“¡Desplastifiquémonos!”, aprovechando la alerta de la Unión Europea

Publicado el

image_pdfimage_print

Parece que esta vez va en serio. El Parlamento Europeo ha iniciado una batalla contra una serie de plásticos que, aunque temporalmente sean útiles, dañan la vida futura. El desastre ambiental, económico y de cultura colectiva que supone el “usar y tirar” debe acabarse ya. En este asunto fallan estrepitosamente los modelos de producción y consumo. En la primera lista aparecen plásticos que suponen el 86 % de los de usar y tirar. Anoten: cubiertos, platos, pajitas para sorber, bastoncillos de algodón, recipientes de comida rápida, vasos, botellas de bebida, y unos cuantos más que usted y yo utilizamos cada día. Pero podemos vivir sin ellos; hay alternativas. Primero usar cada vez menos, después sustituirlos por otros. Reflexione sobre lo que cuenta el vídeo de Euronews. Coméntelo con su familia, en el trabajo, a las amistades.¡Hagan algo, por favor!

Objetivos de Desarrollo Sostenible: mucho margen de mejora en poco tiempo

Publicado el

image_pdfimage_print

A pocos se les escapa que España va a incumplir los ODS, pero parece que no pasa nada. Bueno no, se celebran reuniones para presentar dónde estamos en 2018; imaginamos que para coger carrerilla y empezar a cambiar el andamiaje social y ecológico. Es más, España acaba de crear un Alto Comisionado para la Agenda 2030. Los que somos ignorantes y queremos participar en lograr los objetivos necesitamos más información y algo o alguien que nos impulse. Ya hemos visitado REDS para estar al tanto del asunto, lo recomendamos. También nos hemos enterado de los temas en los que España retrocede y obtiene notas muy bajas: pobreza, obesidad, empleo juvenil y desigualdad. Seguro que ahora le suena un poco el asunto. Si después de haber leído esto todavía tiene dudas, de no ser que dispusiese de información anterior y ganas de participar, puede leer lo que dicen los expertos que hay que hacer para activar los compromisos. ¡Ánimo!

El medioambiente todavía camina a trompicones por las aulas, merece una mayor atención. Ahí va un pequeño empujón

Publicado el

image_pdfimage_print

Empeñados en rescatar lo difícil, nos ha dado por interpretar la relación entre medioambiente y educación, ¿quién sabe si existe o es una quimera de gente rara? Pero parece que sí, que hay bastantes personas que al menos la nombra. En la educación formal debería estar omnipresente en forma de pequeños o grandes proyectos, dentro del debate escolar, como escenario para el desarrollo del pensamiento crítico, llevando a cabo una gestión ambiental de los espacios, etc., para ver en él sus vertientes social y natural, para entender si circula por la vida o es en realidad nuestra vida. Animar al profesorado y al alumnado a acogerlo en sus clases es el propósito del librito Medioambiente y educación, que nos hemos atrevido a escribir. Va dedicado a la enseñanza obligatoria, pero como es sencillo y reducido de páginas no le sentará mal a nadie que le eche un vistazo. Si quiere saber algo más de él y dónde adquirirlo visite la página de la editorial Octaedro; allí encontrará el índice y se podrá descargar en pdf el prólogo. Pruébelo y díganos qué le parece. Si le gusta, anime a la gente a que lo compre y lo pase a otras personas, sean o no enseñantes. También puede servir para esas escuelas amigas del otro lado del Atlántico. Un pequeño empujón sobre el medioambiente siempre le viene bien a la educación y, en consecuencia, a la cultura social .

