¡La bolsa, de plástico, o la vida! Ni tan cerca ni tan lejos

Publicado el

image_pdfimage_print

Todo es opinable. Cada cual vive como puede o le dejan; las bolsas de plástico también. Tuvieron, todavía conservan, un lugar importante en la vida colectiva. Todos las empleamos más o menos, bien o mal, para todo o solo en determinadas ocasiones, antes más o ahora igual. Las tenemos cerca, pero parece que empezamos a ver que se alejan. En los primeros tiempos se idolatraron, tan omnipresentes estaban en nuestras vidas que el primitivo cariño se oscureció con la monotonía y acabamos por no darles importancia, por eso no dudábamos en tirar a la basura una tras otra. A alguien se le ocurrió revelar los peligros ambientales que comportan, por más que nos hayan hecho muchos favores. El aviso, que se tornó en denuncia llegó a todo el mundo, era serio ya que han conquistado océanos remotos (formando islas) o el suelo (construyendo montañas en cualquier país).

Hubo gente que empezó a ver que la vida no podría ser una bolsa de plástico y decidió despreciarla, si bien también a esa otra Bolsa -confabulación de dinero con bolsas virtuales- que nos organiza las inclinaciones del consumo. Poco a poco cundió la idea de que eran un despilfarro, por lo de usar y tirar. Perdido el apego, a pesar de tenerlas tan ligadas a nuestra vida, queremos quitárnoslas de en medio: las mandamos lejos, a la depreciada basura o al laberinto del contenedor amarillo; al menos que no se vean. Por eso no está de más dedicarles un Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico; es el 3 de julio. Sirve para recordarnos que si bien las bolsas de plástico de un solo uso tienen una utilización media de 12 minutos -en realidad nada si lo comparamos con nuestra vida- sus perjuicios ambientales duran decenas de años –más que nosotros- y deterioran la biodiversidad y más cosas. Normal que ahora se las persiga, en España usamos de media por persona 144 bolsas de esas. Por eso, a pesar de la aportación que han tenido durante la Covid-19 para deshacernos de nuestros desechos -hay que decir que sin preocuparnos adónde iban y la posible liberación de virus-, hay que eliminar su uso y cambiarlo por bolsas reutilizables, si se quiere con el paso intermedio de la ayuda de las de papel, biodegradables, compostables, etc. Porque no se crean que las que depositan en el contenedor amarillo tienen un segundo uso; la inmensa mayoría acaban despreciadas, sin otra vida.

Mire sus bolsas de plástico, decida hasta que punto las tiene cerca o lejos de su vida. ¿Sería posible esta sin ellas, al menos durante un día o una semana?

Recíclame, recíclate, para evitar montañas de basura

Publicado el

image_pdfimage_print

Dicen por ahí que hemos progresado mucho en la cuestión del reciclado de cosas, para que las materias primas con las que están elaboradas tengan varios usos, además se ahorre mucha energía. Sí y no. Sí, si atendemos a las cifras que presenta Ecoembes referidas al año 2019: cada ciudadano depositó 17,1 kg de envases de plástico, latas y briks en el contenedor amarillo (un 9,1% más que en 2018) y 19,4 kg en el contenedor azul (7,2% más que en 2018). Todavía más interesante es ver progresiones: en 2015 eran 12,7 kg que de media per cápita los residuos que se depositaban en el contenedor amarillo en 2015, 15,1 kg al de papel. Más cosas: más de millón y medio de toneladas de envases se recuperaron en 2019; 8 de cada 10 españoles, no se dice si hogares, tienen el cubo de residuos de tetrabrik y envases plásticos. Así pues, suficientes motivos para hablar con orgullo de la conciencia de la ciudadanía y su participación en una tarea colectiva tan interesante y necesaria. En la misma página del hipervínculo anterior se puede acceder, si se desea, al desglosado por autonomías.

