SÍ, al placer de beber agua del grifo, cargada de calidad

Publicado el

image_pdfimage_print

Las organizaciones ecologistas vienen luchando desde hace tiempo porque termine la moda consumista de beber agua embotellada. Alertan de que es innecesaria, ecológicamente inviable y un despilfarro económico, además de un engaño a los consumidores en algunas ocasiones. Defienden que disfrutar de la bebida de agua de grifo de calidad es posible, deseable, ecológicamente responsable y mucho más barato. Hace unos meses la Unión Europea manifestó su interés en adaptar su normativa para impulsar el uso de agua del grifo; hace unos días, el Parlamento Europeo se ha posicionado en el mismo sentido. Lean este artículo publicado recientemente en el periódico El País y fomenten en casa su consumo. Únanse a campañas como #PideJarradeAgua, de la OCU cuando coman o beban en bares y restaurantes. Reclamen al ayuntamiento de su localidad que el agua que le llevan a su casa sea de calidad; algunas veces no sucede así. Ah, y consuman solamente la necesaria.

Por cierto, ¿quieren conocer la calidad del agua que beben y muchas más cosas de España y del mundo? Pinchen aquí

La salud planetaria se asegura con dietas personales acordes

Publicado el

image_pdfimage_print

Mucha gente no se da cuenta, pero las dietas humanas están totalmente vinculadas con la sostenibilidad ambiental. Es indudable que el incremento de la producción de alimentos en los últimos 50 años ha contribuido a mejorar la reducción del hambre severa y la esperanza de vida pero también ha generado cambios de dieta planetaria poco saludables. Las tradicionales –basadas más en alimentos de origen vegetal– han cambiado hacia un “modelo alimentario de estilo occidental” –un alto consumo de calorías, alimentos altamente procesados, bastantes azúcares añadidos, sodio y grasas no saludables– procedentes de altas cantidades de productos animales, con los consabidos peajes ambientales que supone; en ellos, el gran incremento de productos utilizados en la ganadería intensiva para hacerla económicamente rentable, que después dañan el planeta y nuestra salud. Por otro lado, no se está priorizando el consumo de alimentos vegetales de temporada y de agricultura de cercanía. Así el planeta sufre trastornos en su salud, que nunca será perfecta porque la entropía siempre está presente.

Todo esto está teniendo sus impactos en la salud humana, a escala personal y colectiva, con elevados gastos sanitarios, pero también es insostenible a escala ambiental. La producción actual de alimentos ya está impulsando el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la contaminación y demasiados cambios drásticos en los usos del suelo y el agua.

Seguir leyendo en Ecoescuela abierta de El Diario de la Educación.

En España se abre paso la energía social, no discriminatoria

Publicado el

image_pdfimage_print

Algo se mueve en la generación y consumo de energía en España, tras tantos años de oscurantismo, de dejadez, de desigualdades y maltrato a los más pobres. El viernes pasado se aprobaba la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética, para que no quede ni un hogar sin energía, que es lo que viene intentando Ecodes desde hace un tiempo. hace unos meses el Gobierno ya había eliminado el llamado “impuesto al sol” por el que se grababa el autoconsumo de la energía generada de forma particular, un desatino que se arrastraba desde que un ministro se empeñó en favorecer de forma contundente a las grandes compañías del sector. La energía da nuevos impulsos, más lógicos y solidarios, en España. Se apoya en el uso de las renovables, para hacer una transición energética justa, comprometida con las generaciones futuras. Todavía falta; habrá que estar atentos a su desarrollo. ¡Qué el impulso energético del actual Ministerio de Transición Ecológica no se detenga!

Es urgente desarrollar una Educación para la Sostenibilidad que genere compromisos participativos

Publicado el

image_pdfimage_print

Han transcurrido 20 años desde que se publicó el Libro Blanco de la Educación en España, un trabajo colectivo de búsqueda y de pensamiento acerca de qué hacer para sintonizar nuestras acciones educativas a la salvaguarda del medioambiente en las mejores condiciones. Ahora REDS (Red Española de Desarrollo Sostenible) y el Ministerio de Transición Ecológica impulsan la publicación de Hacia una Educación para la Sostenibilidad. 20 años después del Libro Blanco de la Educación Ambiental, que ayer se presentó en la Universidad Autónoma de MadridSe trata de un compendio de visiones retrospectivas, una expresión de necesidades y deseos, una formulación de propuestas para avanzar en la imprescindible y urgente tarea de repensar nuestras relaciones e impactos en el medio ambiente, en la articulación de acciones educativas para fomentar en toda la población una cultura de la sostenibilidad. Nos atañe a todas personas, las que tenemos cerca y lejos (familias, administración, empresas, medios de comunicación, etc.), ahora y para siempre. Debemos empezar ya, mañana puede ser tarde. Identifiquen sus relaciones cotidianas con el medioambiente e implíquense en nuevos aprendizajes y cambios sociales. El reto es colectivo: para quienes piensan, sueñan, proyectan futuro, o simplemente quieren vivir. Las generaciones futuras se lo agradecerán.