Utopía educativa; siempre encontraremos algo valioso en el camino

Publicado el

image_pdfimage_print

Ambas palabras son grandiosas y complejas. Pronunciar la palabra primera en una conversación es como ver caer una losa; lo más probable es que surja un silencio atronador, acompañado de bastantes miradas o muecas escépticas, incluso que se escuche algún razonamiento inhabilitador. Si la acompañamos de educativa se nos tachará de ilusos. Más de uno dirá que casan mal ambas palabras, por más que en cierta forma siempre hayan ido de la mano; ¿qué es si no educar a alguien en algo que no conoce, ni se está seguro si lo sabrá después, ni siquiera si le sirve para algo? Para mucha gente, docentes o no, la escuela es simplemente un engranaje entre enseñar y aprender. Pero la escuela es imperfecta y no evita la posibilidad de fracaso. Sin embargo, tras un empeño renovador siempre podrán extraer algo. habrá que conseguir que el profesorado acepte que la anómala realidad también puede ser un acicate para levantar el pesimismo que reina en algunos centros educativos. Lo peor es perder la esperanza de ayudar al conjunto, a personas o colectivos desfavorecidos. Piensen en algo que parece utópico en su escuela, busquen complicidades sobre el asunto, inténtelo y sientan si se han acercado. Quizás ya lo hayan hecho y así están reactivando el sentido crítico de la utopía educativa y rehabilitando el papel emancipador que la educación debería tener, dando recorrido a esos sueños que surgieron tras pensar en un mundo menos desigual. Aunque la práctica pueda ser pesimista, la voluntad ha de ser optimista. ¿Qué todavía tienen dudas? Visiten utopías educativas y disfruten.

  • Una parte de este chispazo nació como artículo en El Escolar, de Heraldo de Aragón (7/8/2018)

La pobreza se enmaraña en la sociedad rica, que ha perdido el hilo de la moralidad

Publicado el

image_pdfimage_print

Solamente así se explica que en España, año 2018, un reciente informe de la Fundación La Caixa “Bienestar económico y material” asegure que la vulnerabilidad económica afecta a un 32,6% de la población española; y un 8,8% sufre pobreza monetaria y material; de hecho, “en más de uno de cada cinco ciudadanos, la renta disponible del hogar está por debajo del umbral de riesgo de pobreza”, que el 14,5 % de los españoles lleva tres años en situación de penuria y muchas más graves desigualdades. No se pierdan estos artículos de eldiario.es o de La Vanguardia. Entresaquen lo relevante para comentarlo en familia o en el trabajo. ¿Es esta la sociedad que queremos? Atentos a qué dicen o prometen los partidos políticos sobre el grave asunto en las próximas campañas electorales. Escuchen bien si se comprometen a ponerse de acuerdo con los adversarios para reducir esta lacra.

Pensar con Sandel para empezar a debatir sobre los dilemas morales actuales

Publicado el

image_pdfimage_print

Cada cierto tiempo, últimamente casi todos los días, algunos ciudadanos nos preguntamos si la justicia universal no debería estar orientada al bien común; si, en cierta manera, los gobiernos no deberían intervenir para evitar las tropelías de la economía de mercado y luchar para evitar las desigualdades sociales. Michael J. Sandel, el filósofo norteamericano que acaba de ser reconocido en Asturias por su aportación a las Ciencias Sociales, es considerado como un representante de la teoría comunitarista, esa que es contraria a las posturas individualistas y liberales que tanto condicionan la vida colectiva todo en el mundo, y por lo tanto que defiende que los votantes también son algo responsables de lo que los gobiernos hacen bien o mal. El profesor de Harvard, a cuyas clases no pueden asistir centenares de estudiantes que lo desearían, es un pensador de masas. Haríamos bien en leer algo de lo que ha escrito y debatir con quienes nos rodean. Si lo prefieren, escuchen lo que dice en esta entrevista.

Odisea del plástico, tejiendo hilos sin parar

Publicado el

image_pdfimage_print

Pensemos que es verdad la noticia, que 250 grandes empresas se unen para reciclar todo el plástico en 2050, para evitar que cada año acaben, sucede ahora, unos 8 millones de toneladas de plástico en el mar. Lo han llamado algo así como El bautizado como New Plastics Economy Global Commitment (Compromiso Global por la Nueva Economía de los Plásticos). El plástico, su generación y gestión constituyen uno de los más graves problemas ambientales a los que no enfrentamos ahora mismo, ¿Quién sabe lo que sucederá? en el futuro. Por eso, las organizaciones ecologistas exigen medidas urgentes y no acaban de creérselo, como hace Greenpeace. Mientras los ciudadanos viéndolas venir y sin sustituir bolsas de un solo uso o cosas parecidas; no pueden desprenderse de este material que revolucionó la vida. Son más fieles incluso que Penélope, que esperó 20 años a Ulises a pesar de que pretendientes no le faltaron.