Sí pero no. Las toneladas de productos “recuperadas” en los contenedores de las calles, en España hay más de 650.000 puntos, no se corresponderán seguramente con las “rescatadas” que se llevan a los puntos de recuperación de los materiales, a las plantas en donde de verdad se hace la maravillosa tarea de aprovechar lo máximo posible. Tampoco se dice nada de la morralla de cosas que van al contenedor amarillo y no deberían ir; aquí hay mucho despiste colectivo o las cosas no están muy claras en muchos ayuntamientos. Por eso, no suene raro que Greenpeace llegue a contradecir a Ecoembes en su informe Maldito plástico. Allí se afirma que en España apenas se recupera el 25% de los embases plásticos, muy lejos de lo que afirma la entidad gestora (75%). Así pues, los consumidores/productores de residuos plásticos andamos despistados: ¿Lo hacemos bien o mal? ¿Sirve nuestro empeño, o no tanto como nos creíamos?

No, claramente no. Un ejemplo como muestra pero habría muchos. La OCU ha realizado un seguimiento mediante GPS de 43 tetrabriks (de los de leche o zumos) depositados en los contenedores de 21 ciudades. Solo 1 terminó en una empresa preparada para reciclarlos correctamente (parece que solamente hay una planta en toda España, cerca de Zaragoza, pero apenas logra aprovechar un 30% del residuo). 

Seguir leyendo en La Cima 2030 de 20minutos.es.

La sostenibilidad ecosocial no deja de ser un bonito postulado en espera

Publicado el

image_pdfimage_print

Hasta ahora, las medidas que toman los gobiernos, las que adoptan los circuitos comerciales o aquellas que hacen suyas una mayoría de la ciudadanía resultan mínimas en relación con las necesidades del sistema convivencial, social y con el planeta. Un ejemplo lo tenemos en el posicionamiento frente al cambio climático: cuatro carriles bici, la quimera del coche eléctrico sin recargas ni recambios de baterías, y una reorientación del mix energético basado en la proliferación de la eólica. Nada se dice de consumir menos energía y adoptar medidas colectivas de mitigación del cambio climático. 

Todo esto a pesar de que los científicos, miles de ellos, llevan años avisando de que el cambio de rumbo debe ser radical, de que es ineludible verificar si continuando con el estilo de vida actual no se lastima a mucha gente, al medioambiente; si todo ello de deja de ser un obstáculo para detener lo que se nos viene encima. La crisis pandémica nos obliga a una transformación brutal, a la cual nos resistimos. La ciencia nos dice que hay que cambiar el (des)orden global, que todavía se puede aprovechar la plasticidad existencial de la que la sociedad ha hecho gala en otros tiempos.

Pocos responsables políticos están convencidos de revolver la dinámica consumista, de concertar los instrumentos adecuados para que la ciudadanía los acompañe en el diseño de otro ritmo de vida, a pesar de lo que dicen alguna vez o de lo bonito que queda el Pacto Verde Europeo. Mientras tanto, el tiempo pasa, esperando que llegue el año 2030, aquel en el que se suponía que todo iba a cambiar. A él miraban los grupos sociales más vulnerables, hasta el medioambiente empezaba a creérselo. Será verdad que no sabemos ser modernos, híbridos sociales y planetarios, como manifiesta Bruno Latour cuando afirma que “No se trata ya de retomar o de modificar un sistema de producción, sino de salir de la producción como principio único de relación con el mundo”.

El aula de la naturaleza espera a los escolares descofinados, y a la gente que quiera aprender de ella

Publicado el

image_pdfimage_print

Dicen que la naturaleza es libertad, por eso la gente la invadirá este verano buscando la suya tanto tiempo confinada. Hasta el sol hace lo que quiere allí pues cada día sale a una hora, minuto y segundos determinados, que no son iguales en todos los lugares, ni al norte o el sur, ni al este o al oeste. En realidad, en ese lugar tan inmenso nada está regulado por nadie; lo contrario que en nuestra vida de rígidos horarios, que en verano rompemos a conciencia. Son libertades sin escribir en una constitución pero condicionadas, pues cada uno de los seres vivos debe conocer los ritmos propios y los de los otros, que no son siempre los mismos ni van en idéntica dirección. De lo contrario, si se despistan, se exponen a no comer o ser comidos. J. J. Rousseau comparaba la naturaleza con un libro abierto que se nos muestra siempre presto para enseñar y del que debemos aprender.