Chequeo al papel ambiental del papel en la escuela

Publicado el

image_pdfimage_print

Hubo quien afirmó hace unos años que la llegada de la informática a las escuelas iba a suponer una auténtica revolución en el uso del papel: menos fotocopias y cuadernos junto con la paulatina desaparición de los libros de texto tal como los conocíamos hasta entonces. Pero la experiencia nos ha demostrado que no ha sido así, hasta el punto de que en la entrada de todas escuelas habría que colgar un cartel que dijese: STOP a las fotocopias y al derroche de papel.

Sucede que, desde la educación infantil hasta la universidad –aunque ahora esta esté plagada de archivos en la nube-, las fotocopias son el medio más utilizado para animar o retener aprendizajes, al menos en los países ricos. Los costes ambientales que esta moda supone son enormes: papel virgen más o menos clorado procedente de bosques bien o mal gestionados, lixiviados más o menos controlados, emisiones más grandes o pequeñas, energía de todo tipo, transportes desde los centros de producción más bien largos, y más cosas como los residuos del tóner y similares. Además, los cuadernos que atiborran las mochilas se utilizan mal, quedan en blanco cientos de hojas. Por eso, el papel es un buen material para hablar de medioambiente y escuela, pues su uso tiene un elevado papel ambiental.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación.

El Corte Inglés y Adolfo Domínguez se visten de verde. Bienvenidos a la CEESPI

Publicado el

image_pdfimage_print

Podría servir cualquier otra empresa; hemos elegido estas dos porque su campañas son más actuales, y por la carga mediática que tienen. De todos es conocido, bueno no, que cada español genera al año unos 20 kilos de residuos eléctricos y electrónicos (RAEE), cifra que ha crecido más del 15 % en los últimos 20 años. Pues nada, que el Corte Inglés nos anuncia que gestiona más del 8 % de esos residuos, lo cual, en principio, tiene su parte positiva pero…

Son muchas las empresas que se verdean, unas en broma y otras de verdad. Recientemente nos sorprendió que un icono de ropa, Adolfo Domínguez, lanzase su publicidad con el lemaPiensa. Luego compra, llamando la atención sobre el hecho de que “compremos un 60 % más de ropa que en el año 2000, pero la utilizamos la mitad de tiempo”. Otra candidata a pertenecer a la CEESPI (Confederación Empresarial de Ecologistas Suaves Poco Insurrectos). Aunque no me negarán que algo se mueve. Busquen por ahí y encuentren empresas que se lanzan a esta aventura. Frente a ellas, ¿se consideran consumidores y consumidoras críticos? El tema da para muchas conversaciones en casa o con las amistades.

Sobre este asunto nos viene a la memoria “El olivo”, la película en la cual Icíar Bollaín critica la pretensión de teñirse de verde de las empresas, en este caso una gran eléctrica colocó un olivo centenario –robado al territorio que le dio sustento eterno- en el hall de su sede.

NOTA SIN MALA INTENCIÓN: Mientras El País nos informa mucho y bien de cantidad de problemas y acciones ambientales, edita los sábados un magacín ultracoloreado y voluminoso que es, a primera vista, un atentado al buen uso del papel. Nos barruntamos que en muchas ocasiones acabará directamente en la basura, en el mejor de los casos en el contenedor azul, consejo que podría incluir en su publicidad.

