o la subida de los carburantes en Francia, la gente -más todavía los políticos- va a lo suyo, buscando su parcela de bienestar y olvidando que vive en un mundo de futuro incógnito. La transición ecológica necesita mucha fe ética, consolidada por ideas sencillas que hay que hacer llegar inmediatamente a la gente, poco creyente. Los partidos políticos, los medios de comunicación, las empresas, los agentes sociales y muchos más podrían hacer bastante más para llegar en condiciones menos lamentables a 2030.

Incluso en el Conama hay algo de representación y postureo, político y comercial. Menos mal que transitan por allí unos cuantos convencidos del poder de la participación: mujeres y hombres ambientalistas que quieren unir a mucha gente a la transición ecológica. Una pregunta bienintencionada dirigida a quienes consumen estas páginas: Ha empezado ya su transición?, aunque nada más sea en algunos detalles. Dese prisa.

Salvar la Amazonía debería ser un empeño de todas las escuelas del mundo

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA de El Diario de la Educación

Nombrar Amazonas no es solo decir agua, es hablar de la Amazonía que comprende territorios de 9 países sudamericanos –unos 6,7 millones de km2, casi 12 veces la península Ibérica– y se identifica con la selva tropical por excelencia. Además de ser el hogar de casi el 10% de la biodiversidad conocida, entre otras unas 40.000 especies de plantas y 2.500 de peces fluviales, también de singulares invertebrados; seguro que guarda muchas especies desconocidas. Por otra parte, captura cientos de miles de millones de toneladas de óxido de carbono y libera parte de sus equivalentes de oxígeno. Es el gran pulmón del aire, de la vida global; la evapotranspiración de sus plantas es fundamental para la dinámica climática de todo el planeta. Es la casa de más de 30 millones de personas, además del refugio de más de 300 grupos indígenas –entre ellos los Yanomami y los Kayapó, nombrados en varios documentales por su oposición a las tropelías de los nuevos colonizadores de la selva–.

Los científicos aseguran que la Amazonía –la magnífica reserva de la biosfera– está en peligro. Interesaría plantear en la escuela un debate sobre a quién pertenece la Amazonía: a los gobiernos de los países que engloba, a los habitantes indígenas que viven dentro de ella o, por los beneficios que reporta, a todo el mundo, se podría decir que es un patrimonio global; por eso la Unesco la habrá nombrado Patrimonio Natural de la Humanidad. Esta figura de protección plantea una serie de beneficios pero a la vez conllevaría otros tantos compromisos o más para conservarla. Los periódicos de la zona se lo preguntan a menudo; para comprobarlo solamente hace falta realizar una búsqueda en internet. Si lo dejamos en manos de aquellos países, pueden hacer con ella lo que quieran; incluso talarla del todo, lo cual deja a la intemperie a sus habitantes y maltrechos a los pueblos indígenas. Nosotros lo notaremos enseguida: el clima y nuestras vidas cambiarán mucho. Si pensamos que es propiedad colectiva habremos de implicarnos en su protección. ¿Cómo podemos hacerlo desde la escuela?

“¡Desplastifiquémonos!”, aprovechando la alerta de la Unión Europea

Publicado el

Parece que esta vez va en serio. El Parlamento Europeo ha iniciado una batalla contra una serie de plásticos que, aunque temporalmente sean útiles, dañan la vida futura. El desastre ambiental, económico y de cultura colectiva que supone el “usar y tirar” debe acabarse ya. En este asunto fallan estrepitosamente los modelos de producción y consumo. En la primera lista aparecen plásticos que suponen el 86 % de los de usar y tirar. Anoten: cubiertos, platos, pajitas para sorber, bastoncillos de algodón, recipientes de comida rápida, vasos, botellas de bebida, y unos cuantos más que usted y yo utilizamos cada día. Pero podemos vivir sin ellos; hay alternativas. Primero usar cada vez menos, después sustituirlos por otros. Reflexione sobre lo que cuenta el vídeo de Euronews. Coméntelo con su familia, en el trabajo, a las amistades.¡Hagan algo, por favor!