La armonía de la naturaleza que tanto apreciamos es un poco inventada. No hagamos excesivo caso a lo del equilibrio ecológico; es una verdad débil porque nada está quieto permanentemente, ni siquiera tres minutos seguidos. El morir o vivir de tal o cual individuo tiene una importancia relativa. Es más terrible si una especie desaparece porque los individuos no supieron a adaptarse a los nuevos tiempos o climas. Muchos ya no están por la intervención humana, muy criticable. Por cierto, hay que buscar la armonía con la naturaleza, que significa no molestar demasiado a quienes por allí viven o transitan. Eso más o menos decía una resolución de la ONU de 2009 y que ha dado título a varios informes de este organismo internacional. De este asunto se habla todos los años el 22 de abril, coincidiendo con el Día de la Madre Tierra.

Seguir leyendo el artículo completo en Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

La vacuna pandémica la impulsa el pensamiento crítico individual

Publicado el

image_pdfimage_print

Cada cual debería pensar si su comportamiento sirve o no para aminorar el golpe en la salud, en la economía y en la vida social que tenemos encima, que durará bastante tiempo. Algunos defienden una transformación brutal de los comportamientos, hacerlo a toda velocidad. Muchas veces, la felicidad en la vida depende de la calidad de los pensamientos. Solamente así se ayuda la persona que vive consigo misma y con los demás. Cada individuo tiene una plasticidad que debe aprovechar para rediseñar sus comportamientos, por más que actuar de acuerdo con unos pensamientos sólidos sea incluso mucho más difícil. Pensar para acabar con los problemas, no resulta fácil.

Estos días estamos asistiendo a rebrotes pandémicos por todo el mundo, buena parte debido a la inconsciencia particular y colectiva. Dicen los científicos que era previsible. Aseguran quienes saben del comportamiento humano que no se puede tener total seguridad ante cualquier emergencia si cada individuo quiere hacer uso de la plena libertad que le corresponde.  Si se buscan resultados distintos, eso se dice, no se puede hacer lo mismo que antes. Protégete y protege a los demás, es un axioma que podría servir en este momento crítico. Dado que la inseguridad es un aspecto de la vida individual y colectiva, resulta que la libertad siempre es un riesgo. No pensar críticamente la convierte en una temeridad, que a menudo acompaña a la juventud. Sin embargo, habrá que pensar si el valor reside en un escenario en medio de la cobardía y la temeridad. Siempre hay que tomar opciones que, pensándolo bien, significan algo para sí mismo y para los demás.

Del estado de alarma al escaparate de la vulnerabilidad

Publicado el

image_pdfimage_print

Llegó el verano astronómico y trajo muchos cambios. Con él abandonamos en España el estado de alarma, en Europa se abren fronteras, pero no por eso abandonamos nuestros temores, nos sentimos vulnerables. El verano invita al jolgorio, pero en este hay menos cosas que celebrar. No sabemos cómo será cada día, ni si habremos de cortar una parte de nuestros deseos de expansión, después de tanto tiempo confinados. Acaso nos llegará algún otro susto. Parece que el verano ha venido para acabar con la larga monotonía del pasado reciente; ya podemos viajar y recuperar afectos perdidos, disfrutar de expansiones varias.

Cada día que pase nos acercará al futuro, cada día pasado nos enseñó cosas si quisimos aprender. Nos habremos dicho que lo de hoy no daría lo mismo mañana pues teníamos la voluntad de aprender. En este verano atípico, temeroso del otoño e invierno futuros, cada día nuevo nos recordará en su escaparate social que cerca o lejos, ayer o antes, pasó algo relacionado con la fragilidad de la especie reinante del mundo, o con la vulnerabilidad de una parte de sus miembros. Ambas propiedades de uno o muchos se usan indistintamente, será porque cada día marcan la existencia colectiva, pero ahí están expuestas para quien las quiera ver.

Seguir leyendo en La Cima 2030 de 20minutos.es.