Demasiadas escuelas se asemejan en esencia a una factoría que quiere elaborar los mejores productos en forma de estudiantes

Publicado el

image_pdfimage_print

Craso error porque por la escuela circulan personas y estas no admiten diseños; son ellas mismas las que dan forma a sus capacidades. Si nos atrevemos a semejante afirmación es porque puede que ahora ya no se nos echen encima quienes lo ven de otra forma, como nos sucedió cuando escribimos La factoría educativa; ahora también lo ha dicho Andreas Schleicher, el mandamás del PRISA. En las escuelas españolas domina la reproducción del conocimiento –rutina, calendario y exámenes-, como si eso tuviese algún valor hoy que todo se encuentra en internet. También ha afirmado con rotundidad que el cambio de las leyes educativas, costumbre muy española, no ha supuestos cambios en la práctica educativa.

Basta ya de parches políticos a la necesaria transformación de la escuela; hace falta más dinero, mejor empleado y profesionales mejor formados. Hace un tiempo que a las Facultades de Educación acceden buena parte de quienes no pueden entrar en otras carreras. En su estudio de Grado, deambulan muchas veces entre cuestiones que poco los acercan a la práctica escolar.

Pregúntense a favor de quién y sobre qué educamos, como hace este artículo de Carlos Aldana en eldiario.es.

Climatizar la escuela para atemperar la incertidumbre

Publicado el

image_pdfimage_print

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación

Las puertas de la escuela siempre deben estar abiertas a recoger opiniones y percepciones de los escolares, aunque sean controvertidas, y tratarlas de forma dialogada, para aventurar lo que supone cada deseo de las personas en la aldea global en la que vivimos. En esta ocasión, se trata de algo menos continuado, por eso escasamente perdurable en la preocupación curricular, pero suponemos que más importante: escuchar y entender desde las aulas el clima y sus vaivenes locales o globales, a la vez que prepararnos y comprometernos para aprehenderlo mejor y así actuar todos los días. Si se logra este propósito, se ayudará a limitar las incertidumbres meteorológicas, que las habrá siempre, de distinta intensidad y afectando a más o menos gente; esta última idea debe quedar clara entre los escolares pues la experimentarán en la vida adulta. Porque, no lo olvidemos, el clima ya no es lo que era: lo manifiestan de forma subjetiva los más mayores, lo corroboran de forma objetiva los científicos.

Los recientes episodios meteorológicos ocurridos en España, también en Francia, como sucede cada mes en casi todos los países del mundo, han tenido graves repercusiones en el medio natural y en la vida de muchas personas, tanto que han sido objeto de una enorme atención mediática. Pregunten en su clase cómo el alumnado ha percibido estos episodios, quizás ni siquiera se hayan enterado. Avancen con los escolares las causas y consecuencias que han tenido, intenten situar las localidades o regiones afectadas en el mapa y buscar alguna relación entre las pulsiones de la naturaleza y el bienestar y las necesidades de las poblaciones. 

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

Hambre y migraciones, inseparable incógnita de futuro global

Publicado el

image_pdfimage_print

Como cada año, las agencias Concern Worldwide y Welthungerhilfe (WHH), dentro de la plataforma Alliance2015, han elaborado el informe  Índice Global del Hambre (GHI, por su siglas en inglés). En él se constata que mientras disminuye el número de personas afectadas por la falta de alimentos hasta un 28% -la cifra es tremenda, unos 821 millones-, aumenta el número de personas que la padecen de forma muy severa (124 millones).  El mapa del hambre severa recoge los países en los que cualquiera está pensando:  República Centroafricana, Chad, Yemen, Madagascar, Zambia, Sierra Leona, Haití y Sudán. Casi todos armados de conflictos bélicos, además de la tremenda lacra global que es Haití, que debería sonrojar desde la ONU al último habitante perdido en el desierto más inhóspito. Hambre y migraciones recorren la geografía mundial en busca del norte rico, en donde muchos de sus portadores siguen padeciendo hambre porque los naturales del lugar los desprecian. El hambre es, en realidad, un problema político, que tendría solución con estrategias de convivencia global menos egoístas que las actuales. 