Objetivos de Desarrollo Sostenible: mucho margen de mejora en poco tiempo

Publicado el

A pocos se les escapa que España va a incumplir los ODS, pero parece que no pasa nada. Bueno no, se celebran reuniones para presentar dónde estamos en 2018; imaginamos que para coger carrerilla y empezar a cambiar el andamiaje social y ecológico. Es más, España acaba de crear un Alto Comisionado para la Agenda 2030. Los que somos ignorantes y queremos participar en lograr los objetivos necesitamos más información y algo o alguien que nos impulse. Ya hemos visitado REDS para estar al tanto del asunto, lo recomendamos. También nos hemos enterado de los temas en los que España retrocede y obtiene notas muy bajas: pobreza, obesidad, empleo juvenil y desigualdad. Seguro que ahora le suena un poco el asunto. Si después de haber leído esto todavía tiene dudas, de no ser que dispusiese de información anterior y ganas de participar, puede leer lo que dicen los expertos que hay que hacer para activar los compromisos. ¡Ánimo!

Odisea del plástico, tejiendo hilos sin parar

Publicado el

Pensemos que es verdad la noticia, que 250 grandes empresas se unen para reciclar todo el plástico en 2050, para evitar que cada año acaben, sucede ahora, unos 8 millones de toneladas de plástico en el mar. Lo han llamado algo así como El bautizado como New Plastics Economy Global Commitment (Compromiso Global por la Nueva Economía de los Plásticos). El plástico, su generación y gestión constituyen uno de los más graves problemas ambientales a los que no enfrentamos ahora mismo, ¿Quién sabe lo que sucederá? en el futuro. Por eso, las organizaciones ecologistas exigen medidas urgentes y no acaban de creérselo, como hace Greenpeace. Mientras los ciudadanos viéndolas venir y sin sustituir bolsas de un solo uso o cosas parecidas; no pueden desprenderse de este material que revolucionó la vida. Son más fieles incluso que Penélope, que esperó 20 años a Ulises a pesar de que pretendientes no le faltaron.

Climatizar la escuela para atemperar la incertidumbre

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación

Las puertas de la escuela siempre deben estar abiertas a recoger opiniones y percepciones de los escolares, aunque sean controvertidas, y tratarlas de forma dialogada, para aventurar lo que supone cada deseo de las personas en la aldea global en la que vivimos. En esta ocasión, se trata de algo menos continuado, por eso escasamente perdurable en la preocupación curricular, pero suponemos que más importante: escuchar y entender desde las aulas el clima y sus vaivenes locales o globales, a la vez que prepararnos y comprometernos para aprehenderlo mejor y así actuar todos los días. Si se logra este propósito, se ayudará a limitar las incertidumbres meteorológicas, que las habrá siempre, de distinta intensidad y afectando a más o menos gente; esta última idea debe quedar clara entre los escolares pues la experimentarán en la vida adulta. Porque, no lo olvidemos, el clima ya no es lo que era: lo manifiestan de forma subjetiva los más mayores, lo corroboran de forma objetiva los científicos.

Los recientes episodios meteorológicos ocurridos en España, también en Francia, como sucede cada mes en casi todos los países del mundo, han tenido graves repercusiones en el medio natural y en la vida de muchas personas, tanto que han sido objeto de una enorme atención mediática. Pregunten en su clase cómo el alumnado ha percibido estos episodios, quizás ni siquiera se hayan enterado. Avancen con los escolares las causas y consecuencias que han tenido, intenten situar las localidades o regiones afectadas en el mapa y buscar alguna relación entre las pulsiones de la naturaleza y el bienestar y las necesidades de las poblaciones. 

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

RESCLIMA es una parte de la resistencia a la inacción social, provista de estrategias educativas para limitar lo (ir)reversible