La expectante conquista de la naturaleza en un verano atípico

Publicado el

image_pdfimage_print

La naturaleza nos espera temblando. Este verano va a ser especial; vamos a salir de estampida al campo después de tantos días confinados. Puede que lleguemos a esos lugares tan deseados y encontremos lo que buscamos. Seguramente aparecerá algún personaje de los que hemos visto en los documentales que nos han entretenido estos días, o recordamos de experiencias pasadas. De entrada, saludémoslos con la mirada, esa que ayuda a entender la vida en libertad si se conecta con el pensamiento. No intentemos clasificarlos en buenos o malos, bonitos o feos, necesarios o no, simpáticos o molestos; también los hay ocultos, grandes y pequeños. A pesar de cualquier enumeración, las clasificaciones no existen allí, todo está mezclado en un complejo muestrario de vida y cosas, sin más. “La naturaleza nada guarda incompleto ni en vano”, vino a decir Aristóteles, a lo que añadiríamos que cuando no hay propósito de juzgar poco se puede echar en falta. Hay que mirar con el corazón alerta, pues de lo contrario nos perderemos muchos detalles, más todavía si no hemos desarrollado previamente el sentido de la observación o la escucha atenta, o se nos nubló después de estos meses de agobios varios. Allá donde vayamos, observemos a quien siempre nos llamaba aunque no pronunciase palabra; será por eso que Víctor Hugo se lamentaba de que la humanidad no escucha.

Dicen que la naturaleza es libertad, por eso la gente la invadirá este verano buscando la suya tanto tiempo confinada. Hasta el sol hace lo que quiere allí pues cada día sale a una hora, minuto y segundos determinados, que no son iguales en todos los lugares, ni al norte o el sur, ni al este o al oeste. En realidad, en ese lugar tan inmenso nada está regulado por nadie; lo contrario que en nuestra vida de rígidos horarios, que en verano rompemos a conciencia. Son libertades sin escribir en una constitución, pero condicionadas, pues cada uno de los seres vivos debe conocer los ritmos propios y los de los otros, que no son siempre los mismos ni van en idéntica dirección. De lo contrario, si se despistan, se exponen a no comer o ser comidos. J. J. Rousseau comparaba la naturaleza con un libro abierto que se nos muestra siempre presto para enseñar y del que debemos aprender.

Al final, en el mundo natural nadie que quiera se siente solo, ya que, si sabe percibir, cuenta más lo latente, casi oculto, que lo patente que se ve mucho. Cuando el verano acabe nos habremos llevado las confidencias del paisaje, que nos ha susurrado que ninguna especie destruye su propio nido. Costumbre que los humanos hemos olvidado a pesar de que ya el sabio Averroes explicaba a sus contemporáneos andalusíes del siglo XII que nada de la naturaleza le es superfluo. Cuando el verano pase, puede que olvidemos algunos descubrimientos;  los vientos nos traerán sus ecos a poco que nos esforcemos; si no, a esperar al siguiente, en donde la naturaleza ya no será como la de este año, tan inédita, o no tendremos tantas ganas de verla porque ya habrán acabado los confinamientos. ¡Ojalá!

Leer el artículo completo en Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

Desertificación y sequía, tan próximas y tan poco atendidas

Publicado el

image_pdfimage_print

Pasó desapercibido en el calendario personal de esta semana. Es lógico, ¡Con tantas preocupaciones que tenemos encima! Pero sí, el día 17 de junio estaba preparado para ser el Día Mundial de de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía; hay que subrayar el término lucha, que en este caso se convierte en posicionamiento colectivo para evitar que se hagan realidad los oscuros presagios de la ciencia. El Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico advierte de que entre el 75 y el 80% de España está en riesgo de convertirse en desierto a lo largo de este siglo. Dice la Agencia Europea del Medio Ambiente que la Península Ibérica será la región europea más afectada por la sequía, debido sobre todo a la sobreexplotación de los recursos hídricos, la agricultura intensiva y la urbanización irracional. Además, el cambio climático hace de acelerador de sequías y desertificaciones.