Pesticidas hasta en la sopa juliana, y no es un chiste fácil

Publicado el

image_pdfimage_print

Hace unos días, varias organizaciones ecologistas volvieron a insistir en que los pesticidas apestan la vida de las plantas -de la biodiversidad que lleva conexa- y la nuestra. Fue en el marco de la Semana sin pesticidas, que se hace coincidir con la entrada de primavera. El asunto es tan grave que sorprende la lentitud de la UE y de los sucesivos gobiernos de España para encarar soluciones. Sepan que España es líder europeo en el consumo, dudoso honor, debido a los incrementos medios de un 5% anual desde 2011. Aparte del impacto en la vida silvestre, de la biodiversidad aniquilada, los ríos y nuestra comida ya lo notan. Todo este manejo tóxico se hace en aras de “mejorar” las producciones agrarias y “rentabilizar” el trabajo/la vida de la gente del campo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que casi un 20 % de los 12 millones de casos de cáncer que se diagnostican cada año en el mundo pueden atribuirse a las ir a exposiciones ambientales. ¿De verdad hacen falta tantos, no hay alternativa a los tan peligrosos? Algo estamos haciendo mal. La gente de Ecologistas en Acción nos detalla más cosas; no se lo pierdan y comiencen a exigir un mundo libre de pesticidas. Un recuerdo especial para las ONG como Greenpeace que llevan tanto tiempo dando la batalla contra el glifosato de Monsanto, acorralado en los tribunales pero que todavía dará mucho mal. 

El desperdicio alimentario manda en nuestras vidas y condiciona la del planeta

Publicado el

image_pdfimage_print

Las escuelas miran a menudo al planeta para entenderlo, estudian a la sociedad porque ellas mismas forman parte importante de la vida colectiva. En realidad, son un reflejo de ambos mundos, ¿o se ven reflejadas en ellos? Su ámbito de influencia llega tanto a quienes las transitan cada día como para las familias que mantienen alguna relación con ellas. Por eso deben preparar al alumnado para entender lo que significa vivir el presente, para desentrañar cómo cada cual de manera individual y el conjunto de la sociedad gestionan sus modos de ser, utilizan los recursos del planeta y conviven en un mundo cada vez más complejo; todo para posicionarse, siempre tras un razonamiento crítico.

La FAO afirma que hay muchos alimentos seguros y nutritivos que están inicialmente destinados al consumo humano que son desechados o utilizados de forma alternativa (no alimentaria) a lo largo de las cadenas de suministro; merece la pena leer, aunque este informe sea de hace unos años, Pérdida y desperdicio de alimentos en el mundo.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación

“Mierda pa todos”, el planeta y la gente; es lo que demuestra la ONU y algunos impertinentes venimos diciendo hace tiempo

Publicado el

image_pdfimage_print

GEO-6 es el informe que hace la ONU para describir el estado actual del medioambiente, para identificar las tendencias ambientales futuras; en él también analiza la efectividad de las políticas que han puesto en marcha, o no, los países. En el de este año echa la bronca a los gobernantes; les recuerda lo mucho que pueden hacer por allanar el camino hacia un desarrollo –que no crecimiento- mucho más sostenible. También les dice que es imprescindible una serie de actuaciones urgentes que mejoren la salud del planeta –que lo están dejando enmerdado- y de las personas que en él habitan –que las tienen abandonadas-. Lo están haciendo fatal en el cumplimiento de los objetivos ambientales, en la lucha contra el cambio climático, en la contaminación del aire, biodiversidad, océanos, etc. Tienen delante los ODS y no los ven. Todo esto lleva a preguntarnos ¿qué significa ser gobernante local, nacional o mundial? Continúen ustedes.

Por cierto, dicen que mañana es La Hora del Planeta. Apúntese a algo, pero que sea un gesto con compromiso.

El sol, la tierra y el tiempo condicionan la vida; ahora y siempre. Por eso es urgente un pacto reclimatizador

Publicado el

image_pdfimage_print

El pasado día 23, Día Meteorológico Mundial, la Organización Meteorológica Mundial nos recordaba que vivimos en una encrucijada de atención urgente. Se nos ha olvidado, o no hemos querido apreciar, la influencia del sol en nuestras vidas en el contexto de un cambio climático, en una salud diferente, en una aprovechamiento de sus poderes para nutrir nuestras energías renovables; en suma, en un contexto social complejo y muchas veces divergente en sus intereses. 

Reproducimos textualmente, los subrayados son nuestros, lo que ese día decía el Secretario General de la OMM:

“El aumento de las temperaturas —que está provocando la fusión del hielo y el calentamiento de los océanos— se debe a los gases de efecto invernadero de larga duración en la atmósfera. En 2017 las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) alcanzaron las 405,5 partes por millón (ppm) y siguen aumentando. Como consecuencia, desde 1990 ha habido un incremento del 41 % del forzamiento radiativo total. El CO2 causó alrededor del 82 % del aumento del forzamiento radiativo durante la pasada década.
Si se mantiene la tendencia actual de las concentraciones de gases de efecto invernadero, es posible que las temperaturas aumenten entre 3 y 5 °C de aquí a finales de siglo, muy por encima del objetivo fijado en el Acuerdo de París de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2 °C y lo más cerca posible de 1,5 °C.
El cambio climático ha provocado un ascenso de los extremos térmicos y nuevos récords de las temperaturas diarias, no solo en el ámbito local, sino también a escalas nacional, regional y mundial. Las olas de calor empiezan cada vez primero y terminan más tarde de lo habitual, y su frecuencia e intensidad han ido en aumento.
Los modelos climáticos prevén un aumento de la temperatura media en la mayoría de las regiones terrestres y oceánicas, episodios de calor extremo en la mayoría de las regiones deshabitadas, precipitaciones intensas en varias regiones y la probabilidad de sequía y déficits de precipitación en algunas regiones. Se prevé que los riesgos relacionados con el clima para la salud, los medios de subsistencia, la seguridad alimentaria, el suministro de agua, la seguridad humana y el crecimiento económico aumenten con el calentamiento global

Sus palabras resumen una parte de las seguridades científicas, a la vez que alerta sobre sus repercusiones en la vida colectiva. Mientras, los poderes públicos y los partidos siguen desaparecidos en la contienda climática. ¿Qué estamos haciendo? ¿No sería necesario en España un Pacto reclimatizador? La sociedad debe tomar el protagonismo en la defensa de su futuro, habida cuenta de la inacción de los partidos políticos españoles, empeñados en lanzarse soflamas.

Con menos plástico también hay vida placentera

Publicado el

image_pdfimage_print

De Ecoescuela abierta en El Diario de la Educación.

Era por junio de 2015 cuando propuse al alumnado de secundaria un asunto que por entonces parecía de ciencia ficción: Es posible vivir en un mundo sin apenas plásticos. Para motivar los posicionamientos apelé a la ciencia, que siempre ayuda al reconocimiento de lo que uno dice. Les conté que la prestigiosa revista Science había publicado una investigación que estimaba que en 2010 se vertieron entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de basura plástica a los océanos de todo el mundo. Sin duda era una cantidad enorme –difícilmente imaginable para quienes pocas veces medimos o pesamos las cosas- pero que taparía con una altura de varios metros el césped de un campo de fútbol; eso sí que tenemos idea de lo que abarca. Tal cantidad, aunque enorme, representaba una pequeña parte de los 275 millones de toneladas que aquel año se generaron solo en los países que tienen costa. También decía el artículo que la producción mundial de plástico se había incrementado un 500% desde 1980.

Como no quería que cundiese ni la indiferencia ni la impotencia, les propuse imaginar cómo vivían sus abuelos hace 60 años. Entonces el tema dejó de ser tan ajeno, más todavía cuando empezamos a enumerar los objetos plastificados que nosotros utilizamos cada día y no tendrían entonces.

Seguir leyendo en El Diario de la Educación

No dejar a nadie sin agua para satisfacer sus necesidades básicas

Publicado el

image_pdfimage_print

Todos los años por estar fechas oímos burbujear al agua. Viene a decirnos que falta mucho para que sea un derecho humano, que compartirla es todavía una necesidad, que mientras unos la despilfarran otros 2.000 millones de personas ni la disfrutan para satisfacer las necesidades básicas. Pero el asunto va despacio, como nos recuerda este año UNESCO en su informe No dejar a nadie atrásEn él se habla del estado de los recursos hídricos del mundo, de los derechos humanos al agua y saneamiento en el horizonte 2030, de agua y ciudades o pobreza rural, y un poco de las dimensiones físicas y ambientales del agua. Por eso, el día de ayer debería servir también para recordar que el agua nos necesita a nosotros; lo claman los ríos y mares, hasta los lamentos del agua subterránea se escuchan en superficie. Hay que explorar la interacción agua y sociedad en todas sus dimensiones. Apunten unas cuantas razones. Estaríamos hablando de los ODS y de las Agendas 2030. Convertirlos en el eje de nuestras vidas es una necesidad; y el tiempo apremia.

P.D. : ¿Tendremos que cambiar el sistema de gestión del agua en España ante el cambio climático? No podemos seguir viviendo como si nada pasara.

Los eructos de las vacas aceleran el cambio climático; pero, ¿a quién sirven las vacas?

Publicado el

image_pdfimage_print

Coincidiendo con el Día sin carne.

De Ecoescuela abierta en El Diario de la Educación.

Los animales domésticos ocupan un lugar importante en nuestras lecturas. Los encontramos tanto en los primeros cuentos infantiles como en los libros empleados en los primeros cursos de primaria. Además, disfrutan de una atención continuada en nuestras vidas. Nos acompañan, nos dan cariño y también muchos servicios.