Publicado el

Esas gentes son incombustibles. En cierta manera se parecen a aquellos galos de la aldea minúscula que luchaban contra todo un gran imperio -ahora mismo hay muchos imperios políticos comerciales y políticos que quieren acabar con los “pesados climapensantes” o simplemente los desprecian-. Estos irreductibles modernos, ahora reunidos en el extremo noroeste de Hispania, otra similitud curiosa, utilizan la pócima mágica de la ética global elaborada por ellos a partir de los ingredientes de millones de científicos, que operan como druidas.  Mujeres y hombres que se preguntan sobre el modo correcto de vivir, que permanecen en la duda socrática sobre si esta es la sociedad global deseada. También tienen algo de Mafalda y Quino que hace años ya nos avisaron con gracia y sarcasmo del asunto climático a todos; solo unos pocos lo quisimos entender y por eso nos llamaron “cargantes”, y un poco de Lisa Simpson, que una y otra vez recordaba a quienes le rodeaban que hay una válvula de escape -la educación- para atemperar el desarreglo colectivo y en eso se empeñaba. Hoy mismo, una parte de quienes creen que otra educación ambiental es posible -que hay respuestas educativas y sociales al cambio climático- se reúnen en Santiago de Compostela (España) en Resclima. Un colectivo heterogéneo, como lo es el sistema clima, del que forman parte varias universidades y grupos de investigación, que trata de relacionar ciencia y cultura, cuestión climática y representaciones sociales, y se propone hacerlo mediante la educación y la comunicación; loable atrevimiento al que pocos se suman, y menos en estos momentos de falta de respeto social.

El sistema clima -pasado y actual- va a su marcha, pero nosotros -profesoras, profesores y centros educativos- viajamos con él y podemos ejercer de retardadores de sus velocidades y fuerzas: sus hechos, nuestras percepciones y emociones, también los deseos y las maniobras de todo tipo de nuestro alumnado y de la gente despistada o negacionista forman parte del clima objetivo y subjetivo, y admiten prácticas educadoras ahora y pasado mañana -a pesar de la lacra de los desarrollos curriculares-. Aun así, siempre hay diferencias entre lo que uno ve, o cree firmemente, y aquello que efectivamente ocurre, lo que enseña y lo que se puede aprender, que no siempre coinciden. 

La gente de Resclima sabe que el asunto siempre estará abierto, algo así nos susurraría Mario Benedetti; conoce que aunque se crean tener todas las respuestas al cometido de armonizar un poco más cambio climático y educación -no es el caso todavía para mucha gente-, enseguida aprecia que han cambiando muchas de las preguntas; ahora mismo les estará sucediendo en su encuentro. Ellas y ellos reconocen también que cuando esto no se sienta así, hay que escuchar al pálpito social que nos recuerda que el final de un proyecto ambientalizador (re)climático siempre es el comienzo de otro nuevo. Cada día la escuela necesita pensar u hablar sobre los meteoros perceptivos, y la sociedad todavía más. ¡Qué decir de los medios de comunicación y sus noticias episódicas! Pero siempre quedará el compromiso de grupos de acción (Resclima, Comunidad #PorElClima, Greenpeace, Ecologistas en Acción, Escaparate #PorElClima, Global Climate Change, IPCC, etc.) que utilizan el cambio climático para desenmascarar a aquellos “imbéciles o ignorantes con poder, pues sus actuaciones dificultan nuestra vida”, hubiera dicho con seguridad el filósofo y profesor Emilio Lledó; y si no, lo decimos desde aquí. ¡Ánimo a quienes combaten la ignorancia y la dejadez climáticas!

 

“Earth Overshoot Day”, o cuándo nos acabamos lo que el sistema Tierra genera cada año

Publicado el

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación

La realidad compartida se acercará a la constatación de que cada día, año o curso realizamos una serie de acciones que vienen marcadas en el calendario personal que, en cierta manera, es un reflejo del ritmo social impuesto. Para pasar de manera adecuada ese cada día se obtienen del sistema Tierra (aquí entran también océanos y atmósfera) una serie de recursos que viajan hasta nosotros y aprovechamos de forma distinta. Cada jornada que vivimos generamos individual y colectivamente unos cuantos rastros en el suelo, el aire y el agua; visibles también en la vida diversa. Esos peajes inducidos no tienen medida común de tiempo: unos permanecen siempre, otros van y vienen, algunos son reversibles, los hay fácilmente reparables. En realidad, la gente no se preocupa y tiene la sensación generalizada de que siempre se reponen; otra forma de equivocarse al medir el tiempo. Pero la principal característica de esos efectos es la interrelación que, aunque no aparente, planea entre todos ellos y empuja la vida del conjunto del medio ambiente, incluidos nosotros, hacia uno u otro lado, o dando vueltas en espiral sobre sí mismo. Además, otra travesura el tiempo, afecta a distintas generaciones y de modo diferente.