No es un asunto para dejarlo correr: la desertificación y la sequía tienen tremendas repercusiones en el entramado social y demográfico. La España rural se vaciará todavía más, las migraciones interiores de multiplicarán. El Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico tiene un gran desafío por delante al que no puede hacer frente en soledad. Hace falta el esfuerzo unánime de todas las fuerzas políticas y agentes sociales, además de una fuerte apuesta de la Unión Europea, que verá incorporarse al enorme desierto africano a amplias zonas de todo el entorno mediterráneo y del Mar Negro. Pero los estragos llegan a todo el mundo, también a los países americanos con los que desde aquí tenemos contactos.

Un cambio global en los estilos de vida, cada cual desde su ámbito personal y los gobiernos y empresas desde su papel como responsables de la gobernanza social, ayudará a no dejar a tanta gente atrás. Aquí se lo explican mejor, con una serie de cortometrajes de la UNCCD (United Nations Convection to Combat Desertification). 

El IDH (Índice de Desarrollo Humano) en suspensión de pagos éticos.

Publicado el

image_pdfimage_print

Pronostica la ONU que la actual pandemia causará un grave retroceso en el IDH –el mayor desde 1990-. Tal descenso supone una debacle en la vida de muchas personas, en particular las que habitan en esos países de IDH bajo. Algunas cifras del informe elaborado por el PNUD (Programa de las Naciones Unidad para el Desarrollo) asustan: la esperanza de vida descenderá, es posible que centenares de miles de niños menores de cinco años mueran por la falta de asistencia. Por si esto no fuera suficiente, la educación (factor del IDH que no del PIB) que transitaba mal que bien por países de ingresos bajos y medios no llega durante estos meses de pandemia pues las escuelas siguen cerradas para más del 60 % de los niños. Solamente teniendo en cuenta los millones de personas afectadas y los centenares de muertos ligados a la COVID-19 se atisba un panorama más que sombrío para el IDH global y el particular de los países de ingresos bajos o medios. No olvidamos esas Agendas 2030 que querían poner en valor el desarrollo sostenible. ¿Se rellenarán con hechos?

El IDH se fija especialmente en la esperanza de vida al nacer, los años esperados de escolaridad, los años promedio de escolaridad y el PIB per cápita. Pero también se ajusta en su relación con la desigualdad en general, con el desarrollo y la desigualdad de género, con la pobreza multidimensional, con la salud, con el empleo y bastantes indicadores que permiten dibujar una imagen de los países, agrupados para su estudio en aquellos que tienen un desarrollo humano muy alto, alto, medio, y bajo. Tras la COVID-19 es mejor esta lectura.

Seguir leyendo en La Cima 2030 de 20minutos.es

Reflexiones para la escuela de septiembre, de la mano de Jaume Carbonell

Publicado el

image_pdfimage_print

Este septiembre van a reabrirse las aulas. No va a ser un septiembre cualquiera porque el último trimestre de curso pasado ha sido tan extraordinario que poco de lo hecho se puede utilizar como argumento. Por eso, interesa leer y compartir textos como los que escribe Jaume Carbonell en Pedagogías del siglo XXI de El Diario de la Educación. Se pregunta Carbonell, al cual la educación española debe tanto por su magisterio innovador y reflexivo desde los tiempos de su época de director de Cuadernos de Pedagogía, sobre los modelos que la nueva escuela puede adoptar. De un lado, analiza el modelo on line, al que llama sin escuela y menos educación; de otro, se detiene en el modelo presencial institucional y el modelo escolar expandido en el territorio. Paradojas del presente y del futuro que se combinan con la formación dual entre la escuela institucional y la formación en el territorio circundante, sea urbano o rural. Seguramente, los responsables educativos y una buena parte del profesorado se interrogan en este final de curso tan atípico como será septiembre. Sus dos artículos son elocuentes y nada mejor podríamos añadir. Léanlos con atención. Organicen sobre ellos un claustro de debate virtual. Anímense a prepararlo. Llegarán con más ímpetu a septiembre, y con alguna nueva seguridad si la acción educativa y la planificación escolar son compartidas. 

El redescubrimiento de la naturaleza tras la pandemia. ¡Cuidado con los espontáneos!

Publicado el

image_pdfimage_print

Era ella. Estaba casi sin estar. Servía de fuente inagotable (sic) de recursos. Perdía poco a poco una parte de sus tesoros. Le llegaban a veces afectos. No se sabe si compensaban.