Con el tiempo, la ganadería se industrializó. Podíamos estudiar si eso está bien o mal desde el punto de vista de los derechos de los animales –asunto importante para debatir–, pero en este caso vamos a hacerlo desde la vertiente contaminante de las granjas intensivas. Utilizan mucha agua, necesitan una enorme cantidad de materias primas para la alimentación y producen muchos residuos sólidos, líquidos y gaseosos.

Hemos de decir, en primer lugar, que la culpa de estas enormes emisiones no la tienen los animales, que se limitan a vivir, sino aquellos que los crían y aprovechan. Por supuesto que las emisiones no son solo de las vacas –en particular sus eructos–, como dice el titular del artículo. A esos seres tan simpáticos que salen en muchos cuentos, que además nos dan leche, se añaden los pedos de otros muchos animales como caballos, ovejas y cerdos (estos últimos son hoy día la mayor fuente de carne del mundo a pesar de su prohibición en algunas religiones), son básicamente los que están acelerando de forma significativa el cambio climático

Nuestro gran consumo de carne ha disparado la ganadería industrial y con ella diferentes problemas que podemos debatir en clase: gases de efecto invernadero, derechos de los animales, utilización de antibióticos de manera masiva y preventiva… 

Seguir leyendo en El Diario de la Educación

 

Apoyo activo a la juvenil ansia reclimatizadora del 15 de marzo, para que la euforia se consolide en forma de cambios

Publicado el

image_pdfimage_print

Congratula ver a los jóvenes reclamar sus derechos de vida, mancillados durante tanto tiempo por los intereses económicos y políticos. La euforia que pueda surgir a partir de ahora no es un bálsamo reparador, sino que debe empujarlos a la insistente y continuada acción; en primer lugar hacia la búsqueda de más cómplices jóvenes. Han de evitar que los actos del día 15 actúen de placebo y enmascaren el largo camino que queda por recorrer. Esto complacería a empresas y gobiernos, que solo entienden el desarrollo acumulativo y confían en que el tiempo atempere la rebelión juvenil, por eso tratarán de despistarlos. 

Paso a paso, con contundencia y perseverancia, tendrán un futuro mejor, menos incógnito y contaminado del que ahora se adivina. Pero aunque ellos y ellas deben ser los protagonistas, necesitan nuestro comprometido apoyo para que aumente la sensibilidad vital en los rebeldes y en quienes pasaron del tema el 15 de marzo, esa rebelión ideológica y comprometida que ayude a superar las claves tan vacías que sustentan a la sociedad consumista y apócrifa en la que vivimos. Es necesario para que la ingenuidad o la mansedumbre no los confunda. Con ellos, los adultos podemos renovar nuestra rebeldía y capacidad de acción, que hace demasiado tiempo que nos pasan desapercibidas. Nos hace falta asediar con argumentos a quienes tienen el poder, pues el tiempo de respuesta se acorta cada vez más.

¡Gracias por estar ahí y suerte!

Previsiones alarmantes para una Tierra inhóspita. Hacerlas o no realidad compete a todos

Publicado el

image_pdfimage_print

El Pulso al Planeta es un documental que plantea de forma sencilla lo que podría ser futuro por habernos olvidado del presente, elaborado por el Canal tiempo de Univisión. Busca las causas y los efectos del calentamiento global, en particular con episodios críticos en las zonas costeras. Aunque mañana mismo se parase el atropello climático, la cuestión ya no tiene retorno. Las aguas oceánicas aumentarán y perderán una buena parte de su función como pulmón de la Tierra, y se irán acidificando, con todo lo que esto implica. La carrera contra el tiempo nos aleja de la meta; las vallas del pesimismo se elevan varios centímetros cada poco tiempo. ¿Cuándo reaccionaremos? Los gobiernos siguen dormidos, a pesar de la insistencia de los científicos y de las ONG ambientalistas. Los jóvenes se concentran hoy contra los efectos del cambio climático. Échenle una mirada al documental divulgativo, comprensible, y llévenlo a las aulas si tienen competencias educativas. Pero no le dediquen un día solo.

Por cierto, ¿qué opinan del invierno primaveral, extremadamente seco, que estamos viviendo en la Península Ibérica? ¿Tendrá algo que ver con el pulso al planeta que por ahora le van ganando quienes lo deterioran? 

Piensen en el pulso al deterioro planetario que emiten hoy los jóvenes. ¿Lo escucharán los gobiernos, empresas y la sociedad entera? ¿Hasta dónde están dispuestos ellos mismos a cambiar sus estilos de vida? Detrás de las palabras deben ir los hechos; el tiempo apremia.