RESCLIMA es una parte de la resistencia a la inacción social, provista de estrategias educativas para limitar lo (ir)reversible

Publicado el

image_pdfimage_print

Esas gentes son incombustibles. En cierta manera se parecen a aquellos galos de la aldea minúscula que luchaban contra todo un gran imperio -ahora mismo hay muchos imperios políticos comerciales y políticos que quieren acabar con los “pesados climapensantes” o simplemente los desprecian-. Estos irreductibles modernos, ahora reunidos en el extremo noroeste de Hispania, otra similitud curiosa, utilizan la pócima mágica de la ética global elaborada por ellos a partir de los ingredientes de millones de científicos, que operan como druidas.  Mujeres y hombres que se preguntan sobre el modo correcto de vivir, que permanecen en la duda socrática sobre si esta es la sociedad global deseada. También tienen algo de Mafalda y Quino que hace años ya nos avisaron con gracia y sarcasmo del asunto climático a todos; solo unos pocos lo quisimos entender y por eso nos llamaron “cargantes”, y un poco de Lisa Simpson, que una y otra vez recordaba a quienes le rodeaban que hay una válvula de escape -la educación- para atemperar el desarreglo colectivo y en eso se empeñaba. Hoy mismo, una parte de quienes creen que otra educación ambiental es posible -que hay respuestas educativas y sociales al cambio climático- se reúnen en Santiago de Compostela (España) en Resclima. Un colectivo heterogéneo, como lo es el sistema clima, del que forman parte varias universidades y grupos de investigación, que trata de relacionar ciencia y cultura, cuestión climática y representaciones sociales, y se propone hacerlo mediante la educación y la comunicación; loable atrevimiento al que pocos se suman, y menos en estos momentos de falta de respeto social.

El sistema clima -pasado y actual- va a su marcha, pero nosotros -profesoras, profesores y centros educativos- viajamos con él y podemos ejercer de retardadores de sus velocidades y fuerzas: sus hechos, nuestras percepciones y emociones, también los deseos y las maniobras de todo tipo de nuestro alumnado y de la gente despistada o negacionista forman parte del clima objetivo y subjetivo, y admiten prácticas educadoras ahora y pasado mañana -a pesar de la lacra de los desarrollos curriculares-. Aun así, siempre hay diferencias entre lo que uno ve, o cree firmemente, y aquello que efectivamente ocurre, lo que enseña y lo que se puede aprender, que no siempre coinciden. 

La gente de Resclima sabe que el asunto siempre estará abierto, algo así nos susurraría Mario Benedetti; conoce que aunque se crean tener todas las respuestas al cometido de armonizar un poco más cambio climático y educación -no es el caso todavía para mucha gente-, enseguida aprecia que han cambiando muchas de las preguntas; ahora mismo les estará sucediendo en su encuentro. Ellas y ellos reconocen también que cuando esto no se sienta así, hay que escuchar al pálpito social que nos recuerda que el final de un proyecto ambientalizador (re)climático siempre es el comienzo de otro nuevo. Cada día la escuela necesita pensar u hablar sobre los meteoros perceptivos, y la sociedad todavía más. ¡Qué decir de los medios de comunicación y sus noticias episódicas! Pero siempre quedará el compromiso de grupos de acción (Resclima, Comunidad #PorElClima, Greenpeace, Ecologistas en Acción, Escaparate #PorElClima, Global Climate Change, IPCC, etc.) que utilizan el cambio climático para desenmascarar a aquellos “imbéciles o ignorantes con poder, pues sus actuaciones dificultan nuestra vida”, hubiera dicho con seguridad el filósofo y profesor Emilio Lledó; y si no, lo decimos desde aquí. ¡Ánimo a quienes combaten la ignorancia y la dejadez climáticas!

 

La pobreza energética acosa la vida de muchos españoles. ¿Hasta cuando?

Publicado el

image_pdfimage_print

La pobreza energética es un mal que suponemos afectará a muchas personas en el mundo. En España hace varios años que maltrata la vida de muchas familias pues los precios de electricidad y otras necesidades energéticas han aumentado sin control y se han debilitado los recursos económicos de mucha gente, incluso si tienen trabajo. El Gobierno actual ha decidido atacar el problema y ha ideado un plan en seis meses para hacerle frente. Pero claro, el asunto está subordinado a la disposición presupuestaria y aquí tenemos el problema. No se sabe si habrá dinero para los casos más urgentes o para todos los necesarios -se atenderá primero a su vulnerabilidad y zona climática-. Hay otras medidas que le interesa conocer, aunque no sufra pobreza energética. Ecodes lo concibe como “un primer paso de un largo camino hacia un nuevo modelo energético”. Piense si está de acuerdo con lo que propone esta ONG que tanto tiempo lleva ocupándose de la cuestión y si aprobaría lo que sugiere para un hipotético parlamento ciudadano.