Era ella tan necesaria y a la vez tan poco estimada. Se estima a alguien o algo por que emociona. Pocos lo veían así. Durante la última década se ha ralentizado la pérdida de millones de hectáreas de bosques, la vertiente artística de la naturaleza la llamó alguien; pero sigue. Poco parecían preocuparse. La naturaleza es mar océana, asimilación que no viene de Alberti. Los océanos sufren desprecios similares a la naturaleza terrestre. 

Era ella por tierra, mar y aire toda una expresión de biodiversidad. La vida multiforme se reduce según denuncia la FAO en su reciente avance del informe “Evaluación de los recursos forestales mundiales. 2020“. A lo largo de los últimos años han desaparecido especies. Tampoco ha pasado nada, dicen quienes ve el mundo desde la atalaya del negacionismo.

Era ella ensalzada por naturalistas y científicos, también por los artistas que la cantaron o pintaron. Ni por esas los amores fueron eternos. Pero va un bicho que ni ve ni siente y nos descubre hasta qué punto nuestros destinos están compartidos con la naturaleza. En cuatro días, meses, ha logrado destapar el tarro de las esencias de la naturaleza cosa que los científicos ni los ecologistas no han logrado tras avisarnos durante décadas.

Es a ella a donde todos queremos desplazarnos. No sabemos si la que era o la que es. “La naturaleza es salud”, escuchamos y leemos estos días. La estampida que se prepara al medio rural y natural nos hace temer que ese descubrimiento no sea para ensalzar, sino para temer. Los espontáneos no tardan nada en ser invasores.

Era ella, también en el Mar Menor; ya lo decían los ecologistas. Entre muchos la mataron y ahora hay quienes se lamentan, viendo peligrar sus negocios. La naturaleza es y no es sujeto de amores. 

¿Será ella?

La deseada y necesaria transición escolar no es una preocupación política

Publicado el

image_pdfimage_print

El mundo es como es, por más que le demos muchas vueltas. España es como es, dan lo mismo sus circunstancias. Más de una vez surge la duda sobre si la educación es importante. Se ha podido comprobar durante estos meses. Ha sido la gran ausente de los combates partidarios que se han librado entre los políticos, dentro y fuera de las sedes parlamentarias, a lo largo de tantos días de castigo pandémico. A la vez, hemos tenido que soportar una profusión de noticias sobre si era bueno o malo abrir cualquier negocio; he ahí la cuestión. Cada sector económico ha ido empujando para resolver su problema concreto, su ERTE o la desaparición de tal o cual empresa, si el PIB iba a caer más o menos de diez dígitos.
La escuela ha hablado menos, o los medios de comunicación no se han echo eco de sus inquietudes. Nada se ha dicho de la caída de un imaginado TEC (Tesoro Educativo Común) ni de los consumidores finalistas más expuestos durante este cierre (vulnerables por no poseer recursos o por tener limitadas ciertas capacidades, familias estresadas, alumnado desorientado). De vez en cuando, desde el Ministerio de Educación o las Consejerías -que no consiguen unanimidad en el resto de los departamentos administrativos- se lanzan ideas que son matizadas por quienes las divulgaban. Algunos colectivos educativos o sindicales levantaron la mano tímidamente para hablar pero enseguida perdieron su turno, qué decir de las quejas de familias concretas.

La escuela vaciada merece algo más. Debería estar en el centro, no solo ahora, del interés social y político. Necesita una transformación profunda, llenarse de compromiso y esperanza. Este sería un buen momento para acordar la transición -se habla de la ecológica, la económica y la social pero de la educativa poco- hacia el futuro compartido, pero nos tememos que los ruidos políticos y mediáticos no dejen hacerla -deben pensar que no da réditos económicos- y anulen las buenas intenciones que muy de vez en cuando se escuchan. Al final, habrá que darle a la razón a aquel lugareño que decía que muchos de los actuales políticos no sirven para hablar de educación; no la tienen, o si la poseen no la practican. ¡Qué pena que no tengamos a Luis Carandell para hacernos las crónicas parlamentarias menos dolorosas! Si incluso algunos políticos se quejan de que el Plan del Gobierno para salir de la pandemia les obligue a gastar una parte de los dineros en restañar la heridas de la escuela. Pero aún están a tiempo. La escuela necesita una urgente y comprometida transición, como las que se anuncian en otros campos, pero sobre todo la consideración política que conduzca a un Pacto Educativo. ¿Tan difícil les resulta a los políticos dejar de ser ellos y pensar que son nosotros?