Cada año que pasa consumimos antes los recursos globales que puede generar la Tierra en todo el año. En este 2018 vivimos en parte de lo ahorrado en millones de años. Hace 30 años, lo que generaba el medio ambiente global anualmente nos duraba hasta el 15 de octubre, hace 10 años se acababa el 15 de agosto.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación 

La extracción y utilización del carbón tuvo, tiene, muchos lados oscuros que van más allá del mineral

Publicado el

El visionado del documental El lado oscuro del carbón de Greenpeace debería hacer reflexionar a la gente, en especial a aquellos que abogan por el mantenimiento de su uso para la generación masiva de energía eléctrica, incluidos gobernantes y ciudadanos, que argumentando la pérdida de empleos están dispuestos a quemar más y más carbón. El futuro saludable de nuestros hijos y nietos se construye en el presente; merece la pena encontrar vías alternativas a la quema de combustibles fósiles. Las hay al alcance de nuestra mano. Infórmese, posiciónese y convenza a quienes le rodean. Póngale fecha de caducidad al uso del carbón, a la generación de energía a partir de su combustión. En otros países ya lo han hecho.

El lado oscuro del carbón se presenta de muchas formas, la principal su incidencia en la salud colectiva. Los trabajadores de las minas y centrales deben entenderlo; lo harán más rápido si se les facilitan empleos alternativos. Todos los gobiernos, estatal y autonómicos, deben implicarse en la resolución de este asunto.

¿Piensa algo sobre el agua? Respóndase a sí mismo y rellene la encuesta

Publicado el

¿La ve en su vida o pasa de ella? Haga un ejercicio de asociación y ponga calificativos al agua. Ahora añádale acciones, de esas que son imprescindibles para la vida (de todos los seres y del sistema tierra-agua-aire). Después concrételos en su propia vida, o mejor en la existencia de esos millones de personas que por el mundo deambulan.  A continuación asigne litros de agua para cada cosa que hace o usa al día. Una pregunta de sencilla respuesta: ¿sabe de dónde viene el agua que consume en su casa? En síntesis, qué es el agua, de la cual nos olvidamos a menudo.

El CONAMA (Congreso Nacional sobre Medio Ambiente) 2018 ha lanzado una encuesta para conocer lo que opina la gente sobre el agua. No le llevará mucho tiempo responderla y si lo hace mucha gente quizás los especialistas y administradores encuentren claves para organizar estrategias que aseguraren agua de calidad para todas las personas. Aquí le explican un poco más sobre qué va esto. 

Por si quiere más información, échele una ojeada a El agua en el mundo.

Si desea acompañar sus impresiones/emociones/deseos con las de otros podría empezar reflexionando sobre el poema Agua de Mario Benedetti:

La del grifo/ la mineral/ la tónica
la del río/ la dulce/ la salada
la del arroyo/ la del mar/ la regia
la de las cataratas/ la del pozo.

La de la lluvia/ la del aguanieve
la de las fuentes o la del rocío
la del océano/ la del aljibe
la del diluvio o la de la cascada.

Toda el agua del mundo es una abuela 
que nos cuenta naufragio y regatas
que nos moja la sed y da permiso
para seguir viviendo otro semestre.

Muchas especies animales emigran a la ciudad. ¿Qué las atrae?

Publicado el

La ciudad exhibe gran cantidad de animales, y eso teniendo en cuenta la cantidad de seres vivos que se nos escapan: los que catalogaríamos como bichos en donde estarían casi todos los insectos, gusanos y esos pequeños animales a los cuales no les encontramos ninguna función; además a veces nos molestan. Los reyes del animalario son los perros, que conducen a sus amos por todas las calles y comparten con ellos cariños y servidumbres; también los pájaros pues nos cantan las mañanas y dibujan con sus vuelos estampas vivas. Pero otros muchos animales han encontrado en la ciudad un hábitat que quizás habían perdido en lo que siempre fueron sus territorios naturales; quizás es que aquí tienen menos enemigos. Cuando pasee por las calles fíjese en todos los animales con los que se encuentra, vuelen o caminen, sienta y escuche esos otros que no ve. Si lo hace por un parque se va a maravillar; no le decimos nada si se le ocurre pasear por la orilla del río. Valore las especies que le gustan o no, aquellas que sobran, las que echa en falta, o cualquier otra cosa que le permita conocer a sus nuevos convecinos: el multidiverso animalario ciudadano. El País se dio una vuelta por el mundo para reseñar la “invasión” de algunas especies animales ciudadanas.