“Earth Overshoot Day”, o cuándo nos acabamos lo que el sistema Tierra genera cada año

Publicado el

image_pdfimage_print

ECOESCUELA ABIERTA  de El Diario de la Educación

La realidad compartida se acercará a la constatación de que cada día, año o curso realizamos una serie de acciones que vienen marcadas en el calendario personal que, en cierta manera, es un reflejo del ritmo social impuesto. Para pasar de manera adecuada ese cada día se obtienen del sistema Tierra (aquí entran también océanos y atmósfera) una serie de recursos que viajan hasta nosotros y aprovechamos de forma distinta. Cada jornada que vivimos generamos individual y colectivamente unos cuantos rastros en el suelo, el aire y el agua; visibles también en la vida diversa. Esos peajes inducidos no tienen medida común de tiempo: unos permanecen siempre, otros van y vienen, algunos son reversibles, los hay fácilmente reparables. En realidad, la gente no se preocupa y tiene la sensación generalizada de que siempre se reponen; otra forma de equivocarse al medir el tiempo. Pero la principal característica de esos efectos es la interrelación que, aunque no aparente, planea entre todos ellos y empuja la vida del conjunto del medio ambiente, incluidos nosotros, hacia uno u otro lado, o dando vueltas en espiral sobre sí mismo. Además, otra travesura el tiempo, afecta a distintas generaciones y de modo diferente.

Cada año que pasa consumimos antes los recursos globales que puede generar la Tierra en todo el año. En este 2018 vivimos en parte de lo ahorrado en millones de años. Hace 30 años, lo que generaba el medio ambiente global anualmente nos duraba hasta el 15 de octubre, hace 10 años se acababa el 15 de agosto.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación 

La extracción y utilización del carbón tuvo, tiene, muchos lados oscuros que van más allá del mineral

Publicado el

image_pdfimage_print

El visionado del documental El lado oscuro del carbón de Greenpeace debería hacer reflexionar a la gente, en especial a aquellos que abogan por el mantenimiento de su uso para la generación masiva de energía eléctrica, incluidos gobernantes y ciudadanos, que argumentando la pérdida de empleos están dispuestos a quemar más y más carbón. El futuro saludable de nuestros hijos y nietos se construye en el presente; merece la pena encontrar vías alternativas a la quema de combustibles fósiles. Las hay al alcance de nuestra mano. Infórmese, posiciónese y convenza a quienes le rodean. Póngale fecha de caducidad al uso del carbón, a la generación de energía a partir de su combustión. En otros países ya lo han hecho.

El lado oscuro del carbón se presenta de muchas formas, la principal su incidencia en la salud colectiva. Los trabajadores de las minas y centrales deben entenderlo; lo harán más rápido si se les facilitan empleos alternativos. Todos los gobiernos, estatal y autonómicos, deben implicarse en la resolución de este asunto.

¿Piensa algo sobre el agua? Respóndase a sí mismo y rellene la encuesta

Publicado el

image_pdfimage_print

¿La ve en su vida o pasa de ella? Haga un ejercicio de asociación y ponga calificativos al agua. Ahora añádale acciones, de esas que son imprescindibles para la vida (de todos los seres y del sistema tierra-agua-aire). Después concrételos en su propia vida, o mejor en la existencia de esos millones de personas que por el mundo deambulan.  A continuación asigne litros de agua para cada cosa que hace o usa al día. Una pregunta de sencilla respuesta: ¿sabe de dónde viene el agua que consume en su casa? En síntesis, qué es el agua, de la cual nos olvidamos a menudo.

El CONAMA (Congreso Nacional sobre Medio Ambiente) 2018 ha lanzado una encuesta para conocer lo que opina la gente sobre el agua. No le llevará mucho tiempo responderla y si lo hace mucha gente quizás los especialistas y administradores encuentren claves para organizar estrategias que aseguraren agua de calidad para todas las personas. Aquí le explican un poco más sobre qué va esto. 

Por si quiere más información, échele una ojeada a El agua en el mundo.

Si desea acompañar sus impresiones/emociones/deseos con las de otros podría empezar reflexionando sobre el poema Agua de Mario Benedetti:

La del grifo/ la mineral/ la tónica
la del río/ la dulce/ la salada
la del arroyo/ la del mar/ la regia
la de las cataratas/ la del pozo.

La de la lluvia/ la del aguanieve
la de las fuentes o la del rocío
la del océano/ la del aljibe
la del diluvio o la de la cascada.

Toda el agua del mundo es una abuela 
que nos cuenta naufragio y regatas
que nos moja la sed y da permiso
para seguir viviendo otro semestre.