Temores para imaginar la transición a la inesperada escuela de todos

Publicado el

image_pdfimage_print

Qué raro se hace todo, qué pena da ver cerradas nuestras escuelas, qué miedos salen de dentro al intentar abrirlas, todavía embozados y plenos de lenguajes de miradas desconfiadas. Qué difícil es conjugar lo deseable con lo satisfactorio, lo necesario con lo accidental. Porque todo esto ha sido como un grave accidente colectivo prolongado, casual o no, eludible o avisado, pero para nada trivial; de ahí su difícil encaje en el futuro. Nada más pensar este tiempo y enseguida emerge el dilema: cómo encajar lo que unos desean o necesitan con lo que otros temen o se niegan a aceptar. Aceptar aparece al lado de acertar; combinación difícil en situaciones de emergencia. Emergencia es sinónimo de catástrofe como la actual pandemia. Pandemia eventual o trance permanente pues los temores serán difíciles de borrar; nos avisan de los riesgos otoñales. El contratiempo de los meses pasados se podría tachar, si bien las marcas dejadas en los más vulnerables quedarán, nadie sabe con qué dimensión. Dimensión educativa compleja la desarrollada durante este meses. La formación on line no es buena ni mala sino una incógnita en la que no teníamos experiencia previa de forma tan masiva. Masiva se parece a excesiva, como ha sido la implicación del profesorado y de algunas familias, convertidas a la vez en profesores y alumnos. Los alumnos habrán ido respondiendo mal que bien a las demandas de la escuela cerrada. Cerrada la posibilidad de socialización la escuela se desvanece, como los posibles conocimientos aprendidos a golpe de pantalla. Pantallas que no todos tienen en las mejores condiciones, como esas redes con apagones inoportunos.

Una oportunidad para aprender, han titulado algunos a esta emergencia escolar. Escolar es alianza y convivencia, entre la administración que regula y el profesorado que interpreta, de un lado las familias que desean retomar el pulso ordinario y de otro los alumnos que se encuentran en un limbo difícil de entender y explicar. Deseos que se sobreponen a los temores en algunas familias (trabajan todos los adultos o sus hijos soportan vulnerabilidades o discapacidades) y se convierten ahora mismo en necesidades: piden que abran las escuelas ya con cuidados particularizados. Para eso, hay que explicar posturas que lleven a concertar entre todos (equipos técnicos, administración, profesorado, sindicatos, familias y asociaciones de alumnos) los pasos a dar ahora mismo, de aquí a septiembre o cuando sea, para disipar temores y convertirlos en deseos. Deseos que compondrán realidades diferentes: la escuela no puede resucitar como si no se hubieses destrozado sus deseos.

Vayan desde aquí los mejores para la tarea compleja que espera, sin olvidarme de una duda permanente: la seguridad nunca será evidente en este mundo que nos ha demostrado una parte importante de nuestra fragilidad, como especie y educativa. La escuela es de todos y a nadie pertenece. ¡Suerte para avanzar en este escenario de tránsito, que concierte a la nueva escuela con menos atemorizados! 

Conmemorar en el confinamiento sin escuela el Día del Medio Ambiente mirando el uso de las cosas de casa

Publicado el

image_pdfimage_print

Cada 5 de junio la gente habla del medioambiente. Este año es especial porque se conmemora dentro de un mundo en modo pandemia. Seguro que dentro de unos años los libros de Historia recogerán que hubo una pandemia por un coronavirus. Detallarán que afectó a más de mil millones de personas y provocó centenares de miles de muertes por todo el mundo. No cabe duda de que hablarán también de cómo se pusieron en marcha investigaciones para encontrar una vacuna que protegiese a la gente. Es posible que en los textos se recuerde a Jenner y a Pasteur. Entre el uno y el otro dieron valor a un proceso que se llama vacunación.

Cualquier persona que quiera saber algo de la vida debe enterarse de lo que descubrieron ambos; más todavía han de hacerlo los estudiantes que no van ahora a las aulas. No sabemos lo que dirán los libros de cuándo se descubrió la vacuna o las vacunas contra el coronavirus de ahora, ni siquiera si se logró. Porque a veces no hay defensas colectivas frente a determinadas enfermedades, como sucede con el VIH. Tampoco si dirán mucho de cómo se conmemoró el 5 de junio. Como va de vacunas, aquí queremos llamar la atención sobre nuestro Premio Nobel Ramón y Cajal o del médico Jaime Ferrán que andaban bastante atinados cuando la epidemia de cólera de 1885. Otro asunto para buscar información.

Proponemos conmemorar el Día Mundial de otra forma: relacionando las cosas o productos que usamos con el medioambiente que nos las procura. Seguro que los libros de dentro de unos años dirán que durante unos meses hubo mucha gente sin poder salir de su casa, o que solo lo hacía para comprar lo imprescindible para vivir, que en realidad era poco. El tema/la lección de Historia que trate de esto explicará que se pararon muchas fábricas, se destruyeron muchos empleos, que las economías de muchos países se resintieron. ¡Qué decir de aquellos hogares en donde no entraba nada de dinero! Lo más probable es que los libros no reflexionen sobre cómo una buena parte de la gente, millones de personas de todo el mundo, se las arregló durante los confinamientos con las cosas básicas; incluso una parte de la que vivía en los países de ingresos altos. Puede que tampoco hablen de que el medioambiente natural se benefició del parón mundial, al menos en lo que respecta a la contaminación del aire.

Seguir leyendo en el blog Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

A qué sonará el medioambiente pasados unos años

Publicado el

image_pdfimage_print

Como cada 5 de junio, también en este tan pandémico, el medioambiente volará desconfiado. Durante unos días será tan nombrado que acaparará protagonismo en televisiones, periódicos y cadenas de radio. Sin quererlo nos impregnará los pensamientos. Las emociones convivirán con sentimientos placenteros. No faltarán recuerdos de desastres puntuales. Quizás ese día traiga a la memoria compromisos propios o ajenos que quedaron atrás: la emergencia climática entre ellos. El tiempo los borró cuando el mundo convivencial se vino abajo por efecto del maldito coronavirus.

En el pasado, el medioambiente se hizo canción y lamento. Dejó ideas críticas en la cultura social. Unas de estas las declamaba el cantor multicultural Georges Moustaki. Hacia 1970 ya poemaba que existió en tiempos un jardín llamado Tierra. Se trataba de un lugar mágico. No lo habían conocido los niños de aquellos años, que siempre caminaban sobre el asfalto o el hormigón. Un jardín lo suficientemente grande como para acoger incluso a todos los niños de entonces. Los nietos de unos abuelos muy antepasados. Gentes que lo cuidaron porque lo habían heredado a su vez de los suyos.

Ligadas a esas letras vienen detrás otras. Aquellas del chileno Pablo Neruda. Alertaba por los mismos años acerca de unos hombres “voraces manufacturantes”. Se trataba de los que tomaron un planeta desnudo y lo llenaron de lingotes de aluminio. Seguramente impulsados maquinalmente por unos intestinos eléctricos. Dónde jugarán los niños, se preguntaban los mexicanos Maná. Hay otros muchos cantos sin rima pero con hondo sentimiento. La ONU se empeña una y otra vez en avisar a las instituciones de gobernanza mundial de que deben promover un mundo más justo e igualitario en un medioambiente compartido. Vivir en común exige más transparencia y una continuada rendición de cuentas. Conocer el peligro anima a la sociedad civil a la defensa de sus espacios naturales o sociales. Los cantores hablan de paraísos perdidos. Cualquiera de esos expresa una parte de vida y esperanza. Trae una voluntad de transformación. Se hace leve porque las desigualdades no paran de crecer.

Seguir leyendo en La Cima 2030 de 20minutos.es